Los medios hacen propaganda de la intervención suave de EEUU en Cuba - Parte 1 PDF Imprimir E-mail
Lecciones de manipulación
Lunes, 04 de Mayo de 2009

Duración: 6:41

Parte 1. Pasar por pluralismo el totalitarismo informativo. Tertulias e informativos censuran voces de defensa de la Revolución, y silencian el probado carácter mercenario de los "grupos disidentes".

 

PARTES: 1 - 2

JW Player goes here

Los medios hacen propaganda de la intervención suave de EEUU en Cuba - Parte 1

Análisis del tratamiento informativo sobre las medidas de Obama hacia la emigración cubana

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación TV.


Parte 1. Pasar por pluralismo el totalitarismo informativo

Recientemente, el gobierno de Barack Obama ha derogado algunas sanciones contra Cuba, como determinadas restricciones a los viajes a la Isla o al envío de remesas de la comunidad cubana residente en Estados Unidos. Esta medida levanta una ínfima parte de las sanciones económicas y políticas impuestas contra el país caribeño, y en ningún caso supone el levantamiento, siquiera parcial, del bloqueo económico a la Isla.

1. Propaganda de la intervención suave de EEUU en Cuba

Sin embargo, los grandes medios de comunicación, suscribiendo el nuevo guión de la diplomacia hacia Cuba del gobierno de EEUU, han puesto en marcha una gran operación de propaganda alrededor de dichas medidas.

El mensaje del gobierno de EEUU, legitimado por todo el aparato mediático internacional, es evidente: Cuba, que ha tratado de ser asfixiada por negarse a admitir un modelo político y económico impuesto por un gigante económico y militar, debe ahora realizar reformas que le conduzcan a adoptar dicho modelo, sencillamente porque su agresor ha decidido soltar uno de los nudos de la cuerda con la que sigue intentando ahogarla. Vicente Vallés, en el canal 24 horas de Televisión Española, le preguntaba a Sagrario G. Mascaraque, corresponsal en La Habana: “¿Debemos suponer que, al igual que EEUU ha cambiado su política hacia Cuba, haya una cierta apertura en Cuba, o esto es esperar demasiado?” “Lo razonable sería pensar que Cuba mueva ficha”, afirmaba la citada corresponsal en otro informativo de TVE.

Este mensaje único de los grandes medios es la justificación de la política de intervención histórica de EEUU en Cuba, ahora maquillada por unas medidas, sin duda positivas, pero que en absoluto afectan al fondo de la política de bloqueo. “Habría que exigirle al régimen cubano que se produjera algun tipo de gesto democratizador, o al menos de avance, que no hemos visto todavía” (Fernando Garea, tertuliano de “La mirada crítica”, Telecinco).

La propaganda mediática emplea, además, la exageración y el embuste. El titular del diario El País, del día 14 de abril, reza: ”EEUU permite viajar libremente a Cuba” (1). Una manipulación evidente de la realidad, ya que las medidas de Obama solo afectan a la comunidad de origen cubano, mientras el conjunto de la ciudadanía de EEUU sigue teniendo prohibido viajar a Cuba.

2. Negación de la historia negra del imperialismo norteamericano

El mismo día 14 de abril, el editorial del diario El País, titulado “La hora de Cuba”, iba más allá del apoyo a la política de “intervención suave” de la Administración norteamericana en Cuba. Aprovechaba para posicionarse, una vez más, contra los gobiernos de izquierda de América Latina, usando el insultante término de “populista”, y tratando de borrar la historia negra del imperialismo de EEUU en la región: “También para ellos podría estar aproximándose la hora de la verdad, en la medida en que los movimientos diplomáticos de Obama limitan la eficacia de la retórica antiimperialista” (2).

Algo lógico en El País si tenemos en cuenta que el grupo multinacional Prisa ha visto frenada su expansión empresarial de compra de diarios, radios, canales de televisión y editoriales de América Latina por las posiciones de defensa de la soberanía nacional de los citados gobiernos de izquierda.

3. El pluralismo informativo, papel mojado en informativos y tertulias

El tema Cuba demuestra que el pluralismo informativo es papel mojado. Analicemos tres de las tertulias televisivas que abordaron en el Estado español las medidas de Obama hacia Cuba.

El espacio “La mirada crítica”, del canal privado Telecinco, realizó, en la mañana del mismo día 16 de abril, dos tertulias, en las que participaron 3 y 5 personas respectivamente, presentadora incluida. Ni una sola de ellas se posicionó abiertamente a favor de las posiciones de la Revolución cubana, y todas las que intervinieron activamente calificaron a Cuba como dictadura. “Lo que pasa es que Cuba es víctima de un régimen absolutamente dictatorial, obsoleto” (Isabel San Sebastián, tertuliana). “(Al gobierno cubano) le da igual fusilar, como ha hecho, encarcelar y mantener a un publo oprimido durante 50 años” (Matías Jove, director ejecutivo de la “Asociación Española Cuba en Transición”, invitado al programa).

En la tertulia del canal público Televisión Española 24 horas, las 4 personas del panel, incluido el presentador, refrendaron el mismo mensaje de ataque al gobierno cubano. “(Al gobierno cubano) se le acaban los pretextos. Yo creo que gran parte de la razón de la supervivencia de la dictadura en Cuba ha sido la Ley Helms-Burton” (Fernando Jáuregui, tertuliano). “Lo que hay es un gran fracaso económico y social en Cuba”. (Cristina de la Hoz, tertuliana).

En otro canal público, en este caso la televisión vasca Euskal Telebista, las 8 personas de la tertulia, incluidos presentador y presentadora, descalificaron igualmente al gobierno cubano. “Hay que pedir el fin de la dictadura y el proceso hacia la democracia” (tertuliano, nombre desconocido). “Es vergonzoso cómo se vive allí (en Cuba), sólo vive bien el  Polit Buró del Partido Comunista” (tertuliana, nombre desconocido).

4. Silencio sobre los dólares de EEUU a la llamada “disidencia”

Los informativos diarios de televisión, en un tono aparentemente más neutral, dieron voz absolutamente preferente a la llamada “disidencia” cubana. Ninguno de los noticieros de mayor audiencia entrevistó a intelectuales afines a la Revolución cubana, a representantes del gobierno de la Isla, o a miembros del Movimiento de Solidaridad con Cuba en el Estado español.

Los grandes medios presentan a los denominados “disidentes” como si fueran una fuerza autóctona de oposición política, pero ocultan deliberadamente su probada dependencia económica y política del gobierno de EEUU. El Canal 41 de Miami decía hace unos días en su informativo lo siguiente: “Un grupo de disidentes cubanos encabezados por el ex-preso político Héctor Palacios y el activista Elizardo Sánchez Santacruz enviaron una carta al presidente Obama para pedirle un uso eficiente de los 48 millones de dólares que anualmente Wasington destina a la oposición interna (cubana)” (3).

Algo que sería inaceptable en cualquier estado del mundo, que un grupo político sea financiado por una superpotencia extranjera que bloquea el país y que trabaja con sus mismos fines (4), es legitimado por los grandes medios, gracias a su control de las fuentes de información y de opinión, y a sus instrumentos de censura informativa.


Parte 2. Repaso de perlas, tópicos y disparates sobre Cuba


Las recientes medidas del gobierno de Barack Obama con respecto a la emigración cubana han servido a periodistas y tertulianos de los medios del Estado español para reafirmar su condena y demonización de la Revolución cubana. La colección de tópicos, exageraciones y mentiras sobre Cuba repetidos en las últimas semanas es inmensa, por lo que seleccionaremos solo algunos ejemplos.

1. Exageración en las cifras de emigración cubana en EEUU

Centenares de noticias en televisión, prensa y radio han dado por buena la cifra de un millón y medio de cubanos y cubanas que han emigrado a EEUU. “Millón y medio de cubanoamericanos podrán viajar a Cuba” (Ana Gijón, en TVE). “En EEUU viven más de millón y medio de cubanos” (Sagrario G. Mascaraque, corresponsal de TVE en La Habana).

La Sección de Intereses de Estados Unidos, institución que sustituye a la inexistente embajada norteamericana en La Habana, habla en su boletín “Washington informa” (5) de 1.249.820 personas de origen cubano residentes en EEUU, de las cuales una tercera parte ya nació en este país. Estamos hablando por tanto, según cifras oficiales del gobierno norteamericano, de algo más de 800.000 personas, casi el doble de lo afirmado por los medios.

2. Decir "exilio" por emigración económica

Numerosos periodistas, además, califican a esta emigración, que en su inmensa mayoría es de raíz económica y muy similar a la de otros países del Sur, como exilio, subrayando un componente político que en absoluto es real. “(Las medidas de Obama) afectarán a más un millón y medio de exiliados” (Ana Gijón, en TVE). “A partir de ahora, los exiliados cubanos podrán mandar a Cuba todo el dinero que quieran” (Gemma García, corresponsal de TVE en Nueva York).

3. Negación del impacto del bloqueo

Los medios silencian las voces que defienden las posiciones cubanas, e invisibilizan a las más de 2.000 asociaciones de amistad con Cuba existentes, que constituyen el mayor movimiento de solidaridad con un país de todo el mundo.

Las únicas opiniones reflejadas son las de quienes condenan a la Revolución cubana, bien desde un repudio “políticamente corecto” al bloqueo, bien desde la cínica negación de su impacto. “Y es verdad que se acaba la coartada del régimen (cubano), el embargo estadounidense, un embargo muy relativo porque hay muchas españolas radicadas en Cuba que tienen negocios, sobre todo de turismo” (Cristina de la Hoz, tertuliana de TVE 24 horas). ”Cuba no sufre ningun bloqueo, Cuba lo que tiene es un embargo de los EEUU que no impide que cualquier otro país del mundo comercie con él. No hay ningun bloqueo” (Isabel San Sebastián, en Telecinco).

Esta tertuliana, conocida por su agresividad y extremismo, repite el argumento estrella de la extrema derecha de Miami. Si el bloqueo no tiene impacto y sirve de excusa al gobierno cubano, habría que preguntarles por qué lo han defendido con tanto ardor durante casi 50 años. El bloqueo, ciertamente, es un embargo comercial de EEUU, que obliga a Cuba adquirir mercancías, medicamentos e insumos de todo tipo en mercados distantes, con importantes incrementos de precios, y que supone el cierre total para los productos cubanos del mayor mercado mundial. Ambas medidas implican ya pérdidas multimillonarias al país.

Pero es mucho más que un embargo. Implica, por ejemplo, la eliminación del turismo estadounidense a Cuba, que duplicaría o triplicaría los ingresos del país en pocos años. Es el veto en EEUU a aquellos productos de terceros países que contengan un solo gramo de azúcar, níquel u otro componente cubano, lo que cierra en la práctica a Cuba mercados tan importantes como el de la electrónica japonesa y tantos otros. Es la prohibición de entrada en puerto norteamericano de barcos extranjeros que en los 6 meses anteriores hayan tocado puerto cubano, lo que implica para Cuba pagar importantes sobreprecios en la contratación de las navieras. Es la imposibilidad de créditos a largo plazo por parte de organismos financieros multilaterales controlados por EEUU, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Y es una política sistemática de amenazas y chantajes a posibles inversores de terceros países, a través de las presiones diplomáticas directas o mediante leyes como la llamada “Ley Helms-Burton”.

Las pérdidas económicas producto del bloqueo son brutales para un pequeño país del Tercer Mundo como Cuba, y tienen graves consecuencias directas en la vida de la población civil. El objetivo del bloqueo está recogido en el documento del Departamento de Estado del 6 de abril de 1960 y desclasificado en 1991: “(...) disminuir los salarios reales y monetarios a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”. (6)

4. Revisión histórica de la Cuba de Batista

No es extraño que quien suscribe los tópicos de Miami se apunte a la corriente de revisionismo histórico que trata de presentar a la Cuba de tiempos de Batista como un país con un alto nivel de desarrollo: “La sanidad y la educación eran mucho mejor entonces (antes de 1959) que ahora, créeme, mucho mejor”. (Isabel San Sebastián, tertuliana de Telecinco).

Repasemos la situación de salud en la Cuba anterior a la Revolución cubana: la esperanza de vida al nacer era de 62,3 años (16 años menos que en la actualidad); la mortalidad infantil era de 40 por cada 1000 nacimientos, ahora 9 veces menor; la mortalidad materna de 118,2 por cada 10.000 partos, mientras que ahora la tasa es de 21,3; los servicios médicos estaban concentrados en el centro de La Habana, mientras el conjunto de la población periurbana y rural carecía de los más mínimos servicios de salud (7).

En cuanto a la educación, de una población cercana a los 6 millones, el 23,6% de las personas mayores de 10 años eran analfabetas y un millón semianalfabetas; y 600.000 niños y niñas carecían de escuelas. El analfabetismo fue erradicado por la Revolución en los primeros años, y actualmente existe la universalidad en la enseñanza primaria, con un 99,4% real de escolarización en educación primaria. En el Estudio Internacional sobre Calidad de la Educación Primaria de junio de 2008, patrocinado por la UNESCO, Cuba obtuvo el primer puesto entre los 16 países latinoamericanos y caribeños que participaron (8).

5. Invenciones de todo tipo

Las inexactitudes e informaciones falsas son constantes en medios que pretenden pasar por serios y rigurosos. El 14 de abril nos encontrábamos en el diario El País una suculenta perla informativa, firmada por David Alandete, desde Washington: ”Hasta la fecha, y desde 2004, La Habana cobra una penalización del 10% a los envíos hechos en dólares, una forma de castigo contra el exilio cubano en EE UU” (9).

En el año 2004, la Reserva Federal de EEUU impuso una multa de 100 millones de dólares a la Unión de Bancos Suizos (UBS) por admitir cuentas del gobierno cubano en dólares (10). A partir de esta medida del gobierno de George Bush, que supuso un salto cualitativo en el acoso financiero a Cuba, el gobierno de la Isla decidió fortalecer la entrada de otras divisas diferentes al dólar. Para ello, gravó el dólar con un 10 %, con la intención de que los ingresos de turistas y emigrantes fueran en euros u otras monedas, en vez de en dólares (11). No es por tanto ningún castigo, sino una medida de respuesta al cerco financiero del gobierno norteamericano.

6. Colonialismo informativo

Las exageraciones e inventos sobre la realidad cubana vienen acompañados, en muchos medios, de un tono informativo paternalista y de claros tintes neocoloniales. La presentadora María Teresa Campos, en Telecinco, mostraba su incredulidad porque el pueblo cubano no se ha levantado aún contra su gobierno. “Es la única dictadura en la que el pueblo está ahí, y no se levanta.  (...) Siempre ha habido héroes que han ido por delante, que se han jugado la vida”.

7. El “aislamiento informativo” de Cuba

Y reproducía otro de los tópicos recurrentes sobre Cuba: el aislamiento de la información internacional que, supuestamente, sufre el pueblo cubano. “Allí en Cuba parece imposible que el pueblo haga nada. (...) (El pueblo cubano, como está) cerrado a toda la información de fuera...”

El público cubano recibe, a través de sus medios públicos, más información internacional y sobre una mayor cantidad de países y temas, que el del Estado español a través de todos sus medios privados y públicos. Parte de los informativos cubanos reproducen, además, información de canales extranjeros como Televisión española o la CNN.

El periodista Pascual Serrano nos cuenta una anécdota que ilustra la mentalidad de esta presentadora: “En un programa de María Teresa Campos de Tele 5, ésta informaba que el huracán Iván avanzaba en Cuba. Una española telefonea en directo para decir que allí todo era normalidad. Indignada, María Teresa Campos le dice que deje de ver la Televisión cubana. Pero la oyente estaba físicamente en Cuba, y para ver la climatología sólo tenía que abrir la ventana. Moraleja: si la realidad no coincide con la CNN ignore la realidad, cierre la ventana y atienda la pantalla”. (12) (13)

El llamado pluralismo informativo se limita a la gama de matices de un coro monolítico de voces que reproducen el mismo mensaje sobre Cuba. Periodistas, articulistas y tertulianos, desde sus privilegiadas tribunas, están apostando por la defensa de la actual política de intervención suave en Cuba de la Administración Obama, una estrategia que, con otros métodos, persigue el mismo objetivo histórico de EEUU en la Isla: la imposición de un modelo económico y político acorde a sus intereses.

Notas:
(1)
http://www.elpais.com/articulo/internacional/EE/UU/permite/viajar/libremente/Cuba/elpepiint/20090414elpepiint_2/Tes

(2)
http://www.elpais.com/articulo/opinion/hora/Cuba/elpepiopi/20090414elpepiopi_1/Tes

(3)
http://www.youtube.com/watch?v=PSCrRx9UYFk

(4)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=67001

(5)
http://havana.usint.gov/uploads/images/rtLzCbpdWbnpT3ZR6Itvnw/MesHispanidad2006.pdf

(6)
http://www.altercom.org/article129960.html

(7)
http://www.trabajadores.cu/materiales_especiales/coberturas/26-de-julio-dia-de-la-rebeldia-nacional-1/historia/apuntes-en-torno-a-la-politica-social-cubana-antes-de-1959

(8)
http://www.voltairenet.org/article136182.html

(9)
http://www.elpais.com/articulo/internacional/EE/UU/permite/viajar/libremente/Cuba/elpepiint/20090414elpepiint_2/Tes

(10)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=6736

(11)
http://www.americaeconomica.com/numeros4/289/reportajes/documentocuba.htm

(11)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=50428

(12)
http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&task=view&id=9332&Itemid=86

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy