¿Qué tribunal juzgará al Premio Nobel de la Paz Henry Kissinger, que aprobó la política de desapariciones de la dictadura argentina?
Objetivo: Falsimedia
Jueves, 23 de Enero de 2014

Cubainformación TV – Basado en un texto de David Corn - The Mother Jones / Cubadebate.- Lo leerán en los medios digitales alternativos, pero no en la gran prensa. Un nuevo documento demuestra que Henry Kisinger, exSecretario de Estado de EEUU, dio “luz verde”, en 1976, a la dictadura argentina, para la guerra sucia contra militantes de izquierda, que acabó con el asesinato y desaparición de cerca de 30.000 personas.

Ver este mismo video en youtube

JW Player goes here

Texto adaptado

¿Qué tribunal juzgará al Premio Nobel de la Paz Henry Kissinger, que aprobó la política de desapariciones de la dictadura argentina?

Cubainformación TV – Basado en un texto de David Corn - The Mother Jones / Cubadebate.- Lo leerán en los medios digitales alternativos, pero no en la gran prensa. Un nuevo documento demuestra que Henry Kisinger, exSecretario de Estado de EEUU, dio “luz verde”, en 1976, a la dictadura argentina, para la guerra sucia contra militantes de izquierda, que acabó con el asesinato y desaparición de cerca de 30.000 personas.

Se ha publicado una grabación de 1977 con el relato de quien fuera embajador, entonces, de EEUU en Buenos Aires, Robert Hill. Hill narra la reunión entre Henry Kissinger y César Augusto Guzzetti, ministro de Relaciones Exteriores de la Junta Militar argentina. Guzzetti pidió apoyo a Kissinger frente al problema del “terrorismo”. Kissinger le respondió: “Si hay cosas que Vds. tienen que hacer, deben hacerlas rápidamente”, para después volver “a los procedimientos normales.” Kissinger le preguntó a Guzzetti cuánto tiempo les tomaría limpiar “el problema”. Éste le respondió que hasta final de año. Kissinger entonces lo aprobó”.

En otras palabras, Kissinger dio a la dictadura argentina luz verde para la guerra sucia y el asesinato masivo de opositores políticos. Y es que Kissinger tenía prisa. Estaba preocupado porque el Congreso de EEUU pretendía aprobar una ley que condicionaría la ayuda norteamericana al respeto de los derechos humanos. Y tenía la esperanza de que la Junta argentina acabaría con la izquierda para fin de año, antes de que la citada ley entrara en vigor.

Por cierto, este criminal, fundador del Club Bilderberg, autor intelectual del golpe de estado de Augusto Pinochet en Chile y sostén del terrorismo de estado en países como Timor Oriental, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1973. Curioso, ¿verdad?

Texto original

Nuevo documento: Kissinger dio luz verde al asesinato masivo en Argentina

Cubadebate.- El diario estadounidense Mother Jones pone en la mira el rol de EEUU ante la dictadura argentina. “Un embajador de EEUU reveló que su secretario de Estado Henry Kissinger (en la foto) había incitado a un régimen represivo a desatar una matanza”.

David Corn - The Mother Jones.- Hace sólo unos meses, Henry Kissinger estaba bailando un poco raro con Stephen Colbert en el programa Comedy Central de este último. Pero durante años, el ex Secretario de Estado ha eludido el juicio por su complicidad en las horribles violaciones de los derechos humanos en el extranjero, y un nuevo documento proporciona una clara evidencia de que en 1976 Kissinger dio “luz verde” a la junta militar neo-fascista de Argentina para la guerra sucia que estaba llevando a cabo contra civiles y militantes de izquierda, hecho que dio lugar a la desaparición -es decir, la muerte- de unas 30.000 personas.

En abril de 1977, Patricia (Patt) Derian, una activista de los derechos civiles, a quien el presidente Jimmy Carter había nombrado secretaria de Estado adjunto para los derechos humanos, se reunió con el embajador de EE.UU en Buenos Aires, Robert Hill. Un memo con la grabación de esa conversación aparece ahora, desenterrado por el investigador Martin Edwin Andersen, quien en 1987 fue el primero en revelar que Kissinger había apoyado a los generales argentinos para que continuaran con su campaña de terror contra los izquierdistas (a quienes la Junta hace referencia habitualmente como “terroristas”).

El documento revela una reunión que Kissinger sostuvo con el ministro de Relaciones Exteriores argentino César Augusto Guzzetti, en junio del año anterior, y encuentro que fue ratificado por el Embajador Hill a Patt Derian. Lo que Kissinger y Guzzetti discutieron ya había sido revelado en 2004, cuando el Archivo de Seguridad Nacional obtuvo y publicó el memorando secreto de la conversación durante esa tertulia. Guzzetti, según ese documento, dijo a Kissinger: “nuestro principal problema en Argentina es el terrorismo”. Kissinger respondió: “Si hay cosas que tienen que hacer, deben hacerlo rápidamente. Pero usted debe volver rápidamente a los procedimientos normales.” En otras palabras, sega adelante con su cruzada de muerte contra de los izquierdistas .

El nuevo documento muestra que Kissinger fue aún más explícito en el apoyo a la junta militar argentina. La nota que acaba de aparecer describe la conversación Kissinger-Guzzetti de esta manera:

“Los argentinos estaban muy preocupados de que Kissinger diera una conferencia criticándolos en materia de derechos humanos. Guzzetti y Kissinger mantenían un muy largo desayuno, pero al secretario no le plantearon el tema. Finalmente Guzzetti lo hizo. Kissinger le preguntó cuánto tiempo le tomaría (a los argentinos) limpiar el problema. Guzzetti le respondió que se haría a finales de año. Kissinger aprobó”.

En otras palabras, el Embajador Hill dijo que Kissinger dio a los argentinos la luz verde.

Esa es una afirmación irrefutable: Un embajador de EEUU reveló que un secretario de Estado había incitado a un régimen represivo a desatar una matanza.

En agosto de 1976, de acuerdo con la nueva nota, Hill discutió  el asunto personalmente con Kissinger, en el camino de regreso a Washington después de una reunión en el Bohemian Grove de San Francisco. “Kissinger, dijo Hill a Derian, confirmó la conversación con Guzzetti e informó a Hill que quería que Argentina “terminara su problema con los terroristas antes de fin de año”. Kissinger estaba preocupado por las nuevas leyes de derechos humanos aprobadas por el Congreso que exigen a la Casa Blanca certificar que un gobierno no estaba violando los derechos humanos antes de proporcionar ayuda de los EE.UU. Tenía la esperanza de que los generales argentinos pudieron concluir su erradicación asesina de la izquierda antes de que la ley entrara en vigor .

Hill indicó a Derian, de acuerdo con la nueva nota, que él creía que el mensaje de Kissinger a Guzzetti había llevado a la junta argentina a intensificar su guerra sucia. Cuando el embajador Hill regresó a Buenos Aires se dio cuenta de que los asesinatos habían ascendido tremendamente y le dijo a Patt Derian que “si lo citaba el Congreso (de EEUU) él iba a contar todo si se le pusiera bajo juramento”. “Yo no voy a mentir”, declaró el embajador.

Hill, quien murió en 1978, nunca pudo testificar que Kissinger había instado a los generales argentinos, y el gobierno de Carter revirtió la política e hizo de los derechos humanos una prioridad en sus relaciones con Argentina y otras naciones. En cuanto a Kissinger, se zafó, y él ha estado zafándose desde entonces, esquivando la responsabilidad por los actos sucios en Chile, Bangladesh, Timor Oriental, Camboya, y en otros lugares. Los expertos en estos temas han sabido por años que Kissinger, al menos implícitamente (aunque en privado) hace suya la guerra sucia argentina, pero esta nueva nota deja claro que él era un facilitador del esfuerzo que supuso la tortura, la desaparición y el asesinato de decenas de miles de personas. La próxima vez que usted lo vea bailando en la televisión, no se ría.

(Traducido por Cubadebate)

César Guzzetti y Henry Kissinger. Guzzetti fue un marino que, con el rango de vicealmirante, asumió el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto durante la dictadura encabezada por Jorge Rafael Videla. Sufrió un atentado en 1977. Quedó en estado de coma y, tras ser operado en EEUU, quedó mudo y cuadripléjico. Murió poco tiempo después.

El diario Mother Jones trae una grabación de las conversaciones entre Robert Hill, embajador estadounidense en Buenos Aires con el ex canciller César Augusto Guzzetti. Hill informó sobre lo dicho por Kissinger al funcionario argentino en un encuentro con Patricia Derian, activista por los derechos civiles y a quien el presidente Jummy Carter encomendó la secretaría de estado de Derechos Humanos y, como tal, visitó Argentina en 1977.

Ver la nota completa en Scribd.com: Patricia “Patt” Derian, Robert C. Hill, et. al., and the Argentine dirty ‘war’: Draft MemCon by Martin Edwin Andersen

Comentarios (2)

...
Muy buena información. Gracias. La divulgo
Gonzalo Sabina , jueves, 23 de enero de 2014
...
Otro Gran Criminal internacional. Henry Kissinger. Mientras que los criminales pequenos son ajusticiados por tribunales internacionales, los criminales de los poderosos son protegidos por sus gobiernos. Kissinger pasara de este mundo con millones de crimenes en su conciencia, si es que la tiene. Otro terrorista mas que EEUU proteje. Hasta cuando?
Armando Rivera Carretero , jueves, 23 de enero de 2014

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

15 de Noviembre // 21:25
convocada-brigada-europea-de-trabajo-voluntario-en-cuba ICAP – Cubainformación.- Como cada año el ICAP acoge con satisfacción a los amigos  del continente europeo, que nos acompañan en la Brigada[...]
15 de Noviembre // 14:47
barcelona-17-de-noviembre-sabado-concentracion-contra-el-bloqueo-frente-al-consulado-de-cuba Defensem Cuba - Cubainfomación.- El próximo 17 de noviembre sábado , como todos los 17 de cada mes, organizamos acción[...]
15 de Noviembre // 10:45
tengo-algo-que-contarte-29-correspondencia-entre-dos-mujeres La Guerrilla Comunicacional.- La Habana, 15 de noviembre del 2018 "El bloqueo es dolor" Vicentita, amiga mía: Me atrevo a modificar[...]
Banner

La columna

SOS: La quinta columna [Asignatura pendiente o el gran reto] de la izquierda mundial

News image

Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- Son muchas las revoluciones  y partidos: Socialdemócratas, socialistas marxistas, comunistas y sindicatos de clase, que a lo largo de la historia han sido penetrados muy sutilmente por corruptos, demagogos, oportunistas o peor aun por cínicos sin escrúpulos [quinta columnistas] agentes de la extrema derecha los cuales, hasta conseguir el control de los mismos, desde el poder “sin prisa pero sin pausa” con la ayuda-alianza  muy sutil e imprescindible de los grandes medios de difusión, sin la cual seria imposible llevar a termino con éxito tan ambiciosa e inmoral misión, [enseñando su verdadero rostro]  ir desmantelándolos hasta convertirlos, en partidos, sindicatos  o “revoluciones” corruptas desarmadas ideológicamente, antagónicas con los principios por los cuales en su día fueron creados. Convertirlos en sumisos gestores del gran especulativo y corrupto poder financiero.

Bartolomé Sancho Morey | Jueves, 15 Noviembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos