Más de un millón de cubanas hacen labores de su casa
Género
Viernes, 07 de Septiembre de 2007

CIMAC/SEMlac.- Su labor no aparece en las cuentas nacionales ni consta como sector de empleo en las estadísticas. Son amas de casa, quienes suelen tener un trabajo ingrato aunque muy necesario, a veces poco reconocido por la familia que de él se beneficia y poco valorado por las propias mujeres que lo desempeñan. Según cálculos realizados por la antropóloga cubana Leticia Artiles, al traducir este trabajo a su valor de costo, el salario hipotético de una ama de casa cubana supondría casi diez veces el sueldo medio del país.

"Yo no trabajo, soy ama de casa", dice a la agencia SEMlac Migdalia García, una habanera de 68 años, madre de dos hijas y abuela de tres muchachos en edad escolar.
García subestima las muchas obligaciones y tareas que ha desempeñado, casi toda la vida, dentro de su casa. "Para mí no es nada del otro mundo. Es lo que hice siempre, desde que me casé y salí de casa de mis padres", agrega.
Ella integra el grupo de mujeres que no reciben salario ni disfrutan de derechos laborales, aunque dediquen todo su tiempo y hasta el que no tienen a la reproducción de la vida familiar.
No reciben paga ni vacaciones y suelen hacer más de una tarea al mismo tiempo para que la jornada les rinda más, en turnos laborales interminables y que se prolongan infinitamente de un día a otro. Asumen, de una vez, los trabajos que harían varias personas, si fueran contratadas para hacerlos.
"Mi esposo siempre trabajó y yo me ocupé de todo en la casa. También he ayudado a mis dos hijas para que pudieran estudiar y trabajar: una es doctora pediatra y la otra se hizo profesora", añade Migdalia.
Aunque sus hijas insisten para que ella descanse más y se ocupe menos de las labores domésticas, García todavía se encarga de una buena parte de las tareas del día: acude al mercado en la mañana, prepara la comida y "mantengo un poco la limpieza de la casa", comenta.
Además, repasa la ropa, por si hay que pegar un botón o hacer una costurita, recoge el desorden diario y hasta hace las camas en la mañana.
Obreras invisibles
"Generalmente este trabajo se considera como invisible, no sólo por la familia, sino por las propias mujeres, debido a que responde a patrones culturales y sociales asignados y asumidos de manera diferente para mujeres y hombres", comenta a SEMlac la antropóloga Leticia Artiles, quien comparte actualmente la coordinación general de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social (Alames).
Ese papel reproductivo, incluidas todas las acciones domésticas en el cuidado de la salud, la preparación de los alimentos, la educación, la limpieza del hogar y de los otros, "toma valor, si la misma mujer lo desempeña en otro lugar", señala la también profesora de la Escuela de Medicina de La Habana.
Algunos cálculos de la especialista se aproximan a la contabilidad que pudiera hacer visible la inversión económica que implica el trabajo doméstico, al traducir el valor de uso a valor de costo. Por ejemplo, sólo una comida de arroz, ensalada, vianda y una proteína al día cuesta 25.00 pesos (equivalente a 1.25 dólares) en el mercado agropecuario.
Adquirir esa porción elaborada, para una familia de cuatro personas, una vez al día, durante un mes, representaría erogar 3 mil pesos cubanos (cerca de 125 dólares), casi diez veces por encima del salario medio en el país, de 387 pesos para el sector estatal y mixto, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).
"Si este mismo ejercicio lo hiciera con la ropa que lava y calculará el costo por mandarla a lavar, y si añade las otras acciones y les asignara valor, la mujer calcularía un salario considerable", reflexiona Artiles.
Del aula a empleada doméstica
Esas parecen haber sido las cuentas que sacó Rosario Varela, de 47 años y licenciada en Matemáticas, cuando en 1993 decidió abandonar su trabajo como profesora en una escuela secundaria y se fue de empleada doméstica, a limpiar la casa de una familia diplomática residente en la isla.
"Ganaba bien, pero también trabajaba hasta el desmayo. Salía de mi casa, en bicicleta, cuando apenas estaba amaneciendo. Limpiaba una casa enorme, de dos pisos, y planchaba una vez a la semana. A veces ganaba algo extra, cuando cuidaba a los niños en la noche, si sus padres salían. Ganaba mucho más que como profesional", recuerda.
Corrían entonces los tiempos más duros de la crisis económica iniciada con la pasada década de los noventa, cuando no pocas cubanas, ante dificultades con el transporte, carencia de recursos y cierre de empleos, retornaron al hogar. Otras emigraron de sus puestos a otros con mayor remuneración, como estrategia propia ante la crisis.
Con algún que otro altibajo en sus contrataciones, Varela optó por no retornar a las aulas, de maestra, cuando pudo hacerlo, hace tres años. "Me mantuve limpiando, porque al final podía reunir más dinero para los gastos de mi familia y los arreglos de mi vivienda. Hace tres años estoy estable en una casa a donde voy todos los días, de lunes a viernes, y me pagan al mes 40.00 pesos convertibles (960 pesos cubanos, equivalentes a cerca de 50 dólares al cambio oficial)".
¿Reinas del hogar?
Poco más de un millón de cubanas se dedican hoy, en cuerpo y alma, a las labores de su casa, la mayoría de ellas con 45 y más años de edad, según estimados no oficiales. A ese grupo habría que sumar las que trabajan fuera y luego, cuando llegan a sus viviendas, tienen que encargarse de casi todas las tareas domésticas.
De acuerdo con el último Censo de Población y Viviendas, de 2002, el 97 por ciento de las personas que declararon dedicarse a los quehaceres domésticos fueron mujeres.
En total sumaron un millón 884 mil 332 mayores de 15 años, de las cuales cerca del 21 por ciento superaban el nivel medio y el superior de educación. En tanto, los varones dedicados a las tareas domésticas sumaron 56 mil 700.
Con una población de 11.2 millones de habitantes, Cuba tiene una relación de masculinidad de tres varones por cada mujer y una tasa de fecundidad de 1.63, entre las más bajas de América Latina y el Caribe, de acuerdo con los últimos datos emitidos por la Oficina Nacional de Estadísticas.
La esperanza de vida de las cubanas es superior a la de los hombres y ellas los aventajan también con el 66.2 por ciento de los puestos como profesionales y técnicas y el 63.6 por ciento de las graduadas universitarias.
Sin embargo, el mundo de las mal llamadas "reinas del hogar" parece inamovible. Sin suficiente reconocimiento social y ninguna compensación económica, ellas se encargan de sostener y reproducir las fuerzas y energías de la sociedad, desde el ámbito de la familia.
A eso habría que añadir el daño que provoca la sobrecarga doméstica en la salud femenina, un aspecto también poco visible ni reconocido, y que "incrementa sustantivamente el estrés que sufren las mujeres más que los hombres", señala la antropóloga Leticia Artiles.
Ese efecto se basa en la forma en que se desempeñan hombres y mujeres. "Ellos tienden a distribuir el tiempo de forma compartida; es decir, hacen una tarea y, terminada esta, comienzan la siguiente. Las mujeres no: al mismo tiempo lavan, cocinan, atienden a los demás y hacen otras cosas", explica la especialista.
Ese "desempeño de multiplicidad de roles", conduce a mantener un estrés sostenido. "Lo que se complica cuando en un hogar coexisten varias generaciones, o cuando hay enfermos, ancianos o discapacitados que cuidar, servicio que prestan generalmente las mujeres", agrega.
En estudios con mujeres de edad mediana, Artiles ha constatado, incluso, que la sobrecarga de tareas domésticas incrementa en dos veces la percepción de síntomas climatéricos.
"El estrés sostenido condiciona el incremento de la secreción de la hormona cortisol, conocida como hormona del estrés. En el climaterio, la mujer se encuentra en un proceso de reajuste de su sistema neuroendocrino, y el cortisol entonces favorece la inestabilidad del sistema y la percepción de los síntomas", explica.En lo que no parece haber dudas es en que el trabajo doméstico es impostergable y necesario. Entre otros valores, Artiles sostiene que es la vía por la cual se transmite la cultura cotidiana.
"Garantiza la reposición de la fuerza de trabajo necesaria para la economía, para el sostén de la familia, que cada vez más asumen por igual mujeres y hombres. Entonces, si la actividad económica es asumida por los dos sexos, en igualdad de condiciones, tiene que mantenerse el mismo equilibrio en la distribución del trabajo en el espacio privado", considera.
 

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Género

Respeto a la diversidad sexual necesita de participación ciudadana

Respeto a la diversidad sexual necesita de participación ciudadana

Sara Mas - Red Semlac / Foto SEMlac Cuba.- Los cambios legales y culturales centraron la atención de los debates en la Universidad de Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” de Camagüey. La promoción,...

Read more
Idalia, primera mujer cubana en dirigir una cooperativa agropecuaria

Idalia, primera mujer cubana en dirigir una cooperativa agropecuaria

Prensa Latina.- La primera mujer en dirigir una Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) en el país celebró el 17 de mayo el Día del Campesino Cubano. Con 86 años de edad, Idalia Pérez, rememora...

Read more
24 de mayo: Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme

24 de mayo: Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme

Revista Mujeres.- La celebración fue instaurada por grupos pacifistas de mujeres europeas, para recordar las campañas realizadas por las británicas que se opusieron a la OTAN y a la instalación de s...

Read more
Cuba reconoce por primera vez existencia de femicidios

Cuba reconoce por primera vez existencia de femicidios

IPS Cuba / Foto Archivo IPS Cuba.- El derecho a una vida sin violencia tiene que ser considerado también un asunto de derechos humanos. Los resultados de la Encuesta Nacional de Igualdad de Género...

Read more
Reconoce Cenesex a personas e instituciones

Reconoce Cenesex a personas e instituciones

Sara Más - Red Semlac / Foto SEMlac Cuba.- La realizadora Lizette Vila es conocida por su compromiso y representación sistemática de la diversidad sexual en su obra documental.

Read more
Miradas al cine desde la diversidad sexual

Miradas al cine desde la diversidad sexual

Sara Más - Red Semlac.- El filme Fresa y Chocolate de Tomás Gutiérrez Alea marcó un hito en la cinematografía nacional. El cine cubano necesita más personajes y temas que ayuden a desmontar los est...

Read more
La defensa de todos los derechos para todos es parte de nuestro proceso emancipador

La defensa de todos los derechos para todos es parte de nuestro proceso emancipador

Granma.- El voto en el referendo constitucional demostró que esta sociedad es mucho más avanzada de lo que realmente pensamos o al menos hay un número importante de la población que sí entendió l...

Read more
Identidades trans contra modelos hegemónicos

Identidades trans contra modelos hegemónicos

Sara Más - Red Semlac / Foto del encuentro publicada en la web del Cenesex.- Activistas trans de Uruguay, Argentina, México y Cuba reiteraron en La Habana la necesidad de fortalecer el activismo a f...

Read more
Contigo, conmigo, con todas las personas

Contigo, conmigo, con todas las personas

Maylín Camilo Castillo - Sierra Maestra.- En Santiago de Cuba, se implementa uno de los proyectos más humanistas de los que se realizan a nivel mundial, pues tiene un carácter integrador, socializad...

Read more

Lo último

26 de Mayo // 07:44
panales-desechables-fabricados-en-cuba-deben-entrar-al-mercado-nacional-este-ano (Foto Radio Cadena Agramonte) - Cubadebate.- Los pañales desechables fabricados por Industria Arthis S.A., empresa mixta cubano-italiana[...]
26 de Mayo // 07:40
respeto-a-la-diversidad-sexual-necesita-de-participacion-ciudadana Sara Mas - Red Semlac / Foto SEMlac Cuba.- Los cambios legales y culturales centraron la atención de los debates en la Universidad de[...]
26 de Mayo // 07:39
musicos-europeos-y-cubanos-ofreceran-este-domingo-un-concierto-homenaje-a-la-habana Cubadebate.- Músicos cubanos y europeos ofrecerán un concierto hoy en La Habana, con el que rendirán homenaje a la Villa de San Cristóbal,[...]
Banner

La columna

Trump: Más ataques a Caracas y La Habana (7)

News image

Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- En la versión anterior de este rótulo, sostuve que si el objetivo del personaje primero de la Oficina Oval es romper la alianza Cuba-Venezuela y con ello apuntalar su pretendida “América para los yanquis”, entonces se comprende que el susodicho haya continuado sus ataques a Venezuela y Cuba de espalda a la mediación civilizada de Noruega respecto a la nación sudamericana y del proyecto bipartidista para ampliar ventas agrícolas al país caribeño (1). En este momento, subrayo cómo el mandamás gringo sigue el manejo turbio contra nuestras Revoluciones que, sin embargo, resisten y se hacen acreedoras de más respaldo internacional.

Noel Manzanares Blanco | Sábado, 25 Mayo 2019

Revista
Lo + leido
Recomendamos