Gustavo de la Torre Morales.- Realmente no soy un asiduo lector de ElDiario.es, aun cuando estoy suscrito y recibo diariamente las publicaciones que realizan. Desconozco el por qué la web no me permite dejar comentario en las publicaciones que alcanzo a leer, aun cuando me registro con mi usuario. Quizás sea porque no pago cuota. Bueno, es lo de menos.


Correo necesario a El Diario.es

Gustavo de la Torre Morales* - Tomado de Antorcha encendida

Realmente no soy un asiduo lector de ElDiario.es, aun cuando estoy suscrito y recibo diariamente las publicaciones que realizan. Desconozco el por qué la web no me permite dejar comentario en las publicaciones que alcanzo a leer, aun cuando me registro con mi usuario. Quizás sea porque no pago cuota. Bueno, es lo de menos.

La razón por la cual NO voy a este medio a leer con regularidad, me lo confirma la publicación que se realizó el pasado 1 de mayo, con la firma de Javier Biosca y el título de: "Roberto Batista, hijo del dictador cubano: "Durante años no quise buscar la verdad"".

Tanto se critica a la prensa al servicio del gran capital por blanquear al capitalismo, que lamentablemente bajo el paraguas de la “libertad de opinión” también se asume la misma línea de manipulación de temas peliagudos para los pueblos y se tergiversan hechos bajo la lejía de la edulcoración.

Solamente el subtítulo de “durante años no quise buscar la verdad” es una invitación a poner en duda toda la historia de terror y genocidio que el pueblo cubano vivió durante la etapa neocolonial y, muchísimo más, bajo la dictadura de Fulgencio Batista; quien llegó al poder por medio de golpes de Estado y mantuvo su gobierno a base de represión, tortura, asesinatos, codeándose con la mafia, rodeado de sicarios y esbirros de la peor calaña, que disfrutaban con el desgarrador dolor de sus víctimas.

También es una manera de poner en tela de juicio las conquistas sociales, políticas, culturales e incluso económicas, muy a pesar de la constante política de estrangulamiento económico impuesta por EE.UU, que sufre el pueblo cubano durante 6 décadas y que se aplica con rigor para derrocar su sistema político por medio del sufrimiento, las carencias y las penurias.

Darle espacio a la “versión” edulcorada, amablemente apaciguada de un adulto que “revive” su dolor a través de espacios de la supuesta izquierda; un dolor que no fue provocado por el triunfo revolucionario ni mucho menos por la propia Revolución socialista dirigida por Fidel Castro, sino que el dolor del señor Roberto Batista es el resultado de los desmanes y crímenes cometidos por su padre.

¿Cuál es la verdad? ¿La de un niño que tuvo que huir en avión y fue recibido con los lujos de una limusina y hospedado en Las Torres Waldorf, que al cabo de 50 años, es la Biblioteca Pública de la Quinta Avenida, con artículos de prensa cubana de finales de los 40 y principios de los 50", la que le va a decir la "verdad" de la Cuba en la época de dictadura de su padre? ¿Una prensa de la época obligada a mantener un guion, porque se encontraba bajo el garrote de la represión, en constante asedio y la vigilancia del BRAC (Buró de Represión de Actividades Comunistas)?

O por otra parte, si realmente se desea realizarse un análisis periodístico riguroso y de contar la verdad de las miles de tantas niñas y niños, hijos/hijas de padres torturados, asesinados o desaparecidos bajo la dictadura de Fulgencio Batista; miles de niñas y niños que mordieron y tragaron a secas el sabor de la pobreza y el desamparo, sumidos en la pobreza, incluso trabajando siendo aún menores de edad, sobreviviendo entre la miseria del campo y los desalojos a la fuerza por la guardia rural, los vicios en los casinos de juegos, la prostitución con marines como vía de escape, en la calle y con el desgarrador desconsuelo de verse sin esperanzas en su infancia. Experiencia por la que no tuvo que pasar Roberto Batista, siendo niño.

¿Cuál “verdad” podría decir a día de hoy, Roberto Batista? Sin embargo, rellenan el artículo de un mezquino sentimentalismo de humanismo hacia el niño de entonces; cuando esa no es realmente la cuestión del tema, sino el análisis de esa supuesta “verdad” frente a los hechos de la historia real. Un análisis expuesto con verdadero periodismo, más para quienes se auto proclaman que divulgan, con libertad, la verdad en sus espacios.

Para colmo, como señuelo para plantar la duda sobre el proceso socialista cubano y su lucha de resistencia y abnegación frente a la constante hostilidad imperialista, de la cual hasta Europa se ha hecho cómplice, cierran su última línea con la frase "no pienso volver hasta que no esté totalmente restablecida la democracia".

Entonces, se alza la pregunta ¿Cuál democracia? ¿Se refiere a la democracia imperialista yanqui de guerras de rapiñas, la de la Europa servil a EE.UU, la de las oligarquías nacionales que oprimen a países latinoamericanos como Colombia, Honduras o Brasil y que promulga la Organización de Estados Americanos, la de la Watch Tower o del catolicismo pederasta del franquismo, la de la CIA con sus empresas tapaderas (NED, USAID, etc.), la del FMI, la borbónica, la del poder de los bancos y el IBEX 35?

¿O se refiere a la democracia construida con gran sacrificio por el pueblo cubano, quien debatió y modificó su proyecto constitucional y aprobó en referéndum su nueva Carta Magna dando el sí por el socialismo con mayoría irrefutable, para mantener las conquistas sociales del pueblo alcanzadas con la Revolución y en darle a los pueblos del mundo esperanzas con toda la solidaridad que despliega con sus brigadas de profesionales de la salud?

¿Cuál?

No es el primer artículo donde encuentro que ustedes no juegan el papel que realmente deberían tener en el llamado campo del periodismo.

La prensa socialdemócrata es como su propia clase, termina traicionando la historia de los pueblos y se presta para maquillar a criminales y sus necro-corolarios. De la misma forma que ElDiarioes ha hecho con el mercenario Movimiento San Isidro, en su entrevista a Carlos Manuel Álvarez, el pasado 17 de diciembre de 2020; muy a pesar que bien se ha demostrado por Cuba, sobre las relaciones que tiene este "movimiento de artistas inventados" (más bien un grupúsculo de delincuentes) por la CIA, con la Oficina diplomática de EE.UU en La Habana; como también se ha dado a conocer por Cuba, con sobradas pruebas, sobre los escándalos de financiación, para sus actividades de propaganda subversivas.

Pero ustedes no rectifican y mantienen ese "periodismo" de lavandería.

Como bien expresó José Martí, “¡Un pedazo de pan y un vaso de agua no engañan nunca!”. A sus palabras sólo puedo agregar que sabio fue el maestro que muy bien nos enseña que la verdad es humilde y no se puede encubrir entre lentejuelas.

Publicaciones como éstas, sólo demuestran que ustedes con la verdad que comulgan, es la misma que la de Soros con la “libertad” para los pueblos.

* Presidente de la FACRE (Federación de Asociaciones de Cubanos Residentes en España)

Opinión
Luis Gonzalo Segura - RT en Español - Foto: Tropo editores.- Colombia es el infierno soñado para Venezuela y Cuba porque la desigualdad y la pobreza, que ya afecta a casi el 45% de la población, son cada vez más extremas m...
Misión Verdad.- Desde hace muchos años, Estados Unidos ha buscado la manera de acabar, sin éxito, con la Revolución Cubana y hay razones históricas y geográficas suficientes para mantener ese empeño; p...
Laura Gil - Línea del Medio - Tomado de Cuba en Resumen / Resumen Latinoamericano - Foto: Luisa Gonzalez/ Reuters.- Miguel Ceballos exhibió la hipocresía de este gobierno, la incoherencia de su política exterior y, en &uac...
Lo último
La Columna
La epidemia de los ataques acústicos
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Ahora resulta que lo que en su momento llamaron el “Havana Syndrome”, unos supuestos incidentes de origen desconocido, que afectaba la salud de los diplomáticos norteamericanos establecido...
La Revista