Arranca en La Habana proceso de paz colombiana
América Latina
Lunes, 19 de Noviembre de 2012

Cubadebate.- Comienza hoy, 19 de noviembre, en La Habana el diálogo entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), teniendo como punto de partida el desarrollo agrario integral. Mediante este proceso, las partes intentarán mejorar el futuro de esa nación suramericana.

Tras dos años de acercamientos exploratorios, ambas partes se sentarán en Cuba -país garante junto a Noruega- sobre la base de una agenda centrada en otros cuatro acápites: garantías para el ejercicio de la participación política, el fin de la lucha armada, solución al problema de las drogas ilícitas y las víctimas.

Aunque el acto formal de los diálogos comenzó el pasado 18 de octubre en Oslo, Noruega, hoy será la primera vez que las delegaciones entrarán de lleno en la agenda.

La tierra, “la nuez del conflicto” que obligó a las FARC-EP alzarse en armas hace casi 50 años, será la constante en el primer día de la mesa de conversaciones, encabezada por el exvicepresidente Humberto de la Calle, por el Gobierno, y el comandante Iván Márquez, por la guerrilla.

El tema agrario ha sido la causa histórica de la confrontación de clases en ese país.

Como afirmaron los insurgentes en sus Reflexiones sobre la Agenda de La Habana II, el derecho a la tierra va más allá del derecho al suelo y a su titulación.

Se trata, aseguran, “de un derecho a la reapropiación colectiva, social, del territorio, como parte esencial del derecho a la vida, al disfrute de la naturaleza en armonía con ella, a la reafirmación y desarrollo de las relaciones sociales y de la cultura en el marco de un desarrollo socio-económico sustentable”.

Los colombianos y los latinoamericanos aguardan con expectativas este cuarto acercamiento tras los fracasos con los gobiernos de Belisario Betancur (1982-1986), César Gaviria (1990-1994) y Andrés Pastrana (1998-2002).

Manejar los diálogos con un “optimismo moderado” ha sido la constante del gobierno de Juan Manuel Santos, mientras las FARC-EP aseguran que harán hasta lo imposible por buscar una paz estable, con justicia social y democracia verdadera.

Como declaró en un encuentro reciente con la prensa el jefe de la delegación guerrillera, el objetivo de las conversaciones es que el pueblo colombiano logre la soberanía y la justicia social. Solo así, dijo, depondremos las armas.

Para las fuerzas insurgentes, es necesario que el propio pueblo, que ha sufrido en carne propia las consecuencias de la guerra, sea el constituyente primario en el proceso, trace la ruta y defina los mecanismos de refrendación de la paz.

Aunque el Gobierno ya estableció un posible plazo para terminar las conversaciones de no haber avance, presumiblemente en junio del próximo año, las FARC-EP afirman que no quieren un proceso contrarreloj.

“La pretendida paz express que algunos promocionan, por su volátil subjetividad y por sus afanes, solo conduciría a los precipicios de la frustración”, subrayó Márquez en el acto de instalación de los diálogos en Oslo.

(Con información de Prensa Latina)

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy