Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Por mi forma de pensar y hacer, aunque ello no implique ninguna exigencia a un país tan agredido, pero normalmente constituido y reconocido mundialmente como lo es Cuba, y mucho menos realizar acciones que puedan dañar su soberanía para declararlo un Estado Fallido, escribo estas Notas de Elogio y Agradecimiento a Israel Rojas, un Brillante Artista Cubano Residente en Cuba y Firme Defensor de su Proceso Revolucionario. Israel ha tenido La Belleza y la Fuerza de Alma, junto al Conocimiento de la Historia de nuestro país, para concederle una entrevista a alguien que solo buscó echarle comida a sus fieras con uno de los hombres más fraternales que tiene la isla.


Me explico: todo lo dicho por el entrevistado, o al menos la mayoría de lo que dijo, encaja perfectamente con la libertad y coherencia de una persona que se enfrenta con respeto y amor, a pesar de los errores u horrores pero sin deslegitimarlo, al movimiento político más limpio en la Historia de Cuba por las cuantiosas vicisitudes que asumen otras personas. Lo dicho por el entrevistador, tal vez sin saber que hablaba con un hermano, fue sobrepasado por este en los campos de la ética, el motivo de la entrevista y el dominio de sus prioridades artísticas y políticas.

Sí entramos en el no resuelto asunto, en ninguna parte del mundo, de “la libertad de expresión” como responsabilidad de alguien con ella y no solo en el derecho a su uso ignorando las consecuencias que con tal ejercicio pueda impulsar a los demás, soy de los que creen que el señor Donald Trump debe ser juzgado por las 5 muertes y el resto de los daños a personas, instituciones e historia de una nación que causó su ‘libertad de expresión’ por los energúmenos que asaltaron el Capitolio de Washungton. Pero, nada, el señor Donald juega tranquilamente en sus 18 hoyos de golf y termina felizmente con su botella de whisky.

Y después de esto, ¿quiénes pueden tener el valor de señalarle a Cuba alguna falta de respeto a ‘la libertad de expresión’ y, de contra, exigirle que respete unos “derechos fundamentales” que solo indican el salvajismo que continúa existiendo en las mayores ‘democracias’ del mundo? Porque tales “fundamentales” no hablan con tanta firmeza del derecho humano a poseer garantizados el alimento para sostenerse, el techo para guarecerse del mal tiempo, el centro de estudios para crecer, el hospital donde curarse cualquier infortunio físico, o la fraternidad donde se hilvanan los sueños para ser mejores personas.

En fin, amigos, entrevistan van y vienen… Para provocar en Cuba el daño a un hermano que no sabe, como le dijo Alexis Valdés al entrevistar al joven Luís Manuel Otero, que en Miami “si ves a un policía, te cagas”, y luego incitarlo, como tantos otros youtubers y medios digitales, a unos enfrentamientos, desórdenes y unas huelgas de hambre donde el infeliz manipulado de turno cree sentirse El Sumo Protagonista del Mundo…

Muchas veces los seres humanos somos tristes, y cargamos con nuestros aspectos tristes hasta poder solucionarlos, pero cuando se propicia la mayor tristeza a otros, la calamidad de lo triste alcanza magnitudes odiosas y criminales.

 

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Estos dos hombres son cubanos, excelentes trabajadores del Arte Cubano que aman profundamente a su país. No me cabe ninguna duda. Pero el porqué observo ...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Por mi forma de pensar y hacer, aunque ello no implique ninguna exigencia a un país tan agredido, pero normalmente constituido y reconocido mundialmente como lo es C...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- EEUU, Israel, y algunas entidades y personas dicen que el bloqueo es “una excusa del gobierno cubano para mantenerse en el poder”… ¡Y NO ES VERDAD!...
Lo último
La Columna
La epidemia de los ataques acústicos
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Ahora resulta que lo que en su momento llamaron el “Havana Syndrome”, unos supuestos incidentes de origen desconocido, que afectaba la salud de los diplomáticos norteamericanos establecido...
La Revista