Ignacio Ramonet, como Willie Toledo: eliminado por los medios que enseñan libertad... a Cuba (+Euskaraz)
Objetivo: Falsimedia
Viernes, 16 de Diciembre de 2016

Ignacio Ramonet, recipe Willie Toledo bezala: Kubari askatasunari buruzko irakaspenak ematen dizkioten hedabideek baztertuta

Cubainformación TV – Basado en un texto de Ignacio Ramonet – La pupila insomne.- Un sistema que amordaza la libertad de expresión, viagra reprime las voces diferentes, establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión es una ‘tiranía’ o una ‘dictadura’, nos dicen. Edición: Javier Matabuena.

JW Player goes here

Ver este mismo vídeo en Youtube

Bideo honen euskarazko bertsioa

Texto adaptado

Ignacio Ramonet, como Willie Toledo: eliminado por los medios que enseñan libertad... a Cuba

Cubainformación TV – Basado en un texto de Ignacio Ramonet – La pupila insomne.- Un sistema que amordaza la libertad de expresión, reprime las voces diferentes, establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión es una ‘tiranía’ o una ‘dictadura’, nos dicen.

Es lo que sufre el escritor Ignacio Ramonet desde 2006, año en que publicó el libro de conversaciones con Fidel Castro “Cien horas con Fidel” o “Biografía a dos voces”.

Pero Ramonet no ha sido censurado en Cuba, no, sino en los “democráticos” estados de España y Francia.

El diario madrileño “El País”, en el que escribía regularmente, lo sancionó y dejó de publicarle. No ha vuelto a reseñar un libro suyo, ni ha hecho mención, desde entonces, a sus conferencias o actividades.

Exactamente lo mismo hizo el periódico “La Voz de Galicia”. Retiró la columna semanal de Ignacio Ramonet titulada “Res Publica”. Y también dejó de informar de sus actividades.

Censurado, apestado, desaparecido. Muerto intelectualmente.

En Francia pasó lo mismo. Los principales medios de comunicación iniciaron una campaña de ataques a Ignacio Ramonet, con resultados efectivos.

En la radio pública “France Culture”, donde Ramonet hacía un programa semanal, la directora se lo comunicó de forma directa: “es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas”.

En la Universidad Paris-VII, donde llevaba 35 años dando clases, empezaron a circular octavillas reclamando su expulsión. Y lo consiguieron: su contrato no fue renovado.

Pero el caso de Ignacio Ramonet no es único. Son muchos intelectuales, escritores, periodistas, condenados al silencio, a la ‘invisibilidad’ y a la marginalidad por rechazar el ‘dogmatismo anticastrista obligatorio’. El caso del actor Willie Toledo es bien conocido.

Así funcionan los medios de comunicación de un sistema que se dice democrático y que a diario nos bombardea con sus lecciones de libertad de expresión... para Cuba.

¡Qué cínicos son! Pero sobre todo... ¡qué miserables!

 

Ignacio Ramonet, Willie Toledo bezala: Kubari askatasunari buruzko irakaspenak ematen dizkioten hedabideek baztertuta

Cubainformación TV – Ignacio Ramoneten testu batean oinarrituta – La pupila insomne - Ahotsa: Eneko Calle.- Adierazpen-askatasuna galarazi, ahots desberdinak isilarazi, ‘egia ofiziala’ ezarri eta urraketa zigortzen duen sistema bat ‘tirania’ edo ‘diktadura’ bat omen da.

Horixe jasaten ari da Ignacio Ramonet idazlea 2006tik, Fidel Castrorekin izandako elkarrizketak biltzen dituen “Cien horas con Fidel” edo “Biografía a dos voces” liburua idatzi zuenetik, hain zuzen.

Ramonet ez dute zentsuratu Kuban, ez, Espainia eta Frantziako estatu “demokratikoetan” baizik.

“El País” kazeta madrildarrak, non aldian-aldian idazten zuen, idazlea zigortu eta haren idatziak argitaratzeari utzi zion. Egunkarian, ez da berriz agertu idazlearen liburu bati buruzko aipamenik, eta ez da gehiago eman haren hitzaldi edo jardueren berri.

Gauza bera egin zuen “La Voz de Galicia” egunkariak. Ignacio Ramoneten asteroko zutabea, “Res Publica”, kendu egin zuen. Era berean, haren jarduerei buruzko informazioa emateari utzi zion.

Zentsuratua, baztertua, desagertua. Intelektualki hilda.

Frantzian, gauza bera gertatu zen. Hedabide nagusiek eraso-kanpaina bat abiatu zuten idazlearen kontra, eta emaitza eraginkorrak lortu zituzten.

“France Culture” irrati publikoan, zeinetan Ramonetek astero saio bat egiten zuen, zuzendariak zuzenean esan zion: “Ezinezkoa da zuk, tirano baten adiskide horrek, zure iritzia ematen jarraitzea gure uhinetan”.

Paris-VII Unibertsitatean, non Ramonetek 35 urte daramatzan eskolak ematen, kanpora zezaten eskatzeko esku-paperak banatu zituzten. Lortu zuten: ez zioten berritu kontratua.

Baina Igancio Ramonet ez da bakarra. Intelektual, idazle edota kazetari asko daude isiltasunera kondenatuta, ‘ikusezintasunera’ eta bazterkeriara, ‘Castroren kontrako nahitaezko dogmatismoari’ uko egiteagatik. Willie Toldeoren kasua ondo ezaguna da.

Halaxe funtzionatzen dute bere burua demokratikotzat duen sistemako hedabideek, egunero adierazpen-askatasunari buruzko irakaspenekin (Kubarentzat!) bonbardatzen gaituen sistema horretakoek.

Zein zinikoak diren! Baina batik bat... zein miserableak!

 

Texto original

Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

Ignacio Ramonet – La pupila insomne.- La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios occidentales-  a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes ? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama : ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión.

Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema… en España y en Francia. Es lo que quiero contar.

La represión contra mi persona empezó en 2006, cuando publiqué en España mi libro « Fidel Castro. Biografía a dos voces » -o « Cien horas con Fidel »- (Edit. Debate, Barcelona), fruto de cinco años de documentación y de trabajo, y de centenares de horas de conversaciones con el líder de la revolución cubana. Inmediatamente fui atacado. Y comenzó la represión. Por ejemplo, el diario « El País » (Madrid), en el que hasta entonces yo escribía regularmente en sus páginas de opinión, me sancionó. Cesó de publicarme. Sin ofrecerme explicación alguna. Y no sólo eso, sino que –en la mejor tradición estalinista- mi nombre desapareció de sus páginas. Borrado. No se volvió a reseñar un libro mío, ni se hizo nunca más mención alguna de actividad intelectual mía. Nada. Suprimido. Censurado. Un historiador del futuro que buscase mi nombre en las columnas del diario « El País » deduciría que fallecí hace una década…

Lo mismo en « La Voz de Galicia », diario en el que yo escribía también, desde hacía años, una columna semanal titulada « Res Publica ». A raiz de la edición de mi libro sobre Fidel Castro, y sin tampoco la mínima excusa, me reprimieron. Dejaron de publicar mis crónicas. De la noche a la mañana : censura total. Al igual que en « El País », ninguneo absoluto. Tratamiento de apestado. Jamás, a partir de entonces, la minima alusión a cualquier actividad mía.

Como en toda dictadura ideológica, la mejor manera de ejecutar a un intelectual consiste en hacerle ‘desaparecer’ del espacio mediático para ‘matarlo’ simbólicamente. Hitler lo hizo. Stalin lo hizo. Franco lo hizo. Los diarios « El País » y « La Voz de Galicia » lo hicieron conmigo.

En Francia me ocurrió otro tanto. En cuanto las editoriales Fayard y Galilée editaron mi libro « Fidel Castro. Biographie à deux voix » en 2007, la represión se abatió de inmediato contra mí.

En la radio pública « France Culture », yo animaba un programa semanal, los sábados por la mañana, consagrado a la política internacional. Al publicarse mi libro sobre Fidel Castro y al comenzar los medios dominantes a atacarme violentamente, la directora de la emisora me convocó en su despacho y, sin demasiados rodeos, me dijo : « Es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas. » Traté de argumentar. No hubo manera. Las puertas de los estudios se cerraron por siempre para mí. Ahí también se me amordazó. Se silenció una voz que desentonaba en el coro del unanimismo anticubano.

En la Universidad Paris-VII, yo llevaba 35 años enseñando la teoría de la comunicación audiovisual. Cuando empezó a difundirse mi libro y la campaña mediática contra mí, un colega me advirtió : « ¡Ojo ! Algunos responsables andan diciendo que no se puede tolerar que ‘el amigo de un dictador’ dé clases en nuestra facultad… » Pronto empezaron a circular por los pasillos octavillas anónimas contra Fidel Castro y reclamando mi expulsión de la universidad. Al poco tiempo, se me informó oficialmente que mi contrato no sería renovado… En nombre de la libertad de expresión se me negó el derecho de expresión.

Yo dirigía en aquel momento, en París, el mensual « Le Monde diplomatique », perteneciente al mismo grupo editorial del conocido diario « Le Monde ». Y, por razones históricas, yo pertenecía a la ‘Sociedad de Redactores’ de ese diario aunque ya no escribía en sus columnas. Esta Sociedad era entonces muy importante en el organigrama de la empresa por su condición de accionista principal, porque en su seno se elegía al director del diario y porque velaba por el respeto de la deontología profesional.

En virtud de esta responsibilidad precisamente, unos días después de la difusión de mi biografía de Fidel Castro en librerías, y después de que varios medios importantes (entre ellos el diario « Libération ») empezaran a atacarme, el presidente de la Sociedad de Redactores me llamó para transmitirme la « extrema emoción » que, según él, reinaba en el seno de la Sociedad de Redactores por la publicación del libro. « ¿Lo has leído ? », le pregunté. « No, pero no importa  –me contestó- es una cuestión de ética, de deontología. Un periodista del grupo ‘Le Monde’ no puede entrevistar a un dictador. » Le cité de memoria una lista de una docena de auténticos autócratas de Africa y de otros continentes a los que el diario había concedido complacientemente la palabra durante décadas. « No es lo mismo -me dijo- Precisamente te llamo por eso : los miembros de la Sociedad de Redactores quieren que vengas y nos des una explicación. » « ¿Me queréis hacer un juicio ? Un ‘proceso de Moscú’ ? Una « purga » por desviacionismo ideológico ? Pues vais a tener que asumir vuestra función de inquisidores y de policías políticos, y llevarme a la fuerza ante vuestro tribunal. » No se atrevieron.

No me puedo quejar ; no fui encarcelado, ni torturado, ni fusilado como le ocurrió a tantos periodistas e intelectuales bajo el nazismo, el estalinismo o el franquismo. Pero fuí represaliado simbólicamente. Igual que en « El País » o en « La Voz », me « desaparecieron » de las columnas del diario « Le Monde ». O sólo me citaban para lincharme.

Mi caso no es único. Conozco -en Francia, en España, en otros países europeos-, a muchos intelectuales y periodistas condenados al silencio, a la ‘invisibilidad’ y a la marginalidad por no pensar como el coro feroz de los medios dominantes, por rechazar el ‘dogmatismo anticastrista obligatorio’. Durante decenios, el propio Noam Chomsky, en Estados Unidos,  país de la « caza de brujas », fue condenado al ostracismo por los grandes medios que le prohibieron el acceso a las columnas de los diarios más influyentes y a las antenas de las principales emisoras de radio y televisión.

Esto no ocurrió hace cincuenta años en una lejana dictadura polvorienta. Está pasando ahora, en nuestras ‘democracias mediáticas’. Yo lo sigo padeciendo en este momento. Por haber hecho simplemente mi trabajo de periodista, y haberle dado la palabra a Fidel Castro. ¿ No se le da acaso, en un juicio, la palabra al acusado ? ¿Por qué no se acepta la versión del dirigente cubano a quien los grandes medios dominantes juzgan y acusan en permanencia?

¿ Acaso la tolerancia no es la base misma de la democracia ? Voltaire definía la tolerancia de la manera siguiente : « No estoy en absoluto de acuerdo con lo que usted afirma, pero lucharía hasta la muerte para que tenga usted el derecho de expresarse. » La dictadura mediática, en la era de la post-verdad, ignora este elemental principio.

Comentarios (6)

...
Estimado Ignacio
No nos conocemos personalmente...pero yo he leido una parte, al menos de tus escritos. Conozco la seriedad de tu trabajo, el profesionalismo con que has enfrentado siempre tus responsabilidades laborales...y por supuesto comparto tus opiniones. Algunos mas modestos también hemos sufrido en carne propia el odio de aqullos que no comparten estas opiniones. Yo pagué con la prisiôn (campos de concentraciôn) mas el exilio y mas la imposibilidad de VOLVER A MI PAIS durante 7 años !!! Esa es la democracia de la que hablan y se llenan la boca muchos de este mundo. Es y serà asî mientras los pobres del mundo no tengan, REALMENTE, derecho a expresarse !!! Un abrazo fraterno.
Pedro Tapia , sábado, 17 de diciembre de 2016
...
Viva Fidel, viva Chávez y viva el socialismo
Leandro , viernes, 16 de diciembre de 2016
...
Quien no permite que te expreses no merecen el placer de que lo hagas. Somos muchos los que te seguimos y admiramos.
Sigue así, ánimos desde Tui.
Leandro , viernes, 16 de diciembre de 2016
...
No es solamente ataque mediático sino también político contra Ignacio Ramonet y otros como él que tienen la valentía de trabajar su profesión periodística en el mundo, como verdadera libertad de expresión
Lorenzo , viernes, 16 de diciembre de 2016
...
Miserables, esa es la Verdad. La democracia en España y Francia es franco fascista.
Ramonet y Willie, ¡extraordinarios¡
Daniel , viernes, 16 de diciembre de 2016
...
Estoy a favor de Ignacio Ramonet y Willie Toledo, dos magníficos profesionales. En España por desgracia continua el franquismo vivo.
Que continue la revolución cubana.
Saludos a Cuba comunista.
Berta
Berta Donat Luis , viernes, 16 de diciembre de 2016

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

27 de Junio // 07:40
tengo-algo-que-contarte-18-el-balcon-de-las-indecencias Correspondencia entre dos mujeres Guerrilla Comunicacional.- Salt, Jueves 21 de junio de 2017 Amiga mía, su carta me trasladó en un momento[...]
27 de Junio // 06:36
presidente-maduro-la-constituyente-es-la-opcion-para-la-union-y-la-paz AVN.- La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), cuyos miembros se elegirán el próximo 30 de julio, es la oportunidad para la unión y la paz[...]
27 de Junio // 06:27
canciller-boliviano-ratifica-interes-por-fortalecer-los-vinculos-economicos-con-cuba Cubadebate - Video: Noticiero TV Cubana.- El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni Mamani, quien realiza una visita oficial a Cuba,[...]

Banner

La columna

Estados Unidos-Cuba: regreso a la política de confrontación

News image

Por Salim Lamrani / Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación / Université de La Réunion.- La Casa Blanca anunció el regreso a una política hostil respecto a Cuba, suscitando la incomprensión de la opinión pública estadounidense.

Salim Lamrani | Martes, 27 Junio 2017

Revista
Lo + leido
Recomendamos