Carta a la dirección de Granma - C. A. Martínez Rodríguez, lector.- Un Gobierno revolucionario como el cubano, que ha hecho tanto por su pueblo y que prácticamente en los presupuestos anuales dedica millones de dólares en gastos a los derechos humanos más elementales del ser humano, como son la salud y la educación, no puede darse el lujo de que quien no aporte bienes a la sociedad reciba de la misma manera que quienes sí lo hacen.


Tiene que existir una relación directa entre el salario y la productividad del trabajo, estimulando con ello a los trabajadores que producen más y con más calidad, pero no podemos descuidar jamás el factor conciencia, pues en un periodo no largo aparecería un proceso de desideologización de las masas obreras ajenas a la construcción de la nueva sociedad donde el hombre es lo más importante.

Si queremos que haya un sostenimiento de la economía, no podemos olvidar ni un instante que somos un país bloqueado económicamente, pero tampoco es posible que personas que no trabajan o que lo hacen viviendo ilegalmente del Estado, puedan vivir mejor que los ciudadanos honestos que han entregado toda su vida a nuestro proceso socialista.

¿Qué será del futuro de nuestra economía, si todos los que trabajan, se sacrifican y aportan a la sociedad, los ponemos en la misma condición de los que se han dedicado a vivir del sudor ajeno e incluso critican todo lo bueno y justo de nuestro sistema social?

Cuba
Díaz-Canel: «Con ciencia joven y comprometida Cuba podrá avanzar» Angélica Paredes López Radio Rebelde Un mes después de concluido el Duodécimo Congreso de la Unión de Jóvenes Comun...
Foto: Facebook de la ACN. Video: Canal Caribe / TV Cubana....
Lo último
Patria y libertad: Con Filo
Con Filo.- De los que dicen ser patriotas y una y otra vez agreden a la nación que los vio nacer; de los que se llaman defensores de una “Cuba libre” pero no hacen más que apoyar o aprobar toda política o acto contra ...
Ver / Leer más
La Columna
El imperialismo
Gerardo Moyá Noguera*.- Martí, el "apóstol" cubano nos dejó  dichos y escritos como el siguiente: "Ya estoy todos los días en peligro  de dar mi vida por mí país y por mí...
La Revista