Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Quien discrepó honestamente, desde su criterio personal, sin ser parte de una campaña enemiga, no tiene por qué sentirse derrotado. La derrota es solo para los enemigos de la Patria y para aquellos que en esta hora se pusieron asalariadamente a su servicio. Los beneficios, derechos, garantías y deberes que la nueva Constitución cubana refrenda, son para todos, independientemente de cómo piensen y cómo hayan votado. Porque a todos convocó y a nadie excluyó el abierto proceso que la gestó.


No importa que ya esté en marcha la enésima estrategia, pagada por los mentirosos de siempre, para disfrazar su enésimo fracaso. Recuerdan aquel célebre chiste, que tanto circuló durante la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, en el que Fidel caminaba sobre las aguas y uno de los libelos contrarrevolucionarios titulaba: «Castro está muy mal, ya no puede ni nadar».

Con nuestro voto hemos conquistado el derecho a seguir mejorando nuestro país, a trabajar por resolver nuestros problemas, a eliminar obstáculos propios y enfrentar los ajenos, a hacerlo en paz y con todos los cubanos y cubanas de bien, que son la inmensa mayoría.

Leer arículo completo en Granma.

La Columna
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - La Jiribilla.- En las clases de Biología, no recuerdo bien si en la Secundaria Básica o el Preuniversitario, enseñaban los reflejos condicionados a partir d...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - La Jiribilla.- El primer capítulo de la primera temporada de la distópica serie británica Black Mirror, que la televisión cubana transmitió ha...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Muchas han sido las personas, entre ellas líderes de opinión de la sociedad cubana, que se han solidarizado con quienes en días recientes han sufrido el dol...
Lo último
La Columna
Prisionero por Palestina
Todos los días nace y muere, da con su cabeza contra el muro, y su herida grita. Sus captores tapan todas las ventanas para que nadie vea su nacer y morir, sus días que se encienden y estallan de luz y hacen temblar toda su tierra para ...
La Revista