El Jardín Japonés de Cuba retoma su esplendor PDF Imprimir E-mail
Sociedad
Jueves, 29 de Agosto de 2019

Preside Díaz-Canel la reapertura del Jardín Japonés de Cuba. Foto: @PresidenciaCuba.

Cubadebate

El Jardín Japonés, único de su tipo en Cuba y ubicado en el Jardín Botánico Nacional, quedó reinaugurado este miércoles en una ceremonia a la que asistió el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Es así como retoma su esplendor el emblemático exponente de uno de los estilos más renombrados de la jardinería mundial, que fuera inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 26 de octubre de 1989.

Entonces, el líder de la Revolución expresaría: “Este jardín será cada vez más bello, este Botánico será también cada vez más hermoso, y esta capital de nuestra patria será cada vez más humana y más hermosa”.

De acuerdo con un tuit de @PresidenciaCuba, la restauración capital del Jardín Japonés incluyó el cambio del sistema de impermeabilizacion, la renovación del sistema hidráulico y el replanteamiento de la jardinería. Todos los procesos respetaron su diseño original.

El jardín, de cinco hectáreas, expone plantas propias del país asiático y otras que por su forma, textura o floración satisfacen las exigencias del diseño que, junto al lago y al mirador, permiten el disfrute de un interesante paisaje.

Para la construcción de esta belleza de la arquitectura botánica se realizaron 45 mil 350 metros cúbicos de excavaciones, 15 mil 607 metros cúbicos de aporte de arcilla y 18 mil 748 metros cúbicos de tierra vegetal.

Un total de mil 620 piedras de gran porte, con un peso total de 846 toneladas, fueron transportadas hasta el Jardín Botánico Nacional desde las provincias de Pinar del Río (Laguna de Piedras y Soroa), Sancti Spíritus (Playa Ancón) y La Habana (Playa de Santa María, así como chinas pelonas procedentes de Santa Cruz del Norte).

Al comenzar la construcción se realiza también la ubicación de la pagoda budista consistente en trece piezas superpuestas de granito esculpido a mano, donativo de la parte japonesa.