Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Todos queremos salvarnos entre la furia y la ternura del mundo que se nos va agotando, pero cuando la salvación elegida busca que otros también la encuentren, la furia termina y comienza la ternura. Así es el recinto amado de Malena y Miquel en la ciudad de Barcelona. Un piso del Eixample con una amplia terraza y un pequeño salón para que toda auténtica presencia ejerza el hermoso delirio de su creación, su interpretación o su investigación. Igual en forma de conferencia como del efímero acto. Es TeatroCasArt a las 6 de la tarde del penúltimo sábado de cada mes.


Seguramente la ciudad tiene otros rincones parecidos y hasta quizás yo dulcifique el del carrer Muntaner, e incluso le imponga mi visión, pero es el de Cuba y Catalunya imaginadas como umbrales de concertación. No obstante, nadie tiene voluntad para discursos o asociaciones. Prima el imperio de la creatividad, la disertación y el debate con ánimo de comprendernos y, entre la chanza y el asombro, se van demoliendo algunas rupturas que, en su inútil alzamiento de muros infranqueables, nos recuerda la imperfección que somos y mediante la más relevante espiritualidad nos llamamos a sanarnos lo que tengamos que sanar y expandirlo al sol de la tarde para su brillantez en la noche.

Solo hay que llevar algo para comer y tomar juntos al final de la entrega eucarística, después que alguien ofreció el cuerpo y la sangre con que quiso amarnos y luego a los demás nos toca celebrar el ritual de regocijarnos con la persona de paso y vivir con ella la transparencia mutua que llevamos. Y no hay más, salvo que en ese momento, más festivo y relajado, es donde más se cuida el buen cauce de la amistad que pasa, de la mera expresión individual a la mirada de conjunto, o mejor dicho, al nido en que finalmente aparecemos todos con nuestras lágrimas, nuestras sonrisas y enaltecemos el viaje de la furia a la ternura. Una tontería quizás, pero también el privilegio de compartir la supervivencia de la fraternidad en un encuentro improvisado.

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

Lo último
La Columna
La Revista