Odén fue una persona fiel a aquellas cosas en las que creyó, fiel a Dios, a su pueblo, fiel a la Revolución que él quiso y por la cual también estaba dispuesto a darlo todo. Video: TV Cubana.


Pablo Odén y el valor del ejemplo

Odén fue una persona fiel a aquellas cosas en las que creyó, fiel a Dios, a su pueblo, fiel a la Revolución que él quiso y por la cual también estaba dispuesto a darlo todo

Juventud Rebelde

MATANZAS.— De estatura baja, pelo canoso, rápido caminar y cultura inigualable. Un pastor jubilado de la Iglesia Episcopal y cubano por sus cuatro costados. Así recordaremos al Reverendo Pablo Odén Marichal Rodríguez.

Desde horas tempranas apreciamos consternación en el pueblo matancero, y en toda Cuba, por el deceso de este hombre, con quien se podía conversar de los más inusitados temas: sabía de política, de actualidad internacional, de las complejidades de nuestra realidad y era un consumado crítico del bloqueo estadounidense.

A pesar de las ocupaciones que limitaban su tiempo, nunca se negó a atender a la prensa, incluso, en su propio hogar. Con este máster en Teología conversé muchas veces sobre Martí y Fidel, sobre la batalla por el regreso de Elián y sobre el Poder Popular, del cual era diputado por el municipio de Colón.

En 2013, siendo coordinador de la Plataforma Pastoral Cubana, junto al Seminario Evangélico de Teología de Matanzas desarrolló una jornada de solidaridad con los Cinco, para abogar por la reunificación del hogar de estos luchadores antiterroristas y por el fortalecimiento de la unidad de la familia cubana.

En la Capilla de la Resurrección del Seminario, del cual era profesor, declaró entonces que la unidad holística que el ecumenismo religioso aún no había alcanzado en ninguna parte del mundo, la lograron en Cuba los Cinco, y a partir de su ejemplo nadie tendría justificaciones, basadas en diferencias doctrinales o de otra índole, para introducir o alimentar divisiones dentro del pueblo.

La última vez que hablamos fue en su casa, en la barriada de Peñas Altas, a pocos metros de la bahía, cuando accedió a ofrecer sus consideraciones para este diario sobre los valores en la juventud cubana. Se motivó enseguida y ofreció profundos análisis desde su óptica de religioso, destacando en particular que la Revolución había hecho surgir nuevos valores que nos llevan adelante, como la solidaridad, porque en una sociedad capitalista el individualismo se impone.

Más allá de tendencias criticables, el reverendo proponía buscar los valores «en todas aquellas cosas que defienden la vida», y más que rescatar, descubrir «aquellas cosas nuevas que no las vemos como valores y que son los de ahora», pues esos bienes morales cambian «porque son de la gente, de los pueblos y las sociedades», y es preciso enriquecerlos en lugar de reducirlos a determinados ámbitos.

«Los valores van más allá de la educación, y los nuevos valores son rebeldes», estimó desde la sabiduría de sus años y conocimientos, y hasta el final de su útil vida apeló a esas virtudes humanas con la misma lealtad y vigor que destinó a defender las causas más nobles de su país y del mundo.

Odén es saludado por Fidel durante un encuentro por el aniversario 57 de los asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel Céspedes, en el Memorial José Martí. Foto: Estudios Revolución

Fiel a su pueblo

«Pablo Odén fue una persona fiel a aquellas cosas en las que creyó, fiel a Dios, a su pueblo, fiel a la Revolución que él quiso y por la cual también estaba dispuesto a darlo todo. Por eso, digo que su cualidad más relevante fue la fidelidad.

«Fue un maestro, un pastor y un patriota, amigo, compañero, un hombre siempre dispuesto a servir, que nunca tuvo miedo a ninguna situación, a ningún escenario difícil, a plantear su verdad y sus convicciones, siempre con firmeza, respeto y dominio del tema. Entendió muy bien cuál era su misión como parte de este pueblo, que tanto le ama y le quiere...

«Fue un hombre con muchos conocimientos, que influyó en los diálogos entre la iglesia y el Estado, entre marxistas y
cristianos revolucionarios; en los diálogos con Fidel, y en todas las transformaciones que se desarrollaron en Cuba a partir de los años 1990 para la amplitud de la libertad religiosa y de la participación social de los creyentes. Fue un patriota que amaba a Cuba». (Reverendo Joel Ortega Dopico, secretario ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba)

 

Pablo Odén: pastor y patriota que amó a Cuba

Pablo Odén se desempeñó como una de las figuras más grandes del ecumenismo cubano y no solo en el ámbito eclesial, sino en el social y patriótico, atestigua el Reverendo Joel Ortega Dopico

Juventud Rebelde

MATANZAS.— «Pablo Odén fue una persona fiel a aquellas cosas en las que creyó, fiel a Dios, a su pueblo, fiel a la Revolución que él quiso y por la cual también estaba dispuesto a darlo todo. Por eso, digo que su cualidad más relevante fue la fidelidad», subrayó aquí a la prensa el Reverendo Joel Ortega Dopico.

El también Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba señaló que fue «un maestro, un pastor y un patriota, amigo, compañero, un hombre siempre dispuesto a servir, que nunca tuvo miedo a ninguna situación, a ningún escenario difícil, a plantear su verdad y sus convicciones siempre, con firmeza, fuera quien fuera su oponente, siempre con respeto y con dominio de lo cual él estaba hablando, fue un hombre que no claudicaba.

«Se desempeñó como una de las figuras más grandes del ecumenismo cubano y no solo en el ámbito eclesial, sino en el social y patriótico», afirma el Pastor de la Iglesia Presbiteriana de Varadero, quien considera que Pablo Odén Marichal fue una persona que entendió muy bien cuál era su misión como parte de este pueblo, que tanto le ama y le quiere.

Ortega Dopico resaltó la «trayectoria muy valiosa para todos nosotros» que tuvo el Reverendo, quien participó en hitos como la celebración ecuménica cubana y dirigió a un grupo de hermanos que prepararon esa conmemoración, cuya cúspide fue la gran celebración evangélica en la Plaza de la Revolución, donde estuvo presente el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

«Habría que hablar de Odén en el regreso del niño Elián, en la sensibilidad que él tuvo al liderar junto a nuestro pueblo esta batalla, todo el plan de la visita de las abuelas, todo coordinado con el Consejo de Iglesias de Estados Unidos. Y en la fundación de la Plataforma Interreligiosa Cubana, y toda la lucha por el regreso de los Cinco».

Resaltó la labor pastoral de Odén Marichal, quien nunca dejó de ser pastor. «Un hombre con una sensibilidad inmensa, profesor, autodidacta, un hombre con muchos conocimientos, que influyó decisivamente en los diálogos entre la iglesia y el Estado, entre marxistas y cristianos revolucionarios; en los diálogos con Fidel, y en todas las transformaciones que se desarrollaron en Cuba a partir de los años 1990 para la amplitud de la libertad religiosa y de la participación social de los creyentes.

«Conozco a Odén desde mi niñez y mi adolescencia, fue un patriota que amaba a Cuba», resumió Ortega Dopico.

 

Falleció a los 81 años el reverendo Pablo Odén Marichal Rodríguez

Cubadebate

Este lunes 3 de mayo falleció a la edad de 81 años el reverendo Pablo Odén Marichal Rodríguez, destacado líder ecuménico desde su juventud y pastor jubilado de la Iglesia Episcopal de Cuba.

Desarrolló una vocación ecuménica de total entrega y honestidad, desempeñando distintas responsabilidades en organizaciones religiosas como el Movimiento Estudiantil Cristiano, la Conferencia Cristiana del Caribe y el Consejo de Iglesias de Cuba.

De este último fue su Presidente de 1996 al 2000, etapa en la que realizó innumerables acciones por el regreso de Elián a la Patria, defendiendo no sólo la dignidad de un niño y su familia, sino también la de todo un pueblo. En 1999 con el lema "Amor, Paz, Unidad", organizó la Primera Celebración Evangélica Cubana.

A la par enseñó a varias generaciones de estudiantes, como profesor en el Seminario Evangélico de Matanzas. Fue promotor del diálogo entre todas las religiones sobre labase del respeto a la diversidad, siendo el primer coordinador de la Plataforma Interreligiosa Cubana, desde la que organizó actividades concretas por el retorno junto a sus familias y pueblo de nuestros Cinco Héroes, todo ello con total coherencia entre su fe religiosa y su compromiso revolucionario.

Marichal Rodríguez fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde 1998 hasta la presente legislatura, cumpliendo distintas misiones en la Comisión de Relaciones Internacionales. Como diputado presidió el Grupo Parlamentario de Amistad Cuba-Gran Bretaña y formó parte de delegaciones en visitas a varios países.

Estuvo presente en todos los encuentros que desde 1984 el Comandante en Jefe Fidel Castro sostuviera con líderes ecuménicos y de iglesias del sector protestante y evangélico.

Por su inmensa obra a favor de la unidad de nuestro pueblo y su genuina práctica ecuménica recibió varios reconocimientos. Llegue a sus familiares y amigos las más sinceras condolencias por tan sensible pérdida.

(Con información de ACN)

Cuba
Cubadebate.- Con la premisa de que el 8vo Congreso PCC vivo y que nada de lo que allí se abordó se atrase, o peor aún no se lleve a vías de hecho, se reunió esta semana el Buró Político, presidido por ...
Prensa Latina - Video: TV Cubana.- El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, apostó hoy por una política más eficiente de autonomía municipal para los gobiernos locales del país....
Cubadebate - Video: RT.- El Director General para América Latina del Ministerio de Relaciones Exteriores, Eugenio Martínez Enríquez, informó a través de su cuenta de Twitter que la Cancillería cubana expres&o...
Lo último
La Columna
La epidemia de los ataques acústicos
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Ahora resulta que lo que en su momento llamaron el “Havana Syndrome”, unos supuestos incidentes de origen desconocido, que afectaba la salud de los diplomáticos norteamericanos establecido...
La Revista