Jorge Wejebe Cobo - La Jiribilla.- La oposición organizada en Cuba vio una oportunidad de rejuvenecer su iconografía en los jóvenes creadores que protestaron durante la tarde-noche del 27 de noviembre de 2020 frente al Ministerio de Cultura, junto a integrantes del autotitulado Movimiento San Isidro (MSI), periodistas independientes y otras figuras de la contrarrevolución interna, que cuentan con el histórico apoyo del gobierno de los Estados Unidos.

Katu Arkonada - Cubadebate.- Miércoles 6 de enero, una turba alentada por Donald Trump y compuesta por diferentes sectores de la alt-right estadunidense asalta por la fuerza el Capitolio, y realiza una performance que mostraba la descomposición de un régimen incapaz de cohesionar a la comunidad política de un imperio en decadencia.

Ernesto Limia Díaz - La Jiribilla.- El 26 de noviembre de 2020 la oposición contrarrevolucionaria adiestrada en base al manual de Gene Sharp, esa —al decir de Rolando Pérez Betancourt— más escolarizada, y no menos soberbia, lanzó una convocatoria para lanzarse a la calle sin importar las demandas de San Isidro o la liberación del marginal preso por desacato, cuya actitud ante la autoridad policial probablemente lo hubiese conducido a la muerte en el país de sus sueños.

Kenneth Fowler - Cubadebate.- El profesor Jorge Núñez Jover es licenciado en Química (1973) y doctor en Filosofía (1993) por la Universidad de La Habana. Se desempeña como profesor titular de la misma. Es coordinador de la cátedra cubana de estudios sociales de la ciencia, la tecnología y la innovación, y colaborador de Cubadebate.

Antonio Rodríguez Salvador – La Jiribilla.- Mientras leía cierto documento titulado Articulación plebeya, firmado por un grupo de personas que —valga la paradoja— suelen posar de patricios en el mundillo intelectual cubano, recordaba yo la Fábula de Carlomagno y el anillo encantado.

Entre 2015 y 2016 primó un nuevo enfoque en las proyecciones de Estados Unidos hacia Cuba: se le excluyó de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo; se restablecieron las relaciones diplomáticas con embajadas en ambas capitales; se firmó un declaración conjunta para garantizar la migración regular, segura y ordenada, que puso fin a la política de “pies secos, pies mojados” y al programa de admisión para profesionales cubanos de la salud; se reanudó el correo postal directo y se restituyeron los vuelos comerciales de aerolíneas estadounidenses; se firmaron acuerdos de telecomunicaciones y contratos con una compañía norteamericana para la gestión de dos hoteles en La Habana; se concretaron más de 1 200 acciones de intercambio cultural, científico, académico y deportivo; más de 230 delegaciones empresariales y 284 000 turistas estadounidenses visitaron la Isla en 2016 (crecimiento del 74 % respecto a 2015), y ese mismo año se concluyeron 23 acuerdos comerciales.

Lo último
)
La Columna