El que más derechos humanos viola asume el rol de juez
Arthur González (Heraldo cubano)
Lunes, 18 de Marzo de 2019

Martianos

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- No es necesario ser erudito para darse cuenta de las permanentes violaciones que comete Estados Unidos a los derechos humanos de la humanidad, incluidos a sus propios ciudadanos, pero de eso no hablan y acusan a todos los países que no se arrodillan ante ellos.

MartianosPrueba irrebatible de que los yanquis son violadores por naturaleza están en los múltiples escritos y cartas de sus principales figuras políticas desde el siglo XVIII.

En 1767 iniciaron su expansión territorial hacia el Oeste y el Sur, para robarle tierras a sus verdaderos dueños.

Thomas Jefferson, en 1786, afirmó: “Nuestra Confederación debe ser considerada como el nido desde el cual toda America, así la del Norte como la del Sur, habrá que de ser poblada…”

Dos años más tarde Alexander Hamilton, uno de los llamados Padres Fundadores, expresaba: “Podemos esperar que dentro de poco tiempo nos convirtamos en los árbitros de Europa en América, pudiendo inclinar la balanza de las luchas europeas en esta parte del mundo…”

En 1823 James Monroe proclamó el concepto expansionista de los yanquis, al declarar: “América para los americanos”.

Andrew Jackson al ostentar la presidencia de los Estados Unidos, (1829-1837) proclamó la doctrina del “Destino Manifiesto”, con el objetivo de arrebatarle a México parte de su territorio, en especial Texas, rico en petróleo.

Por esas acciones imperialistas, Simón Bolívar afirmaba en 1829: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar a América de miserias, en nombre de la Libertad”.

La lista de hechos llega hasta las invasiones cometidas en el siglo XX contra muchos países latinoamericanos como los casos de Cuba, Panamá, República Dominicana, Guatemala, Salvador, México, Honduras, Nicaragua, Haití, Granada, haciendo gala de su doctrina de “Las Cañoneras y la diplomacia del dólar”, estructurando golpes militares para imponer a sus peones, con el objetivo de apropiarse de las economías latinoamericanas a base de sangre y violación del derecho de los humildes.

En su propio territorio la discriminación racial y el asesinato de los líderes negros que exigían sus derechos civiles, marcó una época, con la intención de eliminar todos los movimientos que agruparon a millones de personas. Martin Luther King es el ejemplo más relevante, al que se le sumó Malcon X y otros que fueron encarcelados para acallar sus reclamos, entre ellos la activista Ángela Davis.

La segregación racial continua y la policía está autorizada a disparar contra toda persona que se les haga sospechosa, aunque no existan elementos legales que lo sustenten. Es así como a diario matan a decenas de inocentes, incluidos adolescentes, principalmente de la raza negra.

Para esas conductas violatorias de los derechos humanos más elementales no hay sanciones ni campañas de prensa, mientras llueven las acusaciones contra países que exigen el cumplimiento de sus leyes, como le hacen a Cuba cuando se detiene a provocadores fabricados y financiados por los yanquis.

En su permanente cruzada de noticias falsas contra la Revolución, iniciada desde 1959, la actual administración de Donald Trump, volvió a incluir en días pasados a Cuba en su lista de países “donde más abusos se comenten contra los derechos humanos alrededor del mundo”.

Sus argumentos son repetitivos y roñosos por no haber podido impedir el triunfo de Fidel Castro, a pesar del apoyo militar y financiero que desplegaron para sostener al dictador Fulgencio Batista, a quien jamás lo acusaron de violar los derechos humanos, a pesar de que incumplía a diario la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Batista asumió el poder de Cuba mediante un golpe militar que violó la Constitución de 1940, pero de inmediato fue reconocido por Washington, dándole su apoyo.

Asesinó, torturó, desapareció a centenares de jóvenes que tenían ideas diferentes y con el asesoramiento y apoyo logístico del FBI, fundó el Buró de Represión a las Actividades Comunistas, BRAC. Por esa razón los yanquis nunca lo condenaron ni sancionaron, a pesar de los 20 mil muertos que pesan sobre sus hombros.

Sin embargo, desde que Fidel Castro triunfó los ataques y condenas no cesan.

En junio de 1958 Fidel, después de un bombardeo criminal sobre humildes casas de campesinos inocentes, con armas entregadas por Estados Unidos, le escribió una nota a la guerrillera Celia Sánchez:

“Celia: al ver los cohetes que tiraron en la casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta guerra acabe, empezará para mí una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero”.

Es por eso que los yanquis intentaron asesinarlo cientos de veces, a pesar de ser un delito y una flagrante violación de los derechos humanos.

Nunca le perdonarán a Cuba el desafío de enfrentarlos y vencerlos, además de abrirle los ojos a los desposeídos del mundo, luchar por la eliminación del sistema discriminatorio del Apartheid, al que tanto apoyó Estados Unidos en África del sur, y defender todas las causas justas en favor de los pobres de esta tierra.

Trump, al igual que sus antecesores, podrá mantener la guerra económica y financiera, más sus acciones de guerra biológica, los sabotajes, la subversión política y las cruzadas de noticias falsas, que los cubanos saben quién es el verdadero violador de los derechos humanos, aquel que fabrica listas espurias para coartar la libertad de viajes a sus propios ciudadanos, e incluso prohibirles adquirir un sencillo abanico en una tienda cubana.

Lo que les duele a los yanquis es la resistencia del pueblo de Cuba, que a pesar de las dificultades que conlleva la carga de 60 años de bloqueo económico y comercial, la Revolución continua con un alto poder de convocatoria, mientras la exigua contrarrevolución financiada y entrenada en Estados Unidos, no ha logrado tener una membresía respetable y menos aún de jóvenes.

Por ese motivo inventan torturas que no pueden demostrar, ni otras de sus acusaciones; al contrario, son ellos los que ejecutan esas violaciones en Afganistán, Irak, Guantánamo, Libia y en Siria.

A Trump hay que agradecerle sus torpezas, porque cada nueva sanción contra el pueblo cubano es una cuota adicional de unidad y rechazo popular a los yanquis por mantener un arcaico y gastado discurso sin obtener resultados.

Ante hechos con este José Martí expresó:

Unámonos, cubanos, en esta otra fe: con todos y para todos”.

*Arthur González, cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano.

Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

 

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

16 de Junio // 18:28
tasio-presentara-libro-qcuba-verdades-y-mentirasq-irunea-pamplona-21-de-junio Cubainformación.- El humorista gráfico vasco Javier Etayo "Tasio", dibujante durante años en el diario Gara, junto al miembro de Euskadi-Cuba[...]
16 de Junio // 17:54
fallecio-marta-harnecker-pedagoga-politica-chilena-exilada-en-cuba Cubadebate - Video: entrevista de Vocesenlucha a Marta Harnecker.- Una de las intelectuales más reconocidas de la izquierda latinoamericana[...]
16 de Junio // 17:54
cuba-avances-claros-en-el-camino-de-la-informatizacion Tania Velázquez, vicepresidenta de ETECSA Oscar Figueredo Reinaldo y Luis Eduardo Domínguez - Foto: Roberto Garaicoa - Emisión: 13/06/2019.-[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos