Cubadebate - Video: CREART: Ministerio de Cultura de Cuba.- La poetisa, periodista, editora e intelectual cubana Teresa Melo falleció en la noche de este lunes, a los 61 años.


Teresa Melo Rodríguez (Santiago de Cuba, Cuba, 21 de octubre 1961) fue una de las voces líricas primordiales de la década de los ochenta. Fue editora y directora de Ediciones Santiago. Graduada de Filosofía por la Universidad de La Habana.

Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz, su obra mereció varios de los más importantes premios literarios cubanos, entre los que destacan el Nicolás Guillén de Poesía, La Puerta de Papel y el de la Crítica Literaria. Recibió también la Distinción por la Cultura Nacional, que otorga el Ministerio de Cultura.

Entre sus poemarios más reconocidos figuran El libro de Estefanía, El vino del error, Yo no quería ser reina y Las altas horas.

En paralelo con su creación poética, periodística y ensayística, Teresa desplegó una amplia labor como editora y promotora del libro y la literatura. Fue directora-editora de la revista Cúpulas, del Instituto Superior de Arte; miembro de los equipos creativos de las revistas Sic, El Caimán Barbudo y La Jiribilla; directora del Centro Provincial del Libro y la Literatura en Santiago de Cuba; editora y directora de Ediciones Santiago y promotora literaria de la Fundación Caguayo. Fue además coordinadora del Festival Internacional Poetas del Caribe, evento anual insertado en el Festival del Caribe. Al momento de su deceso se desempeñaba como editora de la editorial Oriente.

Ha trabajado como jurado en numerosos premios, entre los que se encuentran: Loynaz, Revista Revolución y Cultura, Premio de la Ciudad de Santiago, Siete primeras villas, Botti, Premio de La Gaceta de Cuba, Premio Bienal de Literatura, Premio José María Heredia, Premio El Caimán Barbudo y Premio Nacional Nicolás Guillén.

Además de por su gran sensibilidad artística y por su proyección humanistica, Teresa Melo destacó por su valentía para defender las mejores causas y por su irrenunciable vocación de servicio a su Revolución y a su pueblo.

Su cadáver será velado hasta las 11:00 a.m. de hoy martes 31 de enero, en la Casa del Caribe, sita en la calle 13, número 154, esquina a calle 8, reparto Vista Alegre, Santiago de Cuba.

Llegue a sus familiares y amigos nuestras más sinceras condolencias.

Lea aquí los trabajos de Teresa Melo en Cubadebate 

 

Presidente cubano lamenta fallecimiento de poeta Teresa Melo

La Habana, 31 ene (Prensa Latina) El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel lamentó hoy el fallecimiento de la poeta Teresa Melo, intelectual de gran reconocimiento y prestigio nacional.

“Con inmensa tristeza hemos conocido del fallecimiento de nuestra amiga Teresa Melo, una mujer intachable, poeta querida por su Santiago y por #Cuba, esa Isla que tanto amó y defendió. Llegue el abrazo mío y de Lis a su hija, a toda su familia y amigos”, escribió el mandatario en su cuenta en Twitter.

También el ministro cubano de Cultura Alpidio Alonso manifestó su pesar por la muerte la víspera de la escritora de Santiago de Cuba.

“Desconcierta y nos llena de dolor la repentina muerte de la gran poeta cubana Teresa Melo, una de las voces líricas más reconocidas de su generación; entrañable compañera y amiga, cuya palabra honesta estuvo siempre presta a defender la cultura y la Revolución. Su obra perdurará”, señaló en esa red social.

Graduada de Filología por la Universidad de La Habana, Melo, de 61 años, fue editora y directora de Ediciones Santiago, y mantenía un proyecto literario en su ciudad natal para la promoción del libro y la lectura.

Fue miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), directora-editora de la revista Cúpulas del Instituto Superior de Arte (ISA) y miembro también del Consejo de redacción de la revista SiC de la Editorial Oriente, del Consejo Editorial de las publicaciones El Caimán Barbudo y de La Jiribilla.

Además, sus conocimientos y prestigio la hicieron jurado de diversos premios literarios nacionales.

 

El verso que no se apagará

Santiago de Cuba despidió estremecido a la reconocida poeta, editora e intelectual Teresa Melo Rodríguez

Juventud Rebelde

SANTIAGO DE CUBA.— Con el estremecimiento de lo inesperado y el cariño que solo los hijos entrañables saben conquistar, esta oriental ciudad despidió este martes a la reconocida poeta, editora e intelectual Teresa Melo Rodríguez, quien falleciera en la noche del 30 de enero a los 61 años.

Se graduó de Filosofía en la Universidad de La Habana y  llegó a convertirse en una de las voces líricas primordiales de la década de los ochenta y uno de los pilares de la intelectualidad santiaguera.

Su obra poética, vívida y estremecedora, fue reconocida con importantes premios como el Nicolás Guillén,  de poesía; La Puerta de Papel y el de la Crítica Literaria, entre muchos otros.

La poesía, la literatura, es ruptura y continuidad, y en esos dos conceptos me siento incluida, ripostaba con la jovialidad acostumbrada a quienes intentaban etiquetarla.

Sin embargo, su dedicación a la literatura trascendió a la autora. El trabajo de edición me define, aseguró una vez a una periodista, mientras contaba cuánto disfrutaba de sentirse «ese otro escritor» de un libro. De esos desvelos que sin duda le hicieron crecer como creadora y ser humano supieron en Ediciones Santiago, donde fue editora y directora; la revista Cúpulas, del Instituto Superior de Arte; y en la Editorial Oriente.

Los equipos creativos de medios como El Caimán Barbudo, La Jiribilla y la revista SIC le supieron ensayista aguda y comprometida; el Centro Provincial del Libro de Santiago le conoció de directiva y numerosos premios literarios la vieron desempeñarse como jurado.

Y fue hasta el último momento la promotora incansable, con igual ímpetu en La escalera —ya lejana en el tiempo—, o en Página Abierta, ese espacio revitalizado que también con su entusiasmo le devolvió el esplendor a la biblioteca provincial Elvira Cape y del que hace tres días comentaba en las redes sociales con su optimismo de siempre.

El Santiago que la vio nacer un 11 de octubre 1961, de cuyos ruidos, batallas y heroicidades se definió como adicta, la supo alegre, laboriosa y apasionada, humana y sensible: fidelista, martiana y enamorada, siempre presta a defender la cultura y la Revolución.

Convencida de que solo con el verso no basta, su voz se alzó en cuanta tribuna pudo, en perenne resguardo de la cubanía. Junto a Martí, afirmó ante su tumba, están los fundamentos de quién soy yo y de lo que es la patria. Lo importante es que Cuba sea, que la dejen ser y hacer, esa es mi batalla, recalcó muchas veces y lo refrendó  lo mismo desde la poesía, que en sus crónicas, ensayos o en sus constantes análisis y polémicas en las redes sociales.

La grandeza nunca está en lo individual, la grandeza siempre está con los demás, aseguraba desgranando lecciones a quienes también le admiramos como la mujer familiar y empoderada, amante de la razón y consecuente; la madre amorosa, orgullosa de los éxitos de su hija: Daniela, su mejor poema.

La Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac, y la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en la que creció siempre cercana a su espíritu, sintieron su voz de artista comprometida y preocupada por la cultura.

Fue, según sus propias palabras una creadora afortunada: «los otros dicen mis poemas, yo, poco a poco los pienso y escribo», aseguró mientras disfrutaba que uno de sus poemarios inspirara la construcción dramática de una obra teatral.

Según confesara, nunca memorizó un poema suyo, pero su voz continuará vibrando en espacios como la Feria del Libro o el Encuentro de Poetas del Caribe, en los que el Santiago bravío, de «calles torcidas y empolvadas», la Cuba de sus amores, continuará leyendo su poesía.

Advirtió que estar presente en estos momentos importantes para Cuba era ganar una batalla por la memoria. Yo no quería ser reina, advirtió desde el verso. En su andar El libro de Estefanía la develó cual mujer de su tiempo, que conoció de Las altas horas, o hasta de El vino del error… Yo no quería ser reina, recalcó, pero su andar valioso y fértil sin dudas la hará trascender como La sombra protectora que nos define, el verso que no se apagará.

Cuba
Canal Caribe.- El Proyecto Palomas, casa productora de audiovisuales para el activismo social, recibió hoy el Premio de Educación en Derechos Humanos Oscar Arnulfo Romero que otorga la Organización de Estados Iberoamericanos para...
Conmemoran aniversario 65 del Teatro Nacional de Cuba Gabriela Camila Castellanos Mora La Habana, 14 jun (ACN) El Teatro Nacional de Cuba arribará el 16 de junio próximo a su aniversario 65 de fundado como una institución al ser...
 Videos: Canal Caribe / TV Cubana y CREART: Ministerio de Cultura de Cuba....
Lo último
La Columna
La Revista