Gabriel Vera Lopes - Rebelión


Cuba comienza 2024 con graves y persistentes problemas económicos de los que el país trata de recuperarse desde, al menos, la crisis generada por la pandemia en 2020: contracción de la actividad económica, inflación superior al 30% y recurrentes episodios de escasez de combustible y productos de primera necesidad.

El contexto se ve agravado por los nocivos efectos provocados por el bloqueo estadounidense contra el país caribeño, que ya lleva más de 62 años asfixiando la economía de la isla. El ilegal bloqueo que sufre la isla constituye una de las principales dificultades para su recuperación económica.

Enfrentado este panorama, el gobierno cubano anunció en los últimos días de diciembre de 2023 que este año pondrá en marcha una serie de medidas que buscan «estabilizar la economía». Aumentos en el precio de los servicios y la energía, recortes en los subsidios a los sectores de mayor consumo y la aplicación de un nuevo tipo de cambio acompañado de una devaluación de la moneda, son algunas de las medidas que figuran entre los planes del gobierno.

Uno de los mayores riesgos es que las medidas impulsen la inflación en la isla, en una suerte de efecto dominó. Uno de los productos más sensibles que ha experimentado subidas este año, por ejemplo, es el combustible, que el Estado importa y subvenciona considerablemente para la población. Al ser un componente esencial en la formación de precios es posible que pueda crear presiones inflacionarias en otros precios.

Al mismo tiempo, el gobierno intenta proteger a los sectores más vulnerables y a los trabajadores en general. Como medidas compensatorias, se han anunciado aumentos salariales para los profesionales de la educación y la salud, en un intento de recuperar parte del poder adquisitivo que se ha visto afectado por la crisis en los últimos años.

La mayoría de los economistas señalan que el país en 2024 debe hacer los ajustes económicos necesarios para salir de la crisis, pero asumiendo el desafío de no desmantelar las políticas sociales construidas desde el inicio de la revolución en 1959.

«Hay que tratar de preservar el proyecto social cubano por todos los medios», afirma Karina Cruz Simón, investigadora del Centro de Estudios de la Economía Cubana.

“Ciertamente el año 2024 se espera que sea un año muy complejo. De hecho, los últimos cuatro años han sido extremadamente complejos para la economía cubana. Y este año que comienza no va a ser un año diferente. La crisis que sufre Cuba está causada por varios factores, algunos estructurales, otros coyunturales, pero también hay problemas externos. El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es un gran problema, pero no es el único, aunque todos los problemas que estamos atravesando se ven agravados por el bloqueo. Ahoga las posibilidades de salir de la situación actual» afirma.

Según el último documento sobre el bloqueo contra Cuba aprobado en la asamblea general de la ONU, el bloqueo generó una pérdida de 13 millones de dólares diarios al Estado cubano durante el último año. Una cantidad de recursos que el país se ve imposibilitado de utilizar para mitigar la crisis por la que atraviesa.

“Tenemos una situación de dolarización parcial de la economía. Al no tener un mercado cambiario formal -entre otras cosas porque no tenemos acceso al crédito o al sistema financiero internacional por el bloqueo- ha tomado un peso importante el mercado informal de divisas. Lo que quiero señalar puntualmente es que tenemos una crisis en el orden productivo, que se explica por razones de tipo estructural, pero también tenemos una crisis desde el punto de vista macroeconómico” puntualiza.

Con las medidas, el Gobierno pretende reducir el elevado déficit fiscal y bajar la inflación. Sin embargo, incluso con estas medidas se prevé un déficit superior al 15% del PIB. Mientras la principal preocupación es el costo social que podrían generar las iniciativas de estabilización.

«Hay mucho debate sobre si estas medidas serán efectivas para ayudar a Cuba a salir de la crisis», advierte Cruz Simón. «En mi opinión, Cuba no necesita medidas aisladas, porque no son suficientes. Necesitamos un programa coherente de estabilización macroeconómica con medidas integrales y debidamente secuenciadas para salir cuanto antes de la compleja situación que hemos vivido en los últimos años».

Sector privado frente a sector público: integración y desarrollo

Al mismo tiempo que se ve obligada a hacer frente a la crisis, Cuba está atravesando profundos cambios económicos y sociales. Desde 2021, la vida en la isla experimenta una acelerada transformación como resultado de la incorporación de un nuevo sector económico privado de pequeñas y medianas empresas, conocidas como Mipymes. Aunque su mayor presencia se encuentra en La Habana, todos los paisajes de las principales ciudades del país se están transformando a medida que estas pequeñas y medianas empresas se multiplican.

Joel Marill, miembro de la Dirección de Proyecciones y Coordinación Macroeconómica del Ministerio de Economía cubano, explica que «a partir de 2021 comenzó lo que se llamó la actualización del modelo económico, que consistió en un conjunto de reformas que, entre otras cosas, incorporaron nuevos actores al sistema económico cubano».

Según los últimos informes oficiales, en Cuba existen actualmente más de 10.000 pequeñas y medianas empresas del sector privado. Se estima que las Mipymes emplean a más de 260.000 trabajadores, lo que representa aproximadamente el 18% de la población económicamente activa. Mientras, el resto de los trabajadores permanecen empleados en las diversas modalidades en que opera el sector estatal.

“Actualmente Cuba tiene una economía mucho más diversificada en cuanto a actores económicos, agentes y formas de propiedad. Sin embargo, el sector estatal sigue siendo predominante. Es importante remarcar que el estado controla los principales resortes de la economía: lo que en Cuba llamamos los ‘medios fundamentales de producción‘, que es lo que forma el núcleo del proyecto socialista” remarca Marill.

Nuevos horizontes

Parte de las discusiones actuales en Cuba sobre el futuro del modelo económico se centra en el destino del naciente sector económico privado y cómo se relaciona -o debería relacionarse- con el proyecto socialista.

Más allá de las distintas posiciones sobre cuáles deben ser los rumbos a seguir, existen ciertos diagnósticos comunes.Por un lado, las Mipymes han sido importantes dinamizadoras de la economía, En medio de la crisis de desabastecimientos que sufre la isla, este sector ha logrado aumentar en el mercado la oferta de bienes y servicios, en la mayoría de los casos mediante la importación. A la vez, vienen generando nuevos empleos, lo que alivia al sector estatal.

Sin embargo, por otro lado, la expansión de la pequeña y mediana iniciativa privada también ha generado nuevas desigualdades sociales entre la población. Un fenómeno relativamente nuevo en la isla que, durante décadas, mantuvo altos grados de igualdad social. A su vez, en gran parte debido al elevado costo de las importaciones de bienes, muchos de los productos que vende el sector privado resultan de difícil acceso para el salario estatal, fuertemente deteriorado producto de la elevada inflación de los últimos años.

Las medidas de estabilización económica que el gobierno pretende aplicar durante el año dan cuenta del panorama de creciente desigualdad. De manera tal que durante este año se intentará pasar de un esquema de fuertes subsidios para toda la población hacía un modelo donde se prioriza subsidiar a los sectores más vulnerables.

El gran desafío del gobierno para 2024 es crear un mayor grado de articulación entre el emergente sector económico privado y el sector estatal. Para ello, se ha anunciado la creación de un instituto que pretende vincular el crecimiento de este sector económico a las necesidades de desarrollo local en cada uno de los 168 municipios del país.

«Tenemos que darnos cuenta de que para que este proyecto social realmente sobreviva, tenemos que hacer ajustes importantes, modificaciones e incluso ciertas actualizaciones. Parte de estas actualizaciones tienen que ver con cómo vincular este nuevo sector privado, que ha surgido con mucha fuerza en los últimos años, con el sector empresarial estatal, que es el sector que tradicionalmente opera en la economía cubana», apunta Karina Cruz Simón.

Opinión
La feria de Cubaindustria 2024, en Pabexpo. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate....
Cuadrando la Caja / Cubadebate.- En el nuevo episodio de “Cuadrando la Caja”, nos sumergimos en un tema de gran relevancia: “El pensamiento económico del Che”. Nos acompañaron dos distinguidos expertos en la mate...
Ciudad de Panamá, 17 jun (Prensa Latina) La llegada hoy a Panamá del vuelo CU 218, de Cubana de Aviación, y el reinicio de operaciones chárter abren una nueva página de conexión entre ambas naciones y el merc...
Lo último
Cuidados, el trabajo invisible
En Cuba, las mujeres dedican 14 horas más que los hombres al trabajo doméstico y de cuidado en la semana Lisandra Fariñas - Red Semlac / Foto: SEMlac Cuba.- Pese a la importancia de los cuidados en la reproducción de la vi...
Ver / Leer más
Submarino rojo... ¡Peligro!
Con Filo.- Desde la Crisis de Octubre, cualquier movimiento raro que hagan los rusos en el Caribe despierta suspicacia y hasta cierto temor no confesado en nuestros cándidos vecinos norteños. De todo lo que provocó esta peculiar ...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista