Jesús Díaz Loyola - Cubainformación / Atriopress.- Este 17 de febrero cumpliría 72 años uno de los cantantes mas populares de la historia del pop latino, fallecido el pasado septiembre.— Confesiones de dos cubanos que le conocieron.


De vivir, José Rómulo Sosa Ortiz, "José José” (Azcapotzalco, Ciudad de México, 1948-Homestead, Florida, 2019) cumpliría 72 años este 17 de febrero.

Los últimos años de su vida, "El Príncipe de la Canción” se debatió con un cáncer de páncreas que acabó con su existencia el 28 de septiembre en un hospital de Homestead, Florida. Sus restos ya descansan bajo el cielo de México, su tierra.

La vida de José José fue una travesía entre el éxito y la tristeza. "Las drogas y el alcohol no llevan a ninguna parte”, dijo antes de morir el cantante que enamoró a varias generaciones.

José José visitó Cuba

Dos cubanos que lo conocieron e intimaron con él coinciden en destacar la buena persona y el gran corazón de José José, que la noche del 15 de mayo de 1970 tocó la cima desde su inmortal interpretación de “El Triste”. A partir de ahí, fue aclamado en todo el mundo; vivió la riqueza de la fama y entró en declive cuando cayó en el barranco de la drogadicción y el alcoholismo, del que pudo salir tardíamente.

«La historia de José José es un ejemplo de adonde se puede ir a parar si no se tiene control con los vicios»

Nancy Castro, compositora, escritora y poeta cubana radicada en Miami, mantuvo una amistad de más de seis años con el cantante mexicano hasta su muerte. “Él fue quien descubrió mi talento y fue mi maestro y guía”.

—¿Cuándo fue la última vez que hablaste con él?

—Dos meses antes de morir dejó de contestarme, pero me dijo que leía mis mensajes y que no dejara de orar por él.

—¿Era consciente del inminente desenlace de su vida?

—Siempre le preguntaba ¿cómo estás? y él decía: “con mucha fe.”

—¿Cómo conociste a José José?

—Unos amigos en común le hablaron de mi música y le dijeron que yo tenía en mi catálogo homenajes para él, Celia Cruz, Frankie Ruiz y Tito Puente; me llamaron y él habló conmigo y me dijo: “quiero conocerte...” Tres días después nos conocimos personalmente.

—¿Qué recuerdas de ese momento?

—Su humildad fue lo más impresionante. Llegaron a buscarme José, Sara, su mujer; Sarita, su hija y Rey Bárbaro –su amigo más íntimo–. Cuando salí a su encuentro, todos en casa se asomaron a la puerta y él preguntó: ¿Esa es tu familia?, y le dije, “sí, gente de mi pueblo”. Entonces me dijo: “aquí nos quedamos y nos hacemos un café cubano.”

Fue mágico ese momento; revisó con paciencia la carpeta de mis canciones... Me hizo cantarle su homenaje y nunca olvidaré su mirada penetrante. Me abrazó, me dio las gracias y miles de consejos... Nos despedimos con un abrazo interminable que aun llevo conmigo.

—¿A partir de ahí, cuáles fueron tus vínculos con él?

—De una amistad respetuosa y leal, y mi consejero y guía en la música siempre.

—¿Cómo definirías a José José artista?

—Poseía una voz magistral acompañado de un repertorio de lujo, un carisma y una personalidad impresionantes; definitivamente un virtuoso de la música.

—¿Y como persona?

—Era un ser humano transparente, humilde, colaborador; agradecido, leal, directo, discreto, elocuente. Muy amable y respetuoso, con una basta educación... Y lo mas importante, a pesar de quien era, no vivía el ego; vivía a través de su corazón porque tambien fue dotado de una gran capacidad de amar.

—¿Cómo transcurrieron sus últimos días ya en el crepúsculo de su vida ?

—Muy tranquilo; estaba en paz, con mucha fe y muy cerca de Dios. Era muy positivo y me decía, “sigue orando que estoy mucho mejor”; inclusive él no esperaba morir. Me dijo que muy pronto vendría unos días a casa a compartir su “comidita cubana”, decía.

—¿Cómo valoraba a sus compositores; a nombres tan grandes como Roberto Cantoral, autor de su célebre “El Triste”?

—Que le hubiera gustado escribir como ellos, pero que ellos hicieron su trabajo y que los compositores eran la base de todo éxito. Él amaba la buena música en cualquier género que tuviera una historia y una excelente letra. Siempre decía: “tres cosas tienen que conjugarse en una canción, una buena letra, una excelente interpretación y lo mas importante, que el público la haga suya.”

—¿Cuál era su mejor canción?

—"El triste”, por supuesto.

—¿Cuál era su mensaje a las personas que estuvieran pasando por lo que él pasó?

—La historia de José es un ejemplo de adonde se puede ir a parar si no se tiene control con cualquier tipo de vicio. Y aun así, siempre fue una persona correcta que jamás dañó a nadie con su situación. Pero mas allá de eso, fue el vivo ejemplo de que se puede salir de todo con voluntad y fe.

—¿Consideras a José José un luchador por salir adelante en la vida?

—Más que un luchador, un vencedor, y su mayor triunfo es que su público jamás lo cuestionó y siempre lo amó hasta el fin de sus días.

— ¿Qué pensaba José José de la muerte?

—Nunca hablamos de la muerte, pero una persona tranquila y en paz no tiene temor de la muerte, y él sabía que su cuerpo físico sería lo único que moriría mas no su gran obra.

«Tan popular en Cuba como en México»

—¿José José fue consciente de que cuando estalló el boom de sus canciones, en Cuba era tan popular como en México?

—José siempre supo que en toda América Latina y en el mundo entero era idolatrado. Y muy en especial le decíamos que en Cuba no había una sola persona que no lo amara.

—¿Le quedaba algo pendiente en su amplia carrera?

—Sí, le quedó pendiente un himno al indocumentado: "Una voz". Sufría mucho por la causa del emigrante. Y no dudo que le quedaron muchos sueños por cumplir. Y lo más importante, se fue con la esperanza de volver a cantarle a su público.

—¿Cuál era su mensaje a las actuales y futuras generaciones de músicos?

—José decía que si Dios regala un talento, la única forma que existía para llegar a la meta era intentándolo, luchando por sus sueños y metas y jamás alcanzar la cima sobre el dolor ajeno. José es ya una leyenda, un ejemplo de humildad con una capacidad de amar infinita.

«José José había estado en Cuba»

Roberto Olivera, destacado camarógrafo cubano-americano, radicado en Miami, coincidió varias veces con “El Príncipe de la Canción” en sus coberturas a las órdenes de UNIVISIÓN, cadena estadounidense en español. Estas fueron sus confesiones más íntimas de la amistad que los dos llegaron a cultivar.

—¿Cómo conociste a José José?

—A José José lo conocí en su casa de Miami, donde vivía con su esposa Sara. Fuimos a hacerle una entrevista.

—¿Qué recuerdas de ese momento?

—Imagínate tú con la admiración que yo le tengo, para mi era algo increíble estar junto a él en su casa. Hablé mucho con él, era un tipo muy conversador.

—¿A partir de ahí, seguiste sus vínculos?

—Sí, muchas veces estuve en su casa y estuvimos juntos también en el homenaje que le hizo la academia de los Grammys en Miami.

— ¿Sabes qué va a pasar con su amplio legado musical?

—No, pero ahí está su hijo Pepito que canta, la hija Sarita también, así que me imagino que sigan su legado.

—¿Cómo lo definirías como persona?

—Excelente ser humano, muy noble. A pesar de ser quien era, era un tipo muy sencillo, muy fácil de llegarle, cosa que no se ve mucho en estos tiempos.

—Su vida y su carrera como músico, ¿cómo la reflejaba?

—Llegabas a su casa y estaba llena de premios, trofeos, discos de oro. Se los ganó todos con su talento.

—¿Qué decía de sus compositores?

—Él era un tipo muy sencillo y agradecido, y hablaba muy bien de todos los compositores, y en especial de Cantoral, me habló mucho de Roberto Cantoral.

—¿Además de su música, tenía alguna otra preferencia?

—Le gustaba el Jazz, la música Soul.

—¿Qué le parecía la música de hoy?

—Yo le hice esa pregunta una vez, refiriéndome al reggaetón y no me la respondió.

—¿Cuál era su mensaje a todas las personas que estuvieran pasando por lo que él pasó con sus adicciones?

—Él no tenía problemas para hablar de su pasado con el alcohol y las drogas, y su mensaje era claro, sobre todo con los jóvenes; que dejaran de usar las drogas y el alcohol, que ese camino no los llevaba a ningún lado.

—¿Consideras a José José un luchador por la vida?

—Sí, sin dudas.

—¿Cómo fueron los últimos años de su vida?

—Él desde que conoció a Sara –su mujer–, su vida dio un vuelco total, era otra persona.

— ¿Cuál era su primer y su último pensamiento de cada día?

—Él me contó que cada día cuando despertaba le daba gracias a Dios por darle otro día más de vida.

—¿José José sabía que cuando estalló el boom de sus canciones, en Cuba era tan popular como en México?

—Él estaba consciente que en Cuba lo querían mucho, Yo recuerdo que me dijo una vez que había estado en Cuba, no cantando; fue a verse con medicos allá y a temas de religión también. Recuerdo que un día hablamos de eso en su casa, incluso, aquí (en Miami) se habló de que había ido a Cuba (en viaje privado) a verse con un babalao.

—¿Qué cosa no olvidarás nunca de José José?

—Su sencillez y su talento.

—¿Qué conclusión sacas después de un final como el suyo?

—La de luchar por la vida como él lo hizo. Después de tantas caídas que sufrió, siempre se levantó.

José José, el que levantó a un país entero la noche del 15 de marzo de 1970, haciendo una descomunal interpretación de “El triste”, sigue y seguirá vivo en la memoria de aquellos que ni siquiera habían nacido.

En la década de los 80, saltó a la fama internacional como el artista número uno de México y como uno de los cantantes latinos más populares y talentosos. Su álbum de 1983 'Secretos' vendió más de 18 millones de copias. Recibió nueve nominaciones Grammy y numerosos reconocimientos en todo el mundo. Su música llegó a países de habla no española como Japón, Israel y Rusia. Pero José José, sobre todo, tuvo tiempo de saber que el culto romántico a las adicciones que marcaron su vida es una idiotez. Es una travesía que solo lleva a la tristeza y los malos augurios. El sábado ingrato del 28 de septiembre, un cáncer irreversible de páncreas acabó con la existencia del “Principe de la canción” a los 71 años.

«La historia de José José es un ejemplo de adonde se puede ir a parar si no se tiene control con los vicios». Nancy Castro, compositora, escritora y poeta cubana radicada en Miami, saluda al artista en esta imagen. Mantuvo una amistad de más de seis años con el cantante hasta su muerte.  “Él fue quien descubrió mi talento y fue mi maestro y guía”, dijo.

«José José fue un luchar por su vida. Después de tantas caídas que sufrió, siempre se levantó». Roberto Olivera, arropado por José José en esta foto, es un destacado camarógrafo cubano-americano, radicado también en Miami. Coincidió varias veces con “El Príncipe de la Canción” en sus coberturas a las órdenes de UNIVISIÓN, cadena estadounidense en español.

José José tuvo tiempo de saber que el culto romántico a las adicciones que marcaron su existencia es una idiotez. Su vida fue una travesía entre el éxito y la tristeza. "Las drogas y el alcohol no llevan a ninguna parte”, dijo el cantante antes de morir el 28 de septiembre de 2019. “El Príncipe de la Canción” ya es leyenda. 

Este 17 de febrero cumpliría 72 años José José, "El Príncipe de la Canción". Su vida fue una travesía entre el éxito y la tristeza. "Las drogas y el alcohol no llevan a ninguna parte”, dijo el popular cantante mexicano antes de morir el 28 de septiembre de 2019.

Retrato en homenaje post mortem a José José, realizado por el caricaturista cubano Ramon Carrillo Gomez.

Cuba
Agencia Cubana de Noticias.- Ya disponible en plataformas digitales el primer trabajo discográfico de Carlos Paz, un ajíaco de sonoridades nacionales y foráneas para llenar de música las casas cubanas en la nueva etapa que...
PanfiloYMas.- La compra online ha puesto a disposición la compra de combos. Pánfilo encuentra uno de esos combos, pero solo le interesa comprar la pasta dental. De ahí, que se le ocurra la idea de buscar entre sus vecinos, a qui&...
Buena Fe.- El detalle en el trabajo de cada uno de los colaboradores es lo que hizo posible este proyecto tan complicado y desafiante. Gracias al esfuerzo de todos ellos, así quedó el video oficial de Cámara Lenta....
Lo último
Órden público
Aracely Rodríguez Malagón - El Club del Espendrú.- Después de tres horas de cola para comprar productos de alta demanda por estos días de Covid (espaguetis, puré de tomate y papel sanitario), dos hermanas div...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista