Lissy Villar Muñoz - Revista Mujeres.- La discusión de un Código de Familias que permita establecer consensos en Cuba sobre la necesidad de que dicho proyecto de ley respete el derecho de cada persona a ser, que proteja a la niñez y adolescencia, que incluya perspectivas que hasta el momento no estaban en la legislación vigente, es imprescindible para la construcción de un proyecto social que cree en la justicia.


El secretario de Formación del Movimiento Estudiantil Cristiano (MEC), Jorge González Núñez, conversa con nuestra publicación sobre la Campaña que está realizando el MEC acerca de la necesidad de un Código de Familias inclusivo y además cómo la renovación y aprobación de dicho Código forma parte necesariamente de una Cuba inclusiva.

LVM: ¿Qué representa asumir una campaña o divulgación de un Código de Familias?

JGN: “Asumir una campaña comunicativa siempre es un desafío por todo lo que implica en materia tiempo, investigación, productos comunicativos, por solo mencionar algunos aspectos. En el caso de la campaña “+ amor + derechos” que hemos lanzado desde el Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C), como secretario de Formación puedo decir que es también una gran satisfacción poder contribuir desde nuestra perspectiva juvenil, cristiana y ecuménica a generar una mayor conciencia en nuestras iglesias y en la sociedad. En este sentido, creemos que tiene una especial importancia en la sociedad cubana de hoy día que se reconozca y proteja a todas las Familias con un Código de las Familias libre de discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.

“Así lo expresa la presentación de la campaña, lanzada el 19 de marzo de 2021 en la página de Facebook: El MEC de Cuba, en diálogo con nuestros diversos contextos, comparte y apuesta, desde su fundación, por propuestas teológicas inclusivas y liberadoras que nos permitan construir comunidades de fe renovadas. La campaña “+ amor + derechos” parte de la necesidad de contar con propuestas legislativas que amplíen los derechos de todas las personas y contribuyan a transformar prejuicios presentes en la sociedad cubana”.

“Desde sus inicios, hace más de 60 años, el MEC de Cuba ha impulsado el trabajo y la formación a favor de la justicia social como principio indispensable para la construcción del Reino de Dios en medio nuestro. Hemos logrado caminar al lado del pueblo y de la Iglesia cubana, y colocar nuestra voz profética en cada momento. Para nosotras y nosotros el profeta es quien se hace eco de los problemas y de las luchas, y quien se involucra y forma parte de su solución. En este sentido, creo que “+ amor + derechos” es una campaña muy significativa, porque en un contexto donde muchos utilizan un discurso religioso para esgrimir argumentos cargados de odio en contra de la comunidad Lgtbiq+, y vulnerar sus derechos, la juventud mequense se posiciona a favor de la justicia y la inclusión de todas las personas como una necesidad de ser coherentes con el testimonio liberador de Jesús de Nazaret y con el mandamiento bíblico de Amar al prójimo incondicionalmente”.  

 LVM: ¿Cómo quieren que las personas asuman el Código?

JGN: “Queremos que las personas asuman el nuevo Código de las Familias como una oportunidad para ampliar los derechos que tenemos todas las personas, con absoluta igualdad en el plano legal. Contar con una legislación que parta del reconocimiento a la pluralidad de familias que existen hoy en Cuba beneficiaría, por ejemplo, a las parejas que no ha formalizado su unión, a las niñas y niños que viven con sus abuelos, daría protección a las personas víctimas de violencia intrafamiliar, a las personas mayores y a las cuidadoras. Por eso, la campaña que promovemos desde el MEC de Cuba se llama “+ amor + derechos”, porque resume en un mensaje sencillo las ventajas de tener un nuevo Código.

“Nos pareció que la idea del símbolo de “más” resume el carácter inclusivo que debe prevalecer, y al mismo tiempo que se trata de sumar derechos para todas las personas, no de reconocer unos en detrimento de otros. Esperamos que las personas asuman el código y el proceso para su aprobación como una oportunidad para reflexionar colectivamente sobre los prejuicios presentes en la sociedad, investigar sobre el tema y conocer cómo nos afecta, educarnos y superarlos. Creemos que esta es una oportunidad para sumar, incluir, adicionar desde el reconocimiento de las diversas formas de constituir familias y afectos y de los derechos que le corresponden.

LVM: ¿Cómo incidiría directamente en ti un Código de las Familias justo, inclusivo y emancipador?

JGN: “La posibilidad de tener un nuevo código que reconozca y garantice los derechos de todas las personas en su diversidad, ya sería un motivo de satisfacción para la sociedad en general. Como hombre gay puedo decir que un código justo, inclusivo y emancipador incidiría directamente en mis niveles de bienestar como ciudadano.

“Es muy difícil hablar de este tema únicamente desde la individualidad, porque cuando de justicia social de trata es importante señalar que las luchas por el reconocimiento a los derechos de todas las personas son procesos colectivos e históricos. Hablamos de siglos de lucha tratando de revertir patrones culturales y de dominación impuestos por una sociedad machista y patriarcal.

“En todo el mundo, los prejuicios sociales, las desventajas económicas, el racismo, el machismo y todos los tipos de violencias, aumentan la vulnerabilidad que experimentamos las personas Lgtbiq+. A esto se suma el hecho de no contar con normas jurídicas que garanticen el cumplimiento de nuestros derechos y que intenten revertir esas situaciones de exclusión. 

“Entonces, para mí un Código de las Familias inclusivo y emancipador significaría sentirme reconocido plenamente como ciudadano, poder acceder al matrimonio sin ser discriminado, con plena legitimidad estatal”.    

LVM: ¿Cuáles acciones concretas puede y debe hacer el Estado para transmitir, difundir y socializar este Código?

JGN: “El Estado, en función de garante de los derechos de la ciudadanía, ha dado un paso muy importante al iniciar el proceso de renovación del Código vigente. Aun cuando no se ha dado a conocer la propuesta legislativa, los medios de comunicación pueden desarrollar un rol muy significativo. Es imprescindible que las personas conozcan los beneficios, los derechos, que se proponen reconocer y ampliar para todas las familias, más allá del matrimonio igualitario.

“La existencia de una ley es un comienzo para la igualdad de derechos en el largo camino de la equidad social, que exige además de leyes, educación, mecanismos jurídicos para la denuncia de prácticas discriminatorias, capacitación y sensibilización de servidores públicos, discriminación positiva a favor de las personas Lgtbiq+, entre muchas otras acciones afirmativas”.  

LVM: ¿Qué aspectos fundamentales no podrían faltar en la propuesta legislativa?

JGN: “Entre los aspectos que considero indispensables que aparezcan en la nueva propuesta legislativa están: el derecho que tenemos todas las personas a fundar una familia, independientemente de nuestra orientación sexual o identidad de género; el reconocimiento legal para las personas con identidades trans; el matrimonio igualitario y el reconocimiento a las uniones de hecho;  la igualdad en el acceso a la adopción y a las técnicas de reproducción asistida, incluida la fertilización in vitro con donante, la igualdad de derechos y responsabilidades materno-paterno-filiales, en el acceso a la seguridad social, en el ámbito laboral, las regulaciones migratorias y cualquier otro beneficio en bien de las familias”.

LVM: ¿Qué es para ti una Cuba inclusiva?

JGN: “Una Cuba inclusiva no es un producto terminado, sino un proceso en construcción y deconstrucción que se gesta desde la colectividad, donde es necesario que estén presentes las voces de las mujeres, las niñas y niños, las personas ancianas, negras, Lgtbiq+, las que tienen capacidades diferentes, todas las personas que históricamente hemos sido vulneradas por la sociedad. Si esas voces no están presentes ni son tenidas en cuenta a la hora de tomar decisiones, no será posible construir esa Cuba más inclusiva.

“Tenemos el deber de construir esa Cuba inclusiva, trabajar todos los días por lograr iniciativas que nos ayuden a eliminar la intolerancia y la inequidad, apoyados en las leyes y haciéndolas valer con mecanismos de control. Una sociedad inclusiva es una sociedad de justicia social, donde las personas comprenden que lo más importante no es color de la piel, ni el lugar donde vives, ni la fe que profesas, ni la orientación sexual o la identidad de género, sino que todas las personas somos especiales en nuestra singularidad, y que tenemos los mismos derechos”. 

LVM: ¿Cuál es la relación directa entre un Código de Familias revolucionario y un proyecto socialista o una manera de vivir desde y con principios comunistas?

JGN: “El contexto cubano actual nos ha hecho ver que es necesario perfeccionar el sistema jurídico y ampliar el catálogo de derechos. Así como nos encontramos ante procesos de actualización y reordenamiento de la economía y la política del país, es necesario un nuevo Código de las Familias que responda a las realidades actuales, que nos permita avanzar en todos los aspectos que hoy demanda la sociedad cubana. La diversidad sexual ha sido uno de los temas pendientes que ahora con el Código de las Familias debe saldarse.

“Contar con un nuevo Código de las Familias revolucionario, que reconozca la dignidad y la igualdad de las personas, va a potenciar transformaciones sociales, culturales, educativas, políticas y jurídicas que nos permitan identificar y eliminar las brechas sociales. Un código inclusivo también sería una manera de profundizar la construcción del socialismo”. 

Género
Radio Reloj / Revista Mujeres.- La embajadora cubana en Ucrania, Natacha Díaz, resaltó el papel de la mujer cubana en el desarrollo de la sociedad durante el IV Foro Internacional de Mujeres de Negocios 2021....
Las periodistas Dixie Edth y Ania Terrero resaltaron avances y desafíos en el tratamiento mediático de la violencia de género Red Semlac.- Aunque la violencia machista está presente hoy en los medios de prensa cubanos y se...
Dixie Edith - Cubadebate (Letras de Género) / Foto: Cortesía de la entrevistada.- No ha llovido mucho desde que Danielle Laurencio Gómez andaba por los pasillos de la Universidad de Camagüey. Seguro no era tranquila, porque ...
Lo último
¡Cuba sí, fascistas no!
Volker Hermsdorf - Junge Welt / Cubainformación.- El jueves, el Parlamento Europeo aprobó una "propuesta de resolución sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba" por 386 votos a favor, 236...
Ver / Leer más
Lo que continúa es la Revolución
trabajadores.cu.- La continuidad no es hacer más de lo mismo, no es repetir lo que hemos estado haciendo nosotros en determinadas circunstancias; lo que continúa son los principios, lo que requiere nuestra Revolución para su fort...
Ver / Leer más
La Columna
Dios los cría y la CIA los junta en Miami
A principios del pasado mes de mayo se realizó en MIAMI-DADE el Foro Defensa de la Democracia en las Américas que reunió a los expresidentes Mauricio Macri (Argentina), Andrés Pastrana (Colombia), Luis Guillermo Solí...
La Revista