La jornada invisible de la mujer cubana
Género
Domingo, 07 de Octubre de 2018

Verónica Vega - Alas Tensas / Ilustración: Yasser Castellanos.- “Qué ganas tengo de sentarme…” escuché muchas veces murmurar a mi madre con desaliento. Cansancio acumulado por horas de pie frente al lavadero, con la escoba en la mano, ante el fogón (el tiránico trono).

 

Trabajo que nadie ve sino con la ausencia del ama de casa, porque el orden y confort mínimo parecen automáticos, preestablecidos.

Labor invisible que arrasa vidas enteras en el anonimato. La responsabilidad de improvisar sabores exquisitos con apenas ingredientes. De ubicar la ropa tirada, la limpieza al piso, a la vajilla grasienta. De improvisar un remedio para un mal de salud, de almacenar las medicinas, de localizar un documento.

Ese aroma a limpio de las sábanas, la pulcritud del calcañal en las medias que se logra friccionando mano contra mano. Las zonas ocultas como el interior de los bolsillos; el cuello o las axilas de una camisa que hay que frotar con ahínco, a veces enjabonar, poner al sol, para desplazar tonos amarillos.

Remiendos o ajustes de emergencia que salvan ropas todavía irremplazables; la decoración del hogar para enfrentar con dignidad a cualquier visitante.

Cada detalle que sustenta el confort del marido y de los hijos. Después, de los nietos. Los ritos despreciados donde reposa tanta seguridad y sosiego.

Incluso, mujeres que consumen fuera del hogar ocho horas de jornada laboral, al llegar a sus casas, encuentran intacto este rol, esperando por ellas.

Luego, en la noche, cuando el cansancio ha convertido el cuerpo en plomo, el hombre exige su cuota de placer y de poder.

Jornada triple que se acepta como herencia natural. Las esposas que viven con las suegras la pasan peor, su tesón doméstico es examinado con lupa. Cada falla es criticada sin piedad y, a veces, deviene en conflictos de pareja.

En matrimonios donde la mujer intercambia juventud por seguridad económica, un acuerdo tácito establece que reaccione complaciente a las demandas sexuales, siéntase como se sienta. Asumiendo este principio degradante, que reduce el papel de esposa al de una prostituta, la pregunta sería por qué mujeres que trabajan tanto o más que el hombre por un salario, sienten que esta última jornada es igual de obligatoria.

Con los rigores de la maternidad (que luego del parto incluye noches en vela, más ropas que lavar, planchar, más horas en la asfixiante cocina…), la pasión que dio inicio al matrimonio es reemplazada por una sucesión de ritos agobiantes donde la mayor aspiración es descansar.

Queda mucho por disputarle al machismo, esa ley del embudo que condena a la mujer, a pesar de los logros obtenidos en una larga lucha contra la discriminación de género. Lo cierto es que hay una inercia casi inamovible en Cuba que se afianza, además, con la pobreza.

Cuánto tiempo se desperdicia en las colas del mercado, en el rastreo para la compra casi diaria de alimentos. Porque no hay dinero para llenar el refrigerador por una semana. Porque la ropa es poca y hay que lavar con frecuencia. Porque la falta de recursos sólo se disimula con limpieza.

Porque pasear es un lujo permisible para adolescentes y jóvenes, quienes disfrutan de una libertad pagada por la “lucha” de sus padres, la garantía de que, al llegar tarde y cansados, una madre o una abuela les tendrán la comida lista.

Pero, para ellas, sólo queda el placer de ver historias mediocres (vidas ajenas), en la telenovela de turno. La compulsión de ordenar, arreglar, comprar algún adorno para el multimueble, soñar con un televisor plasma, o con armar al final del año un rutilante arbolito navideño.

El mezquino reino de la casa se convierte en su obsesión. Y el precio, además de ese viejo cansancio, es el malhumor, los estigmas veloces del tiempo y la frustración en el rostro, en el ánimo. La distancia entre los cuerpos, las infidelidades, los silencios.

En la calle, el mercado, la guagua, cargando bultos que garantizan la funcionalidad doméstica básica, veo mujeres consumidas por este cansancio que acumula siglos de complicidad.

Destinado a empeorar con el violento ritmo económico que sacude a la Isla, donde el progreso y la automatización que proveen un microwave para evitar el tiempo vigilando el fogón, una lavadora programable que deja expedita la ropa para el armario; todo lo que podría evitar várices, manos de falanges deformes por la humedad, espaldas atrofiadas, estrés, desaliento… no llegarán nunca a las casas más pobres, que seguirán siendo la inmensa mayoría.

Tantas cosas que no llegarán, y no aliviarán las tres jornadas de la mujer cubana, quien solo puede aspirar al trabajo invisible, sin recompensa, como hace siglos.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Género

Campaña contra violencia desmonta imaginarios machistas

Campaña contra violencia desmonta imaginarios machistas

Sara Más - Red Semlac.- Es directa, desenfadada y atrae con mensajes y diseños dinámicos a la población juvenil. La nueva campaña cubana por la no violencia contra las mujeres les habla a los hombre...

Read more
El acoso y la violencia contra las mujeres empieza con las películas infantiles

El acoso y la violencia contra las mujeres empieza con las películas infantiles

Fotograma de Suntan Henar Álvarez - El Confidencial.- He vivido en varias ocasiones que al poner fin a una relación sentimental o sexual, esta derive en una situación de acoso insufrible. Al menos ...

Read more
Fundamentalismos religiosos vs. inclusión social

Fundamentalismos religiosos vs. inclusión social

Red Semlac.- Estudiosos, practicantes y representantes de instituciones religiosas alertaron sobre problemáticas en la vida social cubana asociadas al desarrollo de grupos neofundamentalistas religi...

Read more
Las cifras inquietantes de la violencia de género en el mundo (+ Infografías)

Las cifras inquietantes de la violencia de género en el mundo (+ Infografías)

Si bien la diferencia con otras naciones es notable, el problema también está latente en Cuba... Alejandro Besada Basabe - CubaHora.- Actualmente, los datos sobre el maltrato y la brutalidad contin...

Read more
Príncipe azul, princesa morada

Príncipe azul, princesa morada

Mileyda Menéndez Dávila - Juventud Rebelde.- La vergüenza, el amor, el orgullo, todo hablaba en mí al mismo tiempo. F. Dostoyevski «Noviar viene de no ver», dice una mujer de 45 años cuyo único hij...

Read more
Manas y Sistas como alternativas a la sororidad. Una reflexión desde el feminismo negro cubano

Manas y Sistas como alternativas a la sororidad. Una reflexión desde el feminismo negro cubano

Negra Cubana tenía que ser.- El término sororidad llegó a mi vida en el contexto de mis inicios como feminista, aún cuando ni siquiera sabía que existía algo llamado activismo y mucho menos me def...

Read more
Mujeres comparten testimonios sobre violencia de género

Mujeres comparten testimonios sobre violencia de género

Red Semlac.- Miedos, estigmas, exclusión, resistirse a mandatos preconcebidos de una sociedad que impone moldes y roles a lo masculino o femenino, resiliencia, solidaridad, sobrevivir….

Read more
Necesitamos referentes que contradigan la masculinidad hegemónica

Necesitamos referentes que contradigan la masculinidad hegemónica

Red Semlac.- A menudo, cuando se habla de violencia, emergen vocablos como machismo, sociedad patriarcal, o roles hegemónicamente construidos desde lo femenino o masculino. Pero, ¿qué hay detrás de ...

Read more
Cuba, diversidad y proceso Constituyente: perfeccionando el socialismo (reflexiones ante la visita de Mariela Castro a Valencia y Bilbao)

Cuba, diversidad y proceso Constituyente: perfeccionando el socialismo (reflexiones ante la visita de Mariela Castro a Valencia y Bilbao)

David Rodríguez Fernández, asociación valenciana de amistad con Cuba José Martí, miembro de Honor de la Fundación Nicolás Guillén - Cubainformación.- Unas reflexiones a partir de la visita de Mari...

Read more

Lo último

11 de Diciembre // 13:16
en-basauri-ya-esta-la-exposicion-fotografica-cuba-revolucion-sexo-diversaa-del-3-al-14-de-diciembre Cubainformación.- Tras pasar por Bilbao, Santurtzi , Galdakao, Portugalete, Gernika y Bakio la exposición itinerante `Cuba: Revolución [...]
11 de Diciembre // 12:58
-la-fundacion-un-mundo-mejor-es-posible-presento-en-ginebra-el-trabajo-que-realizan-a-traves-de-los-programas-internacionalistas-cubanos La Fundación “Un Mundo Mejor es Posible”.- El 6 de diciembre último,  la FUNDACIÓN UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE estuvo presentando el trabajo[...]
11 de Diciembre // 12:51
dos-bombarderos-estrategicos-rusos-tu-160-llegan-a-venezuela RT.- Dos bombarderos estratégicos Tu-160, un avión de transporte An-124 y un avión de largo alcance Il-62 han volado desde Rusia al[...]
Banner

La columna

El timo de la obsolescencia programada

News image

Por Hedelberto López Blanch*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En el sistema capitalista lo fundamental para empresarios y comerciantes es tratar de hacerse ricos a expensas de la mayoría de la población y una de las artimañas realizadas en los últimos tiempos es la llamada obsolescencia programada que consiste en confeccionar productos con una vida limitada.

Hedelberto López Blanch | Martes, 11 Diciembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos