Canal Caribe.- En anteriores emisiones, se trataron algunos de los antecedentes de la concepción del gobierno de los Estados Unidos para penetrar las sociedades y derrocar sistemas que no le son afines, pero estrategia actualizada en tiempos de Internet, de redes sociales y de movilización a través de estas vías. En esta entrega Humberto López ilustra, con más detalle, cómo ha quedado esa articulación en Cuba, a través de personas que fungen como operadores políticos, y cuáles son sus principales actividades para lograr el objetivo que persiguen.


Denuncian en Cuba vínculos de nueva contrarrevolución con EE.UU.

La Habana, 13 ene (Prensa Latina) Medios locales denunciaron hoy los vínculos de una nueva contrarrevolución en Cuba con organizaciones de Estados Unidos que potencian sus ataques, en un intento de golpe blando.

Un material transmitido por el Noticiero Estelar de la Televisión Cubana expuso evidencias que vinculan los recientes hechos desestabilizadores en la nación caribeña con un guion 'actualizado' con nuevos líderes y estrategias, en particular desde medios y artistas supuestamente independientes.

El reportaje contrastó la antigua contrarrevolución, que calificó de gastada, sin agenda propia, vetusta, sin arraigo social y violenta, con los nuevos actores, vinculados a las acciones del denominado grupo San Isidro y los llamados a la violencia en la isla.

En ese sentido, denunció la vinculación de medios o artistas con financiamiento de organizaciones como Open Society Fundation y la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

El objetivo es impulsar movimientos supuestamente independientes para legitimar en la isla la visión hegemónica estadounidense sobre democracia y libertad.

Sin embargo, varios de estos proyectos mediáticos o sus líderes radican en el extranjero, entre ellos, CiberCuba, ADN Cuba, Cubanos por el Mundo, Periodismo del Barrio, El Estornudo, entre otros.

En contraste, entre los viejos actores figuran líderes de las denominadas Damas de Blanco o José Daniel Ferrer, procesado por la justicia cubana por conducta violenta.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rechazó recientemente la articulación de un golpe blando en el país como parte de 'un viejo guión importado con nuevos actores', aseveró.

'Es importante que las personas conozcan esto para que no puedan ser engañadas ni manipuladas', escribió el mandatario en su cuenta oficial en Twitter.

De acuerdo con otras recientes denuncias divulgadas por la Televisión Cubana, el informe de la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, de junio de 2004, registra las principales líneas subversivas hacia la isla, entre las que se incluyen el fomento de proyectos de prensa.

Solamente la NED destina anualmente 30 millones de dólares para apoyar a partidos políticos, sindicatos y organizaciones no gubernamentales y medios informativos, cifras incluidas en los más de 500 millones de dólares invertidos por la Casa Blanca en los últimos 20 años para la subversión en la isla.

 

El viejo guion contra Cuba y las nuevas marionetas en escena

Después de haber fracasado durante décadas en el intento de destruir la Revolución, el vecino del Norte apela a nuevos métodos en el afán enfermizo de pretender cambiar el rumbo que esta Isla caribeña tomó hace mucho tiempo de manera soberana

Ronald Suárez Rivas y Mailenys Oliva Ferrales - Granma

La Televisión Cubana volvió a denunciar, este miércoles, acciones que forman parte del llamado golpe blando que el Gobierno de Estados Unidos intenta gestar en nuestro país.

Después de haber fracasado durante décadas en el intento de destruir la Revolución, el vecino del Norte apela a nuevos métodos en el afán enfermizo de pretender cambiar el rumbo que esta Isla caribeña tomó hace mucho tiempo de manera soberana.

Sin embargo, tal como señalara recientemente el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su cuenta en Twitter, se trata de «un viejo guion importado con nuevos actores».

El material televisivo se refirió al artículo publicado en Cubadebate por el joven analista de medios de comunicación Javier Gómez Sánchez, con el título Los ideólogos del golpe blando: Open Society en Cuba y la articulación contrarrevolucionaria.

El texto señala que «la agresividad del periodo de gobierno de Donald Trump, y el posicionamiento de un discurso contra la Revolución, por actores mediáticos, con toda intención, repulsivos, han sido parte de los planes y no un accidente dentro de estos. Potenciándose una contrarrevolución que se presente como irracional y asqueante, respecto a la cual la neocontrarrevolución pudiera presentarse como alternativa, para que esta fuera vista por los cubanos como algo preferible».

Dentro de esa contrarrevolución gastada, sin una agenda propia, violenta y sin arraigo social, se asocian personajes como Berta Soler y José Daniel Ferrer.

La primera, una persona con un amplio historial de provocaciones respaldadas con dinero proveniente de la Fundación Nacional Cubano Americana en la Florida. En el audiovisual se argumenta que la falta de efectividad de sus acciones le han pasado factura, por eso la cantidad de dinero que recibe ha disminuido. Incluso, señala que ha sido acusada de utilizar esos fondos para beneficios personales y no para luchar por una supuesta «causa de Cuba».

A Ferrer podría definírsele como un delincuente común, con un historial delictivo considerable, promotor de acciones contrarrevolucionarias, presunto líder fabricado para dotarlo de reconocimiento internacional.

El pueblo cubano seguramente recordará el video difundido hace algún tiempo, en el que se golpeaba la cabeza varias veces contra una mesa, para acusar luego a un oficial del Minint de haberlo agredido.

En la misma cuerda de una contrarrevolución asociada a la marginalidad y la violencia, se incluyen otros personajes como Luis Manuel Otero, quien se ha dedicado, a través de grotescas expresiones seudoartísticas, a promover valores contrarios a la Revolución, los símbolos patrios, lindando una y otra vez con la ilegalidad.

De acuerdo con el análisis realizado en el Noticiero de la Televisión Cubana, entre estos «actores» de poca monta se encuentra también Maykel Osorbo, cuyos constantes llamamientos en las redes sociales a la violencia, al irrespeto y al desorden, abogan por una invasión estadounidense en Cuba.

En esa misma cuerda se mueve Denis Solís, un hombre cuya conducta agresiva y reprochable socialmente, lo condujo a ser sancionado por el delito de desacato, posicionándose como motor de movilización para la farsa de San Isidro.

Fuera de Cuba, la contrarrevolución se maneja también por otros individuos. Desde Estados Unidos desarrollan estas acciones con la anuencia, o, al menos, con el silencio de las autoridades de ese país, durante la administración de Trump, los siguientes elementos:

  • Yamila Betancourt, promotora de acciones terroristas en Cuba, que paga para la realización de actos vandálicos dentro de la Isla y usa las redes sociales para realizar convocatorias groseras al desacato.
  • Bajo el seudónimo de Ultrack, este otro representante de la contrarrevolución busca trasladar la agresividad de su lenguaje en redes sociales a la realidad cubana, es decir, a nuestras calles.
  • Y Alexander Otaola, quien inicialmente atrajo público y seguidores, abordando temas relacionados con artistas y la farándula, para luego definir su clara línea de agresión contra Cuba e incitar a un estallido social en la Isla mediante la desobediencia y el caos.

De forma paralela a estos exponentes de la agresión contra la Mayor de las Antillas convive otra versión de la contrarrevolución, que según el artículo La ned sí tiene quien le escriba, de Javier Gómez Sánchez, es una especie de nueva o neocontrarrevolución que busca erigirse como esa alternativa menos repulsiva, para terminar siendo la opción aceptada por el pueblo.

Aunque no son todos, entre los que están incluidos en esta línea figura Tania Bruguera, persona que, desde una construcción simbólica en el arte, busca beneficios y posicionamiento, y algunas de sus acciones coquetean con la ilegalidad, incluyendo la organización de una provocación en la Plaza de la Revolución.

En este mismo escenario aparece

Carlos Manuel Álvarez, director del medio «independiente» El Estornudo, quien, desde sus redes sociales, ha denigrado, con un disfraz de alto vuelo, tanto de la labor de los médicos cubanos en el exterior, como del Che y Fidel.

Otros vinculados a esta modalidad de la contrarrevolución son Omara Ruiz Urquiola, exprofesora del Instituto Superior de Diseño, participante de la farsa de San Isidro, y relacionada con altos funcionarios del Gobierno estadounidense en Cuba; y la periodista y exprofesora de la Universidad de La Habana, Elaine Díaz, radicada actualmente en el exterior, quien se dedicó a reclutar a jóvenes periodistas y universitarios para contaminar sus ambientes y pensamientos.

Se suman a la lista Eliécer Ávila, joven cubano radicado en Estados Unidos, quien ha declarado en múltiples ocasiones que apuesta por la violencia y la invasión a Cuba; y Ariel Ruiz Urquiola, activo en la labor de desacreditar a los médicos cubanos en el exterior.

También aparece en esta cadena Rosa María Payá, representante de los intereses de la extrema derecha de Miami en relación con Cuba, quien recientemente en su cuenta en Twitter publicó: «Por años he solicitado primero a la administración de Obama y después a la de Trump reincorporar al régimen de Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo porque es lo correcto y lo coherente». 

Como respaldo a la actividad de estos promotores del cambio de régimen en Cuba también ha proliferado la creación de medios como Cibercuba, El Estornudo, Cubanet, El Toque y la Joven Cuba, entre otros.

«Son medios digitales creados y sostenidos como parte de una operación a largo plazo implementada por la cia en Cuba para fabricar una prensa que, desde internet, generara contenido político deliberadamente tóxico hacia la Revolución, bajo la fachada del ejercicio periodístico», precisa en su artículo Gómez Sánchez.

Mientras, desde ee. uu., organizaciones como la Usaid, la NED (National Endowment for Democracy) y la Open Society Fundations, estimulan, con concursos y becas, la promoción de líderes contrarrevolucionarios, como se ha hecho con la millonariamente financiada Yoani Sánchez, entre otros.

Es decir que, tanto la expresión grotesca y anexionista de los marginales dentro y fuera de Cuba, como la de las voces con un discurso más elaborado, es una misma contrarrevolución; unos gastados, menos atendidos por sus amos, y otros que responden a nuevos tiempos, con discursos aparentemente más conciliadores, pero con el mismo propósito final: derrocar a la Revolución.

Contra Cuba
Raúl Antonio Capote (Foto: Martirena) - Granma.- A pesar de la aseveración realizada por varios especialistas sobre un posible cambio de política de la nueva administración demócrata con relación a Cuba, el g...
Hernando Calvo Ospina - Rebelión.- En el año 2000 se publicó por primera vez este trabajo. El año pasado, febrero 2020, en la Feria Internacional del libro de La Habana se presentó una edición actualizada....
Javier Gómez Sánchez – Cubadebate.- El Premio Gabo es un prestigioso galardón otorgado al periodismo iberoamericano. Considerado una de las más altas distinciones al periodismo realizado en lengua espa&ntil...
Lo último
Linaje y continuidad
Pedro de la Hoz - Granma.- La recuperación de la memoria y la dignificación de los enormes aportes a la cultura de los descendientes de africanos ha sido un hecho cierto y consecuente en la política cultural de la Revolució...
Ver / Leer más
La Columna
Cuba de cara a sus prioridades
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Más allá de lo que pueda hacer la administración de Joe Biden por revertir algunas de las más de 200 sanciones que el gobierno de Donal...
La Revista