Las obsesiones de Leonardo Padura
Cultura
Sábado, 10 de Noviembre de 2012

Graziella Pogolotti – Cubarte - Rebelión.- La editorial villaclareña Sed de Belleza acaba de publicar Un hombre en la isla, recopilación de ensayos, crónicas y artículos de Leonardo Padura, quien fuera periodista antes que narrador.

Activo en ambos oficios, de manera inevitable, el uno establece el diálogo imprescindible con el otro. Ocurre entonces, como apunta su compañera Lucía en el prólogo, que en los trabajos sometidos al apremio de las circunstancias, se revelan con nitidez algunas obsesiones del escritor.

Implícita en el conjunto de su obra, se define aquí una posición estética adherida a una noción del compromiso del escritor. Tras la cobertura del debate acerca de las políticas culturales, focalizado a la luz pública en torno a la libertad de creación, subyacen otras tendencias contrapuestas. Algunos preconizan la autonomía de la literatura, según la cual los textos se escriben sucesivamente sobre otros que los antecedieron. En el extremo opuesto se colocan quienes han demandado de la creación artística la mera ilustración, con fines didácticos, de ideas políticas. Tal es el concepto que presidió el llamado realismo socialista con sus derivaciones más o menos confesas, punto de vista que conduce a la instrumentalización de la obra a favor de lo inmediato y, por ende, efímero. Padura, en cambio, privilegia la perspectiva social. Es el testimoniante, guardián de una memoria, comprometido en la exploración de los conflictos de su tiempo.

En su narrativa y en su prosa reflexiva, Padura persigue la configuración del ser cubano. Pero, en realidad, se trata de definirlo o de proseguir su construcción. Como Jean-Paul Sartre, considero que la existencia precede a la esencia. Cuando el escritor aspira a rescatar para el presente la novela de la vida de José María Heredia, se está empeñando en dar continuidad a la empresa utópica emprendida por el cantor del Niágara, quien contemplara el grandioso espectáculo de la naturaleza transido por el sueño de una nación que comenzaría a fraguar en la guerra de independencia. El novelista toma partido del lado del poeta y calimba a Del Monte en tanto persona y personaje, en tanto representante de una línea regida por un concepto instrumental, la de Arango, la de los anexionistas y la de los autonomistas de toda laya. En un pueblo nuevo, hechura del coloniaje, cultura y nación recorren un mismo cauce. Conscientes de la vulnerabilidad de una isla abierta al horizonte infinito del océano, hoy como ayer, nos estremecen los “horrores del mundo moral”.

Emerge con acierto entre las obsesiones de Padura el reconocimiento de la memoria y el olvido como factores decisivos en la construcción de la cultura y la nación. Hay olvidos intencionales con fatídicos resultados en el intento por borrar zonas de nuestro devenir histórico. Otros, no menos dañinos, resultan de la simplificación reduccionista de realidades complejas. La memoria se resguarda en el ámbito de la subjetividad que puede dejar rastros tangibles en documentos, informaciones de prensa, cartas cruzadas, diarios, autobiografías, todo ello fragmentario, tendencioso, donde asoman rencores o esfuerzos por justificar conductas, impregnado por circunstancias epocales. Porque antiesencialista como soy, opongo al concepto de naturaleza humana inconmovible el más poroso de condición humana. Sucede que al sobrepasar el medio siglo intenso de Revolución cubana, se sobreponen ya e interactúan sucesivas generaciones. Conocí el esplendor de una Escuela de Letras recién fundada, donde Padura fue estudiante en la grisura de los setenta. Mientras Padura practicaba un periodismo creativo en los ochenta, yo participaba en el ISA de la singularísima experiencia de auspiciar el brote de una nueva vanguardia desde el ámbito de la academia. Selectiva por necesidad, semejante a lo que fue nombrado alma por los antiguos, intangible como ella, la memoria se nutre de la mente y del corazón, del análisis y la vivencia. Así sucede en el plano individual y en lo colectivo. Es un legado que se complementa con el olvido. Resurja cuando las circunstancias la convocan en jornadas heroicas y, en circunstancias críticas con el reverdecer de la picaresca unida a valores latentes de raigambre pequeño burguesa.

Carpenteriano desde siempre, Leonardo Padura mantiene su fidelidad al autor de Los pasos perdidos. La cercanía no responde a la actitud del colegial mimético. Se manifiesta, a mi juicio, en la preocupación por los contextos y a la sistemática labor de investigador que acompaña su creación narrativa. Sucede entonces que el intenso trabajo de documentación que precedió la escritura de El hombre que amaba a los perrospermea su relectura de España bajo las bombas. Su perspectiva y la mía se contraponen porque otra es mi vivencia personal, la de una niña a la que hicieron un dictado inolvidable en una escuela italiana bajo el fascismo. Comenzaba de esta manera: “Hoy es un día de celebración para todos nosotros, porque las heroicas tropas italianas, junto a los falangistas españoles, entraron en Madrid”. En aquellos años tenebrosos, no había lugar para matices. Como dijo Alejo en más de una oportunidad, había que escoger entre Burgos y Madrid, sobre todo cuando las potencias occidentales actuaron como cómplices del pronunciamiento franquista bajo el manto de neutralidad. Francia, en particular, encerró en campos de concentración a quienes lograban atravesar los Pirineos en la estampida final, allí donde Julio Cuevas —el Gaspar de La consagración de la Primavera— preservó la alegría, la voluntad de seguir viviendo con su célebre “reculez, reculez…”. Mi memoria personal, forjada a través del exilio de todas las tendencias me lleva a pensar que la clave de las crónicas españolas de Carpentier se encuentra en la urgencia de unir voces y voluntades en defensa de un país desgarrado y en destacar la voluntad de vivir persistente aún bajo las bombas, en oposición al desafiante “Viva la muerte, muera la inteligencia”, de Millán Astray.

Paradójico, el título de esta recopilación, Un hombre en una isla, contiene una ambigüedad intencional destinada a provocar en el lector la inquietud y hasta la polémica, a remover nuestras pequeñas células grises. Padura rehúye la noción de “la maldita circunstancia del agua por todas partes”. Por el contrario, la isla es promontorio abierto a un amplio horizonte y raíz sustancial, referente ineludible y razón de compromiso intelectual. Por ese motivo, su orientación estética se vuelve hacia lo social y lo impulsa a abordar por la vía directa de la comunicación periodística una temática múltiple. No faltan en ella los problemas derivados del vínculo entre mercado y creación artística. Quiero pensar que sus trabajos sobre este asunto no pretenden decir la última palabra, sino reclamar un debate profundo que restituya para nosotros la visión crítica de la transformación del mundo editorial desde que Argentina y México ejercían un dominio casi absoluto en las letras y el pensamiento de habla hispana e indagar por otra parte, otros rostros del mismo fenómeno, como el de las artes visuales, articulado a la especulación financiera en tanto inversión segura por su carácter de objeto suntuario. Con un poco de sal y alguna pimienta, Leonardo Padura convoca a los muchos de la isla a sentir escozor en la piel para seguir construyendo, tomando partido junto a Heredia y contra Del Monte, la utopía del ser cubano.

 

 

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Cultura

Cuba sigue de fiesta: innumerables actividades del Ministerio de Cultura por el Triunfo 56 de la Revolución

Cuba sigue de fiesta: innumerables actividades del Ministerio de Cultura por el Triunfo 56 de la Revolución

A las actividades programadas por el Ministerio de Cultura para celebrar este aniversario 56 del triunfo de la Revolución y por el nuevo año, junto a la música, las artes escénicas y las artes plást...

Read more
Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba ofrece concierto a La Habana

Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba ofrece concierto a La Habana

Prensa Latina.- La Orquesta Sinfónica Nacional compartirá hoy un concierto con la agrupación musical Aragón y la destacada soprano Bárbara Llanes en tributo a La Habana, elegida recientemente entre ...

Read more
Buena Vista Social Club cantará a aniversario 56 de la Revolución cubana

Buena Vista Social Club cantará a aniversario 56 de la Revolución cubana

Lourdes Elena García Bereau - AIN.- La emblemática agrupación musical Buena Vista Social Club, se presentará hoy junto a otros relevantes artistas en el capitalino teatro Lázaro Peña, con motivo del...

Read more
Arte bajo las aguas: galería submarina `Transeúntes´ en Ciénaga de Zapata

Arte bajo las aguas: galería submarina `Transeúntes´ en Ciénaga de Zapata

En Punta Perdiz, uno de los 11 puntos de buceo del municipio matancero de la Ciénaga de Zapata, ha nacido una galería submarina nombrada Transeúntes Alina Perera - Juventud Rebelde.- Una galería su...

Read more
Anuncian otros proyectos de colaboración Broadway-Cuba, tras musical Rent

Anuncian otros proyectos de colaboración Broadway-Cuba, tras musical Rent

AIN.- Robert Nederlander, directivo de Nederlander Worldwide Entertaiment –de Broadway, Estados Unidos- firma gestora del teatro musical, anunció otras colaboraciones conjuntas, por venir, con Cuba....

Read more
Otorgan Medalla Alejo Carpentier a la cantautora cubana Liuba María Hevia

Otorgan Medalla Alejo Carpentier a la cantautora cubana Liuba María Hevia

La catautora cubana recibió la distinción en acto efec­tuado en el Museo de Artes Decorativas de la ca­pital por el ministro de Cultura Julián González Granma - Foto: Abel Ernesto.- La cantante y c...

Read more
León Gieco, invitado de lujo a festival cubano de trova Longina

León Gieco, invitado de lujo a festival cubano de trova Longina

Prensa Latina.- La posible actuación en Santa Clara del músico argentino León Gieco genera gran expectativa en esta central ciudad de Cuba, sede del festival de trova Longina.

Read more
Festejarán en Cuba natalicio de Carpentier reeditando sus textos

Festejarán en Cuba natalicio de Carpentier reeditando sus textos

Prensa Latina.- El escritor cubano Alejo Carpentier, premio Cervantes-1977, será recordado aquí con la presentación del libro Guerra del Tiempo, a propósito del aniversario 110 de su natalicio.

Read more

Lo último

29 de Diciembre // 08:50
emision-especial-de-tiempo-de-cuba-liberacion-de-los-heroes-y-nuevo-tiempo-eeuu-cuba Tiempo de Cuba* - Cubainformación.- Emisión especial dedicada a la liberación de los 5 heroes cubanos presos en EEUU y el restablecimiento de[...]
29 de Diciembre // 08:37
ia-la-espera-de-otra-invasion-gringa-a-cuba Aurelio Pedroso - Progreso Semanal.- La ciudad capital, más otros sitios dispersos por la geografía insular en la que algunos cubanos rentan[...]
29 de Diciembre // 08:34
cuba-tiene-la-mayor-inversion-en-educacion-en-el-mundo-bolivia-y-venezuela-le-siguen-en-al En Latinoamérica, el Banco Mundial situó a Bolivia detrás de Cuba que destina más de 13% de su Producto Interno Bruto (PIB) a la educación, la[...]
Banner

La columna

Ni juntos ni revueltos, NYT

News image

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu / @JimmydeCuba) - Cubainformación / Blog "La Joven Cuba".- No me gustó en editorial del NYT. Pudiera adornar el discurso, tratar de matizar mis palabras pero no soy así, me gusta decir las cosas por lo claro. No estoy de acuerdo con que presenten a los blogueros que defendemos el proyecto social cubano como un grupo de criticones, en constante pugna con el gobierno. Lo que hacemos no se limita a criticar y afirmarlo es hacer una caricatura nuestra.

Osmany Sánchez Roque (La Joven Cuba) | Lunes, 29 Diciembre 2014

Revista
Lo + leido
Recomendamos