Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ‘Mussa. Mussa Molo/ ¡Despierta, Mussa Molo!/ Vamos ya, temporero/ Dobla el lomo guerrero/ La fruta te espera/ Unos euritos de veras/ Y al regreso a tu aldea/ Te reciben con tu bandera/ Vamos ya, temporero/ Pon fin a tu sueño/ Tú no eres una hoguera/ Por San Juan no hay faena/ Pero para ti, temporero/ Nunca habrá verbena/ Y si tu vida es un sueño/ Despertar te será mejor.’


Cada año en España y otros países europeos contratan a miles de extranjeros, sobre todo subsaharianos o marroquíes, para la recogida de la fruta y son llamados temporeros. Pero ahora con la pandemia y las fronteras cerradas, se han contratado a personas de las más diversas nacionalidades que viven de forma ilegal en Europa. Muchos de ellos aceptan a pesar de ser tratados, en muchísimas ocasiones, con las condiciones más indignas de vida y de trabajo. Ellos protestan, cantan y sueñan.

‘A ver, orden, ¡por favor, señores! A ver, negros a la izquierda, sí, ahí mismo, perfecto. Sudacas a la derecha. ¡No, no está permitida la oposición, van ahí y punto! Y de admiración, por Dios, más respeto con el Santo. Los indios a ese lado. ¡Oigan, sí, ustedes, allí! Claro, ahí. ¿No entienden? En fin, a ver, ¿marroquíes? ¡Allá! Sí, tranquilos. ¿Y tú de dónde eres? ¿Gonzalo? Tú eres de Cádiz. Bueno, no importa, hombre, vete al fondo. Bien, muy bien, ¡que empiece la verbena!

¡Fuego a la lata! Lo que sea, es lo que hoy vamos a quemar. ¡Enhorabuena! Sí, todos los grifos, sí, los del fregadero, los del lavabo, los de la ducha, sí, sí, todos. ¡Mussa Molo, deja ese grifo! De nada te serviría. Si no traen unas cuantas tuberías y qué sé yo cuántas cosas más, por ahí no sale el agua, no, no, no, ni fría, ni tibia, ni caliente. Eso es una fruslería. ¡Fruslería! ¿Qué fruta ni fruta? ¡Vamos, al fuego con las fruslerías! Cógelo, Mussa Molo, ninguno de esos arde en la hoguera.

¿El nórdico? Uhm. ¿La calefacción? Uhm. ¿El aire acondicionado? Uhm. ¿La paella también? ¡Eh, negritos! Quiten esas garritas, niños, de la comida, hay para todos. Deja eso, Mussa Molo, y saca a tus niños de aquí. ¡Se van a quemar! Como quieras, ¡seguimos! Señores, no traigan cosas inútiles. ¡Mustafá, Sanjay, Clinton, Gonzalo, se los ruego, no cojan nada, esto es por San Juan.

¡Ay, Dios mío, no puedo entender! Hagan una revolución en vuestros países o aquí solo les queda soñar hasta que se quemen la cabeza. Pidan una venia, pero no se rían como guanajos, pónganse bien serios, sin alarmismo pero sin estafa. Es lo que hay, como se dice en los centros del cuerpo y por los costados del alma. Y digan que ustedes son personas con las mismas alegrías y los mismos dolores. Si no los escuchan, entonces griten que ustedes también son preciosas majestades, y que en sus Tierras le sobran las riquezas y que muy bien podrían compartirlas, pero muy mal van a seguir permitiendo que se las roben. ¡Vamos, negros, sudacas, marroquíes, indios, y tú también, Gonzalito, vamos! ¿O es que ustedes no quieren compartir el tiempo de morir?

Ya sé que ustedes no son de amenazas, chantajes o querer para otros las mil locuras que sufren en su jodido tiempo de vivir, pero, en fin, solo hablo por mí y para nada me gustan las sublevaciones sangrientas ni los alzamientos a medias, ustedes tienen la palabra, digo, si no creen que la virtualidad vino para quedarse en el miedo que corrompe toda esperanza, digo, si realmente no están aburridos de dormir en la calle para trabajar de temporero por estas tierras del Señor. Perdón, lo siento, solo soy el capataz, pero al que se vuelva a dormir y no doble el lomo en el campo, ¡por favor, no lo puedo tolerar! No me hagan cómplice de una sepultura a la que yo no los llamé y que muy a mi pesar canto con ustedes:

¡Venid, temporeros a sudar/ Venid, ilegales, a trabajar/ Y con la hoguera de San Juan/ Es más duro con pandemia/ Y mucho más sin cama/ ni una comida decente/ Demasiado trabajo y sudor/ Y ni un baño donde asearse/ Pero duerman por San Juan/ Que algo siempre se pega/ Venid, pobres del mundo/ Venid al Primer Mundo.’

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Algunas personas asocian la libertad con la propiedad y sobre todo con la gran propiedad privada que, según defienden, puede tocar a las puertas del ciudadano m&aacu...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ‘Mussa. Mussa Molo/ ¡Despierta, Mussa Molo!/ Vamos ya, temporero/ Dobla el lomo guerrero/ La fruta te espera/ Unos euritos de veras/ Y al regreso a tu aldea/ Te...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Detente, zun-zun, déjame contemplar tu hermosura, que pase el mundo bajo tus ojos y los míos, que haya un tiempo para ver ‘las relaciones’ que pue...
Lo último
La Columna
La Revista