Washington, 7 sep (Prensa Latina) El proyecto Puentes de Amor convocó hoy una caravana mundial el próximo 26 de septiembre para exigir el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba hace casi seis décadas.


Según conoció Prensa Latina, el activista cubanoestadounidense Carlos Lazo, coordinador del grupo, llamó 'a hermanas y hermanos, personas de diversos credos e ideologías, hombres y mujeres de buena voluntad del mundo' que se unan a esta iniciativa.

La idea es 'realizar caravanas y eventos por la familia cubana y por el fin del bloqueo económico que pesa sobre el pueblo de Cuba. ¡Levantemos nuestras voces en todos los confines!', expresó.

El profesor residente en la ciudad de Seattle reiteró que es hora de poner fin a las sanciones que, en medio de la pandemia de Covid-19, asfixian al pueblo cubano.

Hace casi dos meses, los integrantes de Puentes de Amor llevaron a cabo una caminata de unos dos mil kilómetros entre Miami, Florida, y Washington DC, para amplificar a nivel nacional el mensaje por el levantamiento de ese cerco unilateral que ha sobrevivido a más de 10 administraciones de la Casa Blanca.

Como ratifica Lazo en la actual convocatoria, en su peregrinaje demandaron al presidente Joe Biden que permita el envío de remesas familiares a la isla, restaure el programa de reunificación familiar, reabra los servicios consulares en la embajada Estados Unidos en La Habana y que estadounidenses puedan viajar a la nación caribeña.

'¡Qué se derriben los muros que nos separan! ¡Qué se construyan puentes! ¡#PuentesDeAmor!', subrayó.

Casi al cumplir ocho meses en el cargo, Biden mantiene en revisión su prometido cambio de política hacia Cuba mientras siguen vigentes 243 medidas adoptadas por su antecesor Donald Trump que dieron otra vuelta de rosca al bloqueo.

El pasado 23 de junio, en la Asamblea General de la ONU, la comunidad internacional reafirmó mayoritariamente su rechazo a esa política coercitiva.

Ese día 184 países de los 192 miembros del organismo multilateral votaron a favor del levantamiento del bloqueo y Estados Unidos quedó aislado, una vez más, junto a su incondicional aliado Israel al pronunciarse en contra.

 

Radio MiamiTV te invita con Carlos Lazo a la ¡Caravana Mundial por Puentes de Amor!

Carlos Lazo - Radio Miami TV

Hermanas y hermanos. Personas de diversos credos e ideologías: Puentes de amor convoca, el domingo 26 de septiembre de 2021, a hombres y mujeres de buena voluntad del mundo, a realizar caravanas y eventos por la familia cubana y por el fin del bloqueo económico que pesa sobre el pueblo de Cuba. ¡Levantemos nuestras voces en todos los confines!

¡Qué se ponga fin a las sanciones que, en medio de la pandemia, asfixian al pueblo cubano!

Presidente Joe Biden:

¡Permita el envío de remesas familiares a Cuba!

¡Restaure el programa de reunificación familiar!

¡Reabra la embajada USA en la Habana!

¡Permita los viajes de estadounidenses a Cuba!

¡Qué se derriben los muros que nos separan! ¡Qué se construyan puentes! ¡#PuentesDeAmor!

Carlos Lazo

Puentes de Amor

Worldwide Caravan for Bridges of Love! Sunday, September 26, 2021!

Sisters and brothers. People of different creeds and ideologies: Bridges of Love convenes, on Sunday, September 26, 2021, to the men and women of goodwill around the world, to carry out caravans and events for the Cuban family and for the end of the economic blockade that weighs on the people of Cuba. Let us raise our voices on all continents and borders!

Lets’ end to the sanctions that, in the midst of the pandemic, suffocate the Cuban people!

President Joe Biden:

Restore family remittances to Cuba!

Restore the family reunification program!

Reopen the US embassy in Havana!

Allow Americans to travel to Cuba!

Let down the walls that separate us! Build bridges! #BridgesDeAmor!

Carlos Lazo

Bridges of Love

 

¡Esta vez no voy a esconderme debajo de la cama! por Carlos Lazo

Radio Miami TV

TOMADO DEL MURO DE CARLOS LAZO EN FACEBOOK 

Mi vida a estado marcada por las rupturas. Aun antes de yo nacer, ya mi padre y mi madre andaban peleándose. Joaquina, mi vecina de Jaimanitas, hoy anciana, se debe acordar de aquello. Mima y pipo armaban unas broncas de ampanga.

Yo tendría cuatro o cinco años. “Caballero no se fajen, no griten…” balbuceaba yo. Pero sus voces exaltadas ahogaban mis súplicas infantiles. Los padres casi nunca escuchan las razones de los hijos, menos aún si los hijos son pequeños.

Muchas veces, cuando se formaba el salpafuera, yo corría a refugiarme a casa de Joaquina. ¡Pobre niño asustado! Iba a esconderme debajo de una cama en casa de mis vecinos. Allí se respiraba paz. Joaquina me decía “Hijo, sal de allá abajo, anda. Sal pa’ que juegues con Panchito”. ¡Joaquina y sus hijos! ¡Familia negra de mi alma! ¡Remanso de amor!

Un día, las desavenencias de mis progenitores por fin llegaron a un punto de no retorno; a raíz de una de aquellas peleas, un juez le prohibió a mi papá visitar Jaimanitas. Mi viejo podría verme solamente los fines de semana. A partir de ahí, mi hermano, que ya era un jovencito, sería el encargado de llevarme, cada sábado, a visitar a mi padre, en Buena Vista.

Allí me esperaba pipo. “¡Nené!” me decía, amoroso, y me abrazaba con cariño. El domingo, cuando yo regresaba a mi casa, mima me recibía, cariñosa también, “¡Hijo!”, musitaba. Yo me sentía muy mal con todo aquello. ¿Cómo era que mis padres, tan buenos, se llevaran tan mal?

No soy quien para juzgar a mis viejos. Los hombres y las mujeres son productos de su tiempo. Los padres son, a su vez, hijos de otros padres que les legaron amores y odios, orgullos y prejuicios. Con todo y las peleas del divorcio, mi papá y mi mamá me sembraron semillas de amor y me legaron lecciones de vida que aún perduran. Creo que dieron lo mejor de sí. En cuanto a sus errores; ¿quién soy yo para censurarlos? Hicieron lo que pudieron con lo que tenían. No hay universidades de padres.

Años después, mi madre se fue a los Estados Unidos. Mi padre se quedó en Cuba. Con el tiempo, ya ancianos, mis viejos volvieron a ser amigos. Cuando pipo visitaba Miami, mi mamá lo llevaba de compras a los chinchales de Hialeah. El viejo regresaba a la Isla cargado de baratijas que les alegraban la vida a todos.

Cuando mima visitaba Cuba, pipo y su esposa recibían con cariño a mi madre. Se saludaban con esos abrazos entrañables que se dan los cubanos en los aeropuertos. Había cenas y jolgorios familiares. Creo que nunca hablaron de los años duros. Era como si aquello nunca hubiera ocurrido. Era como si no quisieran recordar.

Las naciones son como los padres. Cuba y los Estados Unidos son como mi mamá y mi papá. ¡Andan enredados en disputas desde hace tantos años! Sueño que un día mis dos países, se sienten juntos a la mesa; por el bien de sus hijos. Vislumbro la hora, ¡sé que va a llegar! en que el pasado será una historia de la que nadie se acuerde, un capítulo triste que nadie querrá rememorar. ¡Hay tanto que sanar y construir! ¡Hacen falta más abrazos en los aeropuertos!

Estoy harto de bloqueos y sanciones que asfixian y castigan a gente inocente. Estoy hastiado de que machuquen a la familia. Al final, en este divorcio, y en todos, los hijos son quienes pagan los platos rotos.

Pero, ya yo crecí. Ahora estos padres van a tener que oírme. ¡Esta vez no voy a esconderme debajo de la cama!

Carlos Lazo

5 de septiembre de 2021

Emigración
Juntos x Cuba.- Visita de la delegación italiana con ayuda humanitaria para el pueblo cubano. Desde Europa: A Cuba ponle corazón....
En las últimas horas disfrutamos de una alocución de los principales organizadores de NEMO que la consideramos una declaración de principio EN LA BATALLA contra el Bloqueo de USA a Cuba,  a la cual nos unimos, reconocemos y ...
RT en Español.- "Muchos cubanos americanos votaron a Biden porque en su campaña electoral prometía volver a la política de acercamiento con Cuba", afirma Carlos Lazo, líder del proyecto Puentes de amor, en...
Lo último
La Columna
La Revista