Mesa Redonda - Viñeta: Martirena.- Representantes de la CTC y la ANAP comparecen este miércoles en la Mesa Redonda para informar sobre la participación de estas organizaciones en las elecciones nacionales y las votaciones del 26 de marzo.


Obreros y campesinos: ¿Cómo y qué se tiene en cuenta para elegir nuestros candidatos a diputados a la ANPP? (+Video)

Angélica Arce Montero, Thalía Fuentes Puebla, Oliver Zamora Oria

Cubadebate

 

En la Mesa Redonda de este miércoles, se explicó cómo se eligen los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el papel de las organizaciones de masas en el buen funcionamiento del proceso electoral. Para ello se contó con la presencia de Leovanis Ávila Góngora, miembro del secretariado nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y Yamila Sarduy Martínez, integrante del Buró Nacional de la Sección Nacional de la ANAP.

Leovanis Ávila Góngora, miembro del secretariado nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), comenzó explicando en su intervención la procedencia de los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en Cuba.

“Nuestros candidatos no representan una élite, ni sectores privilegiados. Son hombres humildes. El único país del mundo en el que un campesino puede ser diputado de esta manera, ser electo por su pueblo, es Cuba, porque en otro tendría que tener riqueza, influencia o responder a una élite”, aseguró.

Respecto al papel de la CTC en el proceso afirmó que tiene una alta responsabilidad. “Partiendo de la Ley Electoral 127, que establece las comisiones de candidatura, encargadas de hacer las propuestas de conformación de las asambleas municipales y de candidatura a la asamblea nacional, la cual está integrada por los CDR, FMC, ANAP, la CTC y organizaciones estudiantiles como la FEU y la FEEM”.

Ávila recalcó que la CTC preside estas comisiones a los diferentes niveles (municipal, provincial y nacional). O sea, tiene la responsabilidad de coordinar y aglutinar al resto de las organizaciones.

“Además, las decisiones de la comisión de candidatura son colegiadas por mayoría de voto, como se establece en la Ley”, precisó el integrante del secretariado nacional de la CTC.

Sobre cómo se llega a los candidatos, el directivo explicó que en “la ley electoral se establece que, una vez convocadas las elecciones, las comisiones de candidaturas a los distintos niveles solicitan a los plenos de las organizaciones que hagan las propuestas de los compañeros que reúnen los requisitos para ser nominados como candidatos a diputados a la Asamblea Nacional.

“Hay un trabajo previo. Es necesario aclarar: ¿quienes integran los plenos? En el caso de la CTC, son trabajadores de la base, héroes del trabajo, educadores…”.

Puntualizó que en el país están creadas comisiones municipales, provinciales y nacionales. “Existe una gran diversidad y están representados todos los sectores en los plenos municipales de la CTC. Entonces, ese representante que está en su estructura de base, hace una evaluación e identifica quienes son las personas de su centro, rama u otra actividad idóneas para la tarea.

“Ha pasado que la CTC propone a una federada, un joven o un campesino, como mismo la FMC ha propuesto trabajadores. Es decir, que no está ceñido al ámbito de actuación de una organización. Por eso la diversidad con que contamos, y si no fuera así, no estarían representados sectores como el deporte, la religión, la cultura, los líderes comunitarios...”

Detalló que cuando los plenos municipales, provinciales y nacionales se reúnen, es que se presentan las propuestas, las que llegan desde la base con una fundamentación.

En el actual periodo se realizaron en el país más de 900 plenos de todas las organizaciones. “Unos 19 000 compañeros fueron propuestos por sus méritos, resultados, e interacción con el pueblo”.

Precisó que este año la ANPP tiene 470 diputados, existiendo una disminución de 135. “Se buscó que hubiera una representación de todos los sectores. Una vez que tuvimos esa cantera hicimos otro trabajo: las comisiones de candidaturas. Entonces, se llegó a la cifra de 4000 compañeros, en quienes vimos que tienen las mejores condiciones para representar al pueblo y que no se nos quedara ningún sector de la sociedad cubana, que es muy diversa, sin estar reflejado.

El proceso demandó un trabajo arduo de miles de compañeros que dedicaron horas, semanas y meses para depurar.

“Esto no fue con inteligencia artificial, ni algún algoritmo informático. Fueron hombres con una alta responsabilidad, designados por la CTC y otras organizaciones para proponer, ante tanta diversidad, a 470 diputados que representan al pueblo de Cuba, independientemente de un territorio, municipio, o sector”, indicó.

Especificó en su intervención en la Mesa Redonda que la comisión de candidatura pauta una propuesta de candidato, pero son las asambleas municipales las que de forma definitiva aprueban. Una vez hecho esto es que se convierte la propuesta en candidato.

Informó que los números confirman la diversidad que se ha alcanzado en el proceso. “221 delegados de base. Es decir, la Ley establece que hasta un 50 % debe salir de la base. Se trata del delegado de la circunscripción, elegido por voto directo del pueblo, o sea, él que toca los problemas”.

Detalló, además, que se cuenta con 135 diputados de ascendencia provincial y 114, nacional.

Al respecto, refirió que la Asamblea Nacional es la que va a dirigir, legislar y tomar decisiones del país, por lo tanto, tienen que estar representados los niveles municipales, provinciales y nacionales, así como como todos los sectores de la sociedad, incluido el no estatal.

Precisó que hay un alto número de renovación (64%) en la actual asamblea, al tiempo que el 55 % son mujeres.

“Tenemos el segundo parlamento con la mayor cantidad de mujeres en el mundo. Esto es un sueño hasta para países desarrollados y está relacionado con el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres y la propia transformación del papel de la mujer dentro de la Revolución Cubana”.

Igualmente, de acuerdo con Ávila Góngora, más de un 20 % son jóvenes menores de 35 años, mientras que a negros y mulatos corresponde el 45, 9 % (muy superior al parlamento anterior), y tienen el nivel superior, el 95 % de los diputados.

Con relación al proceso de visita de estos candidatos a las regiones, municipios o provincias y la publicación de las fichas biográficas en la televisión, el miembro del secretariado nacional de la CTC lo calificó de trascendente.

“No solamente es que no se conoce, a veces, ese candidato en los diferentes niveles, es que incluso en el propio territorio, se puede tener un delegado de la circunscripción que dentro del municipio no se conozca, sin embargo, él que es de ascendencia nacional sí lo conocen, porque es una personalidad, o destaca en algún ámbito.

“Por eso nos parece esencial ese proceso de interacción directa de los representantes en la Asamblea Nacional con los campesinos, la comunidad, los trabajadores por cuenta propia, los colectivos laborales. Siempre hablando de forma transparente, sin formalismos, escuchando insatisfacciones, problemáticas y las expectativas del pueblo de cómo ese diputado- cuando sea electo- lo representará, y se verá representado”, añadió.

Según el directivo una de las demandas de la población es que se sistematice este método de trabajo. “Además, una vez que sean electos nuestros diputados, tendrá que establecerse un sistema de trabajo para que de forma permanente los diputados estén vinculados con los municipios, los barrios en transformación.

"Así se podrá saber de primera mano qué es lo que está pasando en la demarcación que representa, para poder trasladar las situaciones que se presenten. Esto es un elemento fundamental, que demuestra la democracia y vinculación directa de los diputados con el pueblo”, concluyó.

La ANAP y el proceso electoral

Yamila Sarduy Martínez, miembro del Buró Nacional de la Sección Nacional de la ANAP, comenzó su intervención en la Mesa Redonda, argumentando por qué el sector campesino ha jugado un importante papel en el proceso electoral.

“Comenzamos por las organizaciones de bases de la ANAP, en las cooperativas. Es decir, intercambiamos con productores y promovimos la participación de nuestros cuadros de todos los niveles en las asambleas de asociados para orientar cómo se desarrollaría este proceso”.

“1661 pre candidatos salieron electos en los plenos de los comités municipales. Posteriormente se realizaron los plenos de los comités provinciales con 675 propuestas. Al pleno nacional llevamos 435 propuestas. No solo campesinos, sino que tuvimos la oportunidad de proponer autoridades, representantes de la cultura y el deporte, de todas las esferas”, explicó.

Sarduy Martínez aseguró en el espacio televisivo que los campesinos están comprometidos con la tarea que se les pueda dar, nunca han dado un paso atrás, no solo en la producción de alimentos sino en todo lo que se le encomiende. 

“Estos campesinos fueron elegidos por sus propios compañeros, por los asociados, por sus méritos y resultados integralmente, porque nosotros no solo producimos alimentos, sino que también se trabaja de conjunto con todas las autoridades en las comunidades y van adquiriendo experiencia en el trato con la población”, comentó la directiva.

Existen campesinos preparados, técnicos medios, a partir de la posibilidad que han tenido para capacitarse.

“Tenemos 17 candidatos a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular; seis de ellos cooperativistas que trabajan directamente en la tierra”.

En un segundo momento del espacio televisivo, Leovanys Ávila Góngora, aseguró que nos encontramos en un momento decisivo en el proceso eleccionario que es lograr la movilización de los trabajadores, familias, campesinos, federadas, para que asistan el día 26 a las votaciones.

“Tenemos que trabajar de conjunto con los empleadores de centros de servicios y otros que laboran 24 horas, en un grupo de medidas organizativas para garantizar que esos trabajadores puedan asistir a ejercer su derecho al voto”.

Cierra en Cuba singular campaña electoral

La Habana, 23 mar (Prensa Latina) Los 470 candidatos a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, realizan hoy y mañana los últimos recorridos por todos los municipios de Cuba como parte de una muy particular campaña electoral.

Esa intensa actividad comenzó el 6 de febrero, al día siguiente de haber sido nominados, y cierra casi en vísperas de las elecciones nacionales al parlamento, convocadas para el 26 de marzo.

Con frecuencia se afirma que en Cuba no se realizan campañas electorales, y es cierto si se hacen comparaciones con las que tienen lugar en otras partes del planeta.

Porque más allá de la monótona exposición en los medios de las fotos y síntesis biográficas de los nominados, se está lejos de cubrir con carteles y telas hasta los últimos rincones de las ciudades.

Y nada de ofrecimientos de villas y castillos por los candidatos para ganar el voto, algo habitual en otros confines aunque luego se olviden de lo prometido.

En el modelo cubano se trata de encuentros con los electores mediante visitas a empresas, universidades, centros científicos, entidades agrícolas, comunidades y otros espacios sociales.

Tales contactos en los 168 municipios de la isla, desde las grandes ciudades hasta los lugares más recónditos, son más bien un proceso de retroalimentación en el cual los candidatos escuchan de primera mano las opiniones, inquietudes, dudas y expectativas de la población.

A su vez esta, mediante ese diálogo, conoce el talante de quienes serán, si son elegidos, sus representantes a nivel nacional.

Porque aun cuando en la candidatura aparecen personalidades como el propio Presidente de la República, altos cargos gubernamentales, artistas y deportistas con asidua presencia mediática y científicos de renombre, esta integrada en su mayoría por ciudadanos que no son conocidos más allá de su localidad.

Precisamente, acorde con lo establecido en la Ley Electoral de los 470 legisladores que formarán la Asamblea Nacional, 356 serán delegados de circunscripción (célula básica del sistema de gobierno) y de ascendencia provincial y solo 114 (24,2 por ciento) nacionales.

También esos encuentros devienen tribuna para analizar la situación del país en medio de una crisis económica en la cual hoy confluyen los efectos del omnipresente bloqueo de Estados Unidos, la crisis mundial agudizada por la pandemia de Covid-19 e inocultables deficiencias internas.

Así, la campaña electoral «a la cubana» resulta una vía para hacer de ese diálogo un momento importante para tomar la temperatura del ambiente social y convocar a la necesaria unidad que ha garantizado salir adelante a los cubanos en los momentos difíciles.

Por supuesto, tanto las autoridades como la población admiten que esta forma de proselitismo está aun lejos de ser perfecta, sobre todo en lo relativo a lograr mayor sistematicidad de esos encuentros -y con ello una creciente identificación- entre los electores y sus representantes.

Tampoco faltan, sobre todo desde el exterior, quienes califican de inútiles esas reuniones porque -dicen- los candidatos fueron nombrados «a dedo», pero el número de personas que reciben a los nominados en sus comunidades parece desvirtuar tal criterio.

En ello puede influir quizás la calidad de la labor previa de selección de los futuros legisladores, realizada por las comisiones de candidaturas (municipales, provinciales y nacional) integradas por representantes de las mayores organizaciones de masas y estudiantiles, y presididas por la Central de Trabajadores de Cuba a todos los niveles.

Para estas elecciones esos exponentes de la sociedad civil realizaron 948 plenos desde los municipios hasta la nación, en los cuales propusieron 19 mil 240 candidatos, pero como en muchas de esas reuniones se repitieron propuestas, al procesar los datos quedaron cuatro mil 600 nombres.

Estos fueron sometidos a consulta con cada delegado de circunscripción que, en representación del pueblo que le eligió, ofreció su criterio y aprobación o no a esas precandidaturas, hasta resultar los 470 nominados en asambleas en los 168 municipios de la nación.

De ser elegidos todos, quedaría un parlamento renovado en el 64 por ciento, con representantes de casi todos los sectores de la sociedad, el 95,5 por ciento de ellos con nivel universitario; mujeres más de la mitad, y menor de 35 años uno de cada cinco legisladores.

Al cerrar la campaña mañana, solo resta por los resultados del sufragio del domingo, directo, libre y secreto, en el cual el elector podrá ejercer su derecho a votar por todos los nombres que aparecen en su boleta o por uno o varios de los candidatos.

 

El voto unido por todos nuestros candidatos a diputados es un acto de conciencia

El legado de Fidel nos convoca: «El voto unido no es una consigna, es una estrategia revolucionaria. No es un acto de disciplina, es un acto de conciencia»

Pedro Ríoseco López-Trigo - Granma

El próximo 26 de marzo nuestro pueblo está nuevamente convocado a las urnas, esta vez para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, órgano supremo del Estado, que aprobará las leyes que nos permitan vencer unidos las dificultades actuales y frustrar, una vez más, los planes del Gobierno de EE. UU. para dividirnos y destruir la Revolución Cubana.

El momento es tenso, lo sabemos. Las 243 medidas extraterritoriales impuestas por el expresidente Donald Trump, y mantenidas casi intactas por la actual administración de Joe Biden, han llevado a un nivel sin precedentes el bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país desde hace más de seis décadas.

En este difícil contexto, es oportuno recordar el llamado del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en su discurso del 1ro. de mayo de 2000, cuando afirmó que «Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo».

Y es que a la unidad nos llamó también el Apóstol José Martí cuando, al organizar la Guerra Necesaria, alertó, en 1892, que «a un plan obedece nuestro enemigo: el de enconarnos, dispersarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo… Plan contra plan».

En la concepción martiana, el Partido único que creó no podía ser bando ni secta, ni parapeto para divisiones entre criollos. Era la fórmula para garantizar la unidad y el éxito, la fórmula para la unión sentida e invencible de todos los elementos revolucionarios del pueblo cubano, con el deber de unir y disponerse para la acción.

Está claro que, para «desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional», y «defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio», necesitamos un Parlamento unido, capaz de hacer que el Poder Popular a todos los niveles sea eficiente en enfrentar y vencer los grandes desafíos que afronta actualmente el país.

De ahí la necesidad de votar por los 470 candidatos a diputados, por todos, pues capacidad y sobrados méritos tiene cada uno de ellos para vencer en las nuevas batallas que enfrenta la nación.

El legado de Fidel nos convoca: «El voto unido no es una consigna, es una estrategia revolucionaria. No es un acto de disciplina, es un acto de conciencia».

Cuba
Cubadebate / Tomado de Cuba en Resumen / Foto: Iroel Sánchez en el Coloquio Internacional Patria, el 13 de marzo de 2023 / Ismael Francisco/ Archivo Cubadebate....
Lo último
Patria y libertad: Con Filo
Con Filo.- De los que dicen ser patriotas y una y otra vez agreden a la nación que los vio nacer; de los que se llaman defensores de una “Cuba libre” pero no hacen más que apoyar o aprobar toda política o acto contra ...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista