Angélica Arce Montero - Cubadebate.- Todos han salido de sus manos. No tiene empleados. Se la pasa día y noche frente al torno en el sótano de su casa, a una hora de viaje de la ciudad canadiense de Ottawa, en un sitio de campo“muy silencioso”, cuenta.


También cuenta que durante los últimos 12 meses, le ha dedicado más tiempo a los bates que a su esposa Nora, con la que ha estado casado por más de cuatro décadas.

Con 67 años, Bill Ryan sabe más de implementos deportivos que cualquier jonronero de Grandes Ligas, aunque no se considera un “fabricante profesional”, según comenta vía Facebook.

“Me retiré del negocio de venta de autos hace un par de años; hoy trabajo a tiempo completo en otras cosas, como hacer bates”, relata. En poco más de una década ya anda por 3 634 bates fabricados, y en tiempos de COVID-19 ha acelerado su producción.

“Durante este atípico año de pandemia hice 1 009. Demasiados para un anciano. Normalmente hacía 100 o 200”, dice esto, pone un emoji risueño y luego una foto del envío listo para transportar.

Un cargamento de 336 bates debe llegar vía aérea el próximo domingo a La Habana. “En noviembre enviamos 320, y 300 en agosto. Gerardo se encarga de todo allá en Cuba. Siempre los desinfectamos. Escríbele, él conoce esto mejor que yo, me enseñó a hacerlos. Ahora que todo está cargado, me toca una cerveza”, nos confiesa a través de Facebook.

“Nos presentaron a los Cinco en marzo de 2009 y en diciembre conocimos a Adriana en La Habana. Fue la primera vez que hablé con Gerardo por teléfono. Empezamos a escribirnos y me pidió que hiciera trofeos especiales para Industriales y Pedro Medina, su ídolo.

Unos meses más tarde, me preguntó si podía fabricar bates para Industriales. Lo hice, pero no fueron muy buenos. Con la ayuda de Adriana, hablamos con los jugadores y los bates mejoraron. Finalmente escuché que los peloteros los estaban usando. La embajada de Cuba en Ottawa enviaba bates a La Habana por nosotros y Adriana los entregaba”. (Bill Ryan)

La historia de los bates, contada por Gerardo

La historia de los bates unió a estas dos familias. Foto: Tomada del perfil de Facebook de Bill.

“Bill era vendedor de carros, pero vive en una zona rural de Canadá, donde se produce sirope de arce (miel de maple). De ese árbol sale, además, muy buena madera”, señala Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República de Cuba y coordinador nacional de los CDR.

“Tiene un torno en su casa y como hobby hacía bates de adorno; incluso, los inscribía. Me escribió cuando yo estaba en prisión en Estados Unidos porque quería regalar unos a nuestros familiares.

“Así, iniciamos una relación por carta y empezamos a concebir varias cosas, entre ellas, en madera, el logo de los Cinco, que yo había diseñado con anterioridad.

“En La Habana hay muchos lugares, como la casa del combatiente, en el municipio de Plaza de la Revolución; la sede de la compañía infantil La Colmenita, etc., donde tienen placas que en esa época, yo diseñaba en prisión y Bill las hacía en madera y las mandaba a Cuba.

“Seguimos de esa forma por un tiempo hasta que un día salió un artículo en Cubadebate hablando del récord de jonrones de Despaigne y del mérito que tenía por la mala calidad de los bates en Cuba. Eso me motivó a averiguar si Bill podía hacer bates para utilizarlos en la Serie Nacional.

“Le consulté a Pedro Medina, entonces mánager de Industriales. Como nos dijeron que sí, lo primero que Bill me pidió fue que diseñara un logo y un nombre. Así surgió Cubacan, con ese logo que es la hoja de maple arriba y el mapa de Cuba abajo. Bill tiene todos los originales hechos en prisión.

“Desde la Serie Nacional 50, a los equipos campeones se les entrega un bate trofeo. En 2013, se comenzaron a enviar personalizados también a los jugadores más destacados de las selecciones.

“A partir de mi regreso a Cuba, todo ha sido más fácil. En más de una ocasión, los peloteros han demostrado conformidad con la calidad de los bates”.

El proyecto Cubacan hoy

Incentivar el amor por el béisbol, desde las categorías inferiores, ha sido siempre uno de los objetivos del proyecto Cubacan. Foto: Cortesía de Gerardo Hernández.

“El proyecto es hoy mucho más que nuestros bates. El año pasado llegó un contenedor lleno de implementos deportivos para niños, que se le entregó al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder)”, continúa Hernández Nordelo, seguidor del béisbol y del conjunto Industriales.

“Esta temporada se ha jugado con nuestros bates. Tienen el logo de la Serie Nacional 60 y del aniversario 60 de los CDR.

“Me llena de orgullo, porque los jugadores de Industriales han venido a mi casa a buscarlos. Llevé bates a Pinar del Río hace unos días. También mandé a los equipos de Santiago de Cuba y de Matanzas –con Sotomayor–, y además los que reparte el Inder.

Solidaridad y amor por el deporte

Ryan relata que cuando Gerardo regresó a Cuba, luego de salir de la  prisión en Estados Unidos  tras años de campaña internacional y gestiones por su liberación y la de sus cuatro compañeros, el trabajo cambió.

“Pasamos dos años recolectando y enviando equipos a la industria del deporte, para que se pudieran hacer bates en Cuba. También encontramos arce canadiense de buena calidad para ellos.

“Nuestro segundo proyecto fue la recolección de material deportivo infantil para Cuba. En diciembre de 2019, enviamos 2.5 toneladas de equipamiento. En enero de 2020 nos reunimos con el presidente del Inder y conversamos sobre los desafíos que impone a Cuba el bloqueo estadounidense. Entonces llegó la COVID-19 y, ya saben, las cosas empeoraron mucho”.

Poco después, en mayo de 2020, el activista canadiense se acercó a la Red Canadiense sobre Cuba (Canadian Network on Cuba, CND).

“Acordaron ayudar a recaudar dinero para enviar bates a Cuba.  Recogieron más de 33 000 dólares.  Yo puedo fabricarlos, pero sin su ayuda no podría pagar todos los costos.

“Es muy importante señalar que este no es el único proyecto que han realizado. En 2020 recaudaron más de 50 000 dólares para apoyar la lucha de Cuba contra la COVID-19. Acaban de lanzar una segunda campaña para recaudar otros 50 000 dólares. Es gente asombrosa”.

De 2010 a la fecha, Bill ha hecho 3 634 bates. Foto: Tomada del perfil de Facebook de Bill.

Los bates tienen dimensiones legales y son los únicos diseñados con alambres de púas. Foto: Tomada del perfil de Facebook de Bill.

Un nuevo envío debe llegar a La Habana el próximo domingo. Foto: Tomada del perfil de Facebook de Bill.

Solidaridad
Cubadebate - Fotos: Tomada del Facebook de Gerardo Hernández Nordelo.- Mucha gente buena hay en San Isidro. Gente noble, humilde, dispuesta, revolucionaria. Tras recorrer este domingo barriadas de Centro Habana y Habana Vieja, Gerardo Hern&aac...
Magaly Cabrales - La Jiribilla.- Adriana Pérez O´Connor es ingeniera química desde 1995. Trabaja actualmente en el Instituto de Investigaciones de la Industria Alimentaria y posee la condición de máster en esa especi...
Angélica Arce Montero - Cubadebate.- Todos han salido de sus manos. No tiene empleados. Se la pasa día y noche frente al torno en el sótano de su casa, a una hora de viaje de la ciudad canadiense de Ottawa, en un sitio de ca...
Lo último
La Columna
La Revista