Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint


Igual a ‘mi amigo’ en esta obra teatral, imagino que el actual presidente norteamericano y algunos de los que le precedieron disfrutan de la maldad que han ocasionado, ocasionan o piensan ocasionar por la cara de palo con que en el espejo se miran y ven el rostro de ‘un hombre estelar’. Así se vieron, sonrieron y celebraron cuando ahorcaron a Sadam en Irak y asesinaron a Gadaffi en Libia. ¡El patetismo es ofensivo! Pero ellos, como ‘mi amigo’, siguen adelante satisfechos de su labor como Jefes de Estado de su pocilga ambiental.

Así imaginé a mi personaje: con la gestualidad  y la jerga del más puro comemierda cubano que nos robó la cálida palabra ‘asere’. Ese que se siente invulnerable en cada instante de su vida rascándose los genitales –luce más bravo--, escupiendo sus palabras --¡con mucha soltura!--, y convirtiendo a ‘mi joven extraviado’ en ‘el gringo, el yanqui, el yuma, el fula’, pero que --y por única vez veremos un acierto del insecto--, como en 1989 el gobierno de EEUU prohibía a sus ciudadanos viajar a Cuba –una cosa que ha vuelto para mayor verosimilitud en esta obra--, y el turismo en la isla era y es de otros países, elige el nombre -como los números- que más colores le da a su película: “Lugo no e un apellido cubano. Uté, uté parece italiano. Sí, sí, de Italia, la de verdá, la que ta’llá fuera. ¡Qué volá, asere! Sal del montón. Defiende tu nacionalidá”.

EEUU tiene un Departamento para alimentar a este tipo de gente en Cuba y que, como ‘Pepito’,  se rían de su propio ‘chiste’. Otro para ajustar planes de asesinato a los principales líderes cubanos. Otro para organizar atentados terroristas contra objetivos de la isla dentro y fuera de ella. Otro para planificar la introducción de virus contra las cosechas, los animales y las personas en territorio cubano. Otro para estimular el odio entre cubanos. Otro para distribuir en todo el mundo una infernal campaña mediática contra la Revolución. Otro para fomentar y espiar, no vaya a ser que alguien sea un poco honesto, las emisiones de Radio y TV Martí dirigidas a la isla contra la obra revolucionaria. Otro para chequearnos como “colaboradores del terrorismo internacional”. Otro para vigilar y sancionar a las empresas, los bancos y los navíos de otros países que se atrevan a realizar transacciones con Cuba. Otro para investigar y cortar la alta supervivencia infantil y el altísimo promedio de vida en la isla. Otro, y otro, y otro... para…

Para tantas otras cosas comunes y corrientes, extraordinarias y salvadoras que la Revolución ha podido desarrollar y a pesar de los Departamentos USA que las monitorea por satélites, drones y toda la parafernalia que inventa y construye para hacernos daño porque, según ‘mi amigo’ y los ya vejestorios gobiernos de EEUU, algún día no muy lejano los cubanos recobrarán su más ‘legítima nacionalidad’…

Y al parecer, como EEUU quiere ver, ello sucederá cuando ‘la isla de los esclavos’, entregando su estrella solitaria para volver a ser ‘la tacita de oro’ que fue antaño, al fin, se exprese ‘libremente’ aborreciendo todo lo cubano y se abra al más contundente de sus proyectos: “Acción, asere, acción, acción”.

(CONTINÚA EN  TEXTO 5: EL AMIGO)

………………………………………

1-NOTAS Y AGRADECIMIENTOS.

Unas notas necesarias y mis máximos agradecimientos a quienes me posibilitaron sentir el abrazo de este mundo nuestro. Un mundo que, realmente, en la mayoría de los 32 países visitados, no pude verlo en todo su esplendor y sus miserias. Lo hice años más tarde. Y ante la tumba de mi grande César Vallejo, en el cementerio parisino de Montparnasse, pude sentir que, gracias a mis amigos, cuando yo muera, y siendo yo mismo sin ser Pedro Rojas, ‘mi cadáver estará lleno de mundo”. Y eso fue todo en este histriónico paseo por la vida feliz y dolorosa…

GRACIAS, GRACIAS INMENSAMENTE:

A la periodista Ada Oramas, del diario “Tribuna de La Habana”, que me pasó la noticia del suceso ocurrido en la isla y por lo que escribí e interpreté esta pieza teatral. No quise saber en ningún momento la real historia de lo acontecido, pero me enrollé de tal manera con aquello que en menos de 1 mes ya yo tenía decenas de apuntes sobre situaciones, lenguaje y las características de los 9 personajes con los que escribiría “El Italiano”, un título ya establecido inicialmente. Y, prácticamente, en una sola madrugada escribí todo el texto con vistas a montarlo para 7 actores y 2 actrices. Ello no pudo ser y hube de interpretarlo como un monólogo y que ya hoy no concibo que se haga de otra manera.

A Virginia del Cristo, María del Carmen Vázquez, María Lorena Marí, Florentino Expósito, Isabel Ramírez, Dominga Fernández, Quiro, Aurora, Carmen, Aramís, Michel, mi familia, porque sin ella nada hubiera sido posible. Todos ellos fueron los primeros a quienes sometí a continuas presentaciones y con los que pude aprender con mayor precisión el extraño ejercicio de dirigirme  y dar por acabado –algo impensable en mis escritos posteriores-- el texto completo sin que  después tuviera que cambiar ni una coma.

CONTINÚA EN No. 2

Serie completa "El italiano"

1.1. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 1

1.2. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 1

1.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 1

2.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 2

2.2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 2

2.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 2 - La madre

3.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Nota 3

3.2. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Texto 3. La Vecina

3.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 3 - La Vecina

4. 1. “El italiano” Nota 4. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

4. 2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 4: ‘El maestro’

4. 3. “El Italiano”. Vídeo 4: ‘El Maestro’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.1. “El Italiano”. Nota 5: El amigo. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

5. 2. “El Italiano”. Texto 5. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.3. “El Italiano”. Vídeo 5: ‘El amigo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6.1. “El italiano”. Nota 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 2. “El Italiano”. Texto 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 3. “El Italiano”. Vídeo 6: El empleado. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 1. “El Italiano”. Nota 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 2. “El Italiano”. Texto 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 3. “El Italiano”. Vídeo 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 1. “El Italiano”. Nota 8. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 2. “El Italiano”. Texto 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 3. “El Italiano”. Vídeo 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Ya sabía del cuidado que los pueblos deben tener de una ideología de derechas. Y aunque los cuidados siempre son buenos con todas las ideologías,...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Convencido totalmente de la gravísima situación -mucho más grave que la pandemia- a que se enfrenta el frágil Gobierno de Coalición Progr...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Es una pena cuando uno no entiende las sucesiones del tiempo que estancan el acontecer de un suceso al juntarlo con otro. Es lo que me pasa con ‘mi italiano’ y ...
Lo último
La Columna
La Revista