Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- La creciente desgracia que provoca el coronavirus, es menor que la desdicha agravada por la quema y/o enterramiento de productos alimenticios.


Frei Betto, Asesor de la FAO en el tema de soberanía alimentaria y educación nutricional, publicó “La pandemia del hambre” el mes pasado donde revela/argumenta el engaño que padeció el reverendo británico Thomas Malthus “al prever, en 1789, que en los siglos venideros la producción de alimentos crecería aritméticamente (1-2-3-4) y la población geométricamente (1-2-4-8)”. Además, el también Teólogo brasilero resalto un lance espeluznante, a saber:

“Hoy somos 8 mil millones y sobran alimentos, suficientes para saciar al menos a 12 mil millones de seres humanos”. “Los agricultores ya no pueden llevar sus productos al mercado para venderlos. Deben entregarlos a un intermediario que los revende al sistema que los procesa, transporta, envasa y distribuye a los puntos de venta”. “Cuando se produce una interrupción en esa cadena, los agricultores se ven obligados a quemar o enterrar los productos. Un crimen de lesa humanidad practicado en honor al dios Capital” (1).

En el orden personal, sentí que el juicio de Betto me convocaba a volver al examen que realicé seis años atrás cuando firmé “Hambre, epidemia mayor que el Ébola” (2) y, en base a ello, traer a capítulo la persistencia de “la falta de acceso a alimentos básicos” (3) en medio de la trama actual de pandemia que de modo creciente afecta a los terrícolas, según la dirección de la Organización Mundial de la Salud (4).

Cuando me referí al Hambre y al Ébola en 2014, tuve en cuenta el reporte La amenaza del virus en cuyo contenido aparece la percepción de Thomas Frieden, entonces director del Centro de Control de Enfermedades en EEUU, sobre la epidemia del momento: “En los 30 años que llevo trabajando en sanidad pública, lo único que he visto como esto es el SIDA. Tenemos que trabajar ahora para que [el Ébola] no sea el próximo SIDA del mundo”.

En aquella oportunidad, les recordé a mis lectores/as que en Cuba ante el Ébola, un divorcio de la migaja signifiqué que la Mayor de las Antillas es motor de la solidaridad internacional; llamé la atención a propósito de Iniciativa mundial sobre la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos; y traje a colación lo que había expuesto cinco años antes en Los hambrientos requieren más voluntad política mundial porque una Cumbre de la FAO solo se pronunció por erradicar el Hambre “lo antes posible”, muy a pesar que en aquel momento un niño moría de hambre cada seis segundos.

En la propia ocasión, me referí al genocidio en silencio patentizado en Agosto de 2011 cuando la misma FAO convocó a una reunión urgente de alto nivel en Roma con ministros y expertos para buscar soluciones a la grave hambruna que azotaba/¿dejó de azotar? a África; me detuve para preguntar: ¿por qué asistimos a una hambruna descomunal en el Continente Negro, si existe capacidad para extinguir ese flagelo?; y me respondí: porque predominan las relaciones capitalistas de producción, distribución, cambio y consumo —incluido el saqueo de las Empresas Trasnacionales.

Ahora, el análisis que realizo a partir de las informaciones procedentes de la OMS acerca de la Covid-19 a escala planetaria unido al Informe anual sobre inseguridad alimentaria y malnutrición 2020, de la FAO, me conduce a sostener que el sufrimiento mundial por dejar de alimentarse es peor que la amargura que trae consigo la enfermedad convertida en pandemia en la actualidad.

Datos recientes dan cuenta de cómo el coronavirus azota a la humanidad hoy día, sin desconocer la citada percepción de quienes conducen la OMS: más de once millones y medio de contagiados, y más de medio millón de muertos; “Mientras la pandemia se intensifica en diversos estados como Arizona y Florida, la población de las comunidades hispanas y de raza negra que ha estado expuesta al virus pasa apuros para hacerse la prueba” (5). Y si tal es el comportamiento en una sociedad del Norte, como la estadounidense, ¿qué queda para los países del Sur?

Entretanto, el mencionado Informe de la FAO certifica que, a finales de 2019, 135 millones de personas de 55 países y territorios sufrían de inseguridad alimentaria aguda o sea, la incapacidad de una persona para consumir alimentos adecuados lo que pone en peligro inmediato su vida o sus medios de subsistencia (5); precedido por el Mensaje del Secretario General de la ONU, António Guterres, quien sentenció: “Es inaceptable que el hambre esté aumentando en un momento en que el mundo desperdicia más de 1.000 millones de toneladas de alimentos cada año”. “Como familia humana, tenemos la obligación de lograr que no haya hambre en el mundo” (7).

Muy lejos de chovinismo, hago un paréntesis: Cuba demuestra que es posible minimizar considerablemente los efectos negativos de la Covid-19 (8) y a la vez garantizarle al ciudadano/a el pan de cada día (9), con el referente de Fidel Castro cuya tesis central en este orden es “Desaparezca el hambre y no el hombre” (10) y muy a pesar de la Guerra Multilateral Made in USA que hoy llega al extremo de perseguir la Solidaridad que practica nuestro Contingente Internacional de Salud Henry Reeve, sin descartar que “Ya no queda hueco en el cinto que aprietan alrededor de Cuba” (11). Si no, léase atentamente “Un país saludable nos implica a todos” (12).

Concluyo: la creciente desgracia que provoca el coronavirus —noticia de última hora: “Se propaga en Corea del Sur una cepa de coronavirus seis veces más infecciosa que la original” (13)—, es menor que la desdicha impactada por el citado engaño de Malthus que asimismo sirvió de pretexto para otros artificios que se agrava por la quema y/o enterramiento de productos alimenticios que responde al dictado del Capitalismo (14). Así, no exagero en acreditar que el Hambre es una suerte de pandemia mayor que la Covid-19 y ambas deben ser eliminadas. ¡Amén!

Referencias:

1.- http://www.cubadebate.cu/opinion/2020/06/22/la-pandemia-del-hambre/#.XvNrb_x7kb0.

2.- http://historico.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/58970-hambre-epidemia-mayor-que-el-ebola.

3.- https://definicion.de/hambre/.

4.- https://www.who.int/es/dg/speeches/detail/who-director-general-s-opening-remarks-at-the-media-briefing-on-covid-19---1-july-2020.

5.- https://us.marca.com/claro/mas-trending/2020/07/06/5f02fe85e2704e417b8b459c.html.

6.- http://www.fao.org/news/story/es/item/1271897/icode/.

7.- https://onu.org.pe/dias-internacionales/dia-mundial-de-la-alimentacion/.

8.- http://www.cubadebate.cu/especiales/2020/06/29/en-claves-como-cuba-ha-podido-contener-la-covid-19/#.XwSAHPx7kb0.

9.- https://www.telesurtv.net/news/coronavirus-cuba-prioriza-alimentacion-poblacion-durante-pandemia-20200429-0033.html.

10.- https://kaosenlared.net/fidel-castro-referente-contra-el-hambre/.

11.- http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-06-09/ustedes-han-mostrado-al-mundo-una-verdad-que-los-enemigos-de-cuba-han-pretendido-silenciar-o-tergiversar-la-fortaleza-de-la-medicina-cubana-09-06-2020-01-06-44.

12.- http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-07-05/un-pais-saludable-nos-implica-a-todos-05-07-2020-23-07-55.

13.- http://razonesdecuba.cu/coronavirus-que-actualmente-se-esta-propagando-en-corea-del-sur/.

14.- https://kaosenlared.net/capitalismo-generador-de-hambre/.

La Columna
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Desmontar falsos positivos y/o fake news amamantando la verdad sobre Cuba y el Mundo, constituye un desafío...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- La conmemoración de la efeméride en momentos determinados, devino/deviene pauta/desafíos para alimentar la irreversibilidad del Socialismo...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación. - El juicio del Periodista Castro Medel está amparado en la sabia de nuestro Fidel Castro e insertado en los riesgos advertidos por el Presidente Díaz-Canel...
Lo último
La Columna
La Revista