Muestra Joven ICAIC instaura revelaciones
Cultura
Sábado, 14 de Abril de 2018

Joel del Río - lajiribilla.cu.- "Los perros de Amundsen", documental premiado, logra una posición prominente dentro de las menguadas filas del cine experimental cubano.

 

 

Entusiasmo, desilusión, polémica, iconoclasia, reminiscencia, apasionamiento, y finalmente tranquilidad por la certeza del evento cumplido, realizado, fueron algunas de las substancias que adornaron la Muestra Joven del ICAIC, ocurrida del 3 al 8 de abril, en torno a las salas cercanas a 23 y 12. Hablo de tranquilidad y certeza porque, este año, al igual que a lo largo de los últimos 17, el evento logró “sentir el pulso” de las realizaciones emprendidas por los jóvenes y difundir sus obras, en esta corta medida que la Muestra significa, además de “estimular el conocimiento y la reflexión, así como potenciar el diálogo entre las diversas generaciones”.

Hubo mucho que escuchar y aprender, debatir y cuestionar, entre los jóvenes que asistieron a la Muestra, y entre aquellos otros, los cientos de ausentes, insatisfechos con el cine cubano, y al mismo tiempo, reacios a contactar con el relevo, a discutir y apreciar las obras de sus contemporáneos y pariguales. Este año aparecieron, sobre todo, varios puntos de apoyo para levantar la calidad y el prestigio del documental cubano. Sí, así de rimbombante suena, porque así de poderosas resultaron las obras, algunas de ellas bizarramente posicionadas en los umbrales del cine experimental y de vanguardia (Los perros de Amundsen; El proyecto), otras concentradas en ilustrar soberbios retratos de personajes y circunstancias (La música de las esferas; Dos islas; ¿Qué remedio? La parranda).

También se incluyeron en competencia un grupo de ficciones recomendables (Gloria eterna; La especie dominante) reforzadas por la presencia, fuera de concurso, del soberbio y angustiado largometraje de ficción Lobos del este, realizado en Japón por Carlos M. Quintela, el realizador de La piscina y La obra del siglo, quien ahora sujeta sus albedríos estéticos y narrativos a un ecumenismo que asombra e impresiona por su demarcada espiritualidad, preeminente en Japón o en Cuba. Porque dondequiera que existan seres humanos lacerados por la vejez, los recuerdos, o se sientan invadidos por cierta sensación de inutilidad y desconcierto existencial, Lobos del estepuede resultar una obra útil, amén de bellísima en el plano estrictamente formal.

Al adentrarnos en el plano de la competencia concreta, y por lo tanto de los premios recientemente otorgados, habría que comenzar por la ficción, categoría en la cual triunfó, esperadamente, Gloria eterna, de Yimit Ramírez; cortometraje de corte distópico, muy influido por El proceso (el de Kafka y también el de Orson Welles) o por la orwelliana 1984, en una anécdota que intenta ser alucinante respecto a la extremada genuflexión del protagonista ante un poder deshumanizado y totalitario. Sin embargo, la mayor eficacia de la puesta en escena se relaciona con el otro asunto dominante en Gloria eterna: la cosificación de los mitos y el culto desmedido a los héroes devenidos estatuas, lemas, uniformidad… el mismo tema que inspiró, hace más de cincuenta años, a Tomás Gutiérrez Alea en las primeras escenas de La muerte de un burócrata.

A pesar de que los personajes resultan completamente planos, abstractos y conceptuales (muy poco puede hacer Mario Guerra para volver a demostrar su indiscutible talento) pues devienen instrumentos manipulados rudamente por el realizador para comunicar su tesis, Gloria eternaconsigue apelar al raciocinio del espectador con su inteligente, aunque demasiado obvio discurso, sobre ciertos símbolos ecuménicos devenidos universalmente instrumentos de sojuzgamiento y coacción.

En cuanto al documental, el reparto de los premios mayores se dividió entre Los perros de Amundsen; La música de las esferas y El proyecto. Con guión y dirección de Marcel Beltrán, La música de las esferas cuenta el viaje por Cuba que emprenden Regina y Mauricio, una pareja interracial progenitora del realizador. Ellos rememoran cuándo y cómo se conocieron, enamoraron y vencieron mil prejuicios, de modo que Beltrán consigue avenir los desafíos del documental de reflexión introspectiva y memoria, y por ello constata la respiración del tiempo y las significaciones esenciales, y percibe siempre, a través de hermosas composiciones, el tenue horizonte de apremios éticos y sociológicos. Múltiples trazos, voces, sugerencias y lecturas trascienden la autocomplacencia habitual en esta suerte de documentales que los autores consagran al viaje a la semilla.

La música de las esferas fue reconocida como la mejor obra documental de la Muestra junto con Los perros de Amundsen. En esta última, Rafael Ramírez persigue, y consigue, erigir un laberinto-collage, una suerte de arte combinatoria que vincula imágenes de archivo sobre expediciones polares con la recreación esteticista y artificiosa de un accidente mortal ocurrido a un torrero electricista. En el medio y a los lados, habita un piélago de referentes gráficos de la más diversa inspiración, apuntes religiosos, historicistas, casi siempre acompañados por una voz en off susurrante, que aspira a tender distintos velos de misterios sobre una sucesión de imágenes que ya era bastante oscura.

Tales definiciones fueron las que yo pude colegir y tal vez estén muy lejos de las intenciones del autor, quien renuncia, meticulosamente, a cierta lógica narrativa y representacional, para hacer gala de una erudición expuesta, a veces brillantemente, desde cierto caos acumulativo y aleatorio. Habrá muchos, muchísimos espectadores a quienes les parecerá el filme un juego turbio, presumido y fastidioso, otros tal vez admiren los planos estáticos o de acciones ralentizadas, y quizás habrá quien caiga hipnotizado por los efluvios de significados que se escapan justo cuando estás creyendo atraparlos.

Es posible que en nuestro contexto audiovisual tome cuerpo el síndrome RR, que consiste en elogiar desmelenada y acríticamente las obras antiguas y modernas de Rafael Ramírez. Estoy ciertamente convencido que muy pronto entraré a formar parte de tales militancias, por ahora, se impone reconocer la excepcionalidad de Los perros de Amundsen inscrita, desde ya, en posición prominente dentro de las menguadas filas del cine experimental cubano, gracias a la cuidadosa composición y angulación de los encuadres, mayormente estáticos, y al distanciamiento aportado por una banda sonora que repercute extrañamente sobre un acontecer narrativo de por sí metafórico.

La superposición de símbolos de muy diversa latitud e intención —con frecuencia interrelacionados a través de temas tan metafísicos como los poderes omnímodos de la creatividad, la muerte y la fe—, verifica un filme singular, un tanto altanero y obcecado por el vigor indiscutible de su distinción. Nadie podrá negarle numerosas virtudes, la primera: apartarse de estribillos, contingencias, lugares comunes, estereotipos y cotidianidades a que se aferra una buena parte del cine cubano más conocido y reconocido, independientemente de que la Muestra haya premiado ilustres predecesoras como Casa de la noche (2016, Marcel Beltrán) y Memorias del desarrollo (2011, Miguel Coyula).

Rafael Ramírez, y también Alejandro Alonso, se apartan ex profeso de las evidencias discursivas y la narración transparente que rigen la mayor parte del cine cubano, de ficción y documental. Cada uno se desmarca a su modo, y Alonso, en El proyecto (Premio Especial del Jurado, Mejor guion) recalca su capacidad para la autorreflexión y el metarrelato, es decir, comenta su capacidad de inventar mundos y recrear atmósferas opresivas, melancólicas, y así, elude el registro convencionalmente realista, expositivo, para edificar, desde una visualidad que hilvana lánguidas alegorías, la omnipresencia de una perspectiva nucleada en la primera persona del singular.

Por supuesto que los arcanos visuales y la ruptura, el efectismo pictórico y la disyunción imagen-sonido marcaron pautas en la historia del cine por lo menos desde los años veinte, pero se impone reconocer, entre nosotros, ahora mismo, una cierta necesidad de experimentación visual y sonora, habida cuenta de la perentoria escasez de osadías y ensayos como los realizados por Alejandro Alonso y Rafael Ramírez, ambos distinguibles, sobre todo, por su empeño en revalidar la cualidad artística, y polémica, de sus obras en tanto sutileza que cuestiona e interroga, incógnita perturbadora, retrato de personajes y ambientes vistos con un espíritu más contemplativo que testimonial, en el entrecruce entre documental, ficción y cine experimental.

Todavía en los terrenos del documental, debe hacerse referencia a las menciones que en esa categoría recibieron dos realizadoras, Daniela Muñoz y Adriana Castellanos por, respectivamente, ¿Qué remedio? La Parranda y Dos islas. Esta última se concentra en un personaje y su historia, de modo que sus cuarenta minutos están protagonizados por Elvira, abuela de la realizadora, originaria de Islas Canarias y trasplantada a Cuba desde niña. A la altura de sus 102 años, Elvira intenta evocar la dolorosa travesía, colmada de penas y renuncias, con la ayuda memoriosa de su nieta cineasta.

Recién egresada en la Facultad Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), Daniela Muñoz Barroso prefirió convocar a varios personajes, implicados con alma, vida y corazón en una de las más reconocibles fiestas populares cubanas. Espectacular ejercicio de antropología visual ¿Qué remedio? La parranda consigue reconstruir al detalle el entusiasmo y la adrenalina que impulsa a los dos barrios que compiten en el reconocido festejo popular. Y por encima de todo, destaca la voluntad de la cineasta y su equipo por participar del convite, sin perder la distancia crítica, lo cual nunca les impidió mostrar en todo su esplendor el jolgorio y los voladores, mientras se confirma el respeto por la costumbre ancestral y patrimonial, o el regusto en el derroche de luces y colores. Porque aun desde la menguada embajada de la ficción, o la muy estimulante del documental, la Muestra Joven también significa la impugnación a las quejas injustificadas, desconocedoras, que le reprochan al cine cubano la existencia de repetitivos estribillos temáticos, y de un lenguaje visual cansino y formulario. Si se conocieran más y mejor las mejores obras que participan en este evento de abril, tendría otro tono la polémica en torno al estado actual de nuestro cine. Pero cuando se juzga solo a partir de las indiscriminadas retransmisiones de ciertos títulos por televisión, pareciera que en Cuba solo se produce determinado tipo de películas. En la Muestra Joven hubo varias obras (muchas más de las que aquí menciono) concebidas desde la imprescindible crítica, la seducción, la excepcionalidad y la extrañeza.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Cultura

Cuando La Pausini cantó en Cuba, el dinosaurio aún estaba allá

Cuando La Pausini cantó en Cuba, el dinosaurio aún estaba allá

J. Á. Téllez Villalón - La Jiribilla – Rebelión.- Después de la gozadera del martes 26 de junio en La Habana, comenzó a llover en la otra orilla. Presentada como una tormenta en las redes sociales, ...

Read more
Entregan categorías de Miembros de Honor de la Academia de Ciencias de Cuba

Entregan categorías de Miembros de Honor de la Academia de Ciencias de Cuba

Cubadebate.- En la mañana de hoy, en la sede de la Escuela Ramal del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) tuvo lugar el acto de entrega de la categoría de Miembros...

Read more
Vivir del Cuento:

Vivir del Cuento: "Peña futbolística"

Pántilo Y Más.- Facundo organiza una peña en casa de Pánfilo llamada Moscú no cree en lágrimas, para ganarse puntos en la emulación interbarrial.

Read more
Festival de Cine de Gibara reconoce a Mirta Ibarra con el premio “Lucía de Honor”

Festival de Cine de Gibara reconoce a Mirta Ibarra con el premio “Lucía de Honor”

Cubadebate con información de Prensa Latina.- Mirta Ibarra, reconocida actriz cubana, recibió el premio Lucía de Honor, concedido por la dirección del XIV Festival Internacional de Cine de Gibara qu...

Read more
Omara Portuondo, una diva para siempre

Omara Portuondo, una diva para siempre

Alain Valdes Sierra  - CubaSí.- Si un calificativo hace justicia a Omara Portuondo es el de diva, no importan los retos que se plantee, siempre es capaz de superarlos, y su extensa y aplaudida o...

Read more
Va por la Casa de las Américas

Va por la Casa de las Américas

ACN Cuba.- El curso de verano "Insurgencias afroamericanas" y el II Taller Casa Tomada serán los platos fuertes de la temporada Va por la Casa que abrirá este mes de julio. Maité Hernández-Lorenzo o...

Read more
El Ballet Nacional de Cuba es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

El Ballet Nacional de Cuba es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

Cubadebate - VIdeo: Cuba TV Sistema Informativo de la Televisión Cubana.- El Ballet Nacional de Cuba fue declarado este jueves Patrimonio Cultural de la Nación, informó la compañía en un comunicado....

Read more
Benicio del Toro y actores cubanos comparten en Festival de Cine

Benicio del Toro y actores cubanos comparten en Festival de Cine

ACN - Tomado de CubaSí.- Un interesante intercambio sobre las experiencias en la industria cinematográfica de reconocidos actores cubanos y el boricua Benicio del Toro distinguió hoy el XIV Fest...

Read more
`A disfrutar el verano´, de Haila María Mompié: la canción del momento en Cuba

`A disfrutar el verano´, de Haila María Mompié: la canción del momento en Cuba

Cuba Hoy.- Interpretada por Haila ft. Roclan. Dirección - Manuel Ortega. Producción General - Elisandra Reigosa. Director de Fotografía - Vladimir Barberán. Edición - Luis Najmías jr. CC & FX – ...

Read more

Lo último

16 de Julio // 13:09
xxiv-encuentro-del-foro-de-sao-paulo-un-consenso-posible--fotos Laura V. Mor, Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba - Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.- El Palacio de Convenciones de la capital cubana acoge[...]
16 de Julio // 13:05
denuncian-colonialismo-e-imperialismo-en-america-latina-y-el-caribe-en-xxvi-encuentro-del-foro-de-sao-paulo--fotos Laura V. Mor, Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba - Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.- Oscar López Rivera, luchador independentista[...]
16 de Julio // 07:40
una-constitucion-para-todas-las-personas Lirians Gordillo Piña - Red Semlac.- Activistas en Cuba reclaman la inclusión y reconocimiento de los derechos de todas las orientaciones[...]
Banner

La columna

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba apoya campañas contra Nicaragua

News image

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Sumándose a las campañas mediáticas contra el gobierno sandinista de Nicaragua, generadas por los ideólogos de los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos, Juan de Dios Hernández Ruiz, Obispo Auxiliar de La Habana y Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, COCC, envió una carta al Cardenal Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, donde toma partido en contra las autoridades de ese país centroamericano.

Arthur González (Heraldo cubano) | Martes, 17 Julio 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos