Yelanys Hernández Fusté - Juventud Rebelde.- El artista boricua visitó la Isla recientemente y asegura que nuestro país es un diamante que invita a «seguir adelante con el orgullo de ser lo que somos».

Fueron dos ocasiones en las que el cantante Danny Rivera interpretó en Las Tunas Madrigal, aquel tema memorable que con él toma otra connotación. El boricua asistió a la XL edición de la Jornada Cucalambeana, y dijo que regresaba para «ver al amigo, al hermano, estar en la casa».


Luego, no ha dejado de ser noticia en la Isla al darse a conocer la propuesta discográfica Dos trovadores, facturada de conjunto con el pianista Frank Fernández; y también por la presentación del texto Lola Rodríguez de Tió, sobre la primera voz lírica puertorriqueña, de la escritora cubana Josefina Toledo.

Para Rivera nuestro país, Puerto Rico y el Caribe, están presentes como el gran verso del poeta. De ahí que insista en establecer una unión desde el arte con la propuesta de la Cátedra Internacional de Música, donde jóvenes de las naciones latinoamericanas estudian la manifestación en Cuba.

Muchos dirían que el cantante, nacido en 1945 en Santurce, zona humilde San Juan, es solo una voz afamada en el contexto internacional, pero él mismo sobrepasa su talento, y asombra por su interés en las buenas relaciones humanas y en la solidaridad.

«Canto, afirma a JR, para hacer feliz al gran conglomerado de seres que cada día busca, a través de la música, una vida mejor. Cuando hago que la melodía llegue a ustedes, la reciben con ese afecto que nos convierte en una verdadera familia.

«Uno lo que hace muy modestamente es dejarse llevar por el alma, lo que la conciencia le dice que debe hacer. Y la música es la mejor forma de expresar cariño, fraternidad, amor y encuentros buenos, genuinos, algo que para mí es muy importante».

—¿Qué lo hizo regresar a la Jornada Cucalambeana?

—Las Tunas tiene una fiesta cultural, de pueblo, que debe preservarse, cada vez que termina una, prepara la próxima. Esta es una manera de conservar sentimientos que la modernidad quiere desaparecer, y aquí ustedes lo sujetan con la poesía, con palabras, y hacen que se extienda para que todavía podamos seguir sintiéndonos como seres humanos.

«En El Cornito, sede principal de las Jornadas Cucalambeana, hay una corriente de versos y de arte, que debe extenderse a las nuevas generaciones para que jamás lo olviden. El bambú que ahí crece es muy significativo, porque en su silencio dice que sigan como él, dueños de ustedes mismos».

—¿Ese mismo sentimiento tiene sobre la Mayor de las Antillas?

—Cuba es como un ser viviente, que respira, ama y quiere ser amado, es un diamante, una gran poesía que a todos nos dice que hay que seguir adelante —no importa los escollos—, y con el orgullo de ser lo que somos».

—Aunque cultiva la canción vincula también lo tradicional a su obra...

Cuba
Nueva York, EEUU, 18 abr (Prensa Latina) La cubana Lola Amores obtuvo hoy el galardón como Mejor actriz en el Havana Film Festival neoyorquino por su interpretación en la cinta Una noche con los Rolling Stones, de la directora Patricia ...
Buena Fe.- La canción Carne, es una reflexión sobre las asimcronías entre la auto percepción sobre dimensionada y la verdaderas capacidades. Una canción sobre los anacronismos. Las vanidades sin sustento y tambi&eac...
Lo último
Girón, abril de victoria
Marilys Suárez Moreno - Revista Mujeres / Ilustración Claudia Alejandra Damiani. Tomada de Cubadebate.- En Girón, toda Cuba se puso en pie de guerra para hacerle frente al enemigo invasor. Firmes en sus posiciones, dispuestas a p...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista