Obama francamente: ¡No se puede!
Política
Jueves, 24 de Marzo de 2016

 

Leyde E. Rodríguez Hernández - Visiones de Política Internacional (Blog).- En una tribuna enchapada con el escudo del águila imperial y un telepromter a ambos lados del estrado en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pronunció un discurso ante la sociedad civil cubana, una de las últimas actividades de su visita oficial a Cuba, comprendida del 20 al 22 de marzo de 2016.

Allí me encontraba, como parte de la sociedad civil cubana, y pude escucharlo de cerca, desde la Platea en la fila A asiento 8. Así, como les cuento, tuve la posibilidad de seguir con suma atención el discurso-show del mandatario norteamericano, quien, con un alto grado de histrionismo y simbolismo, presentó sus sofisticadas concepciones al pueblo cubano.

Mediante un lenguaje calculado y cuidadoso, Obama intentó ocultar la naturaleza agresiva del imperio que él representa en tiempos del fin de la “guerra fría”, cuyos vestigios pretende eliminar en Cuba, pero todavía están presentes en los distintos escenarios de guerra de los Estados Unidos en el Medio Oriente, contra Rusia en Ucrania, al proclamar a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional estadounidense, en las operaciones militares conjuntas en Asia, para contener a China o presionar a la República Popular Democrática de Corea. O sea, que los métodos y procedimientos de la “guerra fría” en la política exterior norteamericana persistieron con otras justificantes como la amenaza terrorista, a pesar de la desaparición de la URSS.

Considero que el discurso de Obama sistematizó y puso al desnudo la estrategia de dominación concebida para Cuba en el siglo XXI, prevaleciendo la más refinada retórica estadounidense y los instrumentos del poder inteligente (Smart Power) para erosionar la cohesión de la sociedad civil cubana, la que quisieran observar segmentada, fragmentada en múltiples grupos de intereses privados e independientes del Estado, no en su complementariedad como existe hoy y pensamos que pudieran coexistir en el futuro. De ahí el marcado énfasis en potenciar un sector privado en Cuba con el apoyo financiero y tecnológico de los Estados Unidos.

Bajo el manto de la carismática actuación de Obama, la cultura política de la nación cubana se vio injuriada cuando demostró que los momentos más difíciles y duros vividos por los cubanos de la isla no deberían ser recordados. Con la frívola justificación de que debemos olvidar los hechos del pasado relacionados con el conflicto Cuba-Estados Unidos, a pesar de que, en realidad, se estaba refiriendo al conjunto de agresiones de los Estados Unidos contra Cuba: invasión mercenaria por Playa Girón, atentados terroristas, entre otros, que tanto luto provocaron a la familia cubana. Esta no es la primera vez que Obama, como muchos otros líderes norteamericanos, pronuncia que no le interesa la historia. Y eso se debe quizá porque en las páginas de la historia, contada o no contada, se encuentran los desmanes y abusos de los Estados Unidos hacia Cuba, que no solo incluye el bloqueo, sino también la permanencia de la base militar en el territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo y la existencia de un aparato de subversión política-ideológica para la transmisión de emisiones de radio y televisión e incluso utilizando internet con fines contrarios a los diseñados por la isla para su desarrollo socio-económico.

No escuché ni una sola palabra de Obama sobre esos asuntos vitales para el respeto de la soberanía y la independencia de Cuba. En este sentido, no tuvo la más mínima disculpa hacia los cubanos que han sido víctimas del terrorismo de Estado estadounidense en colaboración con grupos y organizaciones de la ultraderecha de Miami, lugar que, además, consideró un paradigma de prosperidad a imitar, aunque, dirigiéndose a múltiples públicos, también dijo que la cubania no significa ser norteamericanos. Este último aspecto me parece acertado, pues no deseamos ser lo que no somos.

Pero, insisto, Obama no quiere saber del pasado y prefirió referirse al futuro pues, según dijo: “Yo sé la historia”. Recordó los apetitos estadounidenses antes y después de 1959, cuando triunfó la Revolución entre otras cosas por la injerencia norteamericana. “No no voy a estar atrapado por el pasado” y estimuló a los jóvenes a conquistar un futuro diferente para Cuba basado en la visión estadounidense de la economía de mercado, pluripartidismo, de reconciliación con los exiliados en Miami, porque, al fin y al cabo, “todos somos americanos”. Pero esto último es muy difícil de asimilar. Venir al cabo de 56 años de Revolución Cubana a ignorar la historia y decirnos que ahora somos “americanos”, cuando sabemos el significado de la “Doctrina Monroe” y el “Destino Manifiesto” como dominación “americana” sobre Cuba y “Nuestra América”.

Por consiguiente, para los cubanos siempre será un orgullo seguir siendo cubanos, caribeños y latinoamericanos, porque siempre hemos observado cómo los Estados Unidos ha intentado imponer su cultura, modo de vida y pensamiento único al resto de las naciones al estimarse una potencia indispensable y excepcional en el concierto internacional. Eso usted puede constatarlo facilmente leyendo los documentos rectores del imperio: estrategias de seguridad nacional, el programa de los neoconservadores para el siglo XXI y los discursos de sus presidentes, incluyendo los del propio Barack Obama, desde que asumió al poder en 2009. En eso coinciden de manera estratégica el “sistema multipartidista” estadounidense que se limita a dos partidos políticos con alternancia en el poder: republicanos y demócratas.

Entonces, ¿por qué y para qué tanta insistencia de Obama en estos temas? A un dirigente político cubano nunca se le ocurriría exhortar a la sociedad civil estadounidense (americana) que se sienta cubana o latinoamericana. Los cubanos sentimos mucho respeto y consideración hacia la cultura, la historia y los sentimientos identitarios de otros pueblos o naciones, especialmente el estadounidense, a cuya sociedad civil, “tan democratizada”, es muy probable que Obama no haya consultado sobre el calibre de su discurso a la sociedad civil cubana. Por eso existe una notable distancia entre el “interés nacional” que proclama el “establishment” y los verdaderos intereses del pueblo estadounidense. Les confieso que en el discurso de Obama sentí cierta petulancia injerencista aunque sus mensajes hayan estado envueltos en bellas palabras. De hecho, algunos coinciden en que Obama es lúcido en eso de insertar palabras y ensartar a la opinión pública en torno a sus ideas.

Y como se trata de una verdadera batalla de ideas en el mismo escenario cubano -lo nunca imaginado para los sectores del poder norteamericano-, Obama habló de los derechos universales bajo el prisma estadounidense -democracia, libertad de expresión, elecciones libres-, y narró su historia, que lo llevó de una familia de pocos recursos y una madre soltera, a la Presidencia. “Es una prueba de la libertad de mi país”, aunque reconoció que “no es fácil” y que la democracia en su país “no es perfecta”. Claro, habría que esclarecer aquí que esa es la democracia o, mejor dicho, la plutocracia de los ricos, por los ricos y para los ricos, escasamente participativa y recordista en abstencionismo. Obama no debería olvidar que cuando llegó al poder, en el 2009, ya era senador y, de acuerdo con su propia declaración de impuestos, tenía una fortuna de 5 millones 500 mil dólares. Siempre recuerden que la titánica lucha por la Casa Blanca bien se podría titular: “el duelo de los millonarios”.

En cuanto al concepto de libertad expuesto por Obama, solo quiero decir que, para los cubanos, no hay libertad posible sin justicia social y dignidad humana, algo que la cultura política estadounidense obvia en sus análisis sobre los derechos humanos, los cuales son únicamente concebidos o centrados en el individuo, lo que, en general, se convierte en una distorsión, por el feroz individualismo prevaleciente en esa sociedad acompañada de un represivo Leviatán como Estado.

Obama afirmó “Cultivo una rosa blanca”, citando al prócer José Martí en un poema dedicado a los amigos y la paz. ”Yo creo en el pueblo cubano”, dijo el presidente entre aplausos, pero mutiló arbitrariamente los versos del maestro al estilo de quienes lo citaban en Cuba antes de 1959. Obama hubiera sido más creíble y respetado de haberlo recitado completo: “Cultivo una rosa blanca/ en junio como enero/para el amigo sincero que me da su mano franca/Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo; cultivo la rosa blanca”.

Percibí que, para el gobierno de los Estados Unidos, el José Martí antiimperialista, autor de las escenas norteamericanas, no existe. No es conveniente recordar al visionario que, como pocos en su época, conoció profundamente al monstruo porque vivió en sus entrañas. José Martí es reducido al poeta de la amistad y la paz por el carácter utilitario de algunas de sus expresiones en los intereses actuales de la política exterior norteamericana hacia Cuba, motivada en promover la desmovilización histórica, política e ideológica del pueblo cubano.

En ese sentido, en el discurso de Obama hubo distintas exhortaciones al pueblo cubano y afirmó que “su nación no pretende interferir en los asuntos internos de Cuba, aunque consideró necesaria la aplicación de cambios en materia de democracia y libertades civiles”. El presidente estadounidense fue profético, ya desde el inicio se había comportado mesiánico. Sí, el “mesías” de la Casa Blanca dijo que confía en la capacidad de los jóvenes de Cuba para forjar su propio futuro. Eso quiere decir que ve en ellos los principales agentes de los cambios hacia el futuro y se comprometió a “no solo normalizar relaciones con el gobierno de Cuba, sino con todo el pueblo cubano”. Asimismo pude observar que el discurso de Obama, mientras escalaba en una pieza sutilmente injerencista, recibía menos ovaciones del público, salvo de los entusiastas del “nuevo proyecto” norteamericano hacia Cuba, invitados por el propio gobierno norteamericano.

Por otra parte, creo que también debemos retener algo sumamente importante: Barack Obama reconoció el fracaso de más 50 años de bloqueo contra Cuba y llamó nuevamente al Congreso a ponerle fin, porque sabe que para los cubanos esa obsoleta política se mantiene en pie, no obstante su retórica y las nuevas medidas anunciadas pocas horas antes de su viaje a la isla. Y porque de progresar en el levantamiento incondicional del bloqueo a Cuba, existirían más oportunidades para la futura normalización de las relaciones Cuba-Estados Unidos.

De igual forma reconoció el potente sistema educativo cubano. Y dijo que “nadie puede negar el servicio que miles de médicos cubanos han llevado a los pobres, a los que sufren”, y propuso seguir la colaboración con Cuba, como la que se produjo durante la epidemia del ébola en África. Se mostró conforme con el papel de Cuba como mediador en los esfuerzos de paz en Colombia, y recordó que él y Raúl Castro estuvieron juntos honrando a Nelson Mandela, en Johannesburgo.

Al concluir sus palabras, todos pudimos ver que Obama salió del escenario mucho menos aclamado que al inicio de su discurso, mientras se produjo una cerrada y prolongada ovación para el presidente cubano Raúl Castro, quien junto a Fidel, trajeron a Cuba, por primera vez en la historia, democracia participativa, libertad con justicia social, soberanía e independencia real, sin la necesidad de convertirnos en “americanos” o mejor dicho en norteamericanos.

En Cuba no tenemos temor a los cambios. La Revolución ha sido, en si misma, un enorme cambio que no se detendrá porque ellos continúan impulsados por nosotros mismos y, como dijo Fidel, en todo lo que deba ser cambiado. Y en este contexto hay que comprender que el líder de la mayor plutocracia del mundo tiene la obligatoria misión de promover su sistema político, por aquello de subvalorar la historia y construir el futuro; porque sería destruir un proceso histórico incómodo a la geopolítica y hegemonía estadounidense en este hemisferio, como ha sido el caso de la Revolución Cubana. Y en esto último le decimos francamente: Obama ¡No se puede!

La honda de David

Marcela Pérez Silva

Rebelión

A Patricio Montesinos 

Yo también lo escuchéi. Sentí clarita la voz de José Martí diciendo: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas: mi honda es la de Davidii”, mientras el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, le rendía tributo en la Plaza de la Revolución de La Habana, bajo las atónitas miradas de Camilo y el Che.

Sonreí, cómplice y contenta, cuando la mano francaiii de los cubanos le entregó ¡un ramo completo de rosas blancas! a la primera Primera Dama negra de la historia de su país, y aplaudí el valiente gesto de su esposo, de llegar a la isla en son de paz, ochenta y ocho años después de que lo hiciera el último gobernante estadounidense.

Celebré que el presidente Obama defendiera el derecho de los cubanos a decidir su destino. Que reconociera los extraordinarios avances de la Revolución en los campos de la cultura y la salud para todos. Que tuviera el coraje de admitir el fracaso estrepitoso del inhumano e ilegal bloqueo impuesto y mantenido por sus antecesores (me hubiera gustado más, que pidiera perdón por los cincuenta años de agresiones que le costaron a Cuba miles de vidas y millones de dólares). Me sorprendió que evadiera el tema de la devolución de la base de Guantánamo. Me molestó que pretendiera enseñarle al aguerrido pueblo de Fidel que “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y hablar sin hipocresíaiv", desconociendo que los niños cubanos estudian en la primaria ese texto martiano que habla de los próceres de la independencia nuestroamericana; y ocultando el hecho de que los cubanos ejercen a cabalidad ese y todos los derechos que, en cambio, les son negados a los ciudadanos de segunda clase en el país del Tío Sam.

Fue entonces que escuché aquel zumbido, a manera de advertencia. Lo oí crecer, en medio de los aplausos. Multiplicarse. Salir del Teatro Alicia Alonso. Desparramarse por el diamante de béisbol del estadio Latinoamericano. Inundar la isla entera.

Eran ya cientos, miles, millones de zumbidos que se esparcían por el aire, cuando el Air Force One remontó vuelo. Por la ventanilla del avión, las chicas Obama se asomaron y pudieron ver aquel enjambre de hombres y mujeres libres. Iban cantando la "Guantanamera" a voz en cuello, con los bellos versos de José Martí.

Aquella alegre muchedumbre portaba canastas rebosantes de rosas blancas. Y en las manos, zumbando, la martiana honda de David.

Notas:

i  Respuesta a Patricio Montesinos, “Martí, a Obama”, Nuestra Bandera, Blog de Patricio, Rebelión. 21 de marzo, 2016. https://nuestrabandera.lamula.pe/2016/03/21/marti-a-obama/nuestrabandera/ https://montesinos2010blog. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=210265

ii José Martí, Carta a Manuel Mercado, Campamento de D os Ríos, 18 de mayo de 1895.

iii José Martí, “Cultivo una rosa blanca” en Versos Sencillos, 1891.

iv José Martí, “Tres héroes” en La edad de oro, 188

Marcela Pérez Silva es Embajadora de Nicaragua en Perú

La visita de Obama

Jesús López Martínez

Concluyó la visita de Barack Obama a Cuba y como se esperaba, constituye un paso más en el largo camino de la normalización de las relaciones entre nuestros países. La presencia de una delegación integrada además por congresistas, empresarios y otras personalidades posibilita un mayor intercambio y la aplicación de otras medidas en las esferas económica y comercial.

Obama, como buen comunicador que es, llevó a la perfección su guión de tratar de hacernos creer que debemos olvidar la historia, que el lobo ya no es lobo y que Caperucita puede salir al bosque ingenuamente, cuando lo ha dicho sin tapujos: no es a mordidas, pero mi objetivo es comerme a Caperucita.

Reconoció los logros de Cuba en salud y educación y el papel de los médicos cubanos en el mundo ¡qué bueno! No dijo nada si va a continuar la política de estímulo para que deserten de sus misiones y abandonen a los pueblos necesitados de sus servicios. Expresó que Raúl y él estuvieron juntos en los funerales de Nelson Mandela, pero no dijo que Cuba estaba representada allí porque miles de cubanos dejaron sus vidas en aquellas tierras luchando contra el mismo apartheid que luchó Mandela y que los Estados Unidos apoyaron. Bueno, él nos está instando a olvidar la historia.

Como representante del Imperio, y como parte de la prepotencia de los gobernantes estadounidenses, no dejó de darnos “sabios y buenos consejos”: aseguró que la prosperidad de la gente depende no sólo de la educación o la salud, sino también de la libertad de expresar libremente sus ideas sin ser detenida, y tener, por ejemplo, acceso a Internet. Reconozco que Obama en su discurso tenía que quedar bien con Dios y con el Diablo, pero le podemos sugerir que vaya a cualquier parada de ómnibus, a la bodega o a cualquier parte para que oiga a la gente diciendo lo que se le ocurre y regresar tranquilamente para su casa. Acceso a Internet tendremos todos, de hecho hoy, si tienes dinero puedes hacerlo. Es muy bueno ese acceso, uno puede ampliar las noticias sobre cómo los policías matan a los negros en EU y no les pasa nada, cómo los inmigrantes son explotados y después se les separa de sus familias y los deportan para sus países de origen etc. Etc. Etc.

También, por supuesto, nos mostró el sistema político estadounidense como el modelo que debemos seguir, donde los derechos de las personas están por encima de los derechos del Estado. Indudablemente que tenemos grandes diferencias: en Cuba el Estado tiene la obligación de garantizar salud para todos, en EU millones de personas tienen la libertad individual de no tener derechos de salud. En Cuba el Estado tiene la obligación de garantizar educación para todos, en EU hay personas que tienen la libertad individual de ser analfabetos, no crea que seduzca a muchos su modelo.

Elogió la “democracia multipartidista estadounidense”. Sí, esa misma que para ser candidato tienes que tener millones de dólares que te dan las empresas y los magnates para que los pagues cunado esté en el gobierno, sí la misma que se hizo la ciega y la sorda cuando el fraude de Bush en la Florida.

Insistió que los problemas de Cuba lo resolveremos los cubanos. ¡Hace rato que lo estamos haciendo y no dejamos que nadie se meta en nuestros asuntos! Pero… y si piensa así ¿por qué EU destina millones de dólares a “promover la democracia en Cuba”? ¿Por qué existen Radio y TV Martí? ¿Por qué inmediatamente después del discurso se reunión con sus asalariados en la embajada de los Estados Unidos?

Pero todas no son discrepancias, coincido totalmente con Obama cuando expresó su esperanza para el futuro porque el pueblo cubano tomará las decisiones correctas. ¡Hace rato que las estamos tomando, Obama!

¡Que tenga un feliz viaje!

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Política

Evalúa mandatario cubano propuestas recreativas para el verano

Evalúa mandatario cubano propuestas recreativas para el verano

Yaima Puig Meneses - Cubadebate.- Como otro de los programas priorizados en el país consideró el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a la recreación, est...

Read more
Asiste Presidente cubano a Consejo Político del ALBA-TCP

Asiste Presidente cubano a Consejo Político del ALBA-TCP

Emilio Herrera - Prensa Latina.- El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asiste hoy a la clausura del XVIII Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado ...

Read more
Recibió Díaz-Canel al Canciller de Vietnam

Recibió Díaz-Canel al Canciller de Vietnam

Cubadebate.- El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se reunió este lunes con el compañero Pham Binh Minh, Viceprimer Ministro y Canciller de la Repúbli...

Read more
Cancilleres de Cuba y Canadá conversan en La Habana

Cancilleres de Cuba y Canadá conversan en La Habana

Cubadebate.- La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, se reunió con el canciller Bruno Rodríguez este jueves en La Habana.

Read more
Fiscal general chino por ampliar cooperación legal en visita a Cuba

Fiscal general chino por ampliar cooperación legal en visita a Cuba

Prensa Latina.- El fiscal general de China, Zhang Jun, consideró que su visita a Cuba del 22 al 25 de este mes contribuirá a intercambiar experiencias e impulsar la cooperación en materia judicial...

Read more
Cuba y Noruega ratifican interés en desarrollar cooperación

Cuba y Noruega ratifican interés en desarrollar cooperación

Prensa Latina.- Noruega y Cuba ratificaron hoy interés en continuar el desarrollo de proyectos de cooperación en beneficio mutuo y también con otros países caribeños.

Read more
Cuba y Ecuador ratifican compromiso con migración segura y ordenada

Cuba y Ecuador ratifican compromiso con migración segura y ordenada

Prensa Latina.- Cuba y Ecuador ratificaron su compromiso con un flujo migratorio legal, ordenado y seguro en la IX ronda de conversaciones bilaterales sobre el tema, que concluyó hoy en esta capi...

Read more
Gobernadora de Alabama se reúne con diplomático cubano

Gobernadora de Alabama se reúne con diplomático cubano

Cubadebate.- La gobernadora del estado norteamericano de Alabama, la republicana Kay Ivey, recibió a Miguel Fraga, primer secretario de la Embajada de Cuba en Washington, quien concluye este marte...

Read more
¿Existe un socialismo cubano? ¿Qué características lo distinguen?: Mesa Redonda

¿Existe un socialismo cubano? ¿Qué características lo distinguen?: Mesa Redonda

Leticia Martínez Hernández - Roberto Garaicoa - Emisión: 10/05/2019.- ¿Existe un socialismo cubano? ¿Qué características lo distinguen? ¿Qué hace particular a Cuba de otros procesos que también lo ...

Read more

Lo último

25 de Mayo // 07:40
idalia-primera-mujer-cubana-en-dirigir-una-cooperativa-agropecuaria Prensa Latina.- La primera mujer en dirigir una Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) en el país celebró el 17 de mayo el Día del[...]
25 de Mayo // 07:21
evalua-mandatario-cubano-propuestas-recreativas-para-el-verano Yaima Puig Meneses - Cubadebate.- Como otro de los programas priorizados en el país consideró el Presidente de los Consejos de Estado y de[...]
25 de Mayo // 07:18
academicos-cubanos-no-podran-asistir-a-lasa-2019-por-negacion-de-visas Cubadebate.- La ausencia de gran cantidad de académicos e investigadores cubanos resulta notable hoy en el Congreso de la Asociación de[...]
Banner

La columna

Trump: Más ataques a Caracas y La Habana (7)

News image

Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- En la versión anterior de este rótulo, sostuve que si el objetivo del personaje primero de la Oficina Oval es romper la alianza Cuba-Venezuela y con ello apuntalar su pretendida “América para los yanquis”, entonces se comprende que el susodicho haya continuado sus ataques a Venezuela y Cuba de espalda a la mediación civilizada de Noruega respecto a la nación sudamericana y del proyecto bipartidista para ampliar ventas agrícolas al país caribeño (1). En este momento, subrayo cómo el mandamás gringo sigue el manejo turbio contra nuestras Revoluciones que, sin embargo, resisten y se hacen acreedoras de más respaldo internacional.

Noel Manzanares Blanco | Sábado, 25 Mayo 2019

Revista
Lo + leido
Recomendamos