Obama buscando la llave
Edmundo García
Lunes, 27 de Mayo de 2013

Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce

Por Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Noto al Presidente Barack Obama muy preocupado con la crisis sobre la cárcel de Guantánamo. ¿Será que teme dejar en su legado la prueba más clara de una promesa incumplida? Porque cerrar esa prisión, situada en el territorio soberano de otro país, en territorio soberano de Cuba, fue uno de los principales slogans que usó en su campaña del 2008 para decirle al pueblo norteamericano que él no era como George W. Bush. Y aquella vez, la gente le creyó. Hoy no mucho y el Presidente Obama enfrenta el escándalo de una huelga de hambre de casi un centenar de reos en la propia prisión de Guantánamo; de manifestantes uniformados en ropa color naranja para reclusos frente a la Casa Blanca y hasta de una pacifista que le desafiaba en la National Defense University donde ayer ofrecía un discurso sobre este tema. Pero se me ocurre una idea que quizás pueda ayudar al Presidente a salir del problema. La expongo como me vino a la mente. Es algo que ni siquiera he conversado con los amigos y amigas con quienes acostumbro a hablar este tipo de cosas.

Vamos a pensar en voz alta. George W. Bush inauguró la cárcel de Guantánamo en enero del 2002, llegando a tener hasta 800 presos. Contó con apoyo legislativo y de parte de la opinión pública aprovechando con oportunismo la sensibilidad generada por los atentados terroristas de septiembre de 2001. Según dijo el Presidente Barack Obama en su discurso de ayer él persiste en el criterio de cerrar esa prisión, aunque no tenga el mismo apoyo legislativo que en su momento tuvo Bush para abrirla. La cárcel o campo de detención de Guantánamo tiene hoy 166 presos y de ellos 86 han recibido el visto bueno para salir. A pesar de eso, todavía no existen acuerdos bilaterales claros ni apoyo congresional para ejecutar la transferencia. En el caso específico de los presos de origen yemení existe una moratoria que bloquea el proceso en traspaso. Se puede entender hasta cierto punto alguna prudencia del Presidente, pues se conoce que en Yemen una gran parte del territorio escapa al control estatal y gubernamental, lo que podría ser aprovechado por los prisioneros transferidos para incorporarse a yihad, ya sea por venganza, resentimiento o por tener ideas religiosas fundamentalistas.

Pero en su discurso de ayer en la Universidad de Defensa Nacional (NDU) el Presidente Obama pareció bastante creíble en su declaración de que retomaba la promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo. Recalcó que la premisa jurídica que había permitido a Bush mantener prisioneros encerrados por tan largo tiempo ya se había declarado inconstitucional. También se refirió a que en tiempo de recortes de presupuesto el gobierno no debía permitirse gastar cada año 150 millones de dólares para mantener en prisión a 166 reclusos; lo que significa casi 1 millón de dólares anuales por cada uno de ellos. Más otros 200 millones para mantener funcionando la prisión, según estimados del Departamento de Defensa. El Presidente Obama reconoció que ha tratado de cerrar Guantánamo y que anteriormente ya ha transferido a 57 detenidos. A pesar de que el Congreso puso obstáculos para que salieran de Guantánamo al extranjero o al territorio continental de Estados Unidos. Los calificó de obstáculos sin sentido, porque las prisiones en el territorio norteamericano son seguras.

Entonces el problema para el Presidente Obama es qué hacer con los prisioneros que le quedan. En Estados Unidos son un problema y los gobiernos y legislaturas estatales no tienen entusiasmo por acogerlos. No puede llevarlos a Irak, ni a Afganistán y en Pakistán se ha creado un problema de recelo con las tropas norteamericanas después de la operación contra Bin Laden y el sobrevuelo de drones. El propio Presidente Obama ha reconocido esa situación y Nawaz Sharif, quien recientemente ganó las elecciones en Pakistán, ha reiterado lo que el parlamento de ese país ya legisló: que no permitirá que Estados Unidos viole la soberanía del territorio. 
Como les dije al principio, en este artículo me estoy dejando llevar libremente por mi intuición y es ella la que me dice que si el Presidente Obama quiere, y lo solicita, hay un país y un gobierno muy cerca del suyo que ya tiene experiencia en solucionar problemas como el que se le presenta. Un gobierno que ha participado en la firma de acuerdos de paz en África; que ha ayudado a los presidentes españoles Felipe González y José María Aznar a resolver problemas con grupos armados en su país; que ha recibido reconocimiento de los ex presidentes colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, y del actual Presidente de Colombia Juan Manuel Santos por la ayuda en solucionar problemas derivados del enfrentamiento con organizaciones guerrilleras; de un gobierno que fue evaluado por el ex Presidente de Estados Unidos Jimmy Carter como un factor de equilibrio internacional.

Lo que quiero decirle al Presidente Obama es que piense y se acerque al gobierno cubano, con discreción, de forma constructiva y respetuosa, y converse qué se puede hacer con los presos que le quedan en la prisión de Guantánamo, que en fin de cuentas está enclavada en el territorio nacional de Cuba. No sé si Cuba respondería a su pedido, pero me parece que el Presidente Obama debería intentarlo a juzgar por los positivos resultados obtenidos en los casos mencionados anteriores. Todo el mundo ganaría si pide al gobierno cubano, y este acepta, que cree condiciones para recibir a todos o algunos de esos prisioneros. Estos estarían satisfechos por haber salido de las rejas y las cercas; y Estados Unidos y la comunidad internacional pudieran estar seguros que desde Cuba no se fraguará ningún atentado porque todo el mundo sabe, empezando por el Departamento de Estado, que Cuba es un país que condena y combate el terrorismo. Es precisamente por combatir el terrorismo a solicitud de gobernantes de otros países que Estados Unidos mantiene hipócritamente a Cuba en una llamada lista de países patrocinadores de ese flagelo mundial. El gobierno de Estados Unidos no podrá desconocer por mucho más tiempo, públicamente, que en la lucha contra el terror el expediente de Cuba inspira un alto respeto en el mundo.

*Edmundo García periodista cubano residente en EE.UU. conductor del programa “La Tarde se Mueve”.

 

Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

27 de Mayo // 05:47
boxeo-cubano-conquista-cinco-trofeos-en-el-grand-prix-de-usti-nad-labem Cubadebate.- El boxeo cubano validó este sábado la aspiración de la despedida perfecta, al conquistar las cinco fajas intentadas y liderar el[...]
27 de Mayo // 05:33
rafael-correa-en-entrevista-con-mision-verdad-todos-tenemos-que-estar-preparados-para-la-traicion Gustavo Borges Revilla - Misión Verdad.- Esta entrevista que publicamos hoy con el expresidente Rafael Correa, es el primer paso de un[...]
27 de Mayo // 05:22
serguey-torres-segundo-oro-de-cuba-en-copa-del-mundo-de-canotaje Antonio Díaz Susavila - Cubadebate.- El multicampeón cubano Serguey Torres conquistó hoy el oro en el C1 a 5 mil metros, durante la jornada[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos