Las mujeres malas siempre son otras
Género
Miércoles, 17 de Abril de 2019

Ilka Oliva Corado* - Tele Sur.- Hemos crecido en sociedades en donde los patrones patriarcales están enraizados de tal manera que nos amarran los pies y sin nuestro esfuerzo por soltarnos será imposible avanzar. Esos patrones nos dictan normas, una pauta a seguir que somos incapaces de cuestionar, este modelo viene con: estereotipos, racismo, homofobia, clasismo y misoginia de los cuales nos nutrimos muy bien todos los días desde el momento en que nacemos: en casa, en la escuela, en la comunidad, en el trabajo y; en la edad adulta inculcamos a nuestros hijos también y a todo ser humano que esté a nuestro alrededor. Estamos en el centro de una madeja de patrones patriarcales que no nos permiten ser, ni respetarnos ni respetar a los demás especialmente a las mujeres.

Un sistema creado para abusar al género femenino en todas sus formas; es limitante, más bien mutilador, es un sistema que nos dice que la mujer todavía no llega al concepto de ser humano, porque si fuera un ser humano sería respetado en sus derechos y eso aún no sucede, es vista como un ser inferior incapaz de formular un análisis crítico, por ejemplo. Ese sistema mutilador que aún no nos ve como personas, nos ve como objetos y es así como objetos que nos tratan desde el momento de nuestro nacimiento.

Un objeto para placer del hombre, un objeto al que se le puede maltratar, pegar, asesinar, desaparecer y tirar a la basura como a cualquier chirajo; porque no existe ni sistema de justicia ni sociedad capaz de reaccionar ante el abuso de un ser visto como inferior al que no se le ha dado la categoría de persona.

Cuando una mujer es abusada no importa su condición social, ni color de piel, ni religión, es tan víctima como la obrera más pobre de un arrabal, y puede ser desaparecida de la misma forma así tenga millones de dólares en su cuenta bancaria. No cuentan el dinero ni la condición social ante el macho abusador. Un cuerpo de una mujer destrozado en un basurero siempre será para la sociedad y el sistema machista el de una puta que en algo andaba metida y que por eso la mataron así. Ni en cuenta el término violencia de género ni feminicidio.

Se le sentencia a la primera: era una puta que en algo andaba metida y por eso terminó así. Aquí es donde entran las otras mujeres malas, es mala quien aparece asesinada en un feminicidio, no importa si quien la asesinó es su pareja, su esposo, su novio, un compañero de trabajo, un familiar, un desconocido, es lo mismo: la mataron por puta.

Puta, puta si pensaba por sí misma, puta por vestirse como quería, puta por buscar su independencia, por denunciar a su acosador-abusador, por no denunciarlo por miedo. Y sentenciamos dueños y señores del irrespeto: es que si no denunció es porque le gustaba, es porque tenía la culpa, es que…, cualquier pretexto para excusar al abusador y re victimizar a la víctima.

Señalamos desde esos patrones patriarcales, machistas y misóginos con los que fuimos criados y no buscamos arrancar de nuestro cerebro, llenos de estereotipos y mojigatos lanzamos cualquier tipo de improperio contra una víctima de este sistema que fue hecho para la mutilación de la mujer, en todas sus formas.

Siempre y cuando la víctima sea una desconocida, las desconocidas siempre serán las mujeres malas, por quienes no tenemos afectos, ni lazo de sangre o conexión emocional. Ellas siempre serán las putas que en algo andaban metidas y que por eso terminaron así. Pero las cosas cambian cuando la golpeada, la asesinada o la desparecida es un miembro de nuestra familia, una amiga cercana o una conocida, cuando hay afecto o conexión emocional entonces se siente el dolor, la rabia y la impotencia que por insensibles somos incapaces de sentir cuando la víctima es otra.

Todos tenemos que lograr que este sistema patriarcal cambie, que cambien los contextos, arrancar la raíz machista y misógina. Eliminar esos estereotipos que hacen que nos señalemos unos a otros, menospreciándonos por género, color, credo. La violencia de género es responsabilidad de todos, en todos los peldaños de la sociedad. Padres de familia, maestros, entrenadores, vecinos, ciudadanos en general. Tenemos que arrancarlos de nosotros mismos y tener la responsabilidad de levantar la voz, de involucrarnos, de señalar y explicar en cada ocasión que escuchemos a alguien decir cualquier tipo de pronunciamiento machista y misógino en contra de las niñas, adolescentes y mujeres.

No esperemos que lleguen a acciones, no esperamos que lleguen a extremos, todo comienza con una frase que se pronuncia y se sentencia como ley o como norma. Putas, putas somos todas las mujeres, porque todas buscamos libertad, independencia, desarrollarnos, crecer, tenemos sueños, y ésa es una mujer puta para el patriarcado por ende todas lo somos. En el sexo, la única diferencia es que unas somos más activas que otras, no hay mujeres santas, salvo para la doble moral de la religión manipuladora y violenta.

No seamos los que señalemos a la mujer mala (que no existe) que por puta le pasó lo que le pasó, seamos quienes arranquemos esos estereotipos de raíz. Seamos quienes expliquen cómo puedan, con sus propias herramientas, sin intimidarse, en cualquier espacio, en cualquier ocasión, porque es sumamente necesario, los que estén luchando día a día por erradicar el patriarcado, el machismo y la misoginia de nuestra sociedad.

Es urgente, no queremos más mujeres maltratadas, golpeadas, asesinadas y desaparecidas por machos que se creen dueños de nosotras y que nos ven como objetos de su pertenencia.

*Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Género

A las cosas hay que llamarlas por su nombre

A las cosas hay que llamarlas por su nombre

Aracely Rodríguez Malagón. Especial para SEMlac Cuba.- Cuando se aborda el tema de las mujeres, y de los múltiples dilemas por los que ellas atraviesan, se debe tener en cuenta a qué tipo de mujer e...

Read more
Comisión parlamentaria examina desafíos en materia legal familiar

Comisión parlamentaria examina desafíos en materia legal familiar

Sara Mas - Red Semlac.- La Comisión de la Atención a la Niñez, la Juventud y la Igualdad de Derechos de la Mujer del Parlamento cubano examinó el 12 de abril, entre otros temas, los actuales desaf...

Read more
Debate sobre acoso pide a los hombres ponerse en lugar de las mujeres

Debate sobre acoso pide a los hombres ponerse en lugar de las mujeres

Red Semlac.- Temor, vergüenza, susto, desconcierto, asombro e incomodidad ante la situación son solo algunas de las reacciones que declararon sentir varios hombres cubanos al ser acosados en plena...

Read more
Las mujeres malas siempre son otras

Las mujeres malas siempre son otras

Ilka Oliva Corado* - Tele Sur.- Hemos crecido en sociedades en donde los patrones patriarcales están enraizados de tal manera que nos amarran los pies y sin nuestro esfuerzo por soltarnos será impos...

Read more
Cuba por mayor calidad en servicios de salud sexual para adolescentes

Cuba por mayor calidad en servicios de salud sexual para adolescentes

Prensa Latina.- Cuba implementa hoy ocho estándares de calidad en la consultas de salud sexual y reproductiva para adolescentes con el objetivo de facilitar la accesibilidad a los servicios y que es...

Read more
Bajo el sello de la diversidad

Bajo el sello de la diversidad

Sara Mas - Revista Mujeres.- Los tipos y modelos de familias son tan diversos en Cuba como lo es el crisol de prácticas y creencias religiosas en las cuales se insertan. Se trata de dos universos...

Read more
Los territorios marcan diferencias en equidad de género

Los territorios marcan diferencias en equidad de género

Lirians Gordillo Piña - Red Semlac.- El oriente cubano encabeza el ranking nacional de brechas de equidad de género según estudio nacional. Foto SEMlac Cuba Un “patrón geográfico” machista afecta a...

Read more
Pautas sociales inciden en salud de lesbianas, trans y sus parejas

Pautas sociales inciden en salud de lesbianas, trans y sus parejas

Sara Mas - Red Semlac.- Determinadas condiciones sociales en la vida de mujeres lesbianas, trans y sus parejas, incluidos el estigma y la discriminación, inciden negativamente en su salud, reconoc...

Read more
Las constituciones cubanas y los derechos femeninos

Las constituciones cubanas y los derechos femeninos

Narciso Amador Fernández Ramírez - Cuba Ahora.- La mujer en Cuba goza de todos los derechos, y si todavía existe discriminación por el sexo se debe a los prejuicios que arrastramos desde la época de...

Read more

Lo último

21 de Abril // 07:43
atrapados-por-el-odio Teresa Melo - La pupila insomne.- Hace años, en un evento en el extranjero, una participante dijo que los artistas cubanos éramos muertos de[...]
21 de Abril // 07:38
alejandro-gil-queremos-un-plan-de-la-economia-mas-participativo-y-flexible Oscar Figueredo Reinaldo -Thalia Fuentes Puebla - Irene Pérez - Cubadebate.- Un balance del comportamiento del plan de la economía al cierre[...]
21 de Abril // 07:22
ifalta-de-recursos-naturales-en-cuba-i José R. Oro - Cubadebate.- Con frecuencia se hace referencia a Cuba como un país pequeño y de escasos recursos naturales, lo cual a fuerza de[...]
Banner

La columna

Estados Unidos y su viejo afán de destruir a la Revolución cubana

News image

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Mucho antes de que Fidel Castro entrara triunfante en Santiago de Cuba en enero de 1959, ya el Gobierno yanqui y la CIA, planteaban: “Hay evitar la victoria de Castro”.

Arthur González (Heraldo cubano) | Sábado, 20 Abril 2019

Revista
Lo + leido
Recomendamos