La Habana, 23 may (Prensa Latina) El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba ocasiona que el 85 por ciento de la red de telecomunicaciones del país caribeño presenta obsolescencia de la tecnología, denuncio hoy la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa).

La vicepresidenta Comercial de Etecsa, Lidia Esther Hidalgo, apuntó al diario Granma que el efecto del injusto y genocida cerco estadounidense condiciona precios superiores para las compras de la empresa, en un rango de entre 30 y 40 por ciento.

En contraste, los ingresos en divisa, a lo largo de este año, disminuyeron en un 30 por ciento con respecto a igual periodo de 2023.

Ello determina que no se puedan ejecutar las inversiones correspondientes para el desarrollo de la red.

De igual forma, complejiza la compra de recursos para los mantenimientos programados de los equipos y las acciones que se ejecutan ante las afectaciones que surgen.

Hay más de 16 mil reportes de teléfonos interrumpidos, las tres cuartas partes concentradas en La Habana, ejemplificó la funcionaria.

Señaló además la funcionaria la baja disponibilidad de tarjetas sim de cambio para la telefonía móvil y equipos terminales (módem Nauta Hogar) y la Telefonía Fija Alternativa (TFA).

Argumentó que como consecuencia de los efectos de la situación eléctrica nacional alrededor de 450 radiobases se interrumpen diariamente por la falta de respaldo energético.

Pese a la compleja situación que enfrenta el país, asociada a los financiamientos y al impacto directo del bloqueo impuesto por Washington, Etecsa labora por incrementar los servicios.

Muestra de ello, refirió, es que de 7,8 millones de usuarios móviles, 7,3 millones están habilitados para hacer uso de internet.

Según los parámetros de la tasa de cambio informal, un giga de datos móviles equivale a 0,17 dólares, la menor correlación en todo el Caribe, aseguran centros de estudios especializados.

Destacó la directiva que continúa la ampliación de la conectividad en instituciones de sectores científicos, educativos, de Salud y de comercio interior, como soporte del proceso de transformación digital del país, uno de los pilares planteados para la gestión de Gobierno.

Detalló que más de 54 mil servicios empresariales cuentan con un ancho de banda promedio de seis megabit por segundo (Mbps) y se trabaja para crear y perfeccionar plataformas tecnológicas para el pago electrónico.

Próximamente, agregó la especialista, la aplicación cubana Transfermóvil alcanzará la cifra de cinco millones de clientes activos, con un promedio de más de 40 operaciones por segundo.

Expresó igualmente que la empresa mantiene el compromiso de llevar los servicios de telecomunicaciones a lugares apartados, y una muestra son las 250 estaciones satelitales vsat (Terminal de apertura muy pequeña).

Estas acciones –indicó– se realizan en medio de una situación financiera que dificulta el cumplimiento de los compromisos con los proveedores de tecnologías y servicios, así como el desarrollo de inversiones para su mantenimiento, además de afectar los tiempos de reaprovisionamiento de recursos.

 

¿Cómo marchan hoy los servicios de telecomunicaciones en Cuba?

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba detalla la situación que tiene hoy la red nacional en sus diferentes capas: voz, datos, telefonía fija e internet en los hogares. En medio de un escenario complejo, se buscan constantemente soluciones.

Juventud Rebelde

Trabajadores de Etecsa

La situación es compleja, pero la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa) no se da por vencida y cada día trabaja para mantener y recuperar los niveles de vitalidad necesarios en materia de comunicaciones.

En un intercambio este miércoles con Lidia Esther Hidalgo Rodríguez, vicepresidenta Comercial de Etecsa, conocimos sobre los esfuerzos que a diario realizan sus trabajadores para, con lo que cuentan, garantizar un nivel en todas las capas de la red de comunicaciones del país que permita brindar servicios tanto a entidades como a las personas naturales.

Hidalgo Rodríguez explicó que la situación financiera actual para la empresa es desfavorable en lo que respecta a la captación de divisas frescas, necesarias para continuar con inversiones que posibiliten aumentar la conectividad o la calidad de los servicios.

A ello se unen crecientes fenómenos de fraudes, con sitios web que clonan la identidad de Etecsa y crean opciones de recargas desde el exterior, bien atractivas, a partir del empleo de los paquetes nacionales. El usuario final, explicó Hidalgo Rodríguez, recibe un mensaje con su recarga, pero no es de la fuente oficial, que es Etecsa, sino de un número privado, y todo el dinero involucrado en esa operación no llega a la empresa. Las desviaciones por ese concepto, aseguró, alcanzan millones de dólares.

Si a ello se suma que casi el 90 por ciento de las tecnologías que emplea Etecsa son de importación con costos bien altos —como, por ejemplo, una radiobase, cuya inversión ronda los 100 000 dólares solo con la instalación básica—, y además los efectos del bloqueo estadounidense contra Cuba incrementan todavía más esos precios, el financiamiento requerido para garantizar las operaciones complejiza la sostenibilidad del sistema de telecomunicaciones del país.

Asociado a eso está el costo nacional, pues el paquete básico de datos es de 110 pesos para un giga, como promedio, pero ese acceso a internet se paga en divisas al proveedor internacional y, por tanto, es un costo subsidiado para el usuario.

Cuba cuenta en la actualidad con dos soluciones de cable de fibra óptica y otras satelitales, todas costosas, especialmente las segundas, pero se mantienen operativas porque, además de garantizar servicios como la televisión, llevan voz y datos a comunidades distantes, especialmente en las serranías.

El servicio como prioridad

En cuanto a la telefonía celular y los datos, actualmente el país atraviesa por una situación de saturación creciente en la red 3G que se emplea, fundamentalmente, para la voz, por tener una amplia cobertura poblacional. Además, dijo Hidalgo Rodríguez, una parte de los datos se hace sobre esta red, y la situación financiera no nos permite ampliar las inversiones. Lo mismo pasa con las radiobases 4G, empleadas para datos.

En la telefonía fija, las inversiones que empezaron con el proceso de digitalización a finales de los años 90 avanzaron mucho, pero la planta exterior —los cables y gabinetes en la calle—, tiene un nivel importante de obsolescencia. Así, Etecsa contabiliza un promedio de 16 000 interrupciones diarias en este servicio, la gran mayoría en la capital, algunas de ellas con más de siete días en su solución. Esta es una tecnología que lleva muchos componentes y todos son importados. Hay muchas reparaciones que las hacemos con innovación de nuestro personal, que sigue buscando soluciones, puntualizó la Vicepresidenta Comercial.

Por otro lado, se registran mayores niveles de daños en la red pública por ciudadanos inescrupulosos, además de otros que, sin querer, acometen acciones como la quema de basura debajo de cables de telecomunicaciones, lo que conlleva a que muchas veces se partan, y cambiarlos es complejo por las bajas existencias.

Otro elemento es el cobre empleado en los cables, que es cada vez más caro, y se necesitan inversiones en fibra óptica para transitar a otro nivel en los 1,5 millones de líneas fijas que tiene el país.

A todo esto, le sumamos que la situación electroenergética nacional ha impactado en sitios que se han quedado sin respaldo eléctrico. En estos momentos se reportan aproximadamente 450 radiobases interrumpidas diariamente por esta causa, y un número considerable de servicios de telefonía fija. También ya se manejan afectaciones de grupos electrógenos que se mantienen encendidos por largos períodos de tiempo, comentó Hidalgo Rodríguez.

La directiva recalcó que estas complejidades son enfrentadas a diario por grupos de personas que trabajan durante 24 horas para garantizar que el servicio se mantenga.

Problemas a resolver

Este año la empresa está enfocada en mejorar y optimizar la red de telecomunicaciones a partir de los recursos con los que se cuenta.

Por ello, en la actualidad se enfrentan algunas problemáticas, como la falta de insumos para reponer roturas en módems de Nauta Hogar —de ahí la importancia de cuidar bien lo que se tiene— o equipos de la telefonía fija alternativa (los llamados TFA). Asimismo, hay un déficit para lograr el recambio de las tarjetas SIM. Una duda recurrente en la población, dijo Hidalgo Rodríguez, es por qué hay líneas nuevas y no para cambiar una SIM de un número ya en uso. En ese sentido explicó que las tarjetas SIM se compran por lotes, y no es lo mismo uno para líneas nuevas, que otro para tarjetas de recambio. Cada SIM viene programada para una función, aseguró.

La Vicepresidenta Comercial de Etecsa recomendó a los usuarios garantizar un buen cuidado para la tarjeta SIM. Entre los consejos que se brindan está evitar rayaduras, exposición al calor, impedir que se doble o se exponga al agua, o realizar cortes indebidos para adaptarla a un celular en específico.

Un trabajo que no se detiene

A pesar de los escollos a superar, Etecsa ha continuado ampliando la red nacional de telecomunicaciones, y el país ya totaliza 5 684 radiobases, 1 300 de ellas con tecnología 4G, estas últimas en sitios de alta densidad de personas que permiten cubrir al 50 por ciento de la población.

A ello se unen 280 000 hogares con Nauta Hogar, y 7,8 millones de líneas móviles, 158 000 de ellas incorporadas en el primer cuatrimestre de este año, y 7,1 millones están aprovisionadas para hacer internet. De 2020 a la fecha eso significa un crecimiento de 1,7 millones de líneas.

La voz móvil, entretanto, duplicó el tráfico de minutos en los últimos cuatro años, y cerró 2023 con 16 millones totalizados. El uso del SMS, contrario a lo que pueda parecer en estos tiempos de internet, también ha crecido con aplicaciones como Transfermóvil, que realiza millones de operaciones diarias, debe llegar en junio a cinco millones de usuarios y brinda 67 servicios diferentes en la palma de la mano.

La transformación digital de todos los procesos del país hace que las instituciones demanden más conectividad, y hoy ya están conectados 54 000 servicios de este tipo, tanto en establecimientos estatales como no estatales, con una conexión promedio de 6 Mbps. Este fenómeno requiere también un crecimiento en los centros de datos y mayores inversiones, pues hoy se alojan allí más de mil soluciones informáticas nacionales.

En 2023 y 2024, detalló Higaldo Rodríguez, hemos asegurado además un nivel creciente de eventos en los que logramos brindar la calidad requerida.

 

Etecsa: Desafíos financieros y operativos en el sector de las telecomunicaciones

Cubadebate

La situación de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (Etecsa) es compleja. A pesar de los desafíos, se trabaja diariamente para mantener y recuperar los niveles de funcionalidad necesarios en el sector de las comunicaciones.

En un reciente intercambio con la prensa, Lidia Esther Hidalgo Rodríguez, vicepresidenta comercial de Etecsa, destacó el esfuerzo de los trabajadores para garantizar un nivel adecuado de servicios de comunicaciones tanto a entidades como a personas naturales, dentro de las limitaciones existentes.

Según Juventud Rebelde, Hidalgo Rodríguez mencionó que la situación financiera actual de la empresa es desfavorable en términos de captación de divisas, necesarias para continuar con las inversiones que podrían mejorar la conectividad y la calidad de los servicios.

Un problema adicional son los fraudes, con sitios web que clonan la identidad de Etecsa y ofrecen opciones de recarga desde el exterior utilizando los paquetes nacionales. Esto ha resultado en pérdidas significativas, ya que el dinero involucrado en estas operaciones no llega a la empresa.

Además, aproximadamente el 90% de las tecnologías que emplean son importadas y tienen costos elevados. Por ejemplo, la inversión en una radiobase ronda los 100 000 dólares solo en la instalación básica. El bloqueo estadounidense contra Cuba incrementa estos precios, complicando aún más la sostenibilidad del sistema de telecomunicaciones.

El costo nacional también es significativo, con el paquete básico de datos a 110 pesos por gigabyte, aunque este acceso se paga en divisas al proveedor internacional, lo que implica un subsidio para el usuario.

Cuba cuenta actualmente con dos soluciones de cable de fibra óptica y otras satelitales, todas costosas, especialmente las segundas. Estas se mantienen operativas para garantizar servicios como la televisión y llevar voz y datos a comunidades distantes.

En cuanto a la telefonía celular y los datos, la red 3G, utilizada principalmente para la voz debido a su amplia cobertura, está saturada. La situación financiera actual no permite ampliar las inversiones en esta área ni en las radiobases 4G, que son empleadas para datos.

En la telefonía fija, las inversiones comenzaron con la digitalización a finales de los años 90, pero la planta exterior presenta un nivel importante de obsolescencia, con un promedio de 16 000 interrupciones diarias, principalmente en la capital. Muchas reparaciones se realizan mediante innovaciones del personal debido a la escasez de componentes importados.

Asimismo, se registran daños en la red pública causados por ciudadanos, así como el costo creciente del cobre empleado en los cables, lo que requiere inversiones en fibra óptica para mejorar las 1.5 millones de líneas fijas del país.

La situación electroenergética nacional también afecta a Etecsa, con aproximadamente 450 radiobases interrumpidas diariamente y servicios de telefonía fija afectados por la falta de respaldo eléctrico.

A pesar de estas dificultades, Etecsa sigue ampliando la red nacional de telecomunicaciones, con 5 684 radiobases, 1 300 de ellas con tecnología 4G.

Además, 280 000 hogares tienen acceso a Nauta Hogar y hay 7.8 millones de líneas móviles, 158 000 de ellas incorporadas en el primer cuatrimestre de este año.

La voz móvil ha duplicado el tráfico de minutos en los últimos cuatro años, y el uso del SMS ha crecido, especialmente con aplicaciones como Transfermóvil, que realiza millones de operaciones diarias y brinda numerosos servicios.

La transformación digital del país ha incrementado la demanda de conectividad, con 54 000 servicios conectados tanto en establecimientos estatales como no estatales, requiriendo un crecimiento en los centros de datos y mayores inversiones.

Hidalgo Rodríguez concluyó que Etecsa sigue enfrentando estas complejidades con grupos de trabajo dedicados, enfocados en mejorar y optimizar la red de telecomunicaciones con los recursos disponibles.

(Tomado de Canal USB)

Contra Cuba
Canal Caribe.- Las medidas adoptadas por la administración Trump, y mantenidas por el presidente Biden en 2022, causaron pérdidas estimadas en más de mil millones de dólares al sector del Turismo en Cuba....
Carlos Rafael Diéguez - Radio Miami Today.- Al habla en VIVO con el periodista José Manzaneda, coordinador de la WebTV Cubainformación, él desde desde el País Vasco o Euskadi. El tema central: las relaciones Cuba Es...
Carlos Fernández de Cossío, Viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate....
Lo último
La Columna
La Revista