Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- La conmemoración de la efeméride en momentos determinados, devino/deviene pauta/desafíos para alimentar la irreversibilidad del Socialismo


Escribí “¿Por qué Cuba celebra el 26 de Julio?”, al calor del Aniversario XL del trascendental acontecimiento donde anticipé que ese día de 1953 resultó la continuidad de la Guerra Necesaria concebida por José Martí (1895-1898) y el Motor Encendido por Fidel convertido en Victoria el 1ro de Enero de 1959 (1). Ello me exime de la necesidad de referirme al significado de esa fecha.

Apenas un par de meses atrás, firmé “Cuba: Fidel Castro, el MR 26-7 y el Comunismo” donde acredité que en la perspectiva de nuestro Comandante en Jefe estuvo comenzar a construir el Socialismo como “período de la transformación revolucionaria” hacia la edificación del Comunismo en Cuba, en el marco de la coherencia en su pensamiento, su quehacer en torno al MR 26-7 y su dinámica unitaria que condujo al actual Partido Comunista de Cuba —a contrapelo del falso positivo (2).

Hoy rindo Homenaje a la efeméride de marras, en base a algunos postulados fidelistas reflejados en distintos momentos de su celebración que han matizado/matizan/matizarán el proceso revolucionario cubano.

Me detengo en el pronunciamiento del Comandante en Jefe el 26 de Julio de 1959. En la ocasión, tras expresar que “acataba la voluntad del pueblo cuando me demandaba reintegrarme de nuevo al cargo de Primer Ministro” —estaba presente “medio millón de campesinos” y “otro medio millón de obreros, de jóvenes y de hombres de todas las condiciones sociales, dispuestos a defender también nuestra Revolución”—, dijo:

“Los pueblos no apoyan jamás a un gobierno sin razón, los pueblos no respaldan jamás a sus líderes sin razón”. “Cuando digo que nuestra Revolución es fuerte, quiero decir que nuestra Revolución es fuerte para defenderse, y ahí sí que digo que no hay fuerza en el mundo capaz de vencer a nuestra Revolución”. “No podemos ser amigos de los que nos ofenden; no podemos ser amigos de los que nos insultan y nos calumnian”. “Los cubanos aspiramos a las mejores relaciones con los demás pueblos” (3).

Fidel manifestó otras definiciones el 26 de Julio de 1963. Precisó en la oportunidad:

“Concesiones no vamos a hacer de orden ideológico. Nosotros somos un pueblo firme, un pueblo revolucionario, un pueblo de una política, y un pueblo leal que sabe ser amigo de sus amigos, sin sombra de oportunismo en su política”. “Nosotros estamos dispuestos a enseñar lo malo que podamos haber hecho; nuestros errores, nuestras deficiencias, nuestros problemas, se los enseñamos, porque no tenemos que ocultarlos. No existen porque queramos, existen a pesar de que no queremos” (4).

En el Aniversario XX del Moncada, sintetizó las raíces/proyección ideológica del MR 26-7:

“Sin la prédica luminosa de José Martí, sin el ejemplo vigoroso y la obra inmortal de Céspedes, Agramonte, Gómez, Maceo y tantos hombres legendarios de las luchas pasadas; sin los extraordinarios descubrimientos científicos de Marx y Engels; sin la genial interpretación de Lenin y su portentosa hazaña histórica, no se habría concebido un 26 de Julio”. “[Nuestro pueblo] En la lucha aprendió a conocer a sus enemigos de clase internos y externos y en ella conoció a sus verdaderos aliados externos e internos”. “El Moncada nos enseñó a convertir los reveses en victorias” (5).

Pasada una década, Fidel destacó: “No hay una sola esfera de la actividad económica y social donde los avances no hayan sido considerables en estos años, a pesar del criminal bloqueo imperialista y el punto de partida como país de economía subdesarrollada y dependiente”; e inmediatamente significó:

“Y lo que es muy importante: la Revolución victoriosa, desde el primer instante, fue capaz de unir a todas las fuerzas revolucionarias, democráticas, patrióticas y progresistas del país detrás de sus banderas, y de forjar, sobre la base del mérito, la capacidad y el espíritu de sacrificio, un sólido e indestructible partido de vanguardia, que es educador y guía de nuestro pueblo, guardián de su unidad más estrecha y de la pureza y los principios de nuestro proceso revolucionario” (6).

Y cuando tuvimos que “obrar el milagro de encontrarles respuesta a los problemas tan complejos y tan difíciles” causados por el derrumbe de Moscú, el 26 de Julio de 1993 advirtió:

“Hoy hay que salvar la patria, la Revolución y las conquistas del socialismo que equivalen a defender el derecho de seguir construyéndolo en el futuro. No nos resignaríamos jamás a renunciar a eso”. “Esto quiere decir que no seremos dogmáticos, ni dogmáticos ni locos, y algunos pasaron del dogmatismo a la locura y, como nosotros nunca hemos sido dogmáticos, no tenemos que pasar a la locura. Ni aferrarnos a dogmas ni practicar locuras, adoptar las medidas necesarias. Ahora tenemos que agudizar y multiplicar nuestra inteligencia, pero el éxito dependerá del pueblo, del apoyo del pueblo, de la comprensión del pueblo” (7).

Justo 10 años después, Fidel reconoció: “Educar al pueblo en la verdad, con palabras y con hechos irrebatibles, ha sido quizás el factor fundamental de la grandiosa proeza que éste ha realizado ['cuando nadie en el mundo habría apostado un centavo por la supervivencia de la Revolución ']”; y sentenció:

“¡Ni Europa ni Estados Unidos dirán la última palabra sobre los destinos de la humanidad!/ Deseo asegurarles algo parecido a lo que dije ante el tribunal espurio que me juzgó y condenó por la lucha que iniciamos hace hoy cinco décadas, pero esta vez no seré yo quien lo diga; lo afirma y augura un pueblo que llevó a cabo una Revolución profunda, trascendente e histórica, y supo defenderla:/ ¡Condenadme, no importa! ¡Los pueblos dirán la última palabra!” (8).

Con estos y otros postulados fidelistas cuya núcleo duro es su denominado Concepto de Revolución (9), asistimos a la revitalización del Proceso de Rectificación —dejamos atrás el Período Especial con el advenimiento de la Actualización de nuestro Modelo (10)— y nos abrazamos a una de sus enseñanzas trascendentales, a saber:

“Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos [yanquis y secuaces]; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”. “Debemos estar decididos: o derrotamos todas esas desviaciones [ilegalidades, delitos, corrupción] y hacemos más fuerte la Revolución destruyendo las ilusiones que puedan quedar al imperio, o podríamos decir: o vencemos radicalmente esos problemas o moriremos. Habría que reiterar en este campo la consigna de: ¡Patria o Muerte!”. “[Avanzaremos] considerablemente en la marcha hacia una sociedad justa y decorosa, que un verdadero e irreversible socialismo demanda” (11).

Concluyo: con la fuerza/guía del pensamiento de nuestro Comandante en Jefe, la conducción partidista del Compañero Raúl y el liderazgo estatal/certeras indicaciones de Miguel Díaz-Canel Bermúdez (12), podemos y debemos seguir construyendo “nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo” y “el arte de realizar lo imposible” (13) a tono con la conmemoración de la efeméride en momentos determinados, incluyendo el minuto actual (14). Ello devino/deviene pauta/desafíos para alimentar la irreversibilidad del Socialismo, en sintonía con el matiz del 26 de Julio legado por el mismo Fidel que Vivirá por Siempre (15). ¡Amén!

Nota: el autor es Presidente de la Cátedra Honorífica de Estudio del Pensamiento y Obra de Fidel Castro Ruz en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, Cuba.

Referencias:

1.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/historia/51241-ipor-que-cuba-celebra-el-26-de-julio.

2.- https://kaosenlared.net/cuba-fidel-castro-el-mr-26-7-y-el-comunismo/.

3.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f260759e.html.

4.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1963/esp/f260763e.html.

5.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1973/esp/f260773e.html.

6.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1983/esp/f260783e.html.

7.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1993/esp/f260793e.html .

8.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2003/esp/f260703e.html.

9.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f010500e.html.

10.- https://kaosenlared.net/qu-es-la-actualizaci-n-del-modelo-econ-mico-cubano/.

11.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2005/esp/f171105e.html.  

12.- https://cubainformacion.tv/la-columna/20200224/84812/84812-cuba-diaz-canel-revolucion-4.

13.- http://www.fidelcastro.cu/es/articulos/los-debates-del-congreso.

14.- http://www.cubadebate.cu/opinion/2020/07/17/diaz-canel-todos-los-dias-estamos-pensando-y-sintiendo-como-pueblo/.

15.- http://cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/72004-ifidel-vivira-por-siempre.

La Columna
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- “Nada dura 60 años sin transformaciones, sin mantenimiento. A la organización le toca adaptarse al nuevo contexto cubano y obrar en correspondencia”...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Los Comités de Defensa de la Revolución surgieron al calor de la ONU, con el recuerdo de cubanos/as en New York y en medio de “petarditos del imperialismo”...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Si no existiera, emergería ahora. El problema, su Consejo de Seguridad y debilidades en la Asamblea General y ECOSOC. ¿Qué esperar?...
Lo último
La Columna
La Revista