Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Como el mejor de los censores investigue a sus oponentes en dos o tres bases de datos académicas y si no aparecen allí, pues diga que no pueden participar en un debate. Usted ama el debate pero no puede rebajarse a tanto, por lo que si no aparecen allí no merecen ser escuchados y puede descalificarlos con las palabras que jamás aceptaría se dirigieran a usted. 


Use y reitere expresiones nada descalificadoras como “panfletos políticos”, “retórica hueca”, “cacofonía imprecisa” , “texto enclenque”, “más peregrino de los textos”, “más de chismorreo que de literatura política”, “declaración de sectarismo” , “florituras retóricas” , “calenturienta diatriba”, “coñología”….Pero eso es solo para tratar con los que usted no considera a su altura, algo así como un entrenamiento, porque lo de usted, ya sabemos, es el alto rendimiento.

Busque y busque en cada decisión del gobierno cubano motivos para descalificarlo del modo más amargo, y, calle hasta el grito, siempre calle, sobre por qué la ciudad donde usted vive estalla en protestas contra gobiernos que han hecho exactamente lo que le exige al gobierno cubano hacer.

Como buen inquisidor indague  en los post de Facebook, en los tuits, y hasta en los comentarios a las entradas de algunos blogs… buscando motivos para descalificar. A propósito: Mencione siempre a cierto blog y cúlpelo de todo lo que no le guste. Lo diga el Comité Central, el  Presidente, o quien sea, el culpable ya se sabe que es el mismo blog que pareciera no lo deja dormir. Cúlpelo, que las obsesiones no necesitan demostración.

Calle también cuando calumnien y amenacen a quien usted no estima, e incluso diga se trata de “humor criollo”, pero victimícese en cuanto haya el menor cuestionamiento argumentado a usted o a quien usted prefiere aplaudir. Y si no lo hay, diga que existe, que la ficción no es ciencia pero se la da bien.

Si en un artículo que no comparte mencionan a alguien para refutar alguna idea diga que es un ataque y cuando no mencionen a nadie diga que falta rigor porque el texto no dice a quién se refiere. Nunca cometa el error de discutir las ideas que ese texto plantea, sólo descalifique. 

Haga todo lo anterior y constantemente acuse a otros de descalificación, eso encubre lo que usted hace y, además, genera solidaridad.

Diga todo el tiempo que ama el debate, que le encanta el debate, pero si lee un texto con el que no está de acuerdo, y no tiene argumentos para desmontarlo, pregunte con ironía si es un ensayo, e incluso cuestione la seriedad de quienes así lo consideren por si acaso alguien se atreve a elogiarlo. Así, usted que adora el debate, lo mata antes de que este pueda nacer.

Algún simple mortal puede preguntarse si usted ya tiene el academímetro,  para qué necesita inventar el ensayímetro y el seriosómetro, pero ya sabemos que usted no descalifica, usted usa instrumentos científicos. 

La Columna
Este sábado 14 de mayo de 2022 nos volvimos a encontrar, esta vez en la CUJAE, su Universidad, compañeros y amigos de Alejandro Herrera Agete. Hermano con virtudes excepcionales como estudiante, atleta, trabajador voluntario, machetero,...
Se ha hecho un lugar común decir que el actual Presidente estadounidense, Joe Biden, ha sido, con respecto a Cuba, el más leal de los trumpistas. Pero lo que nadie imaginó es que, con lo sucedido en las más recientes seman...
La única vez que conversé con Mario Benedetti, me preguntó por varios de sus amigos cubanos, pero fue inevitable detenernos en Ambrosio Fornet, le hablé con entusiasmo del honor de su amistad y del extraordinario colaborad...
Lo último
La Columna
David (Cuba) contra Goliat
Gerardo Moyá Noguera*.- Cuba, la gran familia y por supuesto la gran revolución-solidaria. Sí, Cuba está compuesta de casi 11 millones de personas y todas, pero todas, forman una gran familia. Al decir familia incluimos, c...
La Revista