El senador Menéndez, acusado en un caso de corrupción. Foto: CNN en español.


Jacobin

Tomado de Cubadebate

Una redada del FBI. Cerca de medio millón de dólares en efectivo. Un nuevo Mercedes descapotable. Cuatro lingotes de oro.

El juicio del senador Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, comienza esta semana. Se le acusa de actuar como un “agente extranjero” egipcio: aceptar sobornos a cambio de engrasar la venta de armas a ese país mientras presidía el poderoso Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Menéndez es el único senador en la historia de Estados Unidos que ha enfrentado dos acusaciones federales. En 2015, fue acusado de aceptar casi $1 millón en regalos y donaciones para ayudar a un médico corrupto del sur de Florida a salir de una factura multimillonaria de Medicare y conseguir un lucrativo contrato de seguridad portuaria en la República Dominicana. El juicio terminó con un jurado en desacuerdo.

Pero su corrupción no empezó entonces.

Si bien el senador cubanoamericano no tuvo escrúpulos en aprobar miles de millones de dólares en ventas de armas a uno de los regímenes más represivos del mundo, que asesinó a más de mil activistas políticos en un día en 2011, en lo que respecta a Cuba, durante mucho tiempo se ha autodenominado un defensor de los derechos humanos. Durante los últimos tres años, se ha atribuido el mérito de impedir que la administración Biden regrese a cualquier apertura al estilo de Obama con la isla.

Línea dura en el Hudson

En la década de 1980, Menéndez era alcalde de Union City, una pequeña ciudad en el norte de Nueva Jersey a orillas del río Hudson. Union City, hogar en ese momento de la segunda concentración más grande de cubanos en Estados Unidos después de Miami, era conocida como “La Habana sobre el Hudson”.

En 1987, como alcalde, Menéndez apareció en una recaudación de fondos y contribuyó a la defensa legal de Eduardo Arocena, el líder confeso de Omega 7, un grupo cubano de extrema derecha que atacaba a personas que favorecían el compromiso con la isla. Tres años antes, Arocena había sido encarcelado por un tribunal federal de Nueva York por más de treinta atentados con bombas y dos asesinatos, incluido el del diplomático cubano Félix García Rodríguez, el primer diplomático de la ONU asesinado en suelo estadounidense.

A veces “la ley en un momento dado tiene que ser violada”, dijo Menéndez al periódico local Hudson Dispatch ese año , cuando se le preguntó sobre su apoyo a Arocena. Añadió que la lucha por una Cuba libre debe llevarse a cabo “dondequiera que esté el enemigo”.

Si bien el periódico defendió el artículo, Menéndez posteriormente dijo que lo habían citado incorrectamente. Pero nunca negó haber asistido a la recaudación de fondos.

Al día siguiente, le dijo a otro periódico local, el Jersey Journal , que apoyaba la defensa legal de los exiliados cubanos Alvin Ross, Guillermo Novo e Ignacio Novo. Los tres eran miembros de Omega 7 que habían sido acusados de asesinar al diplomático chileno de la era Allende, Orlando Letelier , en Washington, DC, ocho años antes, a instancias de la policía secreta de Augusto Pinochet.

Incluso para aquellos familiarizados con la historia del terrorismo estadounidense contra Cuba desde la revolución de 1959 (el gobierno cubano cifra el número de muertos en más de tres mil ), el apoyo financiero y público de Menéndez a estos casos es sorprendente porque es un apoyo descarado al terrorismo llevado a cabo dentro del país. Estados Unidos: Los asesinatos y atentados de Omega 7 aparecieron en todas las noticias nacionales en ese momento, y el FBI describió al grupo como la “organización terrorista más peligrosa” de Estados Unidos.

El restaurador de Nueva Jersey, Ramón Díaz, un ex donante de Menéndez que ahora viaja regularmente a la isla, le cuenta a la periodista cubana Liz Oliva en Hardliner on the Hudson , la nueva película de Belly of the Beast sobre Menéndez, lo que cree que le habría pasado si hubiera abogado por levantar el embargo en aquel momento: “Al menos mis restaurantes se habrían quemado. Lo más probable es que me hubieran disparado”.

Para dar una idea de la política del exilio de finales de los años 70, relata cómo rechazó una oferta para unirse a Alpha 66, otro grupo anticastrista, que hasta los años 90 “llevaba lanchas rápidas a centros turísticos en la costa de Cuba y rociaba con fumigaciones”. balas."

Sigue el dinero

En un clip que raya en la farsa, vemos a un traficante de cocaína convicto –a quien Menéndez invitó a su juramento como senador en 2006– junto a una placa de bronce dedicada al magnate local de la ropa Arnaldo Monzón en Union City. Describe a Monzón, fallecido en 2000, como “el padrino de la ciudad”.

Menéndez ha descrito a Monzón como un “amigo”. Pero los dos estaban mucho más cerca que eso. Menéndez salió durante años con la hija de Monzón y lo consideraba su suegro, según dos fuentes con conocimiento de su relación. Monzón también ayudó a lanzar su carrera política.

“Monzón creó a Bob Menéndez”, le dice a Oliva el restaurador Ramón Díaz durante la película. Él "preparó e influyó en todos los que pudo para asegurarse de que Bob Menéndez subiera la escalera".

Los registros muestran que Monzón, propietario de una serie de tiendas de ropa femenina en Nueva Jersey, estuvo en el comité directivo para que Menéndez fuera elegido alcalde en 1982, que donó a su campaña para la alcaldía y campañas posteriores para el Congreso en los años 90, y que organizó recaudación de fondos.

Pero Monzón desempeñó muchos papeles. También formó parte de la junta directiva de la Fundación Nacional Cubanoamericana (CANF), la columna vertebral del lobby cubanoamericano en las décadas de 1980 y 1990. La FNCA, aparentemente una organización pacífica, creó a principios de la década de 1990 un “ ala paramilitar secreta ” encabezada por Monzón.

Posteriormente, una investigación del FBI estableció un rastro de dinero que vinculaba a Monzón con el infame terrorista Luis Posada Carriles.

Posada Carriles , nacido en Cuba y entrenado por la CIA, es mejor conocido por planear el bombardeo en el aire de un avión cubano en 1976. Explosivos plásticos disfrazados de tubos de pasta de dientes Colgate se cobraron la vida de los setenta y tres hombres, mujeres y niños a bordo.

Monzón y Posada Carriles habían sido amigos desde su infancia en Cuba, según el Miami Herald , y se hicieron más cercanos a mediados de los años 1990.

En el juicio de Posada Carriles en El Paso, Texas, en 2011, el contador de Monzón fue citado y testificó que Monzón y Abel Hernández, otro colaborador de la campaña de Menéndez, habían transferido dinero a Posada Carriles en El Salvador y Guatemala. Este dinero financió una serie de atentados mortales con bombas en hoteles cubanos destinados a aplastar la industria turística de la isla en 1997.

La política de la impunidad

En ese juicio de El Paso, Posada Carriles estaba en el banquillo no por terrorismo o asesinato en masa, sino por cargos mucho menores de perjurio y fraude migratorio. Aun así hubo movilización política para defenderlo: los congresistas republicanos se manifestaron para que lo dejaran en libertad, y el FBI incluso logró perder su expediente.

Fue absuelto. Y así, uno de los terroristas más notorios del hemisferio occidental nunca pasó un día en una cárcel estadounidense y vivió el resto de sus días en Miami hasta que falleció en 2018 a la edad de noventa años.

La semana pasada, un juez estadounidense declaró a Alexander Alazo Baró, un cubanoamericano que disparó decenas de balas en la embajada de Cuba en Washington con un AK-47 en 2020, “no culpable por motivos de demencia”, a pesar de que su abogado restó importancia a cualquier papel mental. La enfermedad pudo haber jugado en el ataque.

“Los terroristas cubanoamericanos siempre han disfrutado de impunidad en este país”, dice José Pertierra, un abogado de inmigración cubanoamericano que asistió al juicio de Posada Carriles. “El lugar para jubilarse siempre ha sido Miami. Pero Nueva Jersey siempre ha sido muy importante porque es Miami Norte”.

Efectivamente, los terroristas nacionales cubanoamericanos de alto perfil radicados en Nueva Jersey suelen terminar cumpliendo condenas más cortas o eludiendo completamente la justicia.

Los sicarios de Omega 7, Guillermo Novo y Alvin Ross, fueron declarados culpables de múltiples cargos de asesinato y sentenciados a ochenta años en 1979, pero liberados por un tecnicismo dos años después.

Guillermo Novo fue arrestado nuevamente en Panamá en 2000, junto con Posada Carriles y otras dos personas, esta vez por conspirar para hacer estallar a Fidel Castro con doscientas libras de dinamita y explosivos C-4. Pero cuatro años después, todos fueron liberados por el gobierno panameño, tras la presión de miembros cubanoamericanos del Congreso y de la administración Bush.

La liberación del capo de Omega 7, Eduardo Arocena, tomó más tiempo e implicó una campaña de décadas para su liberación apoyada por el senador demócrata Joe Leiberman y los congresistas republicanos Lincoln Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen. Las administraciones de George W. Bush y Obama denegaron las solicitudes de conmutación de su sentencia. Finalmente fue dejado salir por motivos de salud en 2021, durante los primeros meses de la administración Biden, cuando Menéndez se encontraba en la cima de sus poderes.A veces la comunidad exiliada no sólo ha protegido a los terroristas; se los celebra .

Orlando Bosch, quien, junto con Posada Carriles, planeó el atentado contra el vuelo 455 de Cubana de Aviación, fue liberado por el presidente George HW Bush en 1990. Los políticos de Miami fueron más allá: declararon el 25 de marzo de 1983 Día de Orlando Bosch.

Y en Miami en particular, los acontecimientos pueden convertirse en una autoparodia: pocos meses después del 11 de septiembre y del inicio de la “guerra contra el terrorismo” global, el Servicio Secreto de Estados Unidos permitió que Sixto Aquit Manrique, un ex miembro de Omega 7 que había sido arrestado por el escuadrón antiterrorista del FBI siete años antes, para sentarse en el escenario unas filas detrás del presidente George W. Bush mientras pronunciaba un discurso.

Unos meses antes, el Presidente Bush había declarado solemnemente: "Si albergas a un terrorista, si lo alimentas, si lo escondes, eres tan culpable como el terrorista".

Sin cambios “Sin consultarme”

La última vez en la campaña presidencial, Joe Biden prometió “revertir las políticas fallidas de Trump que causaron daño a los cubanos y sus familias”. Esto nunca sucedió. La mayoría de las sanciones de Trump, que según los economistas roban miles de millones de dólares al año a la economía de la isla, siguen vigentes. El mantenimiento de estas sanciones se ha convertido en la pieza central de la política hacia Cuba de la administración Biden.

Y Menéndez se ha llevado el mérito. El intransigente muestra clips de televisión en los que cuenta cómo le dijo al presidente Obama que no debería haber ningún cambio en la política hacia Cuba “sin consultarme”. Si bien en aquel entonces estuvo marginado, el Senado ha estado al filo de la navaja durante la mayor parte de la administración Biden, lo que le dio a Menéndez más influencia. Le dijo a Telemundo en noviembre de 2021 que había impedido que la actual administración regresara a la política de Obama hacia Cuba. “Al contrario”, dijo, “el presidente Biden ha endurecido nuestra política contra el régimen”.

La medida más potente que la administración Biden ha dejado en vigor es la cínica inclusión de Cuba en la lista del Departamento de Estado de “Estados patrocinadores del terrorismo”. La etiqueta de terrorista prácticamente ha dejado a la isla fuera del sistema bancario europeo, paralizando aún más la economía de la isla y socavando la seguridad alimentaria .

Calificar a Cuba de patrocinador del terrorismo resulta irónico para muchos observadores. No sólo por la historia de Washington de patrocinar el terrorismo contra la isla en la década de 1960 y de albergar a terroristas hasta bien entrado este siglo, sino también porque contradice el consenso incluso de los oficiales de inteligencia estadounidenses de que la isla no patrocina el terrorismo (la razón por la que ni Trump Ni la administración Biden pudo ofrecer ninguna evidencia creíble para respaldar la inclusión en la lista.

Pero dado el pasado de Menéndez, la ironía es más profunda: a lo largo de décadas, los funcionarios estadounidenses han utilizado consistentemente un lenguaje que muestra que las sanciones están destinadas a golpear al pueblo cubano (un memorando del Departamento de Estado de la década de 1960 decía que las sanciones deberían “provocar hambre, desesperación y derrocamiento del gobierno”). ”, mientras que la administración Trump describió sus medidas como parte de una “campaña de máxima presión”).

"La esencia del terrorismo es amenazar o dañar a un grupo de personas para intentar enviar un mensaje; es una forma violenta de comunicación política diseñada para cambiar el comportamiento de las personas", dice Richard Jackson, profesor especializado en terrorismo y violencia política organizada. “Así que [las acciones de Estados Unidos contra Cuba] se ajustan a la definición de terrorismo comúnmente acordada por los académicos”.

Si bien la administración Biden parece haberle dado a Menéndez un veto de facto sobre la política hacia Cuba, los once millones de “cubanos”, a quienes los políticos estadounidenses dicen admirar, no tienen voz ni voto sobre el tema.

“Estas sanciones me afectan a mí, a mi familia y a mis amigos”, dijo Oliva, quien aún vive en Cuba. “Afectan especialmente a poblaciones históricamente marginadas”, añadió, señalando que los cubanos negros tienen menos probabilidades de trabajar en el sector privado mejor pagado y más probabilidades de trabajar en el sector estatal, cada vez más bajo.

A los estadounidenses tampoco se les consulta. La última encuesta nacional sobre las actitudes estadounidenses hacia Cuba, realizada por el Pew Research Center en 2016, encontró un enorme déficit democrático: el 73 por ciento de los estadounidenses (incluida la mayoría de los republicanos) dijeron que estaban en contra del embargo comercial.

Los cubanoamericanos también están mal representados. La última encuesta de la Universidad Internacional de Florida encontró que si bien la mayoría de los cubanoamericanos en el condado de Miami-Dade, en el sur de Florida, dicen que apoyan el embargo, también creen que no ha funcionado. La encuesta también encontró que la mayoría de los cubanoamericanos apoyan una flexibilización de las sanciones para permitir la venta sin restricciones de alimentos y medicinas, remesas sin restricciones, relaciones diplomáticas y vuelos a toda la isla.

Entonces, ¿a quién representan realmente los políticos como Menéndez? El restaurador de Nueva Jersey, Ramón Díaz, lo dice claramente: “Los cubanos ricos de este país donan grandes cantidades a los senadores y congresistas que mantendrán el embargo. . . . Es una cuestión de dinero”.

Si bien la CANF desembolsó millones de dólares a los candidatos en su día, a principios de la década de 2000 fue reemplazada por el PAC por la Democracia entre Estados Unidos y Cuba que, hasta que redujo el gasto en 2018, era uno de los PAC de política exterior más grandes del país. , desembolsando millones de dólares en elecciones para la Cámara y el Senado.

“Siempre tenemos unos 200.000 dólares a mano” en caso de que algún congresista o senador se sienta tentado a presionar con fuerza para poner fin al embargo, dijo Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo del PAC, a Dan Erikson del Diálogo Interamericano en su libro de 2009 , The Cuba. Guerras: Fidel Castro, Estados Unidos y la próxima revolución . “Es una manera muy agradable de decir: 'Oye, hay 200.000 dólares que se destinarán a anuncios publicitarios en tu contra si intentas hacer eso'. Así que elige otro tema'”.

Claver-Carone pasó a trabajar como principal asesor de Trump para América Latina entre 2018 y 2020, redactando docenas de medidas que arrasaron la economía de la isla. Da la casualidad de que Erikson ocupa ahora el mismo puesto en la administración Biden.

Menéndez ha sido la figura demócrata de peso pesado del lobby durante las últimas dos décadas: el impasible senador no republicano ni floridano que contrasta con las figuras a veces carnavalescas de Miami. Pero él no es un caso atípico.

Trabajando en ambos lados del pasillo desde los años 80, el lobby cubanoamericano ha capturado efectivamente esta faceta de la política exterior estadounidense actual. Independientemente del partido, los políticos cubanoamericanos están al unísono: con la excepción de un joven congresista demócrata , todos apoyan la política de reducir intencionalmente los niveles de vida de los habitantes de la isla.

Durante la película, Oliva le pregunta a Albio Sires, quien renunció como congresista demócrata en representación de Nueva Jersey el año pasado, cuáles son las diferencias entre los cubanoamericanos demócratas y republicanos en el Congreso. Su respuesta: “No había ninguna diferencia entre nosotros cuando se trata de Cuba”.

Al comienzo de la carrera de Menéndez, se utilizaron asesinos para eliminar a sus oponentes políticos; ahora se prefieren los dólares de campaña. Si bien alguna vez se utilizaron bombas para hundir la economía de la isla, hoy el trabajo se hace de manera más efectiva con sanciones financieras. Los métodos cambian con el tiempo, pero los objetivos siguen siendo los mismos.

La política estadounidense hacia Cuba tiene poco que ver con lo que quieren los cubanos, los estadounidenses e incluso los cubanoamericanos. Más bien, esta política hoy se la impone a los cubanos una pequeña camarilla.

Por supuesto, no tiene por qué ser así. En diciembre de este año se cumplen diez años, Estados Unidos anunció que restablecería las relaciones diplomáticas con la isla y aliviaría las sanciones. Las negociaciones exitosas entre las administraciones de Barack Obama y Raúl Castro revelaron que el lobby cubanoamericano es un tigre de papel, algo que una administración estadounidense con voluntad política puede superar. Pero cuando la Casa Blanca no toma ninguna medida, esta política zombi persiste y millones de cubanos pagan el precio.

Contra Cuba
Trabajos del medio Cuba por Siempre.
Mesa Redonda.- Periodistas especializados en temas internacionales analizan en la mesa redonda la política hostil de Estados Unidos hacia Cuba....
En este documental del colectivo Belly of the Beast, "Hardliner On The Hudson" (Línea dura en el Hudson), la periodista cubana Liz Oliva Fernández visita Union City, Nueva Jersey, donde el asediado senador Bob Menéndez ...
Lo último
La Columna
Panamá en el dictado de EEUU
Desde La Florida (EEUU) ha saltado la noticia de que la embajada de ese país en Panamá financió a los alborotadores profesionales que agitaron a la gente en noviembre de 2023. La manipulación de los movimientos sociales te...
La Revista