Freddy Pérez Cabrera - Granma.- Como nos enseñara nuestro Héroe Nacional José Martí, a la raíz debe ir el hombre cuando de resolver un problema se trata.


Por eso, más allá de una simple respuesta a la queja formulada por un grupo de estudiantes de Sagua la Grande, graduados como técnicos de nivel medio en Contabilidad, que resultaron víctimas de la disputa y la falta de planificación entre algunos organismos, debemos ir a la esencia de un fenómeno que prolifera en muchos lugares.

No es la primera vez que escuchamos historias semejantes, que se forman jóvenes en oficios y profesiones que luego "no resultan necesarios".

No se concibe que el país invierta recursos en la formación de contadores, por demás una especialidad muy necesaria ante las actuales transformaciones económicas que tienen lugar en la nación, y que después se prescinda de sus servicios por razones injustificadas, aunque luego se haya solucionado en parte el daño causado.

Cómo entender que la Dirección de Trabajo de Sagua la Grande, al realizar la distribución de los graduados, propusiera tres empresas de subordinación nacional, sin tener presente que la Resolución 427 del 2009, del Ministerio de Finanzas y Precios, excluye en estos casos el financiamiento de los adiestrados, a no ser que realicen las solicitudes a través de sus organismos, planificando el presupuesto a tal efecto, según reconoció Raisa Puerto, directora de Trabajo y Seguridad Social en la provincia.

Y se conoce este caso, porque escribieron a nuestro diario, pero también ha sucedido en otros municipios como Encrucijada, Santo Domingo, Santa Clara y Camajuaní, por citar algunos ejemplos, donde igualmente varios alumnos sufrieron percances en su ubicación laboral, como reconoció Cándida Rosa Aguilar Mena, subdirectora de la dirección provincial de Educación que atiende la Enseñanza Técnico y Profesional.

"Hemos tenido que discutir con algunos empresarios, quienes ven a los adiestrados como un estorbo en sus entidades. Otros establecen la demanda y, sin embargo, a la hora de ubicar a los muchachos no quieren recibirlos", explica la funcionaria.

Otra incongruencia, según expresa la subdirectora, es que a los técnicos de nivel medio se les asegura una ubicación, algo que no sucede en el caso de los obreros calificados, una verdadera insensatez.

¿Se habrán puesto a pensar quienes así actúan en el daño moral que causan a esos muchachos, quienes van a su primer centro de trabajo, a su primer día laboral, llenos de sueños y esperanzas, y a sus familiares? ¿De qué amor al trabajo les podemos hablar?

Urge no solo perfeccionar la planificación y concertación entre los organismos a la hora de establecer demandas de fuerza laboral, sino cambiar la mentalidad de muchos cuadros que se olvidan de las normas y resoluciones establecidas sobre este tema. Recordar que, en la vida, todos hemos tenido una primera vez, incluyéndolos a ellos.

Cuba
Cubadebate A uno de los temas de más impacto en la vida de las y los cubanos, los grandes déficits de generación eléctrica de las últimas semanas, asociados a diferentes problemáticas tecnológicas y t...
La Habana, 23 may (Prensa Latina) Cuba recibió más de un millón de turistas en los primeros cuatro meses del año, para un alza del 4,1 por ciento frente a similar etapa de 2023, reveló hoy un reporte oficial. Los da...
La Habana, 23 may (Prensa Latina) El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba ocasiona que el 85 por ciento de la red de telecomunicaciones del país caribeño presenta obsolescencia de la tecnología, denuncio hoy la Empresa de Telec...
Lo último
La Columna
Lista de países terroristas
Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación-Radio Miami.- Recientemente nos enteramos de que Los Estados Unidos elimina a Cuba de la lista de países que no cooperan plenamente contra el terrorismo. Aunque ...
Terminator está en WhatsApp
Rosa Miriam Elizalde - Terminator existe, pero no tiene forma humana ni está programado para tomar decisiones autónomas y causar daño por su cuenta. Es un sistema militar, con personas detrás de las máquinas, que re...
La Revista