Espléndida Mailén, corazón sobreviviente (+Fotos) PDF Imprimir E-mail
Sociedad
Martes, 06 de Agosto de 2019

Jesús Díaz Loyola.- Un rostro que es ya un símbolo de las 112 vidas que se fueron para siempre en el vuelo del Boeing 737 que nunca llegó a su destino. Solo sobrevivió Mailén. Todos son signos de recuperación y esplendor en ella. Hoy lo ha vuelto a hacer. Mailén Díaz Almaguer, la única superviviente de la tragedia aérea que estremeció a Cuba el 18 de mayo de 2018, ha subido una nueva imagen suya este lunes a su cuenta de Instagram, para enseñarnos la felicidad en medio del dolor que su historia encierra.

Horas antes, su hermana Mailín compartió varias fotos de Mailén en su perfil de Facebook, con el siguiente texto: “Tan bella mi reina; tiene una belleza natural y un corazón enormes. Te amo mi muñeca, que Dios te siga bendiciendo cada día más”.

En 'El avión de la Bella Durmiente’, uno de sus 'Doce cuentos peregrinos', García Márquez descubre a una mujer "bella, con una piel tierna del color del pan..." No me equivoco si digo que así también es Mailén: bella y tierna, con unos deseos inmensos por vivir; un símbolo ya de las 112 vidas que se subieron con ella al vuelo del Boeing 737 en dirección a Holguín que nunca llegó a su destino.

Siempre que reaparece Mailén, nos conmueve el alma. Con sus espléndidos 20 años, la joven cubana nacida en la oriental provincia, traslada felicidad y unos deseos inmensos por vivir. En su rostro está la voluntad de los médicos cubanos que lo hicieron todo por salvarla. Y la salvaron.

El acto de que Mailén esté hoy entre nosotros con un semblante de felicidad angelical, es un auténtico milagro. Todo lo que de ella se diga es siempre motivo de felicidad y de admiración hacia la vitalidad de su fortaleza física y emocional, y de cómo ha sido capaz de imponerse en todo el proceso de su recuperación.

Probablemente, ya Mailén haya contado a muchos su historia o lo que recuerde de ella. Le habrán homenajeado de mil maneras. Todos los días recibirá flores y le escribirán desde todas partes como lo hacen regularmente sus amigos y otros no conocidos en las redes sociales, como lo estoy haciendo yo ahora.

La grandeza de su vida está en que Mailén sigue siendo tan igual. Se asoma a cada día como se asoman todos sus vecinos holguineros.

Mailén Diaz Almaguer, sobre todas las cosas, será para siempre el símbolo de 113 vidas que un día ingrato de mayo de 2018 se subieron a un Boeing 737 que nunca llegó a su destino.

Solo Mailén pudo contarlo.