Corresponsales en La Habana: la Historia los... absorberá
Objetivo: Falsimedia
Sábado, 17 de Diciembre de 2016

Cubainformación TV – Basado en un texto de Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Tras la muerte de Fidel, la prensa internacional dibuja a Cuba como un país con “sentimiento de orfandad, que no sabe hacia dónde caminar”. El diario español “El Mundo” llegaba a hablar de un “síndrome de Estocolmo” para explicar la mezcla de dolor y afecto inmenso del pueblo cubano hacia el líder fallecido. Edición: Javier Matabuena.

 

 

JW Player goes here

Ver este mismo vídeo en Youtube

Texto adaptado

Corresponsales en La Habana: la Historia los... absorberá

Cubainformación TV – Basado en un texto de Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Tras la muerte de Fidel, la prensa internacional dibuja a Cuba como un país con “sentimiento de orfandad, que no sabe hacia dónde caminar”. El diario español “El Mundo” llegaba a hablar de un “síndrome de Estocolmo” para explicar la mezcla de dolor y afecto inmenso del pueblo cubano hacia el líder fallecido.

Grandes canales de televisión entrevistaban solo a personas ancianas, eliminando de las video-noticias a los miles de jóvenes que han participado en los actos de homenaje. El mito de una revolución “solo sostenida por personas mayores”, tan cuidadosamente trabajado durante años, no puede ser destruido de repente.

En no pocos medios se insinuaba la posibilidad de revueltas a punto de estallar. Y hoy nos siguen machacando con un mensaje obsesivo: el de una obligada “transición” en la Isla que el fallecimiento del Comandante debe facilitar.

No es la primera vez. Ocurrió cuando cayó la URSS y Cuba -supuesto “satélite”- iba a caer de inmediato también. El libro made in Miami “La hora final de Fidel Castro” fue best seller. Y volvió a reeditarse tras la enfermedad de Fidel en 2006.

Paradójicamente, la prensa que exige pluralismo a Cuba es unánime al señalarle un único camino: capitalismo y democracia burguesa. El qué no admite discusión, solo se puede debatir el cómo: o mediante el bloqueo y la presión, o mediante la seducción y el comercio.

Para los medios, el socialismo no es una posibilidad. Aunque sea la voluntad de millones de cubanas y cubanos, refrendada en miles de debates y asambleas abiertas. Asambleas, por cierto, jamás vistas en los países “democráticos” que dan lecciones a la Isla.

Pero los días pasan. Y la Revolución continúa, con sus dilemas, cambios y debates. Y nada de lo que predijo el libro “La hora final de Fidel Castro” se ha cumplido. Un enorme fiasco, sin duda. El mismo fiasco que el de las crónicas, tan superficiales como embusteras, de tantos corresponsales acreditados en La Habana. A quienes la Historia, no cabe duda,... los absorberá.

Texto original

¿Dónde están huérfanos de Fidel?

Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Una joven periodista me escribe diciendo que con la muerte del Comandante se ha generado una matriz de opinión en grandes medios de prensa occidentales de que entre los cubanos “existe un sentimiento de orfandad, que no sabemos hacia dónde caminar”.

Una amiga italiana recién llegada a Cuba me cuenta la llama su madre muy preocupada por las insurrecciones que, según anuncian allí los periódicos y la televisión, estarían a punto de estallar en La Habana. Un escritor cubano residente en España protesta  indignado porque “se miente impunemente” en un panel televisivo diciendo en Cuba se necesita visado para ir de una provincia a otra y desde emisoras argentinas y mexicanas me preguntan cuándo comienza la “transición” que el fallecimiento de Fidel habría, “al fin”, facilitado.  Las cámaras de grandes las empresas de televisión internacional llegadas a  la Plaza de la Revolución, a pesar de ser visibles tantos jóvenes en el homenaje, sólo entrevistan personas ancianas.

Pareciera que de tanto inventarse una Cuba que no existe, la gran prensa capitalista está acabando por creérsela, y como el Señor Donald Trump, hace caso a lo que le cuenta aquella minoría que, desplazada del poder en 1959, sigue añorando  desde el Sur de la Florida que Washington le devuelva su trono sobre la montaña de miseria en que vivía el pueblo cubano hasta que llegó el Comandante y mandó a parar.

No es la primera vez. Ocurrió cuando cayó la URSS y el “satélite” que -según esa prensa- era Cuba debía caer con ella, en lo que un libro muy de moda por entonces llamó La hora final de Fidel Castro, y también tras conocerse la enfermedad que obligó al Comandante a abandonar sus responsabilidades en el gobierno cubano, hace diez años.

Paradójicamente, la prensa que exige pluralismo a Cuba es unánime al señalarle solo un camino: capitalismo y democracia burguesa. No es posible debatir el qué sino el cómo: si bajo la presión del bloqueo o la seducción del consumismo a la que Obama ha apostado sin eliminar lo primero. El socialismo debe desaparecer del horizonte, aunque sea lo que millones de cubanos han aprobado en sucesivos debates abiertos, imposibles allí donde dan consejos a la Isla y hay tantos huérfanos de escuela, vacunas, narcotráfico, pandillas y hasta de huracanes como el que acaba de pasar por el Caribe, dejando muertos en todas partes -incluyendo Estados Unidos- menos en Cuba.

Los medios de comunicación cubanos han dado voz en estos días a miles y miles de personas, unas entrevistadas, otras en mensajes de correo electrónico o con comentarios en espacios digitales: de una forma u otra la gran mayoría coincide en continuar y perfeccionar el camino emprendido por Fidel. No niego la existencia de algunos pocos que se hayan alegrado con la muerte de Fidel y añoren, como en Miami, un festejo que retrata la estatura moral de los enemigos del Comandante.

Pero si en la prensa que nos supone desencaminados dejaran hablar a alguien más que contratistas y anunciantes, o a los empleados de estos, tal vez encontrarían a los verdaderos huérfanos que añoran un Fidel que les cambie su realidad de exclusiones y engaños. Se enterarían de hacia dónde quieren caminar las mayorías que al Este, Oeste, Norte y Sur de esta Isla son huérfanas de la justicia y dignidad que el Comandante conquistó para los cubanos, a pesar de que allí tienen el capitalismo y la democracia burguesa que el Sr Trump y  quienes lo critican -pero comparten sus aspiraciones sobre Cuba- nos exigen.

(CubAhora)

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

13 de Diciembre // 07:40
activistas-comparten-experiencias-de-la-lucha-y-vida-trans Lirians Gordillo Piña - Red Semlac.- Durante el encuentro de activistas, Carla Antonelli recomendó tener siempre memoria histórica y dedicó[...]
13 de Diciembre // 07:40
tengo-algo-que-contarte-30-correspondencia-entre-dos-mujeres La Guerrilla Comunicacional.- Salt, 12 de diciembre del 2018 "La balanza con un solo platillo" Amiga Habanera, Interesantísimo el episodio[...]
13 de Diciembre // 07:25
maduro-denuncia-plan-paramilitar-contra-venezuela-desde-colombia AVN - Video: teleSUR.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, denunció este miércoles que existe un plan paramilitar contra Venezuela[...]
Banner

La columna

El fascismo global y el fin del capitalismo

News image

Por Manuel E. Yepe*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En pocos años, ha hecho metástasis en todos los continentes. Sus fervientes defensores y partidarios mal informados lo llaman populismo o nacionalismo. Italia, Alemania o España de los años 30, lo llamaron por su propio nombre: fascismo. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania y Franco en España fueron tenores sanguinarios de la orquesta sinfónica del capitalismo. Cuando Rusia y los aliados occidentales pusieron fin a la psicosis colectiva inducida por el fascismo en 1945, entre 68 y 80 millones de personas habían sido asesinadas en todo el mundo.

Manuel E. Yepe | Jueves, 13 Diciembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos