Graciela Ramírez / Resumen Latinoamericano-Cuba


Desde el momento en que me informaron que sería invitada al Congreso de la UPEC me sentí feliz, honrada y agradecida.

Por las difíciles condiciones que vive el país tuvo que desarrollarse en un día y medio, donde no se perdió un segundo y el tiempo parecía volar.

La primera jornada fue para mi como una fiesta del reencuentro con periodistas que admiro, conozco por casi tres décadas y tengo gran cariño.

Y lo primero del Congreso fue realizar un minuto de silencio por los colegas asesinados por el sionismo israelí en Palestina que tristemente llegaban a 46 esa mañana.

Se aprobó el Proyecto de Estatutos, el de Código de Ética, se dio repaso a lo realizado en el Informe Central del 2018-2023, se presentó un libro que honra la memoria del periodismo cubano, compilación de Flor de Paz y comenzó el trabajo por Comisión en otras salas.

Los 275 delegados asistentes podían hacer uso de la palabra con sólo solicitarla. Así lo hicieron muchos.
Una excelente ponencia fue presentada por dos grandes periodistas: Rosa Miriam Elizalde y Randy Alonso sobre las transformaciones necesarias en la prensa cubana.

El presidente Miguel Díaz- Canel estuvo presente durante toda la segunda jornada. Atento siempre, tomando notas, hasta que él también hizo uso de la palabra que tanto esperaban los colegas de la prensa.

Con la honestidad, lucidez y firmeza que lo caracterizan recordó a Fidel como el gran comunicador que fue, multiplicado en el pueblo cubano, imprescindible siempre, fuente de inspiración para seguir batallando y enfrentando tantos desafíos. Diaz-Canel animó a profundizar, investigar, aplicar los conocimientos de la cultura y las ciencias para educar también desde el periodismo revolucionario. La sala estalló en aplausos varias veces durante su intervención, en ella afirmó: “Todas las batallas importantes se han ganado con ustedes a la vanguardia”.

Varias veces durante los dos días me contuve de solicitar la palabra, no lo hice, cada minuto era tan valioso para todo lo que tenían que expresar los colegas de la prensa cubana en este Congreso.

Hago uso de este espacio para enviar a todos los periodistas cubanos mi saludo al Congreso y decirles la importancia que tiene el trabajo de ustedes para los que como en mi caso, formamos parte de la prensa contrahegemónica internacional.

Nos ha tocado vivir una etapa muy compleja del mundo, la región y de esta isla que amamos tanto.

Ustedes constituyen nuestra referencia ética y política ineludible. Cortázar nos decía que la comunicación y la palabra constituyen el eslabón más alto de la especie humana, lo que nos diferencia de los animales y las plantas.

Cuando todo parece oscuro y sombrío, cuando enfrentamos grandes problemas políticos y sociales en nuestros países, son ustedes, la prensa cubana, la que nos da la luz y la fuerza desde el ejemplo cotidiano de su resistencia, para levantarnos y seguir el combate.

El pulso de lo que siente el pueblo del que son hijos, la pasión de la verdad martiana y la enorme responsabilidad de expresarla a través de la prensa cubana.

Los he visto en estos años difíciles sufrir junto al pueblo en medio de la devastación de tornados y grandes tormentas; buscar medicinas para colegas enfermos, o despedirlos sin poder honrarlos como merecían en medio de la pandemia. Vivir y reflejar tragedias como la del Saratoga y el incendio de la Base de Súper Tanqueros en Matanzas; defender en las calles y desde las páginas, radios y espacios televisivos de sus medios el ataque perverso y oportunista de la contrarrevolución, cuando el país padecía el pico más alto de Covid y la perversidad del bloqueo de Estados Unidos les negaba desde una aspirina hasta los respiradores pulmonares. Y crecerse orgullosos celebrando ser parte del único país de la tierra que a pesar de ser pobre, bloqueado y sitiado por la potencia más abominable de la historia, hizo no una sino cinco vacunas propias con las que salvó la vida de su pueblo y ayudó a salvar tantas vidas en el mundo.

Estábamos en el primer día del Congreso cuando al final de la mañana saltamos de alegría por el 187 contra dos. Los dos de siempre, los asesinos seriales, Estados Unidos y su socio Israel, nockeados por este pueblo, por su gobierno revolucionario, por el mundo y por el trabajo de denuncia permanente de la prensa cubana contra el bloqueo genocida.

Comparto con ustedes las preocupaciones que atraviesan en lo personal y desde las redacciones de sus medios, el salario y el combustible que no alcanza, la necesidad imperiosa de buscar alternativas que ayuden al autofinanciamiento y el crecimiento, que logren superar las carencias que enfrentan para el desarrollo periodístico.

El dolor que provoca la partida de sus hijos en busca de mejores horizontes económicos y la migración de profesionales a sectores de mayores ingresos.

Pero quiero decirles que todo esto se superará, esta etapa ya se está superando, porque cada día que estamos en pie, trabajando, informando, escribiendo, es un día de victoria frente a la guerra no tan silenciosa que se les hace. Tienen Patria, tienen un gobierno revolucionario que no se doblega ante la peor de las adversidades, tienen capital humano de alta formación cultural y política.

El ejemplo de la heroica Palestina nos interpela a revalorizar hasta el vaso de agua que tomamos con total normalidad y se les niega a dos millones y medio de palestinos cuyo 60 por ciento son niños.

Hacía la cola del rico café que compartimos esos dos días, mientras llegaban por celular las noticias de otro hospital bombardeado en Gaza.

Quiero darles el abrazo y el saludo al Congreso de Ghassan Ben Jeddou y Wafica Mehdi desde El Líbano, hermana nuestra, directora de Al Mayadeen desde la heroica resistencia del Líbano y Palestina , el de Carlos Aznárez director de Resumen Latinoamericano en Argentina, el de Bill Hackwell editor de Resumen en Estados Unidos, el de Patricia Villegas presidenta de TeleSur, el de José Manzaneda de Cubainformación, el de los colegas de Saná desde Siria, y el de todos los que creemos en la ética de la verdad y el socialismo.

 

Siempre contarán con nosotros, con nuestros medios y nuestras voces que no podrán callar jamás ni con bloqueos ni con bombas.

A los compañeros de la presidencia de la UPEC que ocuparán otras importantes tareas dentro del periodismo y la comunicación, el abrazo y el reconocimiento nuestro.

A los que se incorporan al desafío de renovar el periodismo revolucionario cubano y dirigir el máximo organismo que los representa, todo el éxito en la tarea que asumen. Cuenten con nuestras voces, nuestras páginas, nuestro amor y compromiso Siempre.

Opinión
Foto: Roberto Suárez. Fotos obtenidas de Juventud Rebelde....
Los congresistas anticubanos Mario Díaz Balart y María Elvira Salazar. Foto: Archivo / Tomada de transmisión en video....
Imagen: Síndrome de La Habana, ¿teoría conspirativa o realidad? KienyKe.com...
Lo último
La Columna
La Revista