Código del Trabajo promueve debate sobre sexualidad y racismo en Cuba
Sandra Abd'Allah-Alvarez Ramírez (Negra cubana)
Viernes, 13 de Septiembre de 2013

online sans-serif; font-size: 13px; line-height: 19px;">malady Helvetica, Arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 1.3em;">

Sandra Abd´Allah-Álvarez - Blog "Negra cubana tenía que ser" / Cubainformación. El Anteproyecto de Código del Trabajo cubano está siendo discutido tanto en los centros de trabajo como en los espacios digitales gestionados desde la Isla. La propuesta de ley, aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular en diciembre del 2012, fue lanzada el pasado 10 de julio para su debate en todos los centros laborales del país.

A partir de la publicación de la norma en los medios oficiales cubanos, el documento ha llamado también la atención de varios bloggers residentes en la Isla. El periodista Francisco Rodríguez, en su blog PaquitoeldeCuba, produjo dos aproximaciones a dicho anteproyecto.

En el primero de ellos Rodríguez, además de realizar propuestas concretas de modificación del texto de la ley, alienta a las personas sexodiversas a participar en el debate:

El reconocimiento del derecho al trabajo con independencia de la orientación sexual o la identidad de género de las personas podría incluirse en una nueva ley, si todos los trabajadores y las trabajadoras que somos homosexuales, bisexuales o trans proponemos en nuestras secciones sindicales una adición al anteproyecto de Código de Trabajo que actualmente se discute en Cuba mediante consulta popular.

La preocupación esencial de Cruz en el segundo de sus escritos es la necesidad de que exista la voluntad política en los órganos que deciden en el país, para que se tomen en cuenta esas y otras sugerencias referentes a la inclusión de las personas homosexuales, transgénero, etc. en la mencionada ley.

Los expertos que redactaron la propuesta de ley no solo obviaron cualquier mención explícita a la discriminación por orientación sexual e identidad de género en el entorno laboral, sino que tampoco pusieron en blanco y negro el derecho al trabajo para las personas discapacitadas y seropositivas, aunque en este último caso sí se mantiene una protección salarial cuando asistan a las consultas médicas programadas.

Por su parte, el pasado 10 de agosto el doctor Alberto Roque publicó en su bitácora una carta abierta al presidente de la Asamblea Nacional Esteban Lazo, en la cual deja “constancia de los hechos discriminatorios que en la actualidad perviven en el contexto laboral en nuestro país”.

Además, en la misiva, Roque revela que en el texto se utilizan conceptos discriminatorios, algunos de ellos superados en las ciencias sociales, como el de raza, al tiempo que exige valorar la inclusión del acoso laboral dentro de la mencionada ley:

Considero necesario incluir en el Anteproyecto un artículo específico que defina el acoso moral en el trabajo, su identificación, así como hacer mención a las obligaciones de la administración y del Sindicato de crear espacios y ambientes seguros para los trabajadores víctimas de mobbing.

El nuevo Código del Trabajo ha también suscitado acercamientos donde se analiza cómo contradice otras leyes ya existentes en el país, en especial la Constitución de la República. En el postSolavaya con este código, Rogelio Manuel Díaz Moreno, integrante del Observatorio Crítico, reconoce que “el Anteproyecto viola el carácter laico del Estado y discrimina entre las religiones, puesto que una goza de dos días feriados y las restantes, ninguno”.

Más recientemente, la abogada Deyni Abreu, fundadora del proyecto Alianza Unidad Racial, ha circulado a través de la red sus anotaciones al Código del Trabajo, de las cuales algunas tienen un carácter general y otras están más relacionados con el racismo y la discriminación en Cuba. A propósito de esto último plantea:

Un inconveniente puntual en los centros de trabajo se observa en la inexistencia de herramientas legales que protejan al trabajador, si el empleador lo humilla o comete maltrato, irrespeto, desde su jerarquía, proveyéndose de acepciones racistas o si otro trabajador origina un conflicto desde el imperativo del color de piel.

Abreu considera insuficiente el planteamiento del Código Penal cubano sobre la discriminación racial, y reconoce la necesidad de que el presente proyecto de ley incluya de manera contundente este asunto. Del mismo modo, que sean nombradas todas las posibles discriminaciones de manera explícita.

El 15 de octubre cierra el período de discusión del Anteproyecto de Código de Trabajo en Cuba, debate que se ha organizado conjuntamente por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y la Central de Trabajadores de Cuba, única organización de su tipo en el país.

Especial para Global Voice

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

29 de Mayo // 05:30
venezuela-una-constituyente-por-la-paz Laura V. Mor, corresponsalía Resumen Latinoamericano en Cuba.- “Entrego mi poder al constituyente originario” enunció Maduro, pero aunque la[...]
29 de Mayo // 05:27
reconoce-fundacion-mexicana-a-personalidades-de-cuba Marina Menéndez Quintero - Juventud Rebelde.- La Fundación Honoris Causa, nacida en México hace cinco años con el propósito de estimular a[...]
29 de Mayo // 05:24
mejora-indice-de-aprobados-en-pruebas-de-ingreso Yuniel Labacena Romero - Juventud Rebelde.- Según los resultados preliminares de la primera convocatoria, el índice de aprobados de las[...]

Revista
Lo + leido
Recomendamos