Vietnam ayer, inmigrantes hoy: menores, imagen y cálculo político de la Casa Blanca
Objetivo: Falsimedia
Viernes, 06 de Julio de 2018

Cubainformación TV – Basado en un texto de Amy Goodman y Denis Moynihan.- “¿También bebés?”, preguntó el periodista de CBS Mike Wallace a Paul Meadlo, joven veterano de la guerra de Vietnam. “Sí, también bebés”, respondió este.

JW Player goes here

Ver este mismo vídeo en Youtube

Edición: Ana Gil.

Cubainformación TV – Basado en un texto de Amy Goodman y Denis Moynihan.- “¿También bebés?”, preguntó el periodista de CBS Mike Wallace a Paul Meadlo, joven veterano de la guerra de Vietnam. “Sí, también bebés”, respondió este.

Era 1969, y había pasado un año desde la masacre de My Lai, en la que un grupo de marines asesinó a 504 civiles vietnamitas indefensos. 173 eran menores, 56 bebés. Los soldados estadounidenses tenían la consigna de “quemar todo, matar todo”.

Las palabras en televisión de aquel veterano tuvieron un profundo impacto en la opinión pública estadounidense y en el curso de la Guerra de Vietnam. El testimonio llegaba con un año de retraso. Y fue obtenido gracias a la perseverancia del periodista Seymour Hersh, de la agencia pacifista independiente Dispatch News Service, a quien grandes medios estadounidenses habían rechazado sus notas sobre la masacre.

Hace unos días, la pregunta sobre los bebés volvió a escucharse en la Casa Blanca. Esta vez en torno a miles de menores inmigrantes, algunos bebés, arrancados de los brazos de sus madres y padres y encarcelados en jaulas en EEUU. Por orden del presidente Donald Trump y su política de “tolerancia cero”.

Una grabación publicada por el medio ProPublica, donde se escuchaba a menores gritar “¡Mamá! ¡Papi!”, entre burlas de los guardias, provocaba una tormenta política.

El Servicio de Inmigración había recibido semanas antes la orden de arrestar a personas sospechosas de cruzar la frontera sin documentación, y de separarlas de sus hijos e hijas. Varios miles de menores fueron arrancados de sus familias.

El citado audio, difundido por televisiones y radios, consiguió un efecto similar a las declaraciones del veterano sobre los bebés vietnamitas asesinados: llegó al corazón de millones de personas y dañó la imagen del presidente. La administración Trump realizó su cálculo político y dio marcha atrás a la orden de separación de familias.

Por supuesto, la política racista y xenófoba de la casa Blanca sigue por otras vías. Pero cuando en los grandes diarios leemos expresiones como “violación de derechos humanos”, “represión” o “régimen” es, curiosamente, en referencia a los gobiernos que plantan cara a las barbaridades del régimen de la Casa Blanca. Como Venezuela y Cuba.

Texto original

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

Amy Goodman y Denis Moynihan – Democracy Now

-¿También bebés?

-También bebés.

Estas cuatro palabras, emitidas por la cadena de noticias CBS en 1969, tuvo un profundo impacto en la opinión pública estadounidense, en la presidencia de Nixon y en el curso de la Guerra de Vietnam. Esta semana, la pregunta sobre los bebés volvió a escucharse en la Casa Blanca, esta vez en torno a los miles de niños inmigrantes, algunos de apenas unos meses, arrancados de los brazos de sus madres y padres y encarcelados en jaulas por orden del presidente Donald Trump.

La pregunta “¿También bebés?” fue planteada hace medio siglo por el experimentado periodista de investigación Mike Wallace a un joven veterano de guerra de Vietnam llamado Paul Meadlo. “También bebés”, respondió Meadlo, un soldado raso del ejército que, junto con muchos otros soldados estadounidenses, había llevado a cabo una incursión contra un poblado vietnamita llamado My Lai el 16 de marzo de 1968.

Lo que siguió llegó a conocerse como la Masacre de My Lai. Los soldados estadounidenses masacraron a más de 500 civiles en el transcurso del día. “Suplicaban y decían: ‘No, no’. Y las madres abrazaban a sus hijos y… bueno, seguimos disparando. Ellos agitaban los brazos y suplicaban”, le declaró Meadlo a Wallace.

Meadlo llegó a la entrevista con CBS gracias a un joven periodista independiente llamado Seymour Hersh, que estaba investigando la masacre. Hersh localizó a Meadlo, obtuvo su testimonio y lo convenció de hacer la entrevista para CBS. Lo que el periodista descubrió sobre la masacre de My Lai lo atormenta hasta el día de hoy. En una entrevista para Democracy Now! sobre su nuevo libro, “Reporter: A Memoir” (“Periodista: una autobiografía”, en español), Hersh expresó: “En lugar de encontrarse con el enemigo, en el poblado solo había familias, mujeres, niños y ancianos. Y entonces comenzaron a asesinarlos. Los arrojaron a una zanja, violaron a las mujeres, los mataron. Arrojaban a los bebés y les disparaban con bayonetas. Esto fue difícil de procesar para mí, fue muy difícil en el primer año. Algunas de las cosas que mantuve fuera del artículo inicial eran simplemente horrendas”.

En cuanto a la aparición de Meadlo en CBS, Hersh recordó: “Mike Wallace, que era fuerte como un toro, le preguntó cinco veces en esa entrevista, ‘¿También bebés?’ y siguió repitiendo ‘¿También bebés?’”.

Más adelante, Hersh publicó el informe sobre la masacre en la pequeña agencia de noticias antibélicas Dispatch News Service, después de que varios de los principales medios estadounidenses la rechazaran. En 1970 recibió el Premio Pulitzer por esta investigación. Hersh considera que existen paralelismos entre aquella situación y la cobertura que finalmente está haciendo la prensa sobre la actual crisis de separación de familias inmigrantes. “Esto podría ser un punto de inflexión”, opinó Hersh.

Hoy vemos fotos de niños y niñas llorando junto a sus padres y madres esposados, y hemos podido escuchar una grabación publicada por el medio ProPublica donde se escucha a los niños gritar “¡Mamá! ¡Papi!” mientras un guardia se burla de ellos, diciéndoles “Bueno, aquí tenemos una orquesta. Solo falta el director”. Autoridades electas y medios de comunicación se han congregado en la región fronteriza de Estados Unidos y México para exigir el acceso a los centros de detención. La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, fue interrogada en una conferencia de prensa en la Casa Blanca acerca de por qué su departamento solo había publicado fotos de niños de más de 10 años de edad encarcelados en jaulas y ninguna foto de niñas o niños pequeños. “¿Dónde están las niñas? ¿Dónde están los bebés?”, le preguntaron varias veces. La confusión de la secretaria Nielsen sobre el paradero de bebés y niñas desató reacciones aún más fuertes.

La política de Trump de “tolerancia cero” hacia inmigrantes indocumentados y solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, anunciada por el fiscal general Jeff Sessions el pasado 6 de abril, permitió que el Departamento de Seguridad Nacional, con su Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y su Patrulla Fronteriza, arrestara a los adultos sospechosos de cruzar la frontera sin la documentación adecuada, y los separara de sus hijos. La cantidad de niños y niñas secuestrados por estos organismos es mayor a 2.300. La revista electrónica The Intercept estima que han sido más de 3.700 desde octubre.

Decenas de activistas defensores de los derechos de los inmigrantes han organizado protestas en todo el país contra la orden de Trump desde el mismo día de su emisión. El movimiento se fue multiplicando. Muchos congresistas exigieron ver a los niños encarcelados. Gobernadores demócratas y republicanos comenzaron a emitir órdenes ejecutivas para retirar o impedir que las tropas de la Guardia Nacional dependientes de sus estados acudan a la frontera para ayudar al Departamento de Seguridad Nacional. Varias aerolíneas se unieron en su rechazo de transportar a los niños separados de sus padres. El miércoles, finalmente, Trump emitió una orden ejecutiva que revierte su propia decisión. Desde ahora, las familias ya no serán separadas al atravesar la frontera.

Sin embargo, eso no soluciona la crisis de los miles de niños y niñas que ya han sido arrancados de los brazos de sus padres. No se generó un mecanismo para reunir a los padres, de los cuales algunos ya han sido deportados, con sus hijos, que todavía están en jaulas, cárceles y campamentos de emergencia establecidos a lo largo de todo el país en 17 estados.

Hace cincuenta años, cuatro palabras escuchadas en todo el país cambiaron el curso de la Guerra de Vietnam: la pregunta “¿También bebés?” y la respuesta “También bebés”. Cuatro palabras que se escucharon esta semana, “Mamá, mamá. Papi, papi”, expusieron la crueldad del gobierno de Trump y cambiaron poderosamente el curso del debate sobre la inmigración.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

19 de Septiembre // 08:40
se-acerca-la-jornada-contra-el-bloqueo-en-washington-dc-del-24-al-28-de-septiembre Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Cubainformación.- Dos documentales importantes, uno que muestra el énfasis que[...]
19 de Septiembre // 07:22
viviendo-por-arriba-de-las-posibilidades--macri-el-fmi-y-otras-victimas-de-la-austeridad Ricardo Vaz - Investig'action.- Tras un fin de semana agitado y de mucha especulación, Argentina amaneció el 3 de septiembre esperando los[...]
19 de Septiembre // 06:43
toluca-mexico-22-23-de-septiembre-xxiii-encuentro-nacional-de-solidaridad-con-cuba Cubainformación.- Los próximos 22 y 23 de septiembre en Toluca (Auditorio Ignacio Manuel Altamirano del SNTE Jose Vicente Villada # 109, entre[...]
Banner

La columna

El arma más buscada por EE.UU. en Cuba está en Washington DC

News image

Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Nueve científicos cubanos, miembros de un panel de la Academia de Ciencias de Cuba, sostuvieron la pasada semana un intercambio en Washington con médicos del Departamento de Estado acerca de los llamados incidentes de salud que ha alegado el gobierno estadounidense para disminuir al mínimo su personal diplomático en La Habana, afectar los servicios migratorios a ciudadanos cubanos que desean viajar a ese país y elevar la retórica en las relaciones bilaterales.

Iroel Sánchez | Miércoles, 19 Septiembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos