Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Estas dos entrevistas, con Guido Lutrario del Ejecutivo Nacional de la Unión Sindical de Base (Usb) y Eduardo Sorge, portavoz nacional de otro sindicato de la base, el Si Cobas y del movimiento “7 de noviembre” en Nápoles, se llevaron a cabo durante la manifestación conjunta celebrada en Roma contra el G20 y por la salud pública, en mayo 2021, y posteriormente actualizado a la luz de otra gran manifestación, en respuesta al asesinato de Adil Belakhdim, coordinador interregional del Si Cobas, que tuvo lugar durante una protesta frente a las puertas del Lidl de Biandrate, en la provincia de Novara.


ENTREVISTA A GUIDO LUTRARIO:

¿Sobre qué contenidos la Usb ha promovido las manifestaciones realizadas con motivo del G20 sobre la salud?

Hemos convocado un paro nacional por la salud pública con motivo del G20 por la salud, contra las privatizaciones y el mundo de las empresas que gestionan de forma privada un servicio que para nosotros debe volver a ser completamente público. El objetivo era resaltar cómo este sistema no ha aprendido nada de la pandemia. No se ha intervenido ni en las estructuras ni en el empleo, donde todavía hay una clamorosa escasez de personal médico y de enfermería, ni sobre la necesidad de volver a la territorialización de los servicios. Tampoco está previsto utilizar el dinero del Plan de Recuperación para reestructurar el sistema de salud pública. Todas las debilidades que surgieron con covid-19 permanecerán. Otro gran tema es el de las vacunas en el contexto del sometimiento italiano y europeo a la Big Pharma y las grandes multinacionales farmacéuticas, la falta de voluntad para abolir la privatización de las patentes, la lógica del lucro a expensas de la salud. El G20, que tiene lugar veinte años después del G8 en Génova, ha mostrado una realidad muy contradictoria entre los países también sobre la gestión de la pandemia. Italia, el segundo país más afectado, ha sido chantajeado por Confindustria, el sindicato patronal, y por ello no ha organizado los cierres necesarios y racionales, es decir, varios cierres que permitirían aislar los contagios y monitorear el avance del virus. Ahora nos encontramos con que no solo sectores productivos enteros nunca se han detenido, sino que han obtenido grandes ganancias en la pandemia. Las economías menos protegidas, como el turismo, la restauración, el deporte, la cultura, se han visto realmente afectadas, a las que se han dirigido intervenciones esporádicas y no estructurales. Ante un mayor empobrecimiento de la población, el plan propuesto con el PNRR de Draghi no se ocupa de las desigualdades sociales o territoriales sino que apunta exclusivamente a una auténtica reestructuración del sistema productivo capitalista. No hay nada que dé la sensación de recuperación, renacimiento o respuesta a la vulnerabilidad del sistema, el objetivo no es reorganizar los sectores estratégicos de la economía apalancando el retorno indispensable de la economía pública, sino que se permite que las crisis pudran a las controversias industriales que están sobre la mesa del Ministerio de Desarrollo Económico. Detrás del aparente deseo de reconstruir la estructura pública está, en cambio, su fuerte reducción a favor de las grandes empresas internacionales y la subordinación a sus opciones como a la Ilva de Taranto o Alitalia, y ninguna intervención ni de reorganización ni de salvaguardia del empleo. Desde este punto de vista, el plan elaborado por el gobierno con el apoyo de Europa es un desastre, y se necesitarán meses de dura lucha para intentar cambiar el rumbo de este tipo de intervenciones.

En Italia, país vasallo de la OTAN y de la Troika, la economía de guerra, motor del proceso de acumulación capitalista presentado por Joe Biden como un nuevo keynesismo, también juega un papel central en los proyectos de «reconstrucción» post-Covid. ¿Cómo se destaca este tema en la lucha?

Hemos sido testigos de un cambio de rumbo en el enfoque ideológico subyacente de las opciones económicas. Ahora Draghi repite que no es el momento de meter las manos en los bolsillos de los italianos, que hay que dar y no recibir, etc., dejando de lado la necesidad de mantener baja la inflación y controlar las finanzas públicas. Pero si pasamos de las palabras a los hechos, nos damos cuenta de que Draghi y compañía tienen en mente un estado al servicio de las grandes empresas, y un proyecto funcional exclusivamente a la construcción de los “grandes campeones europeos”. La lista de 1000 empresas italianas que merecen ser apoyadas y relanzadas implica que cientos de miles son enviadas a pulpa porque son demasiado pequeñas, poco competitivas y poco funcionales al proceso de reestructuración planificado. Los campeones de Europa son los grandes monopolios, las grandes concentraciones económicas. Para su ventaja, se ha construido un sistema exhaustivo y vinculante de reglas de controles periódicos sobre la gestión de fondos para evitar que nada se escape a la lógica de este plan. El «keynesismo» del que hablan está al servicio del sistema empresarial. El dinero público que se pone a disposición de los estados hoy es funcional a la reestructuración capitalista, en la que Europa se prepara para competir con los otros polos imperialistas a nivel global. Una dinámica que aplasta a los trabajadores y las clases populares, tanto en Italia como en otros países. Las similitudes son, en todo caso, con ese keynesismo militar que, desde Estados Unidos, ha construido un aparato de dominación en el mundo y ciertamente no a favor de los derechos.

Como sindicato de base, ha construido una intervención de vanguardia con los trabajadores de la logística, con  las categorías que nadie defiende. ¿Qué tan pesado y cómo encaja este trabajo en la necesidad de reconstruir una nueva unidad de clase?

Pensamos en la cadena de valor. En un país como el nuestro, las grandes fábricas ya no existen y esto implica que ya no existe la capacidad de interrumpir el proceso productivo mediante una huelga. Los trabajadores tenían esta gran arma que poco a poco se ha ido debilitando, por lo que hay un hecho objetivo de menor fuerza. En la hipótesis de reconstrucción de la unidad de clase, debemos actuar sobre el sistema de circulación de bienes y en la velocidad que el capital tiende a dar al proceso de reconversión de bienes en capital valorizado. Es aquí, en esta red de relaciones y conexiones, donde sectores como la logística suelen jugar un papel importante. Pero no son solo ellos los que vuelven a ser centrales, pasa a ser central esta nueva clase obrera, que incluye tanto a los trabajadores de la producción, como a los de la logística y de la distribución a gran escala, y también podríamos sumar los de la producción primaria, los jornaleros. Son tantas piezas de una sola cadena, reconstruirla es bastante complicado, pero tenemos que empezar a sembrar la idea de que al detener estas piezas y establecer una conexión, podemos construir una nueva fuerza de trabajo y una nueva posibilidad de relanzamiento, recrear nuestro poder de negociación que los trabajadores han perdido. No es casualidad que los empresarios estén pensando en modificar la ley de huelgas introduciendo restricciones también en el sector logístico.

El nivel de chantaje y amenazas a las categorías más atípicas de trabajadores, como el de los “riders”, también mediante el uso de empresas privadas por seguridad, es elevado. ¿Cómo está lidiando con este problema?

El de los “riders”, los trabajadores que llevan la comida a domicilio es realmente un mundo aparte, donde se aplican sistemas de explotación completamente fragmentados y hasta con el pretexto de ni siquiera reconocerlos como trabajadores. Luego está la aplicación de la tecnología presentada ideológicamente como modernidad, mientras que concretamente se utiliza como herramienta de control para monitorear paso a paso los movimientos de cada trabajador individual y así ejercer una disciplina capilar que también afecta el derecho de expresión. Existen numerosos casos de trabajadores que son sancionados o despedidos por publicar una opinión sobre la empresa en Facebook. Se trata de modalidades que requieren un reajuste de la respuesta sindical. Sin embargo, no debemos creer que los “riders” sean únicos. De hecho, hay una forma de utilizar la mano de obra que se ha extendido como la pólvora y que propone una nueva lógica de gestión de la mano de obra: las empresas construyen cuencas de mano de obra mucho más grandes de lo que realmente necesitan, con relaciones muy fluidas que evitan una contractualización real. Si necesitan 100 trabajadores establecen una relación con 300 o 400 que luego compiten entre sí, creando rankings de confiabilidad, disponibilidad y capacidad. De esta forma pueden pescar continuamente eligiendo la más disponible y gestionando de forma flexible las demandas del mercado (riesgos de subcontratación). Un verdadero regreso al siglo XIX.

En ausencia de una entidad política fuerte, capaz de trasladar la contradicción entre capital y trabajo a un terreno de poder, el sindicalismo de base ha dado en ocasiones la impresión de jugar un papel de sustituto politico. ¿Cuál es tu reflexión sobre esto?

No creo que el sindicato, aunque sea de forma avanzada, pueda llenar el vacío por la ausencia de una entidad política. De hecho, la ausencia de referencias políticas puede representar un elemento de debilidad para una organización sindical conflictiva y de clase. Uno de los puntos fuertes de USB ha sido precisamente el de haber mantenido siempre una clara dirección estratégica que nos ha permitido no perder nunca la brújula. La mera adhesión al FSM a nivel internacional ha servido para colocar claramente a nuestra organización dentro de un frente de fuerzas bien definido.

A veces sufrimos una especie de cerco de la política. Cuando eres portador de cuestiones sociales y tienes un peso en algunos contextos, ante la pérdida de peso de los partidos de izquierda institucionales, es normal que la política te acabe engatusando, sobre todo a nivel local, en busca de embalses de votos y consensos. En estas circunstancias, la ausencia de fuertes referentes políticos e ideológicos puede convertirse en un punto de dificultad y diversos camaradas y cuadros sindicales pueden verse atraídos por atajos políticos y sobre todo electorales. La ausencia de referencias político-institucionales puede sugerir que la relación con un partido o una entidad institucional puede resolver problemas que tienen un significado muy diferente.

Podemos combatir estas dificultades fortaleciendo también la preparación política de nuestros cuadros y trabajando mucho en el proyecto USB como una nueva unión de clase en Italia. En ese sentido, también podemos echar una mano a la reconstrucción de una entidad política fuerte como dices, pero sabemos que la unión no puede ser la solución, puede echar una mano, pero no es la solución.

Hablando de vacunas, lucro y derecho a la salud, un ejemplo extraordinario vino de Cuba y de los médicos cubanos que también trabajaron en Italia, a pesar del feroz bloqueo impuesto por Estados Unidos. ¿Cuál es la percepción en el ámbito laboral de la problemática internacional y, en particular, del continente latinoamericano que está mostrando la existencia de una alternativa?

La llegada de médicos cubanos, también solicitada por administraciones de derecha, mostró una especie de despertar. Cuba ha vuelto a hablar de formas completamente distintas. Y pensar que, al inicio de la pandemia, había empezado muy mal, porque se consideraba a los chinos como los contactores. Luego, cuando todos empezaron a darse cuenta de que las cosas estaban mucho mejor en China que en nuestro país, el tema desapareció, porque hablar de China hubiera significado subrayar todas las falencias de nuestro sistema capitalista. La presencia de los médicos cubanos, que vinieron a compartir lo que tienen, no lo que les sobra, fue como una ducha benéfica, una experiencia insólita y extraordinaria: una gran oportunidad para decir que no estamos condenados a vivir en este sistema, podemos vivir en un mundo donde los valores de la solidaridad recuperen el peso que merecen. Pero también hay otro tema, transmitido a escondidas, que en cambio se ha apoderado de los trabajadores, Palestina. Fue una gran señal que los trabajadores del puerto de Génova hayan impedido zarpar barcos cargados con armas destinadas al ejército israelí, como ya habían hecho con las armas con destino a Yemen. Un ejemplo sacado de otros puertos del mundo y que no queremos soltar en absoluto. De hecho, tenemos el objetivo de construir un día mundial contra el uso militar de los puertos que estamos construyendo con los trabajadores portuarios de muchos países, desde Estados Unidos a Grecia, desde Suecia a España hasta Sudáfrica. Nos parece una excelente oportunidad para relanzar el internacionalismo.

Tras la muerte de Adil, militante de Si Cobas, Roma ha vuelto a las calles de forma unificada. ¿Es posible construir un frente común a nivel de los sindicatos de base?

Adil fue asesinado en Novara el 18 de junio con motivo de un paro conjunto convocado en el mundo de la logística para contrarrestar las acciones represivas que habían tenido lugar en varios almacenes del Norte. Por tanto, la decisión de unir fuerzas ante la seriedad del comportamiento de los patrones precede a su asesinato. Luego estuvieron las manifestaciones de los días siguientes que recogieron el empuje emocional que se produjo ante el asesinato de un delegado sindical. Pero ya ahí, lamentablemente, registramos un retroceso en el espíritu unitario, porque no se compartieron las iniciativas ni los pasos sindicales tras la huelga unitaria, ni las relaciones con las contrapartes vieron nuevos momentos de compartir. Si hacemos huelga juntos, también tenemos que estar de acuerdo en los pasos que son el efecto de la huelga, pero este no fue el caso.

En cambio, hubo reuniones entre diferentes grupos de sindicalismo de base con el objetivo de construir una huelga general unitaria en el otoño. En esas reuniones, la USB propuso tres cosas: que la huelga se convoque en torno a la expiración del fin del bloqueo de los despidos, porque es precisamente en este cruce donde es evidente el carácter completamente subordinado de Cgil, Cisl y Uil. Por lo tanto, es necesario ofrecernos como alternativa concreta para millones de trabajadores; que la huelga no tenga un carácter testimonial sino que tenga como objetivo crear formas de bloqueo de la circulación efectiva; y que abarca un amplio espectro de categorías dado que el ataque que Draghi y Bonomi están trayendo al mundo del trabajo afecta a grandes sectores, desde el mundo productivo a diversos sectores públicos, hasta la precariedad generalizada. No hemos dejado de subrayar que el espíritu unitario hasta ahora había tenido un carácter más propagandístico que real (como se dijo anteriormente) pero que en todo caso la naturaleza de la situación nos impulsó a seguir adelante.

Estamos convencidos de que el contexto impone una lectura más madura a todos y nos obliga a afrontar la realidad. No sé si tiene sentido hablar de un frente común. Somos una confederación y tenemos un asentamiento en muchas áreas. No miramos la realidad desde la perspectiva específica de un sector. Otras organizaciones tienen una presencia predominante en algunas categorías o en áreas territoriales específicas y muchas veces actúan a partir de la realidad específica que interceptan. Esto afecta en gran medida la discusión y corre el riesgo de distorsionarla. Y luego quedan diferencias fundamentales en no pocos temas. Cito algunos de ellos para que entendamos: estamos en contra de organizar huelgas falsas en las que se pide a los trabajadores que compensen el día de la huelga, quizás volviendo al trabajo el domingo; pensamos que no es correcto mezclar la jerarquía de la empresa con los delegados sindicales, si eres jefe puedes ser miembro del sindicato pero no realizar las funciones de representante sindical; no estamos dispuestos a firmar convenios en los que se reconozcan limitaciones al derecho de huelga o se hagan concesiones a empresas que se encuentren por debajo de lo establecido por la ley o aplicada la CCNL; Nos oponemos a la idea de que el sindicato asuma un papel de gestión de la fuerza de trabajo con el objetivo de apoderarse de cooperativas o empresas.

En estos días, los compañeros de Abd El Salam, que trabajaron con él en el GLS de Piacenza, han obtenido del juez el reintegro en el lugar de trabajo. Estos son los últimos 15 de los 33 trabajadores despedidos injustamente que han vencido el acoso empresarial, viendo plenamente reconocido su derecho a retomar el trabajo en el almacén del que habían sido expulsados. En ese asunto nunca aceptamos el comportamiento de Si Cobas y siempre hemos considerado insoportable que una organización sindical, sea la que sea, pueda apoyar los despidos. Esa historia, es inútil ocultarla, seguirá pesando hasta que se aclare.

Podría continuar, pero me gustaría señalar estas cosas para dejar claro que las diferencias representan cuestiones fundamentales sobre las que no es fácil pasar por alto en nombre de la unidad.

Por tanto, en esta etapa pensamos que tiene más sentido hablar de una construcción unitaria de una huelga general. Sería mucho si pudiéramos hacer esto.

Estamos veinte años después del G8 en Génova, como mencionaste anteriormente. Como ex activista no global, ¿qué valora usted de esa experiencia y cómo se ha elaborado en el actual conflicto?

Creo que se debe preservar y valorar sobre todo el aspecto de esa experiencia, que fue un movimiento de ruptura que tenía muy claro que para construir otro sistema hay que luchar y destruir aquel en el que estamos atrapados. Un movimiento que otorgó un gran valor a la acción conflictiva: expresar posiciones y opiniones de principios, incluso bien argumentadas y respaldadas por el mundo de la ciencia, no tiene un efecto concreto si no se implementan estrategias colectivas dirigidas a combatir a quienes impiden la realización de esas opiniones. Sin conflicto no hay esperanza para quienes aspiran al cambio social y a un mundo más justo. A lo largo de los años ha habido muchas experiencias de foros alternativos que impugnan las narrativas de los poderosos de la Tierra, pero han quedado debates para algunos iniciados. Seattle tuvo la capacidad de sacudir al mundo porque ahora los movimientos finalmente estaban haciendo seguir a las palabras los hechos. Génova continúa tras esa famosa contracumbre y amplifica su mensaje.

No sé si esa historia ha sido bien reelaborada durante los últimos veinte años y si miro el programa que una larga lista de asociaciones y sindicatos ha preparado para el período de veinte años, me quedo bastante perplejo. El tema del conflicto permanece completamente fuera de escena. Creo que para hablar de Génova 2001 hay que enfadarse por lo que todavía pasa hoy: si no tienes esta furia no tienes título para hablar de lo que pasó entonces y de lo que intentamos hacer.

Otro punto fuerte de esa experiencia fue su carácter de movimiento global capaz de conectar acciones y conflictos de todos los continentes. Una experiencia apasionante de construir una alternativa global basada en el deseo de cambio radical que cientos de miles de activistas expresaron en esa temporada en decenas y decenas de países.

En cambio, carecíamos de una estrategia global capaz de interpretar lo que habíamos puesto en marcha. Aunque muchos de nosotros ya habíamos conocido en el pasado la brutalidad de la violencia estatal, esa respuesta bélica, con el uso de departamentos capacitados para moverse en contextos bélicos, nos tomó por sorpresa. Y provocó una retirada general. Por supuesto, los aparatos represivos pagaron un precio en términos de imagen y opinión pública, pero lograron una victoria general en términos de relaciones de poder. Desde Génova 2001 nuestro sistema ha sufrido una profunda involución en términos de libertad, control, disciplina y la asfixia de la protesta. Una situación de la que ciertamente no hemos salido.

Personalmente, aprendí de esa experiencia que cuando inicias una parte importante de la sociedad debes tener una estrategia general, debes saber hacia dónde vas y tener una fuerza organizada para lidiar con la situación. Y también que en este choque el movimiento obrero, aunque en condiciones completamente diferentes a las del pasado, juega un papel fundamental. Pensar en poner el mundo patas arriba sin trabajadores es pura ambición. En ese momento se pensó que la presencia de la CGIL y Fiom, en particular en las manifestaciones, sirvió para resolver este aspecto de la cuestión. Y esta fue otra de las debilidades de esa historia que contribuyó a la disrupción que sufrimos en los años siguientes.

ENTREVISTA A EDUARDO SORGE, EDDY

Una plaza preciosa, unitaria y combativa. ¿Cómo lo construiste?

En la jornada del G20 sobre la salud, el Si Cobas indica a los trabajadores la abstención del trabajo como herramienta para anteponer la salud al lucro. Esperamos que, de reunirnos en las plazas, podamos pasar a la movilización unitaria en almacenes, fábricas, universidades, barrios, para traducir la unidad en el fuego concreto de la lucha de clases cotidiana.

¿Qué significa empezar desde los últimos para reconstruir el conflicto de clases?

Es muy difícil, porque estamos tratando con los sectores más fragmentados. Pensemos que el Si Cobas nació de la experiencia de trabajadores de la logística y inmigrantes, en ocasiones clasificados como socios-trabajadores, chantajeados tanto por su origen como por las condiciones salariales fraudulentas, ya que como socios-trabajadores de una cooperativa reciben entre 600 y 700 euros al mes , pero también trabajan 12 horas todos los días de la semana. Las condiciones existen no solo en la logística, sino también en muchos departamentos del sector textil, como en Prato, donde estamos librando una gran batalla con los trabajadores autoorganizados. Consideramos la autoorganización como un instrumento de contraste frente a los procesos de burocratización que se han dado en los últimos años, lamentablemente también en el sindicalismo de base. Pusimos a los delegados de los comités de empresa en el centro, como antes. Y ahora, gracias a las luchas, se respeta el contrato nacional de estos trabajadores, se han obtenido mejoras salariales e incluso el reconocimiento de nuestro sindicato, aunque no somos signatarios de los convenios de representación. Nos hicimos reconocer con la lucha, con el piquete, bloqueando la mercancía, lastimando así al jefe, y también pagando las consecuencias.

Los trabajadores africanos organizados expresan un contenido de clase muy explícito, unen las luchas económicas e internacionalistas, gritan consignas que parecen provenir de las manifestaciones de los años setenta. ¿Cómo se puede explicar esto?

Porque mientras en los últimos años muchos estaban pensando en cómo superar el siglo XX, la realidad del trabajo demostró que hemos vuelto al siglo XIX, a unas condiciones de explotación insoportables, con los esbirros que dictan los tiempos, etcétera. En cuanto a la mayor capacidad de trasladar las luchas económicas al terreno político, quizás sea porque los trabajadores migrantes no son hijos de la derrota del movimiento obrero que hemos sufrido aquí en Italia, y porque el elemento internacionalista también es una realidad concreta. En Si Cobas hay trabajadores de más de 50 nacionalidades. Por ejemplo, los trabajadores de TNT en Lieja respondieron inmediatamente a nuestras movilizaciones, en solidaridad con nuestras luchas. Tenemos muchos trabajadores que han conocido las cárceles de países africanos o de otros países donde la represión política es enorme, una experiencia que pesa sobre el proceso de lucha y conciencia. Otro ejemplo se refiere a la religión. Antes, muchos trabajadores rezaban a Alá antes de tomar un piquete, y en el transcurso de la lucha aprendieron que la prioridad es cambiar las cosas aquí y no en el más allá. Además, pienso, por ejemplo, en la movilización de porteadores, en la lucha los trabajadores descubren directamente el verdadero rostro del Estado, la ausencia de espacios de mediación. Esto no significa desconocer que hay fases de palos y otras de zanahorias, como también intenta hacer este gobierno. Sin embargo, cuando te dan las multas del covid porque te dicen que no puedes manifestar mientras puedes trabajar hasta las 4 de la mañana en pandemia, está claro que el ataque ya no es solo sindical, sino también político. Como suele decir uno de los nuestros, no somos nosotros los que decidimos hacer política, es la política la que ha decidido buscarnos.

¿Cómo pensar en construir luchas que impacten a nivel global?

La respuesta merece una investigación de varios niveles. El primero se refiere a cómo romper la jaula de la Unión Europea, a no volver a fragmentarse en mil pedazos, a reclamar un hipotético retorno dentro de la soberanía nacional, que para nosotros no existe, sino a reconstruir las mil corrientes de la lucha de clases, centrándose en los contenidos unificadores de las luchas políticas tanto contra la troika como contra los gobiernos nacionales. ¿Como lo haces? Más allá de los esfuerzos subjetivos, es necesario que haya luchas reales, pensamos que el proceso de reorganización política también pasa por el protagonismo de una nueva temporada de lucha. Hay indicios. En este año hemos establecido vínculos con los trabajadores de la salud en Portland, Bangladesh. Nos ocupamos de toda la cadena Zara. Nuestra idea es construir una huelga transnacional donde, además de bloquear la fase final de distribución, también podamos bloquear a la origen, en los países donde se produce la mercancía. Otro ejemplo lo representa el puerto de Nápoles, donde la CO.NA.TE.CO., que explota a los trabajadores y no aplica el convenio colectivo de los puertos, es la misma empresa que contamina el puerto con toneladas de residuos industriales, Es el mismo que acogió las armas israelíes, bloqueadas por los estibadores. Las luchas de los jóvenes de Fridays For Future se han llevado a cabo a nivel internacional y se pueden combinar con las de los trabajadores que están en el centro de la contradicción. Ciertamente no existe una fórmula mágica, y tampoco debemos buscar la unidad por la unidad, sino construir un frente único que para nosotros es de clase, en el que las organizaciones más que plantearse el problema de hacer llamamientos constituyentes para la reconstrucción de sujetos políticos que no sabemos a quién deben representar, se hacen un análisis de conciencia y se convierten en herramientas para la clase, porque la única arma que tenemos es la lucha de clases. Dicho así parece una reducción al terreno reivindicativo y economista, en cambio pensamos que hay batallas sindicales en el lugar de trabajo que pueden ser mucho más significativas que mil programas políticos, porque cuando se gana se construye conciencia y unidad de clase. Ante la ofensiva patronal y la globalización de la lógica del capital, hoy no podemos jugar como un saque de banda, debemos recrear una perspectiva internacionalista, tratando de construir lazos, conexiones con las experiencias que ya existen: de los mineros, a los trabajadores que se declaran en huelga en Oriente Medio, y de los que se habla poco porque también nosotros somos demasiado eurocéntricos en nuestros análisis. Es cierto que estamos en el corazón del imperialismo, pero por eso también debemos mirar lo que pasa fuera de nuestras fortalezas.

Has propuesto una plataforma definida como Pacto de acción. ¿Cómo se articula y con qué objetivos?

Lo hemos definido como Pacto de Acción porque indica la participación de diversas organizaciones que se unen en acciones concretas encaminadas a construir un frente de clase unido. Doy un ejemplo. Ante un ataque represivo que, por supuesto, es consecuencia de la crisis estructural del capitalismo y las luchas que surgen, debemos tener un fondo de resistencia nacional que apoye toda la estructura: no solo los honorarios legales, sino también todos los trabajadores que siguen luchando a pesar de ser despedidos. Por ejemplo, no es posible actuar solo contra el uso de guardaespaldas por parte de empresas individuales contra los trabajadores, como es el caso de Milán o Peschiera. Se necesita una respuesta general porque lo que sucede en las empresas individuales indica la reconfiguración del capitalismo, su estrategia para las próximas décadas. Hoy estamos en un retraso, pero la cuestión no es cómo compensar este retraso, sino cómo estamos dentro de esta contradicción, cómo logramos estar erguidos y no con huesos rotos y desde este punto de vista, no hay más tiempo. Por tanto, el llamamiento que hacemos como frente único no es solo para dejar de lado las querellas, sino para medirse a nivel estratégico con la dinámica real del conflicto de clases. El problema no es tanto cómo se utilizarán los fondos para el Plan de Recuperación, cuánto de dónde se sacarán los recursos para financiar este plan, para luchar de inmediato contra la usurpación de préstamos que el Estado y la burguesía harán con los trabajadores a través de la deuda pública. El juego se juega en estos temas y en la capacidad de permanecer en las luchas. Para nosotros, internacionalismo significa abordar la contradicción capital-trabajo, la de género y patriarcado,  y la antiimperialista construyendo un programa de lucha pero también una perspectiva.

Antes mencionaste el cierre de espacios de viabilidad para las luchas, la criminalización del conflicto de clases, la relación entre legalidad y legitimidad. ¿Cómo está reflexionando sobre este tema?

El chantaje represivo es enorme, para los trabajadores migrantes significa la retirada del permiso de residencia, para muchos jóvenes significa decenas de denuncias, procesos administrativos por valor de cientos de miles de euros. La represión también tiene un carácter preventivo y tiene como objetivo eliminar de raíz cualquier hipótesis de recomposición. No concierne solo a los camaradas sino a todos los proletarios. Un mecanismo que viene de lejos, pensemos en la represión sufrida por el movimiento de parados organizados en Nápoles. Debemos equiparnos para enfrentarlo. Sobre la cuestión de la legitimidad y legalidad, es claro que hoy es legal un decreto como el de Salvini, que se aplica a los trabajadores en huelga, donde un piquete pasa a ser objeto de condena penal mientras que hasta hace unos años se consideraba parte de la huelga, de una actividad sindical normal. Pero sabemos muy bien que cada período histórico define los estándares de los derechos burgueses y la legalidad sobre la base de las relaciones de poder establecidas por la lucha de clases. Hoy venimos de una derrota histórica, a nosotros nos toca empezar de nuevo con la conciencia de que debemos hacerlo fuera de la legalidad burguesa, porque si las luchas son un problema de orden público, la solución ciertamente no nos la puede dar el prefecto. Ahora la pregunta es: ¿cómo imaginamos las peleas? ¿Qué tan pesado es el recuerdo del conflicto pasado? Las detenciones de ex militanes de las Brigadas Rojas en París y el espectáculo que siguió indican que «el espectro del comunismo» ha muerto más por ciertos de la izquierda que por la burguesía, que todavía lo teme.

Hay países como Cuba y Venezuela que mantienen abierta la perspectiva de las clases populares y de los pueblos que no se arrodillan ante el imperialismo, y por eso están sufriendo el peso de las medidas coercitivas unilaterales. ¿Cómo perciben los trabajadores inmigrantes esta resistencia?

En nuestros trabajadores, aunque en su mayoría estén vinculados a los pueblos árabes, toda injusticia del imperialismo provoca una reacción. Personalmente, creo que todas esas experiencias que contrastan con el orden mundial capitalista e imperialista deben ser apoyadas. Sin embargo, creo que frente a un capitalismo tan globalizado, la solución va más allá de los Estados y solo puede ser internacional.

Adil Belakhdim, uno de sus militantes, fue atropellado por un camión frente a las puertas del Lidl en Biandrate. ¿Cómo fueron las cosas? ¿Y cómo valora la gran reacción solidaria que ha venido de todos los componentes de la izquierda de clase y sindical?

Adil fue nuestro coordinador en Novara. Las cosas salieron como informamos en las declaraciones públicas. Un rompehuelgas, envenenada por la empresa y los patrones, en nombre de los tiempos de producción y en nombre del lucro, atropelló a Adil que estaba en piquete con los trabajadores por el respeto de los contratos laborales. Un episodio cuyos protagonistas son claros: Confindustria, Gobierno y jefes. Las lágrimas de cocodrilo institucionales son inútiles e infames, considerando que quieren empoderarse de la muerte de Adil, a ver si aprovechan para proponer alguna ley para limitar aún más la huelga afirmando que el piquete es una forma peligrosa que conduce a estas situaciones.

Nos ha abrumado la reacción de cercanía que ha producido la muerte de Adil, hasta el momento ya hemos recaudado casi 80.000 euros para la familia. La solidaridad que nos llegó fue grande, así como es importante recordar que ese día (18 de junio) se realizó el paro logístico nacional convocado por SiCobas tras las agresiones en San Giuliano, Lodi y Tavazzano, como en TexPrint en Prato. Desde ese episodio, otras organizaciones de base, por invitación de SiCobas, se han sumado al camino que esperamos conduzca a una huelga general unida y fuerte en otoño contra las políticas de la Unión Europea y el gobierno italiano.

Más allá de la solidaridad, sin embargo, será necesario que ésta se transforme en un arma concreta a través del intercambio de iniciativas de lucha y un camino que se traduzca en lo concreto y en el fuego del conflicto de clases.

Veinte años después del G8 en Génova, ¿cómo piensa continuar la lucha contra el G20?

Veinte años después de Génova, tanto para nuestros compañeros que estaban allí como para los que como yo no estaban, creo que una cosa está clara. Otro mundo no solo es posible, es necesario. No entraré en los méritos de las extraordinarias movilizaciones de Nápoles y Génova, creo que quienquiera que estuvo allí puede hacerlo. Veinte años después, sin embargo, creo que está claro que cualquier movimiento que no prevea en su programa la superación del sistema actual acaba colaborando en el intento de mantenerlo en pie. Desde el recuerdo y la memoria fundamental de aquellos días, creemos que es necesario un reconocimiento del presente que explique dialécticamente el pasado a la luz del programa comunista. En resumen, también para disolver un nudo político importante: ¿alterglobalismo o anticapitalismo?

Te han enviado una carta de despido. ¿Qué significa esto en la práctica?

Sí, una forma de salir del interior milanés porque para la Jefatura de Policía yo sería «una persona que expresa peligro social», porque creen que mi comportamiento está dedicado a cometer delitos que ofenden y ponen en peligro la seguridad y la tranquilidad públicas. Un pase de San Giuliano Milanese porque, como coordinador sindical, estaba al lado de los trabajadores que se resistieron a los traficantes, los canallas y los escuadrones en defensa de las ganancias de FedEx. Una hoja de despido que ya ha llegado a más de 30 trabajadores y coordinadores en Lombardía. Una escalada represiva que afecta a muchos trabajadores, activistas, realidades de lucha. Esto me pasa hoy, a mí, pocos días después de la comunicación para la investigación por asociación delictiva, como a otros compañeros de SiCobas, Iskra, desempleados, trabajadores, solidaridad y muchas realidades de lucha. Para nosotros, peligroso para la salud pública es el comportamiento de una multinacional que, desafiando los acuerdos, cierra la empresa para reabrir en otro lugar, para explotar a los trabajadores internacionales. Es muy peligroso que sea el comisario de policía de Milán a decir si la compensación económica por un despido es adecuada. El capital es peligroso, los amos son peligrosos, el estado burgués que defiende las ganancias de unos pocos extraídas del sudor de la mayoría es peligroso. Los verdaderos delitos son los despidos, la contratación de equipos privados para atacar a los trabajadores, los sistemas selvaje de la logística, la falta de respuestas institucionales. Un sistema social y político basado en la explotación es peligroso. Y sólo los explotados, organizados, pueden defenderse por la mejora de sus condiciones de trabajo y de vida, por una nueva sociedad sin explotadores ni explotados.

La notificación del pase, llegó pocos días después de la investigación por «asociación delictiva». Pero a veces, cuando los patrones y el estado levantan una piedra, la movilización proletaria la hace caer pesadamente sobre sus pies.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- ¿Es pesado el legado de Chávez? “No, porque lo llevamos colectivamente». Así responde Nicolás Maduro a Patricia Villegas, directora de Tele...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.-  En este julio de nacimiento de Bolívar y de Chávez, se desprende una de las principales fortalezas del socialismo bolivariano: haber sabido fusionar las ra&iac...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.-  «Es una gran idea pretender formar una sola nación de todo el nuevo mundo con un vínculo único que une las partes». Así escribi&oacut...
Lo último
La Columna
Dia Nacional de Cuba
Celino Cunha Vieira - Associação Portuguesa José Marti / Cubainformación.- Cumpriu-se no passado dia 26 de Julho o 68.º aniversário sobre os assaltos ao Quartel Moncada em Santiago de Cuba e ao Quartel Carlos M...
Cuba y un trumpista llamado Joe Biden
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - Ha dicho el novelista Mario Vargas Llosa en las páginas del diario español El País que Cuba es una «dictadura militar» y que para llegar a esa c...
La Revista