Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- El resultado de las recientes presidenciales en Argentina, deviene accionar gubernamental para su pueblo y Nuestra América vs. EEUU y compinches


Comencé esta serie con el ejemplo de Venezuela, en base al incalculable aporte de la Revolución Bolivariana al Sur del Río Bravo a partir de su resistencia proactiva en medio del empuje Made in USA respaldado por la oligarquía subcontinental (1). Continúo con el caso del Triunfo de los Fernández en Argentina (2), porque fractura el quehacer de Macri como impulsor de la actual oleada neoliberal y quiebra el festín coyuntural de la Derecha en la región: recuérdese que Mauricio fue encomiado desde las páginas de el Nuevo Herald, recibió el Premio Nueva Economía de manos de Mariano Rajoy y Trump lo calificó de “gran líder” (3).

Tengo en cuenta que a principios de Septiembre último asumí que en la Patria de San Martín y Che Guevara se acercaban tiempos positivos toda vez que la realidad argentina me conducía a encontrarme entre quienes augurábamos que las venideras presidenciales serían diametralmente distintas a lo que sucedió cuatro años atrás —más allá de referirme a Diciembre en lugar de Octubre, por mandato de mi subconsciente. No por casualidad cuestioné el juicio presente en “Argentina no anuncia el regreso de la izquierda: Mac Margolis” ni dejé de apostar a la aplicación creadora de la Declaración Final del XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo; al tiempo que compartí la advertencia según la cual ni por asomo se debía descuidar el “arsenal de guerra por los corazones y las mentes en la Argentina” y me identifiqué con la necesidad de que el común de los terrícolas percibiera “que la verdad sea tan cierta como creíble” (4).

Frente al mencionado Triunfo, resalto un suceso que lo refuerza —encarado en retrospectiva para la perspectiva: en la provincia de Buenos Aires se impuso el ex ministro de Economía del kirchnerismo Axel Kicillof con más del 52 por ciento de los votos como reflejo “del fracaso de un programa económico neoliberal, de un fracaso de una forma de gobernar” (5). No es un resultado por arte de magia. El corresponsal del madrileño EL PAÍS, al paso que precisó que se trata de quien venció con “más de 1,4 millones de votos de distancia de la actual gobernadora, María Eugenia Vidal, la política mejor valorada del macrismo”, escribió acto seguido:

“La campaña de bajo coste de Kicillof fue toda una relevación para los gurúes electorales. A los millones invertidos en publicidad, las inauguraciones apuradas de obras y los grandes mítines, Kicillof respondió con un trabajo de hormiga, lento pero persistente, que duró casi tres años. 'Otros andan en helicóptero y no llegan a ver lo que pasa en cada rincón de la provincia', dijo una vez para justificar semejante recorrido por carretera [unos '90.000 kilómetros']. Con ropa informal, un rostro que no aparenta los 48 años que tiene y trabajo duro, Kicillof escaló hasta lo más alto del peronismo, un movimiento que puede tanto encumbrar como comerse sin aviso a sus hijos más dilectos [¿?]. Pero Kicillof no es un improvisado” (6).

Pienso, pues, que en adelante los triunfadores/as a escala nacional y provincial en sus respectivas gestiones administrativas en Argentina están en el deber no solo de cumplir con lo prometido en campaña electoral sino también/sobretodo sentir la obligación moral de construir cada día más la legitimidad gubernamental con la satisfacción/participación de amplios sectores populares en el desmontaje del neoliberalismo/ir edificando la mayor justicia posible, sin descartar la necesidad de recorrer periódicamente “90.000 kilómetros de carreteras” por los diversos confines de la nación —no en helicóptero y sí a pie, siempre que sea factible.

Entretanto, podemos esperar que el grueso de argentinos/as se aleje de la desilusión. Algunos indicios así lo permiten apreciar.

Razones inherente a la Derecha conllevaron a que el señor Bolsonaro expresara ante la elección de Alberto Fernández: “No pretendo felicitarlo. Ahora, no nos vamos a enfadar. Esperaremos para ver cuáles es su posición real en la política, porque va a asumir, va a analizar lo que está pasando y veremos qué línea tomará”. “Lo lamento. No tengo una bola de cristal, pero creo que Argentina eligió mal” (7).

En ¿contraposición?, Donald John le dijo a su virtual par: “Usted va a hacer un trabajo fantástico. Espero poder conocerlo inmediatamente. Su victoria ha sido comentada en todo el mundo”; mientras que Trump le comentó a Fernández que ya había “instruido” al Fondo Monetario Internacional para que trabaje con el tácito Dignatario (8) —lance cuya honestidad coloco en duda.

Y razones inversamente proporcional a las del desgobernate brasilero —su evaluación positiva cayó al 31 por ciento el pasado Septiembre (9)— y a las del yanqui recientemente abucheado en la Serie Mundial de Béisbol (10) se convierten en buen vaticinio, a juzgar por unas declaraciones brotadas del primer viaje al exterior de Alberto Fernández como mandatario electo para  reunirse con el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. De la ocasión, trascendió:

El azteca, dijo: “Vamos a procurar ayudar en la adquisición de bienes que se producen en Argentina, para que su pueblo —con su nuevo gobierno— pueda enfrentar la crisis económica y pueda haber crecimiento y bienestar. Todo lo que podamos nosotros ayudar, lo vamos a hacer”.

El visitante, manifestó: “América Latina construyó muchos bloques y subbloques que degeneraron en una enorme desintegración y en los últimos años los que gobernaron hicieron que esos bloques fueran cada vez más débiles. Y eso pasa con el Acuerdo del Pacífico, el Pacto Andino, el Mercosur, Unasur, y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que México presidirá pro tempore el año próximo). Estoy empecinado en que América Latina vuelva a unir esfuerzos para su integración y para eso hace falta el aporte de todos. Para mí es un tema central” (11).

Concluyo: El resultado de las recientes presidenciales en Argentina, seguramente devendrá accionar gubernamental para su pueblo y Nuestra América vs. EEUU y compinches. Por tanto, estamos frente a otro ejemplo que evidencia que a Latinoamérica le asiste la Buenaventura en su Izquierda —más, con otros casos que abordaré. ¡Amén!

Referencias:

1.- https://kaosenlared.net/latinoamerica-buenaventura-en-su-izquierda-1/.

2.- https://www.telesurtv.net/news/argentina-macri-fernandez-reunion-casa-rosada-transicion-20191028-0005.html.

3.- https://kaosenlared.net/argentina-ante-quien-elogia-emerge-de-que-se-trata-ii/.

4.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/82752-argentina-ise-acerca-una-nueva-clarinada.

5.- https://www.eleconomista.com.ar/2019-10-kicillof-se-impone-con-el-5217-y-sera-el-nuevo-gobernador-de-buenos-aires/.

6.- https://elpais.com/internacional/2019/10/31/argentina/1572492986_782051.html.

7.- https://www.infobae.com/america/america-latina/2019/10/28/jair-bolsonaro-lamento-el-triunfo-de-alberto-fernandez-y-anuncio-que-no-lo-felicitara-argentina-eligio-mal/.

8.- https://actualidad.rt.com/actualidad/332321-donald-trump-llamar-alberto-fernandez.

9.- https://es.yahoo.com/noticias/popularidad-confianza-gobierno-bolsonaro-brasil-siguen-cayendo-203628395.html.

10.- https://www.dw.com/es/abucheos-para-trump-en-serie-mundial-de-b%C3%A9isbol/a-51012379.

11.- https://jornada.com.mx/2019/11/05/politica/005n1pol.

La Columna
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- El golpe de Estado a Evo Morales confirma que una Revolución vale cuanto sea capaz de defenderse, incluyendo seducir a sectores populares vs. ......
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- El resultado de las recientes presidenciales en Argentina, deviene accionar gubernamental para su pueblo y Nuestra América vs. EEUU y compinches...
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Resulta incalculable el aporte a Nuestra América de la resistencia proactiva de la Revolución Bolivariana, cuando el pesimismo hizo acto de presencia....
Lo último
La Columna
La Revista