René González Barrios - ( Foto: Alexis Rodríguez) - Cubadebate.- Tengo cincuenta y nueve años de edad. Soy, por tanto, hijo de la gloriosa Revolución que tanto enorgullece a mi pueblo y nos prestigia en el mundo. Mi generación creció bajo la impronta del torbellino transformador encabezado por Fidel y que lleno de símbolos, nos identificó sin vacilaciones con Camilo y el Che. La gloriosa década del 60, pletórica de desafíos y sueños, y la no menos del 70, nos inspiraron y enseñaron a ser como somos: inclaudicables, comprometidos.


Toda gesta gloriosa tiene sus cantores, los hombres inspiradores que, con su palabra, trasmiten la contagiosa belleza de la épica, la pasión de la epopeya, los valores supremos de una nación. El coronel Fernando Figueredo Socarrás, cual Homero, envolvió en la mística guerrera a una generación de jóvenes herederos de la gloria mambisa de los Diez Años. La palabra mágica de Manuel de la Cruz, Ramón Roa, o Manuel Sanguily, la prosa ardiente del catalán José Miró Argenter, o de los generales Enrique Collazo y Enrique Loynaz del Castillo, inspiraron a muchos a ser buenos cubanos y patriotas. El inmenso Martí, combinación perfecta de palabra y acción, cautivador de multitudes, con su vida ejemplar labró el camino por el que transitaría el inspirado Fidel y sus compañeros del centenario.

De toda esa sabia bebió un hombre que cultivó de manera excepcional, el más puro y enaltecedor de los valores: la lealtad. Hijo de su tiempo, Eusebio Leal Spengler, reencarnación cespedista, dominador de la palabra, parecía haber venido de la manigua redentora a nuestro tiempo a explicarnos la inspiradora turbulencia mambisa. Cada frase suya estaba ungida por la divina providencia. Narraba la historia con fuerza volcánica, con la pasión desbordante de quien pone en cada palabra, en cada gesto, en cada acción, el corazón entero.

Acaba de dejarnos físicamente. En medio de su penosa y prolongada enfermedad, derrochaba impetuoso entusiasmo y optimismo. Cuando la Universidad de La Habana lo invistió como Doctor Honoris Causa en humanidades, su llamado fue a luchar, a la altura de los nuevos tiempos, tan gloriosos y complejos como los que le tocara vivir a su generación. Patriota fidelísimo y Fidelista, marcó a generaciones de cubanos. La mía, ha tenido muchos privilegios, entre ellos, compartir y disfrutar la epopeya de Fidel, y escuchar el candoroso canto de gesta de ese cubano excepcional y patriota, magisterio vivo, que es Eusebio Leal.

Cuba
Oscar Figueredo Reinaldo, Angélica Arce Montero, Deny Extremera San Martín - Cubadebate - Video: Mesa Redonda.- El desarrollo científico y una concepción integral y sistémica que une a instituciones y expertos de di...
Agustín Lage Dávila, Eduardo Martínez Díaz, Rolando Pérez Rodríguez, Luis Herrera Martínez, Lila Castellanos Serra - Cubadebate.- Artículo publicado este domingo por la Revista Anales de la Acad...
Frank Martínez (Ilustración: Juan Padrón) - Cubadebate.- Con la campaña #MuchoMachetePorDarTodavía se celebrarán, este 14 de agosto, las cinco décadas de la primera publicación, en la revista Pi...
Lo último
La Columna
La Revista