Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- “Por su lucha en defensa de la soberanía, Cuba merece el premio a la dignidad. Por su ejemplo de independencia, debe ser declarada Patrimonio de la Humanidad ”. Con estas palabras, el presidente de México, Manuel López Obrador se refirió a Cuba durante la reunión de cancilleres de la Celac, celebrada el día del nacimiento del Libertador Simón Bolívar, el 24 de julio.


Un pensamiento compartido por las plazas de todo el mundo, que ondearon la bandera el 26 de julio para conmemorar el histórico asalto al Cuartel Moncada, gritando “Yo soy Fidel”. El mismo grito compartido, con el que, durante días, durante el funeral de Fidel Castro, el pueblo cubano mostró al mundo el profundo sentido colectivo de la revolución: decir que el Comandante no está muerto, se ha multiplicado. El socialismo no está muerto, se ha multiplicado en la lucha de pueblos decididos a ser libres, incluso en Europa.

Lo hemos visto en los últimos días en las manifestaciones de solidaridad internacional tras el ataque mercenario del 11 de julio. Un plan que busca volver a proponer el patrón de «revoluciones de color» también en La Habana. Retomando lo vivido en los últimos años contra la revolución bolivariana en Venezuela, desde la asfixia económica hasta la asfixia diplomática. Los gusanos de Miami se manifiestan junto a los «esqualidos» venezolanos, en un intento de volver a proponer la farsa de un «gobierno paralelo» reconocido por los países imperialistas también contra Cuba.

Ya a fines de junio, en la gestación de lo que habría ocurrido en julio, los medios internacionales comenzaron a amplificar la noticia de la formación de un supuesto Consejo para la Transición Democrática, con la tarea de diseñar los objetivos de un gobierno paralelo, directo del ex militar José Daniel Ferrer García. La jefa de «relaciones internacionales» es Elena Larrinaga de Luis, cubana residente en España, país desde el que actúa su poderoso lobby para presionar la Unión Europea.

En febrero fundó la plataforma Cuba Humanista, definida por los medios europeos como un «proyecto inclusivo y transversal para dar voz a los disidentes que no pueden hablar en Cuba». Un proyecto que incluye una «reforma económica y educativa» con la que -según Larrinaga- la Unión Europea y su alto representante Josep Borrell estarían «en sintonía». Una maniobra que, argumenta Larrinaga, ya ha dado sus frutos también en el Parlamento Europeo.

En los últimos días, la Unión Europea ha expresado un «apoyo inequívoco» a quienes se manifestaron contra el gobierno cubano el 11 de julio y pidió la liberación de «quienes han sido detenidos arbitrariamente». La respuesta del canciller cubano, Bruno Rodríguez, llegó puntualmente. A través de twitter, el ministro rechazó «enérgicamente» la declaración del alto representante de la UE, Josep Borrell. Una declaración en la que -dijo el canciller- «no se arriesga a llamar por su nombre real al bloqueo genocida de Estados Unidos, país que viola la soberanía de Europa, imponiéndole sus leyes y sus tribunales». Rodríguez observó luego que la UE «haría mejor en lidiar con los episodios de brutal represión policial» que existen en los países de la Comunidad.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, habló sobre el tema, nuevamente en twitter: “Es increíble – escribió – cómo el Alto Representante de la UE no menciona el bloqueo genocida y cruel. Miente calumnias y hace suya la farsa de la injerencia imperial contra Cuba, ¿será falta de coraje o de sumisión? ”.

Para lograr el aislamiento diplomático y contrarrestar la ola de simpatía que suscitó la generosidad de Cuba durante la pandemia, la CIA y sus derivados desatan la batalla en el terreno de las ideas. Intentan derribar los símbolos de la revolución, confundiendo conceptos en un pérfido cambio de sentido, ya visto en los países capitalistas, donde la tierra ya ha sido ampliamente arada tras la caída de la Unión Soviética. El capitalismo se convierte entonces en «libertad», y los mercenarios que lo sostienen, previo pago, parecen mensajeros de «vida», consignados a las canciones populares.

Cuánta «vida» hay en la búsqueda de ganancias, la hemos visto durante este capítulo pandémico de la crisis estructural del modelo capitalista. Sin embargo, la poderosa máquina de los aparatos de control ideológico, después de haber chupado, demonizado y distorsionado la memoria de las clases populares, sigue funcionando bien, si en lugar de protestas juveniles por la ausencia de un futuro, vemos los disturbios por el aperitivo “libre”. El objetivo principal, por supuesto, son los jóvenes, no solo en Cuba, Venezuela o Colombia, sino también en Europa.

Y por lo tanto, fue realmente una buena señal ver a muchos jóvenes y muy jóvenes en Italia también (muchas mujeres) en la manifestación en defensa de Cuba, frente a la embajada en Roma. Fue una buena señal verlos enarbolando las banderas del 26 de julio, que recuerdan el asalto al Cuartel Moncada como un capítulo de ese tomar el ciel por asalto, intentado por las y los comunistas de todos los países, incluida Europa, en el siglo pasado. De gran significado escucharlos unidos al grito de “Yo soy Fidel”.

Por supuesto, ya no estamos en los tiempos de la oposición masiva a la agresión imperialista a Vietnam, ni en los tiempos de la oposición pacifista a la agresión iraquí de 2003. Por supuesto, no es lo mismo cantar las canciones de lucha del siglo último en las notas de hoy. Y de hecho ocurrió que los mismos que gritaban “La canción del Mayo” de De André con sus versos contra la cárcel, se apresuraron al día siguiente a pedir la horca para los exguerrilleros de los setenta. Y, entre los jóvenes «antagonistas» de hoy, también ocurre que el reflejo justo contra la sociedad disciplinaria acaba por traducirse en distancia de las vivencias del socialismo del siglo XX y también de las formas que se refieren a él, aunque con nuevos paradigmas, tales como Venezuela. Sucede que solo llegas a comprender los giros y vueltas tácticas de las banderas que estás apoyando.

Ocurre en la sociedad del post-todo, donde los actos ya no determinan la relevancia del discurso político, porque se ha perdido el vínculo entre decir y hacer, incluso la responsabilidad personal, en lo que sucede. En este caso, sin embargo, se trata de jóvenes que se templan en el conflicto de clases, obligados a abrir brechas en el cierre de los espacios de viabilidad política, necesarios para la economía de guerra, en lo que alguna vez llamaríamos «contrarrevolución preventiva».

En la plaza se han visto casi todas las siglas que, en asociaciones, organizaciones o partidos que no están en el parlamento, han seguido mostrando su solidaridad con Cuba. Muchas cabezas canosas por los años aparecieron cerca de matas jóvenes de cabellos teñidos. Voces de mujeres jóvenes y ancianas, que intentamos en parte restituir aquí.

Cristina es una de las comunicadoras de Radio Onda Rossa. “Estoy aquí – dice – en primer lugar porque me parece bien, después de todo lo que han hecho los médicos cubanos al venir a ayudar en las zonas de Bérgamo y Brescia, las más afectadas por la pandemia. Lo hicieron a pesar del criminal bloqueo, que ahora Biden, tras Trump, quiere mantener. Desafío a cualquier país a vivir en esas condiciones ”.

Cristina también participa en el movimiento de mujeres Ni una menos, y piensa que «también como mujeres y feministas es importante expresarse en estos contenidos». Como operadora de la comunicación alternativa, cree que hay una gran responsabilidad de los grandes medios, también en la recepción de las nuevas experiencias socialistas en América Latina.

Recuerda 2001, los tiempos del Foro social mundial y las manifestaciones contra el G8 en Génova. “En ese momento – dice – había muchos compañeros venezolanos en los centros de medios alternativos. Recuerdo el debate sobre la presencia de Chávez en los foros sociales mundiales. Entonces, la discusión se calmó, y este año en Génova, veinte años después de esas reflexiones, no hubo un verdadero debate sobre el internacionalismo, ni un balance. Probablemente, esto también se deba a que, aquí, percibimos el peso del colonialismo y el imperialismo de una manera menos directa”.

Cristina piensa que “incluso a partir del feminismo, debemos reabrir espacios de discusión sobre estos temas. Por otro lado, el movimiento Ni una menos nació en Argentina, está presente en Polonia y tiene una connotación internacional. En la radio intentamos hacerlo, a veces expresando posiciones críticas como en el caso de Nicaragua. Ahora, a partir de lo que está pasando en Colombia, y desde la llegada de la caravana zapatista, esta podría ser una buena oportunidad para ampliar el debate ”.

Bajo la bandera de Potere al popolo, hablamos con una jovencita, Margherita, de Bolonia que vive en Roma. “Como comunista – dice – creo que la solidaridad es necesaria para recordar lo que es el socialismo y darle fuerza al pueblo cubano y su gobierno, atacado por los fascistas y el imperialismo estadounidense”. Un ataque realizado a nivel continental, porque – dice Margherita – “los estados imperialistas deben ocultar que hay verdadera democracia en el socialismo cubano. Intentan destruir el ejemplo de un Estado que, a pesar del bloqueo, garantiza la educación pública, la salud, el transporte, intentan ocultar y destruir formas alternativas de gobierno como en Venezuela, mientras hemos visto cómo se comportaron los países capitalistas durante la pandemia”.

Rosella, en cambio, es investigadora científica, dice que no pertenece a ningún grupo. “Colaboré con investigadores cubanos -explica- estoy tratando de dar a conocer aquí su enfoque de la ciencia y la medicina. Ante la pandemia, Cuba es quizás el país que mejor ha defendido a su población, y por eso ha tenido una tasa de mortalidad muy baja también por prevención, por el manejo de los asintomáticos y enfermos. Y ahora, a pesar del bloqueo y las consiguientes limitaciones, ha desarrollado tres vacunas, el único país de América Latina, mientras que Europa no puede decir lo mismo. Creo que detrás del atentado del 11 de julio, que se produjo tras la luz verde a la vacuna Abdala el 9 de julio, también hay intereses comerciales ”.

Otra muchacha muy joven lleva un brazalete con la inscripción 26 de julio. Ella también se llama Cristina y es parte de la Red de los Comunistas. “Estamos aquí para defender a la embajada cubana, al pueblo y al gobierno cubano del ataque yanqui. Los gusanos quisieron manifestarse en esta plaza, pero lo impedimos. El legado del Che y Fidel no debe combatirse, sino multiplicarse”. El del imperialismo norteamericano es «un ataque a la integración latinoamericana y también a la construcción de una alternativa aqui contra los intereses de los grandes grupos multinacionales». Cuba demuestra que “existe un modelo alternativo y que también puede hacer frente a situaciones de emergencia como una pandemia, produciendo no una, sino tres vacunas”.

Francesca es una médica italo-estadunidense, al frente de la lucha contra el covid, pero también en la batalla por desenmascarar los intereses imperialistas y los de los grandes grupos farmacéuticos. “Estoy aquí porque creo en el socialismo – dice -. Necesitamos cambiar el paradigma. No es posible seguir viendo morir a la gente en la calle, en la indiferencia de gobiernos como el nuestro: que se define como ‘el gobierno de los mejores’, en cambio es el gobierno de los bancos y las finanzas. Como médica, no puedo aceptarlo, porque hay que tener en cuenta a las personas por lo que son, por las necesidades que tienen. Si quita su trabajo, su casa, su cobertura de salud pública, ¿cómo puede decir que el gobierno se ocupa de la gente? Cuba ha dado un hermoso ejemplo de cómo deberían ir las cosas, diciendo que pondrá la vacuna a disposición de quienes no tengan la oportunidad de hacer su propia investigación. Creo que es absolutamente necesario eliminar el bloqueo. Como italoamericana, me siento aún más conmovida. También se lo escribí a Bernie Sanders, y muchos pusieron el like”.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El 11 de septiembre de 1973, el golpe contra Salvador Allende en Chile allanó el camino para la devastadora política económica de los “Chicago Boys&rdqu...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- En este importante momento de transición para la revolución bolivariana, que está dialogando con la oposición golpista, ante las megaelecciones del 21 ...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Con motivo del Segundo re-encuentro con la Madre Tierra, organizado en Caracas, conversamos con el diputado Ricardo Molina, presidente de la Comisión de Ecosocialismo de la...
Lo último
La Columna
La Revista