RT.- Cuba se opone al terrorismo: ha sido víctima de este flagelo y nunca patrocinadora, enfatizó hoy en su cuenta en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel.


Díaz- Canel: Cuba es víctima y no patrocina el terrorismo

Cubadebate - Foto: Granma

Cuba se opone al terrorismo: ha sido víctima de este flagelo y nunca patrocinadora, enfatizó hoy en su cuenta en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel.

De acuerdo con el mandatario, la inclusión de la isla por parte de Estados Unidos en la lista de países patrocinadores del terrorismo “son los últimos coletazos de una fracasada y corrupta administración comprometida con la mafia cubano miamense”.

Díaz-Canel agregó que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es un ejemplo de terrorismo de Estado.

“Y en el colmo del cinismo, los terroristas e inmorales de la administración Trump acusan al país de patrocinar ese flagelo”.

El jefe de Estado escribió además que “el mundo condena la hipócrita y cínica calificación” en referencia los ejemplos de denuncia internacional tras la inclusión de la nación caribeña en ese listado.

La víspera el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, anunció mediante un comunicado la decisión del departamento a su cargo de designar a la isla en el listado de naciones que auspician el terror.

La mayor de las Antillas había sido excluida de ese grupo en 2015, durante el proceso de acercamiento con Estados Unidos en el segundo periodo de mandato de Barack Obama (2009-2017).

De acuerdo con el comunicado, se incluye a Cuba por supuestamente 'brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas'; acusaciones que la isla ha negado reiteradamente.

(Con información de Prensa Latina)

 

Trump y Pompeo: Dos mofetas terroristas contra el país patrocinador de la solidaridad

Trump y Pompeo, conocidos incitadores de la violencia, el uso de la fuerza y los golpes de Estado en EE.UU. y en el mundo, decidieron incluir nuevamente a la mayor de las Antillas en la lista espuria de Washington

 

Juventud Rebelde

Desechos por la derrota que sufrieron en las elecciones del pasado 3 de noviembre, el saliente mandatario de EE.UU., Donald Trump, y el próximamente despedido secretario de Estado, Mike Pompeo, son hoy dos mofetas terroristas agresivas contra Cuba, el país que siempre ha patrocinado la solidaridad.

Ambos cadáveres políticos, que aún alucinan con ser los dueños del planeta tierra, siguen obsesionados con la Revolución cubana porque soñaron con derrocarla durante su perversa y truncada permanencia en la Casa Blanca, y no lo lograron como tampoco lo pudieron hacer todos sus predecesores en los últimos 60 años.

Trump y Pompeo, conocidos incitadores de la violencia, el uso de la fuerza y los golpes de Estado en EE.UU. y en el mundo, decidieron incluir nuevamente a la mayor de las Antillas en la lista espuria de Washington de naciones patrocinadoras del terrorismo.

Tal determinación no es otra cosa que un síntoma clásico de los estertores de la muerte que padecen ambos, y de la impotencia que los tiene en estado terminal sin cura por no haber podido con Cuba, pese a que le arrecieron el bloqueo y las agresiones a la isla, en medio de la pandemia de la Covid19.

Se van muy pronto al lugar que les toca, al basurero de la historia, y como muy bien se dice en castellano, con la cola entre las piernas, además de despreciados por la humanidad y sus propios compatriotas.

Saben muy bien también que su destino puede ser incluso peor, dado que razones hay para sentarlos en el banquillo de los acusados, y juzgarlos por crímenes de lesa humanidad en un tribunal internacional.

Cuba, en cambio, goza del mayor prestigio de su historia porque a pesar de la postura agresiva y el cerco que le impone Washington, ha demostrado ser una vez más una nación patrocinadora de la solidaridad, de la salud, de la colaboración y del humanismo.

Mientras Trump y Pompeo son responsabilizados con la muerte de miles de estadounidenses a causa de la Covid19, la mayor de las Antillas es reconocida por salvar miles de vidas en numerosos países de todos los continentes con sus brigadas médicas internacionalistas que han enfrentado la pandemia donde se les ha solicitado.

Por supuesto que esa conducta de Cuba le duele mucho a los muy pronto desempleados de la Casa Blanca, y esas mofetas terroristas quieren obstaculizarle el camino a la próxima administración del presidente, Joe Biden, en sus futuras relaciones con la isla antillana.

Sin embargo, Biden puede echar por tierra esa vieja y fracasada política una vez asuma las riendas de Washington, e iniciar una nueva etapa en los vínculos entre ambos países vecinos que ponga fin a seis décadas de hostilidad y bloqueo criminal contra los cubanos.

Contra Cuba
teleSUR.- Política exterior de EE.UU. está en manos de personas que integraban gobierno de Obama. El pueblo cubano tiene diversas opiniones sobre las relaciones con el gobierno de Biden....
teleSUR.- En Cuba crecen las expectativas con la llegada de un nuevo gobierno en los EE.UU. al parecer menos agresivos que la administración de Donald Trump. Desde la Habana la corresponsal Fabiola López informa....
Canal Caribe.- Finalmente llegó el día en que Donald Trump no le quedó otra que irse de la Casa Blanca. No se resigna. En su lugar en los últimos discursos ha optado por hablar del movimiento que él fundó, y ...
Lo último
Linaje y continuidad
Pedro de la Hoz - Granma.- La recuperación de la memoria y la dignificación de los enormes aportes a la cultura de los descendientes de africanos ha sido un hecho cierto y consecuente en la política cultural de la Revolució...
Ver / Leer más
La Columna
Cuba de cara a sus prioridades
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Más allá de lo que pueda hacer la administración de Joe Biden por revertir algunas de las más de 200 sanciones que el gobierno de Donal...
La Revista