Alberto  Mas, corresponsal de Cubainformación en Buenos Aires - Video: Cubavisión Internacional.- El 25 de noviembre de 2016, eran las dos de la mañana en Argentina cuando sonó el teléfono y recibimos la noticia que nunca querríamos escuchar, falleció Fidel.


Emoción, bronca, una tristeza, tan pero tan profunda, que no le podíamos ver el fondo,

Al mismo tiempo, en el norte, ese norte que sigue pensando que América Latina es su patio trasero, que la doctrina Monroe está vigente, festejaban y decían, llegó la hora, murió Fidel

Pero se equivocaron, Fidel no murió, primero en Cuba, esa Plaza de la Revolución desbordante de jóvenes que miraban a sus padres y gritaban YO SOY FIDEL, esos padres que veían a sus hijos, se imaginaron otras épocas, otras luchas, la campaña de alfabetización, la reforma agraria, las nacionalizaciones de las empresas yanquis, el triunfo de Playa Girón, el período especial, y siempre ahí Fidel, al frente, en la primera línea de batalla, sin abandonar a nadie, como cuando en el yate Granma, cayó un combatiente al agua en medio de la tormenta y Fidel no continuó el viaje hasta que lo rescataran, y todos esos padres y madres comenzaron a gritar junto a sus hijos YO SOY FIDEL

Y por toda Cuba se desparramó como lava de volcán el grito que unió nuevamente a todos los cubanos y cubanas, YO SOY FIDEL

Fidel sigue siendo el conductor, el que interpreta a Martí y lo trae al siglo 21, el que nos une como un puño para resistir y construir un mundo mejor, que Él nos dijo que es posible, y si nos unimos será realidad

Y a pesar de los Trump, los Eliot Abrams, los Mike Pompeo y esa banda cubano-anmericana de Miami, como Marco ]Rubio, Ted Cruz, Bob Menendez y Elian Rosh Lehtinen, continuadores de los Orlando Bosh o Posadas Carriles, que ejecutan, no solo contra Cuba, sino contra todos nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños, sus ataques terroristas, golpes blando y de los duros también, que ejecutaron el Plan Condor, y se llevaron tantas vidas de compañeras y compañeros revolucionarios, siguen sin poder dominarnos

Fidel sigue estando en nosotros, está en el pueblo chileno que salió a tumbar la constitución de Pinochet y a todo resquicio de su política encarnada en esos que impulsaron la concertación, está en el pueblo boliviano que salió a enfrentar el golpe y con la wimphala al frente recuperó el gobierno,

Fidel está en el pueblo ecuatoriano que en las calles está desmontando la traición de ese que se apellida Moreno y tiene nombre de un revolucionario al que mancilló.

Fidel está en los jóvenes peruanos que tiraron por la borda las operetas politiqueras de esa derecha rancia pro norteamericana y está decidida a discutir el poder.

Fidel está junto a Maduro y el pueblo Venezolano, junto a Ortega y el Frente Sandinista, sigue encabezando la lucha por la paz en Colombia, Fidel no se olvida de Haití ni de su valentía en haber sido la primer nación independiente de América Latina y el Caribe, liderada por negros y mulatos y resiste junto a ellos las miserias que le impone el imperio norteamericano y esa élite mundial que no le perdona esa independencia prematura.

Fidel hoy está presente en todas las luchas de los pueblos que resistimos en este continente, en el Paraguay, en Honduras o Guatemala, Fidel nos alertó a los rioplatenses sobre los peligros del neoliberalismo,

Fidel en 1992 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Río de Janeiro (Brasil) hacía un llamado de alerta a la humanidad, y nos decía:

“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre. Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo” “Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aun a costa de la naturaleza. No es posible culpar de esto a los países del Tercer Mundo, colonias ayer, naciones explotadas y saqueadas hoy por un orden económico mundial injusto.”

“La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan”.

Y Como Fidel siempre fue acción acompañando al pensamiento, no solo para liberar al África del Apartheid sudafricano, sino para liberar a la humanidad del Ebola y ahora, con 60 años de bloqueo a cuestas, de aportar con miles y miles de médicos, con ese ejército de batas blancas que combaten enfermedades y miserias en los lugares más apartados y olvidados del mundo, lanzó la brigada médica Henry Reeve a pelear la pandemia del coronavirus en más de 40 países, mostrándonos que el capitalismo mata y Cuba salva vidas

En cada uno de esos médicos internacionalistas, está Fidel

Y recordándolo hoy en una nota, esa entrañable escritora y periodista que es Stella Calloni, se preguntaba:

“¿Una docena de hombres, va a enfrentar a un dictador poderoso en una isla pequeña, colocado en el poder, financiado y sostenido  nada menos que por Estados Unidos? Era imposible desde todos los puntos de vista.

Pero lo hicieron, derrotaron  a lo que ya aparecía como el gran poder mundial. ¿Qué tenían?, La dignidad, el amor a la justicia y a un pueblo, un volcancito en erupción Y lo hicieron ¿y después qué?, decían los incrédulos de siempre”.

Hace más de 60 años, más de medio siglo y ahí están los Fideles, los Che, los Raúl, las Celia, los Almeydas, las Vilmas, los  Camilos, las Aleidas  y ¡tantos otros nombres! Y hoy en este noviembre de 2020  siguen resistiendo y sembrando solidaridades”.

Por eso, por los pueblos que luchamos contra ese monstruo que Martí denunciara y Fidel le pusiera esa barrera de pueblo a solo 90 millas, podemos decir aquí En Nuestra América:

Yo Soy Fidel, Todas y Todos somos Fidel, Fidel vive en nosotros.

Y hoy a cuatro años de ese día, un entrañable amigo de él, alguien que le dio alegría a los desarraigados del sistema, alguien que a pesar de obtener en lo económico todo, no se entregó al poder y denunció la corrupción de los poderosos, del sistema deportivo internacional, le podían perdonar la mano de dios del gol a los ingleses, pero nunca, nunca, que pusiera sobre el tapete las miserias de los negociados del futbol, y ahí le cayeron con todo.

Pero Diego, si hablamos de Diego Armando Maradona, se abrazó a Fidel, a Chavez, a Evo, apoyó a Maduro en el momento más duro de los ataques contra su gobierno, y hoy nos dejó, el barrilete cósmico despegó nuevamente, ahora para siempre, dejándonos las alegrías de sus gambetas y goles, pero también la dignidad de no regalarse nunca al enemigo y seguir siendo parte de su pueblo, ese que sufre diariamente, de ese del que nunca se olvidó.

Diego ha contado del hambre que pasara de niño, y cuando conoció a Fidel el 28 de julio de 1987, dijo a la prensa "Fidel es sabio y modesto. Los cubanos tienen un hombre al frente que es un fenómeno y cuando le vi me pareció tocar el cielo con las manos. En este país no hay chicos descalzos"

A lo mejor Fidel lo está esperando, viéndolo llegar con la gorra verde oliva que le regalara y con el tatuaje del Che en su hombro, quizás Fidel volvió a subir al Granma como hace 64 años para pasar a buscar al Diego.

Hoy Dios nos regaló su última gambeta.

América Latina
Ahí les Va.- Juan Guaidó cumple dos años de su autoproclamación como “presidente encargado” de Venezuela. ¿Por qué alrededor de 50 países lo siguen apoyando, a pesar de que no logró ...
Orlando Rangel – El ciudadano.- Los medios lo presentan como una víctima ‘del régimen chavista’, un ‘preso político’ y un ‘buen hombre de familia’. Al mismo tiempo, silencian sus delitos ...
RT en Español.- Caracas considera "criminal" el bloqueo de Juan Guaidó a los fondos depositados en Londres, que el Gobierno venezolano quería usar para la compra de vacunas contra el coronavirus. El equipo de abogados d...
Lo último
La Columna
La Revista