Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- No pasa un solo día, que [en mayor o menor grado] los “sabios pensantes” del Club Bilderberg del PP, VOX, Ciudadanos, Mr. X. Etc. Portavoces [FMI. BM. La gran Banca, etc.] a través de sus más del 99% grandes medios globalizados de difusión españoles, en sus Editoriales, Tribunas y Columnas de Opinión, entrevistas, falsos positivos o medias verdades las peores, más cobardes y repugnantes mentiras; Manipulen, calumnien, mientan, critiquen y acusen hasta lo inimaginable al gobierno de Pedro Sánchez de ¡increíble pero cierto!   “Socialista-chavista-comunista”  rehén de [terroristas- independentistas] catalanes y vascos, y por si no bastara culpable de toda “la mala-malísima habida y por haber” gestión política-socio-económica, incluida  la pandemia de la Covid19.


Todo ello, con el único y exclusivo fin, de desprestigiar y dividir al gobierno progresista de coalición, crear las condiciones “objetivas”, para dividirlo “dinamitarlo”. Para de esta y única manera con la complicidad de un terrorismo-mediático sistemático sin escrúpulos, de acoso y derribo del gobierno constitucional apoyado por la gran mayoría del pueblo español; “el que avisa no es traidor” a corto o mediano plazo asesorados y teledirigidos por los “sabios pensantes del Club Bilderberg”  empleando el mismo y exitoso guion “golpe blando” que en Brasil, Bolivia, etc. estamos en vísperas de la formación  de un gobierno  de extrema derecha, monárquico-franquista.

La única forma de parar y evitar, tamaño desastre y barbarie, [política-socio-económica] es además de la firme y valiente actitud del gobierno,  no claudicar ni renunciar a los principios y promesas electorales por las cuales y no otras razones en su día el pueblo soberano deposito su confianza para formar “al margen de ideologías” un gobierno progresista y democrático, antifranquista y en mayor o menor grado antimonárquico de salvación nacional.  

En este momento histórico y difícil, se trata de elegir entre dos bandos antagónicos por una parte, está [¡La esperanza!] la formación de un gobierno progresista de coalición, socialistas y republicanos, apoyados por partidos catalanes y vascos de izquierda, centro izquierda y centro cuyo común denominador “al margen de ideologías” además de ser en mayor o menor grado: Republicanos, socialdemócratas o socialistas-marxistas son antifranquistas y demócratas. Todo lo contrario, de la posible “barbarie” alternativa: PP, VOX, Ciudadanos, “los mismos dogs con diferentes collares” de extrema derecha monárquica-franquista-fascista disfrazados de “hermanitas de la caridad” demócratas [portavoces del gran especulativo y corrupto poder financiero] la cual, justo es reconocerlo cuenta con un importante apoyo de la población española, entre otras razones por el apoyo de los grandes medios de difusión y no menos importante por los errores, la corrupción etc., cometidos por la izquierda y el gobierno,  solamente en la medida que seamos capaces  de rectificar, corregir y combatir tamañas e inmorales anomalías, y desenmascarar a tiempo antes que [como sucede a menudo] sea demasiado tarde, a la quinta columna, oportunistas y corruptos  existentes, tanto en Unidas-Podemos como el Nuevo PSOE de Sánchez, que como “camaleones o garrapatas infectadas”. Ejemplo  [Mr.X. y sus 40…] se resisten abandonar el cortijo de sus huevos de Oro.    

Que solo a través de la cultura de la autocritica, critica, y el debate sistemático “tantas veces secuestrados” hasta la saciedad, ¡Esto es democracia socialista¡  recuperando la ética y las raíces [Los cien años de honradez] del PSOE histórico,  podremos [promocionando la afiliación y militancia masiva y activa]   ir desenmascarando y recuperando día a día el apoyo de amplias capas de la sociedad de “trabajadores manuales e intelectuales, clase media, pequeños y medias empresarios” que en estos momentos insisto por motivos diferentes, [“decepcionados, traicionados, confundidos”], millones siguen absteniéndose, o peor aun equivocadamente    “prestando” su voto, siguen votando a sus verdugos.

La mejor y única solución, de estos millones de ciudadanos críticos [a menudo con razón] de la gestión en este caso de la coalición progresista entre el Nuevo-PSOE de Sánchez y Unidas podemos, que por los motivos antes expuestos se abstienen o insisto votan por sus verdugos es a parte de no abstenerse, afiliándose en masa a los partidos progresistas y de izquierda [con el cual se sientan más  identificados] que forman o apoyan la coalición, para que desde adentro, con voz y voto militando activamente, además de aportar ideas, criticar todo lo que haya que criticar, denunciar y cambiar. Puedan ser útiles.

Mientras esto suceda, pienso que lo que no se debe hacer nunca [por muy indignado y frustrado “con razón” que se esté]  a la hora de depositar la papeleta en la urna, es votar a nuestros verdugos “ser masoquista”.  Aunque sea “tapándose la nariz”, maxime en estos momentos históricos y difíciles en que vive España y la humanidad, hay que  votar, por lo menos malo. Se trata por todo lo antes expuesto de elegir lo mejor o menos malo de lo “peor”. Pero insisto nunca a nuestros verdugos.

Reflexionen: Analicen y saquen sus propias conclusiones.

 

* Bartolomé Sancho Morey es militante hispano-venezolano del PSUV. Es periodista balear residente en La Habana, con nacionalidad española y venezolana. Ex dirigente del PSOE y UGT. Fue expulsado del PSOE por orden de Felipe González.

La Columna
Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- Una vez más Nicolás Maduro, al solicitar oficialmente la observación internacional [ONU y UE] en los comicios para la elección de la Asamblea Nacional del ...
Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- El 11 de Septiembre, se cumplen 47 años del derrocamiento del gobierno democrático  constitucional del Socialista-Marxista  Salvador Allende, el cual pudo llevarse ...
Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- Hoy, Cuba ante tan difícil e histórico momento político-socio-económico, (Pandemia La Covid19, Bloqueo genocida [incluido medicamentos, terrorismo de Estado, et...
Lo último
La Columna
La Revista