Paco Azanza Telletxiki - Baraguá / Cubainformación.- Pudiera parecer, por defender la necesidad de que en los procesos emancipadores el pueblo debe estar organizado y armado, que uno es acérrimo defensor del militarismo; nada más incierto, sin embargo. Ojalá los ejércitos de los pueblos de todo el mundo puedan ser disueltos un día no lejano. Sería muy buen síntoma y para la humanidad un logro maravilloso, pero, hoy por hoy, la estupidez, la soberbia y la codicia humana lo convierte en enorme deseo y en meta más que imposible. La voracidad de los imperialistas no permite bajar la guardia.


“Algún día, sin embargocomo expresó el compañero Raúl Castrollegará en que estas armas, llevadas a una fundición, las veremos convertidas en machetes, arados, tractores y piezas pacíficas de la construcción del pueblo”.

Personalmente soy pacifista, pero no a ultranza, porque, aunque la violencia comoquiera que sea siempre es indeseable, hoy todavía distingo entre los disparos de un ejército imperialista y los disparos de un ejército que defiende la soberanía de su pueblo.

Luis Britto García lo dijo de esta manera:

“Yo soy pacifista. Todavía espero el momento en que la última caja de municiones caiga sobre la cabeza del último militarista. También soy realista —añadió—. El pacifismo termina donde comienza la legítima defensa”.

Y muy acertadamente Raúl dijo que “es preferible hacer correr, hoy, los ríos de sudor que en el futuro eviten correr ríos de sangre”.

El compañero Fidel también fue muy claro y preciso:

Mientras exista el imperialismo, el pueblo, el Gobierno, y el Partido no descuidarán la defensa, la Historia demuestra con demasiada elocuencia que quienes violan ese principio no sobreviven al error”.

Conviene recordar que el imperio norteamericano ha ocasionado, hasta el momento, más de cien sangrientas y usurpadoras intervenciones armadas en América Latina. Igualmente, mediante otros métodos, como el golpe de Estado con el beneplácito de ejércitos títeres, ha derrocado gobiernos.

Luis Britto García recordó:

“El único país disidente que ha escapado indemne a una agresión estadounidense a gran escala es Cuba; y ello gracias a que desarrolló una capacidad defensiva propia. Para nuestros pueblos, la alternativa es clara: o armados o colonizados.

[…] La independencia política de América Latina comenzó con la creación de sus ejércitos; el desmantelamiento de su soberanía coincide con la desintegración de ellos”.

Cuba revolucionaria llegó muy pronto a esa conclusión, por eso entre otras cosas se mantiene inexpugnable a los imperiales apetitos de su vecino del Norte. También, posteriormente, Venezuela Bolivariana trabajó su defensa depurando su Ejército, educándolo en los valores de Simón Bolívar y organizando y armando al pueblo; el resultado hasta el momento es satisfactorio: a pesar de sus repetidos ataques, los yanquis no se han atrevido a poner sus sucias botas en su territorio.

No hizo lo mismo Evo Morales en sus casi 14 años de gobierno; el resultado, por reciente, no hace falta que lo recuerde.

Cabe subrayar, para acabar estas palabras, que ya el 4 de abril de 1917, en la llamada “Tesis de abril”, el líder bolchevique Vladimir Ilich Lenin lo expresó así de contundente: “La única garantía posible de democracia es un fusil en el hombro de cada obrero”

Fragmento adaptado del libro “Historias pequeñas de una isla grande” de Paco Azanza Telletxiki

Opinión
Orlando Oramas León - Cubainformación.- El reclamo para que el Gobierno de Estados Unidos cese su política de cerco a Cuba gana nuevos adeptos en la nación norteña, donde miembros de organizaciones progresistas crea...
Pablo Luis González Justo - Cubainformación.- Muchos conocíamos que Eusebio Leal estaba enfermo, que luchaba por restablecer su salud y que a pesar de esa grave enfermedad seguía batallando estoicamente en la medida que le...
"Decía José Martí: tengo miedo de morirme sin haber sufrido bastante. Sufrió lo indecible en vida, pero después de muerto siguió sufriendo. Ascendió purificado por la escala del dolor, decí...
Lo último
La Columna
La Revista